20100712070253-espana2010.jpg

 

 

 

  HOLANDA

Partido Nº 581

  ESPAÑA

0-1

 

 

Mundial 2010

 – 11 Julio 2010 –

 Estadio – Soccer City-

Johanesburgo

(0-1) m 116’ Iniesta

 

 

Holanda

0

 

 

1

España

 

  1

Stekelenburg

  2

Van Der Wiel

  3

Heitinga

  4

Mathijsen

  5

Van Bronckhorst

  6

Van Bommel

  8

De Jong

  10

Sneijder

  7

Kuyt

  9

Van Persie

  11

Robben

 

 

  1

Iker Casillas

  3

Piqué

  5

Puyol

  11

Capdevila

  15

Sergio Ramos

  6

Iniesta

  8

Xavi

  14

Xabi Alonso

  16

Busquets

  7

David Villa

  18

Pedro

 

 

CAMBIOS

 

71’

Kuyt por Elia

99’

De Jong por Van Der Vaart

105’

Van Bronckhorst por Braafheid

 

 

60’

Pedro por Jesús Navas

87’

Xabi Alonso por Cesc

106’

David Villa por Fernando Torres

 

 

ENTRENADORES

 

Bert Van Marwijk

 

 

Vicente del Bosque

 

 

GOLES

 

 

 

 

 116’ 

0-1 Iniesta

 

 

TARJETAS

 

15’ 

Van Persie Tarj. A

22’ 

Van Bommel Tarj. A

28’ 

De Jong Tarj. A

54’ 

Van Bronckhorst Tarj. A

57’ 

Heitinga Tarj. A

84’ 

Robben Tarj. A

109’ 

Heitinga Doble A

117’ 

Mathijsen Tarj. A

 

 

17’ 

Puyol Tarj. A

23’ 

Sergio Ramos Tarj. A

67’ 

Capdevila Tarj. A

121’ 

Xavi Tarj. A

 

 

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

Mundial

Estadio: Soccer City

11/07/2010 20:30

Arbitro: Howard Webb

Cuarto Arbitro: Yuichi Nishimura

Jueces de Línea:Michael Mullarkey , Darren Cann

 

 

 

 

 

  

 

Países Bajos (NED)

Estadísticas

España (ESP)

13

Disparos

18

5

Remates a puerta

6

0

Goles

1

28

Faltas cometidas

19

18

Faltas recibidas

28

6

Saques de esquina

8

18

Tiros libres ejecutados (al arco)

23

0 / 0

Lanzamientos penales (Goles/Remates)

0 / 0

7

Fueras de juego

6

0

Goles en propia meta

0

7

Tarjetas amarillas

5

1

Segunda tarjeta amarilla y tarjeta roja

0

0

Tarjetas rojas

0

36

Tiempo real de juego

48

43%

Posesión del balón

57%

 

 

PRECEDENTES

 

Fecha y Lugar

Partido

Resultado

TC

27/03/2002 Rotterdam

Holanda - España

1 - 0

A

15/11/2000 Sevilla

España - Holanda

1 - 2

A

21/01/1987 Barcelona

España - Holanda

1 - 1

A

16/11/1983 Rotterdam

Holanda - España

2 - 1

CE

16/02/1983 Sevilla

España - Holanda

1 - 0

CE

23/01/1980 Vigo

España - Holanda

1 - 0

A

02/05/1973 Amsterdam

Holanda - España

3 - 2

A

30/01/1957 Madrid

España - Holanda

5 - 1

A

05/09/1920 Amberes

Holanda - España

1 - 3

JO

 

Jugados

Ganados

Empatados

Perdidos

G.F.

G.C.

9

4

1

4

15

11

 

 

 

 

Una España Mundial

Un gol de Iniesta para la eternidad se cantó en todo el país, y en otras fronteras, como un do de pecho.- Fue una cumbre colosal, sonada como ninguna, casi utópica hace no muchos años

- Johanesburgo - 11/07/2010

 

Un himno a la felicidad, sin demagogias: España es campeona del mundo, la epopeya que le faltaba al deporte español, que vive en la gloria tras una catarata de bienaventuranzas. Un gol de Iniesta para la eternidad se cantó en todo el país, y en otras fronteras, como un do de pecho. Un tanto romanceado que se demoró entre estremecedoras angustias hasta el minuto 114, en la prórroga. Una oda a la alegría, la que despierta en el vencedor esta misa pagana que es el fútbol, ese juego que desertiza las calles, congela algunas penalidades y lleva la rutina al olvido. España logró una inyección de universalidad, una derivada del fútbol pese a quienes le desdeñan, después de un partido emotivo, turbado, ante una Holanda áspera y con menos dicha, que evitó ese juego de orfebrería que distingue a la selección española. Sucumbió de igual forma ante un adversario tan capaz en el arte de lo imprevisto, tan embriagador y maduro. De todo le demandó Holanda, caída en su tercera final, pero España superó uno a uno cada examen. Lo ha hecho durante todo el Mundial. En Viena se destaparon las esencias, en Sudáfrica se mantienen y el grado de competitividad es abrumador.

Fue una cumbre colosal, sonada como ninguna, casi utópica hace no muchos años, cuando en un país acusado del monocultivo del fútbol resultaba que solo su vertiente nacional era un goteo de frustraciones. Bien lo que expió este equipo en Viena. Más aún en Johanesburgo, donde se volvió imperecedera esta selección civil, que engancha con su militancia, despojada del cutrerío patriótico que ya parecía crónico. Desde ayer, el fútbol también está en el paraíso y el entusiasmo despertado es su única bandera. No quiere más ni hay que pedirle más. La realidad cotidiana se impondrá, pero el deporte cala hondo por unos días, por unas horas, sin tantas soflamas a su alrededor.

Hasta la traca final del primer campeón europeo que lo logra fuera de su continente, el equipo de Del Bosque se vio sometido a una noche estresante, a un choque más neurótico de lo previsto. Fue llevado a un máximo nivel competitivo el día más deseado en los 90 años de historia desde su primer partido oficial. Así son las hazañas. España arrancó como es, le gusta el mando y lo acepta con gusto. Abrochada la pelota era cuestión de agrietar a la defensa holandesa, un dique de hormigón al que contribuyen casi todos. Robben, es caso aparte. Con el equipo de Del Bosque al frente, con el juego bien hilvanado, Stekelenburg, meta holandés, palmeó un cabezazo de Sergio Ramos, que sin demora tuvo otra oportunidad tras un asalto al área. El lateral del Real Madrid, así como Capdevila en la otra orilla, obligaban a dar marcha atrás a Robben y Kuyt, sometidos al tajo defensivo.

No hubo rastro de Holanda, a resguardo delante de su portero. Hasta que Van Persie, que nunca tuvo aire de camorrista, sacó el cuchillo. Se desató el matonismo naranja, su guión para marchitar el partido. Cuando el grupo de Van Marwijk ya llevaba cinco faltas, Webb, inglés, árbitro y justiciero por su cuenta, amonestó a Puyol. Era la primera infracción española. Para enmascarar otras carencias, abierta la veda, irrumpieron los principales matarifes, Van Bommel y De Jong, que se sintió Karate Kid y pateó con saña el esternón de Xabi Alonso, como Sneijder metió una punzada en la rodilla derecha de Busquets. Al interista le costó una bronca, antes a Ramos una nadería le supuso otra tarjeta. A los 39 minutos, el adversario de España estaba fichado, salvo para Webb: sus nueve faltas eran las mismas sancionadas a Alemania en toda la semifinal. Con el encuentro en combustión, la selección perdió el hilo. Nunca se sintió cómoda en un callejón oscuro en Harlem.

 

Ante la cortesía arbitral -solo exilió a Heitinga cuando languidecía la prórroga-, el duelo quedó cortocircuitado. Una victoria parcial para esta irreconocible Holanda, nada que ver con el linaje de aquel equipo que tradicionalmente jugaba con el frac. A falta de talentos, hoy es una selección arqueológica, pugilística a la espera de una nota de Robben o Sneijder, como la que dieron a la hora de partido. Un excelente pase filtrado del segundo citó a Robben de frente con Casillas, que, con la garganta anudada por la situación extrema, escurrió el balón con el pie. A Iker le quedaba cuerda y repertorio. Cuando faltaban ocho minutos, de nuevo estuvo imperial ante otro cara a cara con su ex compañero propiciado por un desajuste de Puyol. Robben era el cid holandés, Casillas era Casillas, un divino.

Tan agrio se convirtió el encuentro que, lejos de discutir con la pelota, como acostumbra, España se vio abocada al fango, a la discusión permanente con los rivales y el alguacil británico. Al actual campeón de Europa le tocaba medirse en un campo de minas, condenada a gestionar el desquicie en su primera final mundialista. Entre gresca y gresca, el equipo no lograba conciliar el fútbol. Imposible dar tres puntadas. El encuentro exigía más carácter que juego, la liturgia era otra, no había tregua para ese fútbol panorámico de Xavi, de Iniesta, de Alonso. Imposible esa trenza hipnótica para los rivales, un milagro que el balón fuera ese ovillo que siempre rueda y cuyo destino es la mejor virtud española. Una pérdida en la alambrada holandesa era inquietante para España. Con horizonte, Sneijder y Robben pueden resultar demoledores; a un palmo de Casillas estuvo el segundo a punto serlo.

Al equipo de Del Bosque le resultaba un engorro llegar a la periferia de los zagueros contrarios, la zona débil de Holanda. Lo demostró Heitinga, que dio una cuchillada al aire y Villa, ante el gol, no acertó porque el ex atlético reaccionó desde el suelo, ya casi vencido. También Sergio Ramos fue habilitado por la defensa de Van Marwijk, que le puso atención en córner lanzado por Xavi que el madridista cabeceó alto. Para entonces, Navas ya aceleraba en lugar de Pedro. Más tarde, otro cambio de ritmo: Cesc por Alonso. El primero, como sucedió con Robben, tuvo la gloria en la prórroga. Sin otro freno a la vista que Stekelenburg, el catalán no hizo bingo tras una asistencia más para la celebridad de Iniesta.

Candadas las porterías, el partido se tornó hipertenso, con dos selecciones al límite, extenuadas, sudadas como una regadera. Las piernas se vuelven de mármol, el riego se dispara y la mente se atrofia. Cuando el tiempo se achata, las finales provocan masivos ataques de pánico, entonces la noria del fútbol gira destornillada. Llega ese calvario que es la prórroga. Solo martiriza más esa congoja que despiertan las torturantes tandas de penaltis que en 1962 se inventara el periodista gaditano Rafael Ballester. Es una tribulación entre víctimas y verdugos. Lo evitó Iniesta, tras un pase de Cesc. Iniesta, ese genio al servicio del método, ese futbolista paliducho de aspecto ingrávido que acunó Fuentealbilla, el coloso inolvidable de Londres, el héroe eterno de Johanesburgo. Por España y su homenajeado Dani Jarque. España está en la Luna .

 ¡España campeón mundial! (0-1)

 

España se consagró campeón de la Copa Mundial de la FIFA por primera vez en su historia al vencer 1-0 en tiempo extra a Países Bajos con un tanto de Andrés Iniesta a 4 minutos del final.

Los ibéricos fueron superiores a lo largo del trámite y volvieron a exhibir su claridad, estilo y buen manejo de pelota ante unos holandeses combativos y batalladores. El partido decisivo, disputado en el Estadio Soccer City de Johannesburgo el 11 de julio, fue el tercero que se definió en la prórroga luego de Italia 1934, Inglaterra 1966 y Argentina 1978. La Furia Roja vive su momento de gloria e inscribe así su nombre en el trofeo más codiciado del fútbol. Para Países Bajos, fue su tercera final perdida, tras Alemania 1974 y Argentina 1978.

España saltó al terreno con el afán de llevarse por delante a su adversario. En los primeros minutos dispuso de una ocasión clara para convertir con un cabezazo de Sergio Ramos que rechazó, de manera notable, el portero Maarten Stekelenburg.

De a poco, los holandeses nivelaron las acciones. El encuentro pasó a tener una paridad casi total y los equipos no pudieron imponer su estilo. Países Bajos apeló a los centros y disparos de media distancia para tratar de desnivelar.

La primera manga transcurrió con el esférico rodando en la zona media del campo y con un ida y vuelta sin profundización, con la excepción de un disparo bajo y esquinado de Arjen Robben sobre el final, que desvió Iker Casillas al tiro de esquina.

Paridad total
En el complemento, España volvió a ejercer la autoridad sobre la bola, con su habitual paciencia para manejar las acciones. Países Bajos se recluyó en su terreno y apostó a un contragolpe para romper la igualdad.

Fue así como pudo adelantarse en el tanteador, con dos jugadas protagonizadas por Robben. A los 62’, el delantero del Bayern Múnich picó rápido ante una habilitación de Wesley Sneijder y definió por bajo, pero Casillas, de forma magistral, desvió con el pie derecho. A los 83’, el número 11 escapó a Carles Puyol y quiso eludir al guardavallas, que se ungió en la figura al embolsar la pelota.

Los campeones de Europa también tuvieron sus situaciones netas: una jugada en la que Jesús Navas sirvió a David Villa, quien disparó a centímetros de la línea de gol y su remate rebotó en un defensor holandés, y con un cabezazo de Ramos que se fue por encima del larguero.

¡Drama y éxtasis!
El tiempo fue transcurriendo y el cotejo, de alto nivel de dramatismo, derivó de manera inevitable al tiempo extra.

En la prórroga, los dirigidos por Vicente del Bosque continuaron con el manejo del juego ante una Oranje que aguantó los embates y hasta sufrió la expulsión de John Heitinga. España siguió empujando hasta que por fin, llegó a la conquista: Iniesta recibió una milimétrica asistencia de Cesc Fábregas y sacudió la red, desatando la locura española (0-1, 116’).

El final fue llantos y emoción de los nuevos campeones mundiales, que alcanzaron la gloria por primera vez, con inteligencia, agallas y buen fútbol.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.