20160717220021-partidorzarz.jpg

16.7.2016 – PARTIDO PREPARACION – PRETEMPORADA 2016/17

REAL ZARAGOZA (azul) 0-1 (amarillo) REAL ZARAGOZA  

0-1 Cezary Wilk

Ficha técnica

Equipo azul: Ratón (Manu Herrera, 31); Fran, Arnau, Cabrera, Casado; Morán, Diamanka, Alex Barrera; Súarez (Soro, 45), Cani; y Ángel.
Equipo amarillo: Whalley (Alcolea, 31); Isaac, Subías, Álvarez, Rico; Wilk, Zapater (Carrasco, 45), Javi Ros; Xumetra, Villalba; y Dongou.
Árbitro: Baiges Dones, del Comité Aragonés, que acaba de ascender a Segunda B.
Goles: 0-1, min. 40: Wilk.
Incidencias: Mañana soleada, con 24 grados y sin viento. Alrededor de 1.500 seguidores zaragocistas en la tribuna principal del estadio de La Romareda en un ensayo a puerta abierta. Se jugaron dos tiempos de 30 minutos cada uno.

 

Primeros minutos de fútbol en La Romareda

Wilk anota el primer gol de la pretemporada en un partido de ensayo entre los jugadores de la actual plantilla. 


Volvió el fútbol a La Romareda a modo de aperitivo en el arranque de la nueva pretemporada. Fue un brindis del nuevo Real Zaragoza a su afición, ávida de señales positivas tras el fiasco del último año. Más de 1.500 seguidores se dieron cita en el estadio para ver los primeros detalles del equipo que dirige Luis Milla y que aún está en plena fase de regeneración. Han venido seis caras nuevas, pero todavía faltan muchos movimientos de salida y entrada hasta dejar cuajado el nuevo rostro del plantel para la temporada 2016-17 que arrancará en agosto.

Dominaron los azules pero ganaron los amarillos. Milla ya tiene algo que anotar: la posesión no es garantía de éxito. Fueron dos tiempos de 30 minutos, apenas una hora de juego real. El fondo físico no da para más por ahora. Eso sí, con árbitro y linieres de verdad, el aragonés Baiges Dones que se estrenará este año en Segunda B. Wilk tuvo el honor de marcar el único tanto del ensayo, recién empezada la segunda mitad. Pura anécdota.

En el primer periodo, todo el juego ofensivo lo llevaron los azules. Dos goles falló Ángel y otros dos Diamanka. Todos claros. El ariete canario en un mano a mano que remató fuera y en un chut flojo a las manos de Whalley en el punto de penalti. El senegalés, que está a punto de irse al Almería, en otros dos remates francos que no encontraron las redes cuando era lo más sencillo.


De los amarillos, en esa primera fase, apenas hubo detalles en ataque. Lo mejor en sus filas fue la presencia de un hipermotivado Zapater. Mandando en la línea media y bajando a recibir al eje de la defensa, mandando, hablando, dirigiendo a sus colegas y recibiendo una salva de aplausos tras un corte providencial en una acción de riesgo que resolvió sacando la pelota jugada con poderío.

Tras el breve descanso, el equipo gualda mejoró notablemente. Xumetra, rápido en varias acciones aunque sin culminar bien ninguna, marró la primera ocasión ante Manu Herrera, que le sacó el gol con las dos manos cara a cara. Y, seguidamente, llegó el 0-1. Wilk fusiló a bocajarro una dejada del juvenil Ballarín dentro del área, en una buena acción colectiva de pases rápidos y precisos desde la media.

Como si se tratase de un partido serio, los azules buscaron una reacción final en pos del empate. Les podía ese punto de orgullo que siempre se pide a cualquier equipo, a cualquier futbolista implicado. Y en la recta final del choque fallaron –como toda la mañana- dos tantos cantados. Primero fue Alex Barrera, en el 56, el que culminó con un disparo seco en el punto de penalti una gran jugada del lateral zurdo Casado. El pase de la muerte de éste acabó con el chut del asturiano para que Alcolea se luciera en una parada felina. Y un minuto después, para redondear su mala mañana de puntería, Ángel volvió a errar solo ante el portero zaragozano tras un excelente pase al hueco de Diamanka que lo dejó solo ante él.

En el segundo tiempo, la ovación más sonora fue dedicada a Cani. El de La Paz diseñó un regate mágico ante Isaac en la recepción de un balón en la banda, junto a los banquillos, donde hace una docena de años debutó haciéndole un caño descarado al barcelonista Reiziger. Se quitó de encima al lateral gaditano con un recorte de esgrima, con un pase vaquillero de amago falso que le dejó el balón en el pie y al defensor fuera de órbita. La grada se frotó los ojos antes de romper a aplaudir como en los viejos tiempos.

Falta un mundo para poder emitir juicios. Lo de este sábado 16 de julio en La Romareda ha sido un sorbo de ilusión renovada por volver a ver fútbol, sin ningún tipo de profundidad relevante. Pero, al menos, los más madrugadores de la hinchada zaragocista ya han visto sobre la hierba de La Romareda a Luis Milla desde el banquillo. Han podido ver pegarle al balón de nuevo a Zapater y Cani. Han conocido a Xumetra, a Alex Barrera, a Casado, a Fran… Tiene buena pinta el juvenil Subías, un central con perfil vallejista aún en edad juvenil, como sus colegas de apoyo al primer equipo en estos días de estreno estival Arnau, Álvarez, Ballarín, Soro y Carrasco.

Sesenta minutos de fútbol han sobrado para matar el hambre, de momento, de los más acérrimos seguidores del Real Zaragoza. Un buen detalle del club entre su política inicial de llevar a cabo todos los entrenamientos a puerta cerrada. Ahora, a partir del lunes y durante nueve días, el trabajo se traslada a Boltaña (Huesca). A la espera de nuevos fichajes y, asimismo, de nuevas salidas. Quién sabe si jugadores como Diamanka, Manu Herrera, Suárez, Alcolea, Whalley… han jugado en el estadio municipal por última vez. Unos, por largo tiempo. Otros, para volver si su progresión es la adecuada.

Zapater despierta al león

El ejeano sorprendió por su buen estado de forma en un partidillo de entrenamiento en el que también destacó Cani Unos 2.000 aficionados acudieron al ensayo en La Romareda

Faltan y sobran jugadores pero el primer esbozo de Luis Milla dejó entrever la idea de equipo ordenado y solidario, que debe saber qué hacer con y sin balón. No hubo pelotazos sin sentido sino la búsqueda siempre del mejor camino posible. Sorprendió Zapater por su estado, porque fue el de siempre. Motivado como un juvenil, mostró su jerarquía, mandó en su territorio, abarcó el mayor terreno posible, corrió arriba y abajo aunque fue retrasando su posición conforme avanzaban los minutos. Milla lo sustituyó casi al final.

Cani actuó por la banda izquierda y no se le vio fallar ningún pase. Uno de los gestos de mayor calidad fue suyo, un regate sobre Isaac que le permitió sacar un buen pase entre líneas y provocó el aplauso de la grada. El resto de caras nuevas pasaron más desapercibidas. Xumetra exhibió velocidad que le sirvió para plantarse ante Manu Herrera dentro del área, pero el portero ganó el mano a mano. Los laterales Fran Rodríguez y Casado estuvieron discretos y apenas se vio a Álex Barrera hasta que tuvo el empate en sus botas en el tramo final a pase de Casado. Además, Diego Suárez comenzó entonado filtrando pases para Ángel, pero éste no acertó en las dos ocasiones de gol que tuvo.

Luis Milla alineó lo que tenía, dos onces completados con siete juveniles. Solo le sobran porteros, que tuvieron una parte cada uno. Whalley y Alcolea en el equipo con peto amarillo y Ratón y Manu Herrera en el conjunto azul. Junto a Whalley formaron Rico, Subías, Jesús Álvarez e Isaac en defensa, Zapater escudado por Wilk y Javi Ros en el centro, Villalba y Xumetra por las bandas y Dongou en punta. Con Ratón comenzaron Fran Rodríguez, Arnau, Cabrera y Casado en defensa, Erik Morán, Diamanka, Cani por delante y Barrera, Suárez y Ángel en ataque.

Aunque solo fueron dos tiempos de media hora (con árbitro turolense, Baiges Dones) hubo minutos de dominio para ambos, con mejor incio y final del cuadro azul y mayor presencia amarilla sobre todo al inicio de la segunda parte. El triunfo fue amarillo con un disparo seco de Wilk dentro del área. El entrenamiento terminó con aplausos y regalos que los futbolistas lanzaron a la grada, balones, gorras y bufandas, antes de los autógrafos y selfies de rigor. Zapater no entró al vestuario hasta que no atendió a todos y cada uno de los que le esperaban.

 

 

Partido de entrenamiento para continuar con la puesta a punto de los blanquillos

El Real Zaragoza se ha ejercitado esta mañana en el estadio de La Romareda, en la primera sesión de trabajo a puerta abierta del equipo blanquillo esta pretemporada. Entre una gran expectación, con cerca de 2.000 aficionados blanquillos en las gradas, el equipo que dirige Luis Milla ha continuado con su puesta a punto previa al inicio de la competición oficial.

La sesión preparatoria ha consistido en un partido de entrenamiento, en el que el técnico turolense ha dividido al grupo de trabajo con el que está contando en estos primeros días de preparación en dos equipos.

Por un lado, el equipo azul ha formado con Ratón, Casado, Arnau, Cabrera, Fran, Diamanka, Cani, Barrera, Erik Morán, Suárez y Ángel, además de Manu Herrera y Soro, que han entrado posteriormente. Por su parte, el equipo amarillo ha jugado con Whalley, Isaac, Rico, Subías, Álvarez, Ros, Zapater, Xumetra, Wilk, Dongou y Villalba, con Alcolea, Carrasco y Ballarín como relevos. Estos últimos se han hecho con la victoria por un gol a cero, con un tanto de Cezary Wilk.

La plantilla tendrá jornada de descanso este domingo y retomará la actividad el lunes, cuando se desplazará al Sobrarbe aragonés para dar comienzo a la concentración de pretemporada del equipo en el Hotel Monasterio de Boltaña.

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.