20201118082425-e710-11titular.jpg

ESPAÑA

bandera españa circular

Partido 710


ALEMANIA

bandera redonda alemania - Búsqueda de Google

 

 

  6-0

 1-0 (18´) Morata
2-0 (33´) Ferran Torres
3-0 (38´) Rodri Hernández
4-0 (55´) Ferran Torres
5-0 (72´) Ferran Torres
6-0 (88´) Oyarzabal

6ª Jonada Clasificacion II Liga de Naciones

17 Noviembre 2020

Sevilla

Estadio: La Cartuja


FICHA TÉCNICA 
España:
Once inicial: Unai Simón, Sergio Ramos (Eric García 43´), Pau Torres, Sergi Roberto, Gayà, Rodri Hernández, Koke, Canales (Fabián Ruiz 12´), Ferran Torres (Marco Asensio 73´), Dani Olmo (Oyarzabal 73´) y Morata (Gerard Moreno 73´).

Seleccionador: Luis Enrique Martínez
Alemania:
Once inicial: Neuer, Robin Koch, Sule (Tah 46´), Ginter, Max, Gundogan, Kroos, Goretzka (Neuhaus 61´), Sané (Waldschmidt 61´), Werner (Henrichs 77´) y Gnabry.

Seleccionador: Joachim Löw

1-0 (18´) Morata de cabeza a la salida de un córner sacado por Fabián Ruiz.
2-0 (33´) Ferran Torres de volea después de un remate de Dani Olmo al larguero.
3-0 (38´) Rodri Hernández de cabezazo a la salida de un córner sacado por Fabián Ruiz.
4-0 (55´) Ferran Torres culmina un contraataque a pase de Gayà 
5-0 (72´) Ferran Torres de chut cruzado tras asistencia de Fabián Ruiz 
6-0 (88´) Oyarzabal a placer a pase de Gayà

Andreas Ekberg (Suecia): Mostró tarjeta amarilla a Koch (37´) por parte de Alemania.

Árbitros Asistentes: Mehmet Culum  y Stefan Hallberg (Suecia)

Cuarto árbitro: Kristoffer Karlsson (Suecia)

Sexta jornada del grupo 4 en la II edición de la Liga de Naciones de UEFA.

Estadio de La Cartuja (Sevilla)

Partido jugado a puerta cerrada debido a los protocolos de seguridad contra el Covid-19
España 6-0 Alemania 

69.5 % Posesión 30.5 %
15 remates a puerta 1
0 remates paradas 4
8 remates fuera 1
4 remates otros 0
0 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
12 faltas recibidas 6
6 faltas cometidas 12
89 balones perdidos 84
54 balones recuperados 39
2 fueras de juego 3
0 intervenciones portero 4

La apisonadora fue España

La Selección firma su mayor goleada en la historia ante Alemania y logra el pase a la Final a Cuatro. Ferran Torres fue el mejor con un hat-trick. Lesiones de Canales y Ramos.

Señor Ceferin, no sé si tendría a bien adelantar la Eurocopa a mañana mismo. Luis Enrique no tiene pega alguna y por los derechos televisivos no se preocupe, se emite gratis. Hasta ahí, el deseo y la ciencia ficción; a partir de aquí, el resumen del España-Alemania jugado en La Cartuja: recital de La Roja, goleada y clasificación con todas las de la ley para la Final a Cuatro de la Nations League. Con la guinda de la mayor victoria española ante Alemania en toda la historia. En definitiva, ilusión renovada en el aficionado.

No exagero, porque en Sevilla disfrutamos de la mejor versión de la Selección española desde que Luis Enrique (hablo de sus dos etapas) llegó al cargo. Y es que La Roja no tardó ni un parpadeo en dejar claro que iba a por el partido de frente siendo fiel a su ADN de toque y riesgo. A los cuatro minutos, los jugadores españoles pidieron penalti por una falta a Olmo. Como no hay VAR, que en la Nations League se toma vacaciones (bastante trabajo tiene ya el resto del año), el árbitro, el sueco Ekberg, llevó la infracción al borde del área. No sabemos si hubo falta o no, si fue dentro (parece que sí) o fuera. Lo cierto es que fue Ramos quien lanzó ese golpe franco, un tiro raso a la cepa del poste, pero Neuer despejó bien. De crack a crack.

Alemania esperaba atrás con línea de cuatro en defensa. Mucha cautela ante el trío de ataque español, en el que Olmo se situaba por la izquierda, Ferran por la derecha y Morata en el centro, ejerciendo de esa especie casi en extinción que es la del delantero centro. Las sensaciones eran buenas, pero España sufrió un revés temprano (minuto 9). En una acción a priori sin trascendencia, Canales controló y despejó mal un balón en la frontal del área y de inmediato se llevó la mano a la parte trasera del muslo. El diagnóstico, que hacemos todos incluso sin bata blanca y sentados en el sofá de casa: lesión muscular. El del Betis dejó su lugar en el campo a Fabián, que estaba llamado a hacer faena grande en su tierra.

Pero del revés pasamos casi sin darnos cuenta a la alegría, la que llegó en forma de gol. Hacía justicia a esos primeros minutos de la Selección, que desde Rodri movía con tino y, sobre todo, con rapidez. Fabián botó un córner y Morata cabeceó en el segundo palo con Neuer asistiendo impotente al remate. Un tanto que llegaba justo un año después del último que había firmado con La Roja. Era el minuto 17. Seis después, el de la Juve volvió a marcar, pero vio cómo el tanto era anulado (es su sino esta temporada) por fuera de juego. No era, las imágenes demuestran que el balón en el pase de Ferran estaba por delante. España aceleraba y las ocasiones se sucedían. En el 29’, Neuer salvó milagrosamente un remate raso de Ferran. En el 32’, un cabezazo al larguero de Olmo fue remachado con toda la fuerza y colocación por Ferran al fondo de la red. Golazo. Y en el 38’, otro tanto de trending topic, el del escorzo de Rodri en un cabezazo ante el que nada pudo hacer Neuer. Era el 3-0. Suponía la rúbrica a una primera parte de diez, digna de enmarcar, el mejor arranque de la Selección de Luis Enrique. Solo las lesiones de Canales y Ramos, que por molestias musculares tuvo que ser sustituido (por Éric García) en el 43’, nos hicieron torcer el gesto tras 45 minutos de locura.

Alemania debía reaccionar tras el descanso. Hasta entonces, solo su himno nos había despertado inquietud. Y es que basta con escuchar sus primeros compases para que uno sepa que la cosa va en serio. Ha sonado tantas veces, tantos partidos, se vienen a la memoria los toquecitos de Torres y cabezazos de Maceda y Puyol, que nos tiemblan las piernas a los que ni siquiera jugamos. Pero Alemania solo fue himno. Nunca se sintió cómoda sobre el césped de La Cartuja. Repitió algunos de los achaques del lifting que Joachim Löw pretende llevar a cabo a mitad de camino entre el Mundial de Rusia (en el que fue última de grupo en la fase inicial por detrás de Suecia, México y Corea del Sur) y el de Qatar. La Mannschaft llegaba a Sevilla encadenando 18 partidos sin perder, con 11 victorias y siete empates como desglose; lo hacía, además, marcando en sus últimos veinte partidos. Pero dejó Sevilla en medio del sonrojo.

Tras el descanso, la Mannschaft padecía los mismos males. Kroos tenía que bajar demasiado a por balones y era presionado hasta la extenuación por Fabián y compañía. A Werner no le caía ningún balón y, mientras, Rodri y Koke formaban el tándem perfecto en España, con Morata arrancando en galopadas y con la pareja de centrales, esa juventud divino tesoro de Pau Torres y Éric García, solventando todos los compromisos.

En esas llegó un nuevo golpe al mentón alemán, el gol de Ferran en 55’ tras un extraordinario contragolpe en el que Gayà cedió el pase final al extremo del City, que cuajó su mejor partido desde que debutó con La Roja. Pero antes de irse, viendo de reojo que Luis Enrique preparaba cambios, firmó un golazo tras una nueva contra ejemplar de la Selección. Recibió el pase de Fabián y soltó un derechazo tan ajustado al poste que hizo llorar a Neuer, que no pudo celebrar de peor manera el récord de internacionalidades (96) que arrebataba al mítico Sepp Maier. Ferran se fue al banquillo un minuto después junto a Olmo y Morata, sus socios en un ataque que fue un auténtico vendaval. Sólo quedaba esperar al final del partido entre el sobresalto del trallazo al larguero de Gnabry, el gol del recién entrado Oyarzabal y el delirio del banquillo español, que no dejaba de jalear a sus compañeros sobre el césped. Lógico. No todos los días se juega/disfruta con partidos así.

España borda el fútbol contra Alemania en una noche para el recuerdo (6-0)

Triunfo apabullante de los de Luis Enrique en Sevilla que catapulta a la Selección hasta la final a cuatro de la liga de Naciones de UEFA

Hay días que no pasan a la historia del fútbol, hay otros que sí pasan a la historia y hay algunos, los pocos, que son historia de este maravilloso deporte.

Al martes 17 de noviembre de 2020 le cabe ese honor después de lo visto en el duelo entre las dos selecciones con más Eurocopas en sus vitrinas, entre un par de campeones del mundo que se han medido en Sevilla por una plaza en la Final Four de la UEFA Nations League.

Y el resultado 6-0 sella el billete español, pero lo visto sobre el verde hispalense va más allá de dos números en un videomarcador. Lo disfrutado ha sido toda una lección de este deporte teñido de rojo.

Porque la Selección española con Luis Enrique al frente no ha dado opción a los germanos, con un dominio absoluto desde el pitido inicial, con una presión intensa que no ha bajado ni un grado en su alta temperatura, con una velocidad de transición endiablada y con una contundencia arrollada en las jugadas a balón parado.

Álvaro Morata cabeceaba así a los dieciocho minutos un saque de esquina de Fabián Ruiz, sustituto del lesionado Canales, y que ha sido uno de los destacados a la hora de servir balones de gol.

Ferran Torres a sus veinte añitos ha aprovechado su velocidad y acierto para hacer buenos tres de esas asistencias y Rodri Hernández con otro cabezazo un córner botado por el de Los Palacios.

La baja de Sergio Ramos al filo del descanso no ha reducido el compromiso defensivo de todo el equipo que además ha variado su tripleta atacante para que Oyarzabal cerrase el set a dos minutos de la conclusión.

Un set para el recuerdo, algo no visto en los 100 años de vida del equipo de todos, que no obstante apunta a nuevas noches memorables. Hoy ha sido histórico, pero lo mejor está por llegar.











Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.