20220524045037-rz202122-jornada41-11titular.jpg

LIGA 2ªDiv. 2021/22 JORNADA Nº41 (20.5.2022)

PARTIDO OFICIAL Nº 3562

Real Zaragoza SADREAL ZARAGOZA 1-0 LUGO

Ficha de PartidoTemporada 2021/2022 | Jornada 41 

 

Fecha:  20/05/2022      Hora:  21:00 h  
Real Zaragoza
1     Alvarez
4     PETROVIC
5     Jaume
6     Frances
8     Valderrama
10     Sabin Merino
15     Chavarria
18     Fran Gamez
20     Gimenez
22     Bermejo
24     Lluis Lopez
1 0

ÁRBITROS

Principal :     Moreno Aragon, Alvaro
Asistente :     Blazquez Sanchez, Rodrigo
Asistente :     Ortuño Sierra, Miguel
4º Arbitro :     Palencia Caballero, Daniel
:     Vicandi Garrido, Iñaki
:     Caparrós Hernández, Iván
Lugo
13   WHALLEY
 Alende
14   XAVI T
16   Chris Ramos
17   SEBAS
18   J. Señe
19   Lebedenko
20   Claveria
21   Rodriguez
22   Campabadal
24   Iriome

ENTRENADOR

Martinez Jimenez, Juan Ignacio

SUSTITUCIONES

11   VADA       

Valderrama (45')
31   Azon       

Sabin Merino (45')
16   Lasure       

Chavarria (64')
33   Miguel       

Bermejo (81')
27   Serrano       

Frances (88')
GOLES
1-0     VADA (74')

TARJETAS
Alvarez (18')     
Chavarria (41')     
SEBAS (50')     
XAVI T (56')     
Rodriguez (90')     

ESTADIO: La Romareda



Ciudad: Zaragoza
Fecha: 20 de mayo de 2022

ACTA DEL PARTIDO

ENTRENADOR

Albes Yañez, Ruben

SUSTITUCIONES

29   Cuellar       

SEBAS (61')
5   C. Pita       

Iriome (61')
30   Sánchez       

Campabadal (61')
6   Jimenez       

J. Señe (76')
35   Antonetti       

Alende (81')


Real Zaragoza 1-0 Lugo

69.4 % Posesión 30.6 %
4 remates dentro 2
4 disparos bloqueados 3
6 remates fuera 7
12 disparos recibidos 14
2 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 1
15 faltas recibidas 14
16 faltas cometidas 16
147 perdidas de posesion 115
61 recuperaciones de posesion 55
0 fueras de juego 1
xxxxxx

El Zaragoza acaba la liga como local con un triunfo ante el Lugo en un mal partido

Tras un defectuoso primer periodo donde los gallegos fallaron varios goles claros, los de Jim anotaron el gol de Vada tras quedarse el rival con 10 hombres.

Al menos no se han estropeado más las cosas de lo que los jugadores las han resquebrajado en los dos últimos meses de liga. El Real Zaragoza, en un mal partido de fútbol sin interés alguno, ganó 1-0 al Lugo después de salir airoso de un defectuoso primer tiempo y de aprovechar que los gallegos se quedaron con uno menos durante más de media hora por una expulsión. Un tanto de Vada y la falta de acierto de los visitantes al final permitieron que este triunfo diga adiós a la liga en casa (queda una jornada, en San Sebastián) con un discreto buen sabor de boca.

La primera parte sirvió para tener la certeza de que lo visto el lunes pasado en Oviedo, aquella pizca de orgullo que pareció sacar la plantilla zaragocista de su faldriquera, fue mera casualidad o, en todo caso, algo fugaz. Se les gastó a los muchachos de Jim en el viaje de vuelta. Que despropósito de 47 minutos (hubo de suplicio-aumento), los primeros de este duelo entre los reyes del empate, Real Zaragoza y Lugo, dos equipos muy menores de la Segunda División 21-22 que ya se apaga, gracias a Dios. Un tostón descomunal. Y, como el día del Burgos, hace 25 fechas, lo mejor para los blanquillos fue el 0-0 con el que se llegó al intermedio. Porque el defectuoso Lugo, que tiene máculas serias a todas caras y una falta de calidad semejante a la de los aragoneses, falló cinco ocasiones meridianamente claras para haber marcado al menos un gol, quizá alguno más. Y, en frente, los de Jim solo tiraron dos veces… ninguna a puerta.

Moyano pudo hacer el 0-1 enseguida, en el miuto 5, en un error grueso de Lluís López (defensa blando in eternum), que lo dejó solo mano a mano ante un Cristian Álvarez que salvó milagrosamente el remate. A la salida del córner correspondiente, en el 6, el veterano Iriome cabeceó a placer en el área pequeña, sin marca, y cruzó en exceso la frente para marrar otro gol hecho. Y ahí se adivinaba un Zaragoza, de nuevo, mustio, apagado, sin motor, pasota, sin respeto a los mínimos que este último partido ante la afición (solo unos 8.000 seguidores hubo en las tribunas, todo un síntoma) merecía antes de las vacaciones.

En el 11, Chris Ramos extendió la serie de llegadas de gol lucense. Recortó en su galopada a Francés y remató de rosca desde el pico de área, alto por un metro. Y el mismo delantero de los, esta vez, rosas y negros, erró quizá la ocasión más cantada junto con la primera reseñada. Solo en el punto de penalti, tras el pase atrás de la muerte de Iriome, chutó sobre el cuerpo de Petrovic y el balón no llegó a puerta, con todo a su merced en el minuto 24. El Zaragoza no se enteraba del asunto. Flotaba en el campo como si no fuera con él este partido. Qué decepción de actitud. Ni una llegada al área. Ni una combinación. Ni cuatro pases seguidos. Nadie se salvaba del naufragio general. Jim miraba quieto en el banquillo, de pie. Había metido cambios, dejando en el banquillo a Zapater y Azón. Ni esos meneos del género aportaron ganas.

 

Hubo que esperar hasta el minuto 28 para ver un disparo de un zaragocista. Lo firmó Bermejo tras una de sus largas conducciones, alto, mal pegado. Para la estadística y poco más. Esto fue un acicate para un Lugo que se estaba adormilando una vez visto que su tino ante el gol es igual de desastroso que el de los aragoneses. Y Moyano, otra vez, en el 32, erró un cabezazo a placer dentro del área chica en un centro medido de Chris Ramos -se le había ido a la espalda a un Gámez volátil- y su testarazo centrado y sin potencia lo detuvo Cristian Álvarez con gratitud. El último cuarto de hora fue una proliferación de barullos dignos de patio de recreo, de esos en los que valía darle a la tapia. Impropio del fútbol profesional. Unos y otros, a cual peor.

Y justo antes del descanso, el inerte Sabin Merino falló la mejor y única llegada con cierto sentido de los zaragozanos. Voleó dentro del área un centro de Gámez y el balón se fue por encima del larguero, por poco, en el 40. No encuentra el vasco el sentido a su fichaje para golear como blanquillo. El silbido del silbado Moreno Aragón, árbitro desconcertante, fue motivo de una bronca sonora del público al Real Zaragoza. Demasiado callados estuvieron durante el juego los sufridos hinchas. La anestesia es general. El hartazgo, probablemente. El añito ha sido, de nuevo, de aúpa.

Jim, viendo el desastre colectivo reincidente, hizo doble cambio tras el refrigerio. Dejó en la ducha a Sabin Merino y a un apático Eugeni (que bajonazo ha pegado el catalán) y metió a Azón y Vada. Fue su primera medida reactiva. Debió pedir bula para cambiar los 10 de campo. Era lo suyo. La bronca segura del técnico hizo efecto a la salida del vestuario. Dominó con claridad el Zaragoza en el reinicio del juego y, en un ataque de Petrovic y Grau, Bermejo avanzó hasta golpear con cierta potencia una pelota que se colaba desde 25 metros y que el zaragozano Whalley evitó con la yema de los dedos, enviando la pelota al larguero y a córner. Era el minuto 52 y había síntomas de cierto alivio. No era difícil superar la catastrófica primera parte.

El Lugo debió agotar sus virtudes atacantes (pocas, como se vio) en la primera mitad y se desvaneció. Xavi Torres, su timón, se autoexpulsó en el minuto 58 por una entrada violenta sobre Gámez que Moreno Aragón -por supuesto- se comió y que Vicandi, en el VAR, le rectificó. El Real Zaragoza iba a jugar en superioridad más de media hora. El partido se ponía para ganarlo. Una obligación más para los alicaídos pupilos de Jim. El Lugo hizo un triple cambio tras la roja y modificó todo Rubén Albés. Preparó una defensa más rocosa y se la jugó al 0-0 y a ver si sonaba la flauta.

Jim le dio los primeros minutos a Lasure tras infinidad de meses fuera de la normalidad por un cáncer testicular felizmente superado por el aragonés. Fue lo mejor de la noche, con diferencia, ovación larga incluida. El equipo blanquillo era amo y señor del balón pero le faltaba imaginación. Hasta el 66 no volvió a rondar el marco de Whalley. Un rechace corto de la zaga gallega lo voleó bien Petrovic en la corona, pero el balón se estrelló en uno de los múltiples defensores plantados en la trinchera visitante. Pero el cuadro lucense empezó a notar pronto la falta de un jugador. No tenía fuelle y el Zaragoza estaba más enchufado. El resultado de esto lo manufacturó una jugada bonita, en el 74, iniciada por Francés con un pase de 40 metros a Azón. Este peleó el balón con su cuerpo, a su estilo, entró en el área y asistió atrás a la llegada en carrera de Vada, que fusiló a placer por bajo a Whalley. El 1-0 hacía justicia al mejor juego local tras el descanso. Ahí llegó la recompensa a los movimientos de Jim, tal vez errado en el inicio.

 

El último cuarto de hora, después de la pausa de hidratación (volvió la fórmula, por el calorazo ambiental), decayó ostensiblemente. El gol le dio al Zaragoza el bálsamo moral que necesitaba. Evitaba otro patinazo, otra cita a cero en casa. Era oro molido para que los chicos evitaran una despedida a grito pelado. Y apostaron por guardarlo ante un Lugo con 10 hombres. Error de los de Jim, que no están para esos lujos. En el 83, el recién salido Antonetti (ojo, singular delantero de Puerto Rico, país nada futbolero) cabeceó al larguero a placer, a espaldas de Lluís López. Ahí pudo estar el 1-1 y la pérdida de lo conseguido a trancas y barrancas. Tuvo suerte de nuevo el equipo zaragozano en este lance. No hay queja con las brujas. Porque, poco después, en el 88, Cuéllar le robó el balón a un lento Petrovic que acabó de central y, solo ante Cristian, remató fuera, a centímetros del palo izquierdo. Si llega a igualar el Lugo en inferioridad, el lío final hubiera sido de órdago. Ojo, Chris Ramos cabeceó fuera en el 90 otro centro al área local, en una tercera opción gallega para arreglar su derrota. El Zaragoza se había ido del campo ante de hora.

El choque acabó con una opción de Lasure, en un zurdazo bonito que Whalley le sacó a córner en un paradón en el 92, de cuyo lanzamiento otro inédito, Álvaro Giménez, sacó un cabezazo cruzado sin tino. La liga acabó en La Romareda con un triunfo que edulcora tantas y tantas abolladuras desde agosto pasado. Queda el trámite de San Sebastián ante el filial de la Real Sociedad. Y a otra cosa.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Gámez, Francés (Francho, 88), Lluís López, Chavarría (Lasure, 64); Petrovic, Eugeni (Vada, 46), Grau; Bermejo (Puche, 81), Sabin Merino (Azón, 46); y Álvaro Giménez.

CD Lugo: Whalley; Campabadal (Ricard, 61), Alberto, Alende (Antonetti, 81), Lebedenko; Xavi Torres, Clavería, Señé (Juanpe, 77); Iriome (Cuéllar, 61), Moyano (Pita, 61); y Chris Ramos.

Árbitro: Moreno Aragón (Comité Madrileño). Expulsó a Xavi Torres (59) por juego violento, avisado por el VAR. Amonestó a Cristian Álvarez (17), Chavarria (41), Moyano (50) y Alberto (94).

Goles: 1-0, min. 74: Vada.

Incidencias: Tarde-noche absolutamente veraniega, con un calor asfixiante en Zaragoza, 34 grados y sol plomizo hasta el final del día. El césped de La Romareda presentó un aspecto irregular. En las gradas hubo alrededor de 8.000 espectadores, la peor entrada de la temporada.

Azón y Vada rescatan al Zaragoza

En la despedida de JIM, el equipo aragonés cerró con una victoria su discretísima ejecutoria en La Romareda frente a un Lugo que hizo méritos para empatar.

Un gol de Vada, servido magistralmente por Iván Azón, a veinte minutos del final evitó que la despedida de Juan Ignacio Martínez de La Romareda fuera tan triste y decepcionante como toda la temporada del Real Zaragoza. Sin nada en juego, salvo el orgullo deportivo y la posibilidad de mejorar algún puesto en la clasificación, el equipo aragonés se acabó imponiendo a un Lugo que mereció mejor suerte y que no se rindió ni con la expulsión de Xavi Torres en el 59’.

En su penúltimo partido con el Zaragoza, JIM dejó en el banquillo a Francho e Iván Azón, dos de los que de verdad le han sacado este año las castañas del fuego, y volvió a apostar por Petrovic y Álvaro Giménez, ambos de rendimiento discretísimo, además de mantener en la alineación a Sabin Merino, en un empeño incomprensible, similar al que tuvo la campaña pasada con Álex Alegría, la primera de las grandes apuestas fallidas de Torrecilla. Por su parte, Rubén Albés, que tampoco va a seguir en el Lugo, presentó cuatro novedades en su alineación: Campabadal, Clavería, Iriome y Sebas Moyano entraron por Ricard, Juanpe, Carrillo y Cuéllar.

Al Zaragoza le costó ajustarse en defensa más de la cuenta y el Lugo estuvo a punto de abrir ya el marcador a los seis minutos en una cesión de mecha corta de Lluís López a Cristian Álvarez que obligó al portero a lucirse ante Sebas Moyano. Fue una acción suicida que precedió a un cabezazo de Iriome desde el centro del área, a un remate con comba de Chris Ramos y a otra ocasión clarísima del ariete lucense que conjuró Petrovic, en las que fueron la segunda, la tercera y la cuarta jugadas de amenaza de los ’albivermellos’ en la primera media hora.

En el Zaragoza, excesivamente contemplativo y destensado aún en un partido de trámite, sólo Chavarría y Bermejo metieron revoluciones e intención, demasiado poco para desarmar a un Lugo que no pasó por apuros, salvo en un remate a la media vuelta de Sabin Merino que se fue rozando el larguero a cuatro minutos del descanso, en la única ocasión del equipo aragonés en toda la primera mitad.

JIM dejó en el banquillo en el intermedio a Eugeni, cada vez más difuminado e intrascendente, y a Sabin Merino y dio entrada a Vada y a Azón, cuya sola presencia en la banda izquierda sirvió para agitar a todo el equipo. El Zaragoza fue otro y Bermejo no tardó en estrellar un cañonazo en el larguero, después de que Whalley rozara la pelota con la punta de los dedos. Siete minutos más tarde, en el 59’, el Lugo se quedó con diez por expulsión de Xavi Torres por una falta sobre Fran Gámez que el árbitro corrigió de tarjeta amarilla a roja a instancias del VAR. Albés se vio obligado a recomponer líneas y realizó un triple cambio: Pita, Cuéllar y Ricard sustituyeron a Iriome, Sebas Moyano y Campabadal.

A media hora del final, JIM premió a Lasure, inédito toda la temporada tras superar un cáncer testicular, una reaparición que aplaudió como se merece La Romareda, casi igual que el gol de Vada, cocinado de forma magnífica por Iván Azón, que, una vez más, volvió a rescatar al Real Zaragoza y a su propio entrenador saliendo del banquillo.

El Lugo, que acumula seis jornadas sin ganar, no bajó nunca los brazos y estuvo a punto de marcar a cinco minutos del final en un cabezazo al larguero del joven delantero puertorriqueño Antonetti, recién salido al campo por Diego Alende. Y en un último disparo de Cuéllar que salió rozando el poste.

Triunfo del Real Zaragoza ante el Lugo en la despedida del curso en La Romareda (1-0)

El Real Zaragoza ha vencido por un gol a cero al Club Deportivo Lugo en el estadio de La Romareda, en el encuentro correspondiente a la cuadragésima primera jornada de LaLiga SmartBank. El encuentro arrancó con la primera llegada peligrosa para el conjunto visitante y con la aparición de un inmenso Cristian Álvarez, que detuvo el mano a mano cuando el tanto parecía hecho.

En el saque de esquina posterior, el cabezazo rival se marchó rozando la cepa del poste. Se habían cumplido solo seis minutos y el Lugo ya había avisado dos veces. Los zaragocistas, en un choque trabado y con poco ritmo de juego, buscaron llegar al área contraria, teniendo su primera oportunidad en el minuto 28 con un zurdazo de Sergio Bermejo que salió fuera.

El Lugo respondió con un cabezazo centrado de Sebas con el que un seguro Cristian se hizo sin ningún problema. La más clara para los blanquillos antes de marchar al descanso la tuvo Sabin Merino, quien, tras un centro de Fran Gámez, sacó una compleja volea que se quedó muy cerca de encontrar portería.

En la segunda mitad, el Real Zaragoza llevó la iniciativa desde el primer momento, teniendo una opción muy clara en las botas de Bermejo. El madrileño ejecutó un potente disparo que se estrelló con el travesaño tras una salvadora manopla de Óscar Whalley. En el minuto 59, y tras consultarlo en el VAR, el colegiado expulsó a Xavi Torres por una dura entrada sobre Fran Gámez.

Alejandro Francés también olió el gol en el minuto 64, pero se resbaló antes de pegarle y su disparo con la zurda salió cerca del palo. Dos minutos después, fue Petrovic quien lo intentó, pero la zaga repelió la volea del serbio. Hasta que, en el minuto 74, Valentín Vada puso por delante al equipo aragonés con una merecida recompensa. Un pase en largo de Francés acabó en las botas de Iván Azón, que controló, cuerpeó, se orientó, y cedió para la llegada del argentino, que solo tuvo que empujarla al fondo de la red.

El Lugo tuvo el empate con un cabezazo al larguero de Antonetti, aunque los de Juan Ignacio Martínez se quedaron más cerca del dos a cero. Un potente chut de Daniel Lasure en el minuto 93, que volvía a jugar después de más de un año, se topó con la estirada de Whalley. Sin embargo, a pesar de la superioridad y las llegadas locales, el marcador no se movió y el Real Zaragoza certificó una victoria en el último partido en La Romareda de la temporada.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Cristian, Fran Gámez, Francés (Francho, 88´), Lluís López, Chavarria (Lasure, 64´), Petrovic, Jaume, Eugeni (Vada, 45´), Bermejo (Puche, 80´), Sabin Merino (Iván Azón, 45´) y Álvaro G.

CD Lugo: Whalley, Campabadal (Ricard, 61´), Alberto, Alende (Antonetti, 81´), Lebedenko, Xavi Torres, Clavería, Señé, Iriome (Pita, 61´), Sebas (Cuéllar, 61´) y Chris Ramos.

Goles: 1-0; Vada (min. 74).


Árbitro: Moreno Aragón (comité madrileño). Expulsó a Xavi Tores (min. 59) por parte del Lugo. Amonestó a Cristian (min. 18) y a Chavarria (min. 42) por parte del Real Zaragoza; y a Sebas (min. 50) y a Alberto (min. 94) por parte del Lugo.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.