Supercopa de España 2011 vuelta

 Barcelona-Real Madrid 3-2

 

Tan solo tres días después, y con el ambiente caldeado por el partido de ida (2-2), Barcelona y Real Madrid dirimían quien es el Supercampeón de España. Pep Guardiola había advertido en la previa que “están mejor que nosotros así que tendremos que jugar mejor que en la ida para llevarnos el título”. Y para ello plantó un once en el Camp Nou idéntico al que logró la cuarta Champions en Wembley. Toda una declaración de intenciones. Por su parte, José Mourinho solo realizó un cambio en el lateral izquierdo, Fabio Coentrao por Marcelo. Situación que subsanó tras el descanso pero retirando a Khedira.

Otro clásico intenso entre merengues y culés

El partido (ver vídeo resumen) se puso en marcha con otra salida en tromba del Madrid impidiendo la salida del balón azulgrana. Khedira y Xabi Alonso se ocupaban de acechar a Xavi mientras Pepe realizaba un escrupuloso marcaje a Messi. Durante una docena de minutos el Barça volvió a comprobar la fiereza de su rival, pero a partir de ese momento, el desgaste físico y la precisión del pressing madridista fue aflojándose. En ese nuevo escenario Messi dio un pase vertical y magistral a Iniesta que le permitió encarar a Casillas y batirle con una delicada vaselina. El Barça volvía a demostrar su eficacia goleadora. Primer tiro, primer gol.

Pero el club merengue no se arrugó y de una jugada a trompicones Di María se sacó un par de regates de mucha clase para asistir a Khedira que superó a Valdés pero se quedó sin ángulo para tirar a puerta y centró atrás. La jugada acabó en un córner, disparo de Benzema al segundo palo y el pie oportunista de Cristiano Ronaldo ponía el 1-1 tan solo cinco minutos después del gol del rival.

 

Ocasiones en ambas porterías

El partido fue intenso y con grandes acciones en ataque. Pedro recortó a Coentrao y soltó un zurdazo que solo los grandes reflejos de Casillas evitaron el gol. Cuatro minutos después un gran disparo de Ronaldo desde la izquierda se estrelló con fuerza en el larguero. La mano de Valdés rozó el balón de forma providencial. El Zamora de las tres últimas Ligas está en una forma envidiable. Messi estaba decidido a dejar su huella en el partido y sobre un terreno de juego pocas veces se queda con las ganas. Primero encaró a Casillas tras deshacerse de Ramos y solo la oposición de Pepe y los reflejos de Iker Casillas evitaron el gol.

O más bien lo retrasaron porque en el penúltimo minuto de la primera parte una pared del ‘10’ azulgrana, devuelta por Piqué de tacón acabó con un disparo de Messi que volvía a adelantar a los locales. Un gol duro de encajar cuando el Madrid ya se veía empatando al descanso.

Una segunda parte ralentizada

El partido perdió inercia tras el descanso. Un segundo gol madridista abría el escenario de la prórroga, pero tras 135 de Supercopa lo errores ya se perciben como una sentencia. La tensión latente saltaba en algunos choque como el del Marcelo y Messi. En un balón alto por el que ambos pugnaban llegó antes el brasileño pero estiró el pie hasta golpar al argentino. Hubo una pequeña bronca, la de todos los clásicos, que se saldó con una tarjeta a amarilla a Mascherano y otra a Ronaldo por encararse.

Pepe fue fiel a su cita con la tarascada y soltó un brazó que ’casualmente’ se encontró con Messi en el minuto 62. Y vio la amarilla. Mourinho decidió arriesgar y sacó a Higuaín por Di María para tener un ’9’ puro junto a Benzema. Pepe volvió a agitar un brazo para impedir que Piqué no rematara un saque de esquina y solo la complicidad de Fernández Borbalán, que debutaba en este tipo de clásico, impidió que se señalara penalti.

Pese al esfuerzo físico Guardiola no movió el banquillo hasta el minuto 73 para reforzar la defensa con Adriano por Villa. Todo el Camp Nou esperaba una aparición estelar de Cesc Fàbregas. En el 70, Sergio Ramos cabeceó con gran peligro un córner. Valdés respiró aliviado cuando el balón se marchó fuera junto a su palo derecho. Habría sido imposible detenerlo.

Tensos minutos finales

Kaká relevó a un desacertado Özil y Cesc se preparaba para lo propio en un partido muy caliente. Kaká sacó un córner que no despejó la defensa culé, remató Benzema de cabeza, tocó Pepe y a la segunda el delantero francés rompió su gafe contra el Barcelona para empatar el partido.

Quedaban tres minutos para evitar la prórroga. Y Messi volvió a mostrar su magia abriendo un balón a la banda derecha para que Adriano se la devolviese y enganchara el 3-2 en una posición acrobática. Su décimo gol en las finales de Supercopa. En el 90, el ’10’ encaró a Iker pero éste en una gran intervención evitó el cuarto. Pero ya no era necesario, el Barça era supercampeón y el Madrid perdía después de un gran esfuerzo. Solo hubo tiempo para que Marcelo se autoexpulsara por una entrada a destiempo contra Cesc. De nuevo una bronca detuvo el partido que sirvió para que Villa y Özil vieran la roja por una airada discusión. Y eso que estaban en el banquillo. O mejor dicho, deberían haber estado.

Ficha técnica

Partido de vuelta de la Supercopa de España. Camp Nou de Barcelona (92.965 espectadores).

Barcelona: Víctor Valdés; Dani Alves, Mascherano, Piqué, Abidal; Xavi, Busquets (Keita), Iniesta; David Villa (Adriano), Messi y Pedro (Cesc).

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Carvalho, Coentrao; Xabi Alonso, Khedira (Marcelo), Özil (Kaka), Di María (Higuaín), Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: David Fernández Borbalán (Colegio andaluz).

Goles: Minuto 14, 1-0 Iniesta. Minuto 19, 1-1 C. Ronaldo. Minuto 44, 2-1 Messi. Minuto 82, 2-2 Benzema. Minuto 87, 3-2 Messi.

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.