20190611091842-62362011-2168839523211979-5110852301594034176-n.jpg

 

 

ESPAÑA

bandera españa circular

Partido 696


SUECIA

Suecia

 

 

  3-0

1-0 | min. 63 | Sergio Ramos (p.)
2-0 | min. 85 | Morata (p.)
3-0 | min. 87 | Oyarzabal

Clasifcacion Euro2020

11 Junio 2019

Madrid

Estadio: Santiago Bernabeu


FICHA TÉCNICA
España:
Alineación: Kepa Arrizabalaga, Dani Carvajal, Iñigo Martínez, Sergio Busquets, Rodrigo (Oyarzabal, 72’), Isco, Asensio (Morata 64’), Sergio Ramos, Jordi Alba, Fabián Ruiz, Dani Parejo.

Seleccionador: Robert Moreno
Suecia:
Alineación: Olsen, Lustig, Helander, Augustinsson, Larsson (Isak 81’), Ekdal, Berg, Forsberg, Claesson (Johansson 26’), Jansson, Quaison.

Seleccionador: Jan Andersson.

1-0 | min. 63 | Sergio Ramos (p.)
2-0 | min. 85 | Morata (p.)
3-0 | min. 87 | Oyarzabal

William Collum (ESC). Mostró tarjeta amarilla a Jordi Alba (23’)

Jornada 4 en la Fase de Clasificación en el grupo F para la EURO 2020.

Estadio Santiago Bernabéu de Madrid. Acudieron 68.604 espectadores.

Se guardó un minuto de silencio en memoria del internacional José Antonio Reyes y del ex presidente de UEFA, Lennart Johansson
 

España 3-0 Suecia 

74.3 % Posesión 25.7 %
8 remates a puerta 3
1 remates paradas 4
15 remates fuera 2
8 remates otros 2
1 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
12 faltas recibidas 9
9 faltas cometidas 13
128 balones perdidos 95
43 balones recuperados 25
3 fueras de juego 0
1 intervenciones portero 4

 

Volando hacia la Euro

Final feliz del largo asedio de España con dos goles de penalti, transformados por Ramos y Morata, y otro del debutante Oyarzabal. Suecia sólo existió en defensa.

Hay equipo y falta gol. Nada que no supiéramos. Con tres tantos en la segunda mitad, España escapó a un partido con peligro, jugado a deshora, sacando a los futbolistas casi de la tumbona y ante un adversario sin filo pero de granito. La victoria alumbra el camino a la Euro 2020 y parcialmente el futuro de un equipo todavía por hacer. Un futuro al que hay que apuntar a Parejo, uno de esos constructores que se extinguen, probablemente a Kepa y al Isco de la segunda parte, que en la Selección es el jerarca que nunca ha sido en el Madrid.

Todo en esta Selección ofrece aún un aire de provisionalidad, desde el no-pero-sí que vive Luis Enrique a la presentación general del proyecto. Cuarenta y tres futbolistas ha llamado el técnico para diez partidos y una cuarta parte de ellos ha tenido un paso fugaz, casi inapreciable. La cosa va por el jugador del momento antes que por el jugador del proyecto. Probablemente es consecuencia de la larga resaca por aquella generación atómica que fue y ya no es. Y por ahí también habría que situar la suplencia de De Gea, presunto heredero de Casillas y ángel caído, a cámara lenta, tras sus errores en el Mundial. Se interpretó la titularidad de Kepa en las Feroe como parte del politiqueo habitual en estas dobles citas, pero se repitió en el Bernabéu. Habrá que ver si la conclusión se eleva a definitiva, como parece, y Luis Enrique ha tomado la primera decisión de gran calado para lo que venga.

El partido, en cualquier caso, no pasó cerca de la portería de España, que cambió a ocho futbolistas de los que comparecieron de inicio en el baño y masaje de las Feroe. En realidad, el duelo fue lo que se esperaba, un largo asedio ante aquel grupo amarillo y amurallado de Andersson, un técnico con apariencia y modales de sargento de marines. Suecia es una roca: espera, molesta, causa impaciencia y esporádicamente pica. Vive de la desesperación del adversario, estrategia legítima aunque poco vistosa. Viene a ser la prueba de que un equipo sin figuras puede no verse desfigurado. Para llegar hasta él hay que dar muchas vueltas a la manzana.

Un gol mal anulado

Contra aquello percutió España de forma racheada, con momentos de vendaval y momentos de aburrida calma. La máxima agitación llegó en apenas dos minutos, en los que Olsen despachó cuatro buenas paradas a remates de Fabián, de lejos; de Parejo, de volea; de Ramos, de cabeza, y de Isco, con la derecha y cruzado, respectivamente. Y a los postres, un gol mal anulado a Rodrigo por fuera de juego de Parejo, su asistente. Lustig lo rompía por al menos dos metros. Habrá un día en que no podrá salirse al calle sin el VAR y en que alguien, incluso, acabará proponiéndolo como patrimonio de la humanidad.

En líneas generales, España fue irreprochable. No se dejó sorprender en las contras, abrió el juego a las bandas, se entregó a Parejo, que es buen guía para partidos tan herméticos, y pisó el área de los suecos con frecuencia. También hubo momentos en que le perdió la impaciencia y se sintió tentada de mandar centros al área, que se merendaron con gusto los centrales suecos y sus auxiliares. Ni Isco ni Asensio encontraron al inicio pasillos por dentro y Rodrigo se sintió encarcelado. Sin espacios, el delantero del Valencia empequeñece. Y es que no tuvo pudor la selección de Andersson de apiñar dos líneas defensivas en la frontera de su área y presentar una trinchera ordenada para detener a un equipo con mejores jugadores y el público a su favor. Y tampoco se esmeraron en buscar a Forsberg, su futbolista con mejor pie. Claesson, su otro brazo armado, se lesionó demasiado pronto.

La segunda parte trajo una notable mejoría de Isco y la reafirmación de Parejo como centrocampista del momento, aunque España continuó dándose cabezazos contra aquella pared. El malagueño tuvo dos grandes ocasiones, pero ni su volea ni su disparo cruzado acabaron en la meta de Olsen. El asalto tenía ya una estadística de escalofrío, 16-0 en córneres, cuando Asensio, con Morata esperando para relevarle, intentó un centro desde la izquierda y Larsson lo cortó escandalosamente con la mano. El penalti lo transformó Ramos, que ya suma 20 goles en la Selección (los mismos que Zarra) y es el pichichi de la era Luis Enrique, buena noticia para él y mala para España.

Ese gol, con media hora por delante, bajó el telón del pleito. A Suecia le alcanzó para resistir pero no para responder. Morata se procuró otro penalti, transformado por él mismo, y Oyarzabal hizo coincidir su debut en la era Luis Enrique con su primer tanto en La Roja. Aun con retraso, la Selección se aseguró llegar a septiembre sin asignaturas pendientes y con la esperanza de que el verano le traiga un goleador.

****

España supera a Suecia con 72.205 gritos de gol (3-0)

Ambientazo en el Santiago Bernabéu, que no falló en otra gran cita, y tantos de Sergio Ramos, Morata y Oyarzabal para dar solidez a la primera posición de España en el clasificatorio hacia la EURO

De entre los campos que ganan partidos, uno de ellos, quizá de los que más, es el Santiago Bernabéu. Más allá de los siempre citados "noventa minuti" del inolvidable Juanito, el rugido de la afición, las sesenta mil gargantas gritando "España, España", alientan a cualquiera. Y los nuestros sabían que, ante Suecia, están en partido importante, soñando como sueñan con la EURO 2020.

Por eso salieron a mil por hora, y a los trece minutos pudieron firmar el primero con una triple ocasión. Probó Fabián desde lejos, luego Parejo, y en el saque de esquina casi remata el capitán, homenajeado antes del inicio. España tenía ritmo por la derecha, cuando hilaban Parejo, Carvajal y Asensio. Y por la izquierda, cuando aparecía Isco en acción. Enfrente, una Suecia con cartel, competitiva, se echaba atrás a esperar y salir. Sin peligro en los primeros cuarenta y cinco minutos.

España acosó a ratos, en juego trenzado y acciones a balón parado. Abriendo el juego a bandas y forzando el repliegue. Apretando hasta los últimos minutos antes del descanso, buscando la heroica de chilena como probó Ramos.

El segundo acto lo abrió Isco con una volea tras saque de esquina que levantó a la parroquia, como unos minutos después un disparo cruzado del malagueño o un remate de segundas de Asensio, dentro del área. España buscaba el gol del triunfo ante una Suecia que apretaba la salida, a ratos. A fuerza de fútbol, los jugadores provocaron el "A por ellos" de la grada, ya cuando caía la noche sobre Madrid.

Hasta que el premio a tanta insistencia llegó en una mano dentro del área que forzó Asensio y transformó en gol, desde los once metros, Sergio Ramos. Con el gol llegaron los espacios y, aunque tímida, Suecia quiso presionar. España jugó a tocar hasta encontrar el hueco en la zaga rival. Y aparecieron los huecos. En una gran transición, Morata se fabricó un penalti que él mismo transformó en el segundo. Y ya en pleno delirio del Bernabéu llegó el tercero de España, en un remate de Oyarzabal desde la frontal del área.

Y entonces fue...¡ Qué bote el Bernabéu!

España es líder del grupo F camino hacia la EURO con cinco puntos de ventaja sobre Suecia y jugará en septiembre ante Rumanía e Islas Feroe.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.