20120506001620-real-zaragoza-racing.jpg

 

5.5.2012 - LIGA 1ªDiv. 2011/12 - JORNADA Nº 37

Partido Nº 1947 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.

  REAL ZARAGOZA 2-1 REAL RACING  

Ficha tecnica

ZARAGOZA: Roberto, Álvarez, Da Silva, Paredes, Abraham, Pintér, Micael (Dujmovic, min.60), Apoño, Edu Oriol (Luis García, min.66), Lafita y Postiga.

RACING DE SANTANDER: Mario, Christian, Álvaro, Bernardo, Francis, Gullón (Adrián, min.59), Rivero, Diop, Edu Bedía (Luque, min.77), Jairo y Acosta (Isuardi, min.67).

GOLES:0 - 1, min.11, Christian.1 - 1, min.13, Postiga.2 - 1, min.78, Lafita.
ÁRBITRO: Paradas Romero (Col. Andaluz). Amonestó a Álvaro (min.44), Rivero (min.45) y Diop (min.88) en el Racing; y a Pinter (min.44) en el Zaragoza

 

Estadísticas

Zaragoza


Racing

2

Goles

1

2

Asistencias

1

28

Disparos

2

10

Disparos a portería

2

1

Paradas

6

0

Goles de penalti

0

0

Penaltis

0

43

Centros

5

12

Saques de esquina

1

7

Fueras de juego

0

16

Faltas cometidas

22

3

Tarjetas amarillas

6

0

Tarjetas rojas

0

60%

Posesión

40%

El Real Zaragoza sí puede

El Real Zaragoza irá dentro de una semana a Getafe dependiendo de sí mismo para lograr la permanencia, tras hacer sus deberes ganando al Racing, (2-1), a lo que se unió la carambola perfecta con la que soñaba en la que perdían sus tres rivales directos, Granada, Villarreal y Rayo Vallecano.

Iluminado por la luna más grande del año y rodeado por una afición que llenó La Romareda para acompañarle en su cruzada, el Real Zaragoza se ha ganado el derecho a soñar. A pelear por una permanencia que parecía imposible en enero y que ahora es una realidad más que factible. En la última jornada, para la que se prevé invasión blanquilla en Getafe, el cuadro aragonés podría sellar su continuidad, un año más, en Primera División. Para ello, depende de sí mismo. De lograr los tres puntos que habrá en juego en el Coliseo Alfonso Pérez, cerrando así un póquer de victorias que sabe a vida.

Ya no queda ninguna duda de que éste equipo se ha redimido de sus pecados cometidos. Del hastío y bochorno que, durante el primer tramo de competición, emborronaron su juego. Liderados por Manolo Jiménez, auténtico icono de la reacción vivida, los aragoneses han cambiado completamente la fisonomía de su fútbol. Actualmente, los zaragocistas son once leones en el terreno de juego. Mimetizándose de esta manera con el escudo que lucen en su pecho. Aquel viejo emblema que tan orgulloso hace sentir a una grada que ruge su creencia cada día de partido.

Nueva banda sonora de La Romareda

“Sí, se puede” es la banda sonora la machada zaragocista. El grito unánime que ilustra una fe desmedida, la que procesan jugadores, cuerpo técnico y aficionados en un milagro que debe cerrarse el próximo fin de semana. Gestado en una segunda vuelta de ensueño, su último capitulo resultó especialmente angustioso. Vivido en cuatro estadios, aquellos en los que se dilucidaban los intereses zaragozanos. Finalmente, todos los resultados sonrieron a los aragoneses. Villarreal, Granada y Rayo Vallecano cayeron en sus respectivos compromisos, permitiendo vislumbrar, por primera vez, la salida al pozo en el que el Real Zaragoza lleva encerrado desde la duodécima jornada.

La carrera de Manolo Jiménez en el gol de Lafita, celebrándolo como un futbolista más, es el gesto de la liberación en la que se encuentran los aragoneses. Los abrazos en el centro del campo, con el partido acabado y la megafonía de La Romareda cantando los guarismos rivales, la imagen de la celebración. El festejo de la vida, como si de un nacimiento se tratase. El de una oportunidad que, hasta ahora, se creía ciencia ficción. Euforia desmedida para unos colores que, aunque sea huyendo de la parte baja de la tabla, han recuperado todo su esplendor.

El Real Zaragoza depende de sí mismo para salvarse tras una jornada redonda

l Real Zaragoza ha ganado al Racing, que era su deber, pero se ha encontrado con una carambola final que le deja en disposición de salvarse por cuenta propia. Ya no depende de nadie, solo de sí mismo. Si vence al Getafe, seguirá una año más en Primera División porque sumaría 43 puntos, cantidad imposible para Rayo (40) o Granada (42), que juegan entre sí en Vallecas. El Villarreal, con 41, recibe al Atlético en una jornada final dramática.

Lo que parecía utópico, un sueño, un milagro y una posibilidad remota se ha puesto al alcance de la mano siempre y cuando el Real Zaragoza venza en el Coliseum Alfonso Pérez. El Rayo es quien más problemas tiene porque tampoco le sirve un empate que le igualaría en el mejor de los casos a 41 puntos con el Submarino, con de mejor coeficiente particular con los madrileños.

Con un empate ante el Getafe, el conjunto de Manolo Jiménez sí debería mirar entonces a otros campos. El Rayo o el Villarreal no deberían sumar como mejor opción. En el supuesto de que lo hiciesen los de Sandoval con una igualada y los castelloneses perdieran contra el Atlético se produciría un triple empate a 41 puntos que perjudicaría al Rayo. Resumiendo, a igualdad con el Rayo, a Segunda. De hacerlo con el Villarreal, en Primera.

El resultado faltal es la derrota. El equipo aragonés se quedaría con los 40 puntos de los que dispone en la actualidad y descendería sin remisión.

La victoria sobre el Racing era un paso obligado y se produjo con una angustia mayúscula más por ver adelantarse al conjunto montañés en el minuto 11, con un gol de Christian, que por la resistencia de un rival que, después de marcar, vio pasar el tiempo sin grandes ambiciones. El hecho de que Postiga empatara dos minutos después, en el 13, redujo la tensión en una Romareda cardiaca que empujó durante 90 minutos a un grupo de jugadores fundidos.

El Racing tuvo un par de ocasiones en la segunda parte, una de ellas muy clara de Edu Bedía en la que Roberto se lució. Luego bajó mucho el pistón y el Real Zaragoza se lanzó a un ataque alocado. Balones que pasaban por delante del portero Mario sin hallar rematador, remates al larguero, uno de ellos de Lafita... El tiempo pasaba y la inquietud, por falta de puntería, se enquistaba en el cuadro de JIménez, físicamente roto.

Lafita acudió finalmente al rescate con un remate limpio y sin oposición. Se veía venir, se estba masticando. La Romareda estalló en una noche de transistores, pero reventó cuando en el último minuto le llegaron noticias de Granada y de Valencia. Un gol en propia meta de Cortés hacia posible la remontada del Madrid (1-2) y un tanto de Jonás sobre la bocina tumbaba al Villarreal. El Rayo estaba muerto mucho antes en Sevilla (5-2).

Con ese multimarcador favorable en todos los campos donde jugaba el Real Zaragoza, la situación no puede ser mejor. Ganando en Getafe seguirá en la élite. En el Coliseum Alfonso Pérez se espera otra caravana como la de la temporada pasada a Valencia contra el Levante, adonde se desplazaron 11.000 almas.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.