20120912152022-georgia-espana.jpg

 

 

GEORGIA

Partido Nº 612

 

ESPAÑA

0-1  

0-1, min. 85: Soldado

Clasificacion Mundial

11-Septiembre-2012

Tbilisi

Estadio: Boris Paichadze

 

FICHA TECNICA

Georgia: Loria (Kvaskhvadze, min. 73); Lobjanidze, Khizanishvili, Amisulashvili, Kvirkvelia; Kashia; Targamadze (Dzalamidze, min. 64), Daushvili, Kankava, Okriashvili; y Mchedlidze (Sirbiladze, min. 79).

España: Casillas; Arbeloa (Cesc Fábregas, min. 80), Piqué, Ramos, Jordi Alba; Busquets (Pedro, min. 57), Xabi Alonso, Xavi; Iniesta, Silva (Cazorla, min. 64) y Soldado.

Goles: 0-1, min. 85: Soldado.

Árbitro: Svein Oddvar Moen (Noruega). Sin amonestaciones.

Incidencias: Boris Paichadze National Stadium. Lleno.

Estadísticas de los partidos

Georgia

 

España

0

Goles marcados

1

0

Disparos a puerta

7

1

Tiros fuera

3

1

Córners

10

14

Faltas cometidas

7

0

Tarjetas amarillas

0

0

Tarjetas rojas

0

 

Soldado de fortuna

Decidió su gol en el 85’. Georgia ’balonmanizó’ el partido con su cerrojo. La Roja se entregó a la furia, con Piqué de nueve, cuando perdió la fe en el toque

Todo sucedió aburridamente en 30 metros, en las barbas de Loria, meta georgiano, con España al pie de la muralla y su ultraprecavido adversario tras ella, espesando hasta con seis defensas (los laterales devinieron en centrales y los exteriores en laterales) el campo de batalla, por ver si España se perdía en aquel puré. Y se perdió hasta ponerse en peligro. Un gol de Soldado a cinco minutos del final, abandonado el método y en plena invocación a la furia, decidió el duelo y evitó el gatillazo y que España afronte en desventaja el esperado cara a cara con Francia.

Fue un sucedáneo de balonmano jugado en medio campo y con el pie. Georgia no discutió la soberanía del partido y procuró que no cupiese un alfiler por el centro. Eso dejó a España siempre al borde del pasivo, llevando el tráfico de un lado a otro sin asomarse al objetivo. Distraer por un lado y aparecer por el otro, esencia del juego del campeón, exige una velocidad en la circulación que no le dieron Xavi ni Xabi Alonso. Tampoco hubo amplitud, remedio recurrente en partidos de tan corto recorrido.

Iniesta no se arrancó casi nunca en esos ocho metros que no tienen respuesta ni defensa y Silva perdió la paciencia en la derecha hasta llegar al abandono. Soldado, el nueve elegido, presenció todo aquello con desesperación, sin opciones de intervenir. Y cuando Xavi le pintó la ocasión con la llave maestra, le pilló sin inspiración, casi distraído. Loria le ganó el mano a mano en el descuento de la primera mitad.

Sin ocasiones.

De aquel abrumador y poco provechoso dominio sacó España, antes del descanso, dos cabezazos sin tino, un zurdazo lejano de Silva al palo y un derechazo de Xavi, aún más lejano, que pilló atento a Loria. Jordi Alba le dio, sin exagerar, más vuelo al equipo que Arbeloa y hasta Ramos y Piqué aprovecharon su falta de trabajo principal para indagar si en el otro área llegaba la fuerza donde no lo hacía la maña. Pero Georgia, siempre almacenada junto a su portero, le hizo perder a la Selección ese buen humor que pasea desde hace cuatro años. También el juego que fascina a los coleccionistas.

Tras el descanso, España siguió perdida en aquel laberinto y a punto estuvo de mandarla a tierra una bala perdida, un balón suelto que el central Amisulashvili mandó de izquierda al palo. Un hecho insólito, casi inexplicable en un partido tan unidireccional, pero que precipitó la entrada de dos de los que aprietan de verdad a los intocables: Pedro por Busquets y Cazorla por Silva. Sal y pimienta para un duelo soso. España había jugado una hora con un mediocentro de más y le angustiaba el crono hasta el punto de hacerle perder el estilo.

El partido lo acabó a la tremenda, con Piqué de segundo nueve y Cesc de tercero. Fue una invocación a aquella furia obstinada que se llevó por delante el tiqui-taca invencible. Y resultó. Pedro maniobró en el vértice del área hasta encontrar a Cesc, cuyo envío sencillo lo empalmó Soldado, en tiempo y forma, hacia la victoria. Y nos quedaron los tres puntos, la fiabilidad intacta, el convencimiento de que Maracaná está tan lejos como parece, la seguridad de que Del Bosque es infalible en los cambios y el susto en el cuerpo.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.