El cartel de Fallas 2017

Publicado: 31/01/2017 11:01 por Miguel Anchel Sanz en CARTELES
20170131110117-fallas-2017.jpg

El cartel de Fallas 2017

Titulo: La festa dels sentits

Autores: Luis Demano y Joan Quirós

Cartel Fallas 2017:

Oído
Si hay algo que caracteriza a Valencia es su gran tradición musical, la cual se encuentra presente durante toda la actividad fallera. Esta pasión por la música resulta admirable, especialmente cuando los protagonistas de dichas melodías es la propia gente del barrio, quienes las practican con pasión durante todo el año en las muchas escuelas de música que existen en nuestra ciudad, y que durante estos días nos dan lo mejor de sí mismos para llenar nuestras calles y plazas de alegría al ritmo del cancionero popular.
Por otro lado, el potente sonido de la pirotecnia hace que este sentido traspase todas las barreras sensoriales y termine retumbando en nuestro pecho.
La “despertà” es la máxima expresión de este sentido, dentro de la cual convive el sonido ensordecedor de los petardos con las bien ordenadas y acompasadas melodías musicales.

 

Cartel Fallas 2017:

Gusto
Reivindicando uno de los sabores típicos valencianos en las Fallas, hemos representado una buñolería tradicional como protagonista, enmarcada en un ambiente festivo, en el que se pone en valor la gastronomía local frente a las grandes cadenas de comida rápida. Aprovechando, además, la representación gráfica del entorno para poner en valor la singularidad de la arquitectura valenciana y de la amplia muestra de fachadas tradicionales que existe en nuestra ciudad. Si nos fijamos más detenidamente en esta imagen, podremos apreciar la utilización de un típico diseño de mosaico Nolla, reivindicando la obra de Miquel NollaBruget, fundador de la fábrica valenciana de Mosaicos Nolla, uno de nuestros referentes favoritos en lo que a diseño local, de fama internacional, se refiere.

 

Cartel Fallas 2017: ’La fiesta de los sentidos’:

Tacto
Esta festividad no tendría sentido sin el trabajo duro que envuelve al monumento fallero. Este esfuerzo manual, que implica el trabajo de todo un año, se ve reflejado en una obra que desprende artesanía y creatividad. La escena de una “plantà al tombe”, es una de las mejores muestras de todo ello, una especial coreografía en la que la fuerza manual y las últimas pinceladas de color terminan de ponerlo todo a punto para ser exhibido con orgullo durante todos los días de la fiesta. Por eso, era para nosotros ineludible el representar esta muestra de acción colectiva que marca el inicio de las Fallas.

 

Cartel Fallas 2017:

Vista
La vista juega un papel fundamental en la festividad de las Fallas, comenzando por el intenso colorido de los monumentos falleros, pasando por los castillos de la Nit del Foc y terminando con el gran protagonista de nuestra fiesta: el fuego. Esos tonos y esas formas tan hipnotizadoras que captan toda nuestra atención en ese momento cumbre de la fiesta que es la “cremà”. Ese fuego que nos seduce, invitándonos a quedarnos hasta que finalice su labor más importante: cerrar un capítulo más y dar paso a las Fallas del año siguiente con renovadas ilusiones, para seguir transmitiendo a las nuevas generaciones nuestra pasión por las Fallas.

 

Cartel Fallas 2017:

Olfato
Uno de los sentidos que más se agudizan en estas fiestas es el olfato, siendo la Ofrenda su máximo exponente. El olor de las flores va despertando nuestros nervios olfatorios a medida que nos vamos acercando a la plaza de la Virgen en la que es considerada por muchos valencianos y valencianas, creyentes o no, uno de los momentos más emotivos de la fiesta fallera.
Otro de los eventos festivos para nosotros más emocionante es la hora de la “mascletà”, donde, además del espectáculo auditivo, nos fascina uno de los olores más característicos en estas fiestas como es el de la pólvora, que impregna nuestras plazas tras una buena “mascletà”, un aroma que casi podría catalogarse de adictivo.

*************

Luis Demano y Joan Quirós 

Los profesionales seleccionados han sido Luis Demano y Joan Quirós, de quienes el jurado ha destacado la experiencia acreditada en el campo del cartelismo, la conjunción de ilustración y caligrafía y la conexión de su trabajo con el humor característico de la fiesta fallera, “elementos que garantizan originalidad y creatividad en los resultados”.

Demano proviene de una familia de artistas y desde pequeño mostró su inquietud artística desde su propio hogar. Trabaja como ilustrador profesional desde 2007 y complementa su trabajo impartiendo clases en el máster de Ilustración de la Escuela Internacional de Comunicación Coco School. También es miembro del equipo organizador del Festival de Autoedición Sonográfico Tenderete.

Demano ha trabajado para diversas instituciones, como la Diputación de València y el propio Ayuntamiento de València; para medios como El Diario, Valencia Plaza, El País o El Mundo, y también ha participado en proyectos de empresas, editoriales, festivales y agencias, como Amstel, SM, Publips, La Cabina Festival o Sembra Llibres, entre muchos otros.

Quirós, por su parte, es un profesional freelance especializado en caligrafía y lettering y ha participado desde València en proyectos procedentes desde diversos puntos del mundo. Su interés por las letras ya se demostró siendo adolescente y se reforzó durante sus estudios superiores de diseño gráfico. Además, desde 2012 ha ampliado sus habilidades y conocimientos de la mano de algunos de los maestros más reconocidos, lo que le ha llevado a prestar una atención especial al detalle de sus formas.

Su trabajo ha ayudado a marcas, instituciones y empresas de trayectoria internacional a mejorar su comunicación mediante la publicidad, el diseño editorial, el packaging i la identidad corporativa. Así, ha trabajado, por ejemplo, con el Ayuntamiento de Gandia, el Channel 5 / Spike UK, el BBVA, Cornelia James, Thorntons o TEDx Madrid, entre muchos otros.

**************

El dia 26 se  anunció la imagen que representará la festividad más popular de Valencia, las Fallas. Firmada por Luis Demano y Joan Quirós, la propuesta ha sorprendido: en vez de un cartel, son cinco, uno por cada sentido 

La imagen que ilustra las Fallas de Valencia es esperada cada año con expectación; quizá más todavía en esta ocasión al reunir no a uno, sino a dos profesionales para presentar el proyecto que encarnará esta festividad: el ilustrador Luis Demano y el calígrafo Joan Quirós. Tras resultar elegidos el pasado diciembre en el segundo concurso público que se convoca para desarrollar el cartel de Fallas, muchos se preguntaban impacientes cuál iba a ser el resultado. En primer lugar, porque se realizaba a cuatro manos y, en segundo, porque se confirmaba el interés de las autoridades por encargar la confección del cartel a profesionales del sector.

La campaña, presentada, ha resultado una sorpresa: en vez de una propuesta visual, son cinco, una por cada sentido. Tacto, oído, gusto, olfato y vista son las referencias de cada uno de los carteles, vinculados también (a su manera) con diferentes aspectos de la simbología festiva valenciana. «Partíamos de la base de que Ibán Ramón ya presentó una campaña de cuatro carteles», cuenta Luis Demano haciendo referencia al diseñador que se encargó del cartel de Fallas 2016. «Un único cartel se nos quedaba pequeño, así que le estuvimos dando vueltas a cómo abordarlo para hacer una serie. Al final tiramos por el tema de los cinco sentidos porque era fácil de comprender por todo el mundo», alega.

El cartel de Tacto ilustra la plantà de una falla «al tombe», es decir, prescindiendo de las grúas y ejecutando el montaje gracias a la fuerza manual de sus integrantes, que también blanden pinceles para terminar de pintar la estructura. El de Oído es un homenaje a la tradición musical valenciana y, por ello, presenta a una banda de música. El Gusto, como no podía ser de otra manera, evoca una de los alimentos más típicos de la fiesta: los buñuelos (bunyols), a través de una tienda que recoge también otro elemento típicamente autóctono, los mosaicos Nolla. El Olfato procede del ramo de una fallera y la Vista, por último, tiene su origen en experiencias como la Nit del Foc y la Cremà, donde el color naranja se convierte en protagonista. En lugar de sintetizar la festividad, por lo tanto, la idea ha pasado por desmenuzarla y explorar los detalles de cada una de las escenas narradas.

«No veíamos adecuado simplificarla conceptualmente», reconoce Demano.

Pañuelos falleros, petardos, y otros elementos del imaginario festivo tejen algunas de las historias contadas en los carteles, en los que también la Concejalía de Fiestas ha ejercido un papel activo. «Nos iban dando ideas, por lo que han contribuido a enriquecer mucho el proyecto. Nosotros disfrutamos la fiesta, pero no somos falleros, no participamos activamente, y desconocíamos ese mundo», apunta el ilustrador.

La ilustración de Luis Demano, precisamente, y la caligrafía de Joan Quiróscomponen dos mundos diferentes en algunos de los carteles, en los que se percibe por un lado el título y, por otro, el dibujo. Preguntado por la en ocasiones escasa integración de ambas disciplinas, el primero reconoce que ha sido un temor al que se han enfrentado durante el proceso. «Hemos tenido que hacerlo todo muy deprisa, y puede que haya carencias en ese sentido», admite. «Sin embargo, creo que en algunos carteles se ve de manera más integrada; como la de la banda y los instrumentos, o el de la bunyoleria. Pero sí,era un reto difícil», añade.

En la misma línea se pronuncia el calígrafo Joan Quirós, que también corrobora que en cartel donde se aprecia mejor la combinación de las sinergias entre ilustración y caligrafía es en el del Gusto, aunque no olvida mencionar el del Oído, «donde los instrumentos son técnicas caligráficas». «Ha sido un reto», señala. «Hemos ido trabajando conjuntamente y poco a poco. Luis me enviaba los bocetos y yo les iba dando vueltas sobre cómo integrar algo de la caligrafía en la ilustración. Ha sido bastante progresivo», comenta.

Las referencias de Quirós datan del siglo VIII. «La estructura básica está sacada de la caligrafía carolingia», apostilla. Respecto al titular, señala que lo que primaba era que la letra fuera «legible, impactante y con fuerza» y, ante la disparidad de alturas entre las ascendentes alude a una «explicación técnica» («La ‘F’ no podía ser tan grande como las otras ascendentes porque en un texto largo la idea es que las mayúsculas no destaquen, sino que sea una mancha uniforme»). Todo ello, sin perder de vista el toque más manual, espíritu que también alegan ambos que ostentan las Fallas. «Las Fallas tienen un toque bastante artesanal, así que queríamos hacer algo que surgiera también de nuestras manos», indica. Por este motivo, la caligrafía primero ha sido hecha a mano («no todas las letras son iguales») y, posteriormente, escaneada.

«Queríamos hacerlo cercano, y para un público lo más amplio posible», agrega Quirós. 

Por otro lado, Luis Demano también apunta a ciertas referencias externas a la festividad: «Soy muy fan del arte revolucionario chino, y puede que haya alguna connotación». «Por ejemplo, hay una reminiscencia en las bandas, con la trenza en el gorrito», señala, un matiz que también se aprecia en el cartel del Tacto.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 4.000 euros más adaptaciones, ha ido surgiendo de las necesidades de la campaña, cuyas primeras bases resultaban algo «ambiguas». Por otra parte, y al ser el primer proyecto fallero integrado dentro del reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, ambos autores reconocen que no han estado exentos de «presión». «Se supone que los carteles viajarán a diferentes partes de Europa por cuestiones turísticas, así que es una responsabilidad. A día de hoy no sé si se habrán cumplido las expectativas», concluye Luis Demano. Habrá que esperar todavía las reacciones del público para descubrirlo.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.