20140320090312-ponferradina-realzaragoza.jpg

16.3.2014 – LIGA 2ªDiv. 2013/14 - JORNADA Nº 30

PARTIDO OFICIAL Nº 3189

PONFERRADINA 3-2 REAL ZARAGOZA

Ficha de Partido Temporada 2013/2014 | Jornada 30 
Fecha:  16/03/2014      Hora:  12:00 h  
Ponferradina
13     Santamaria
4     Samuel
8     Juande
10     Yuri
11     Marquitos
14     Jonathan
16     Acoran
20     Oscar Ramirez
22     Alberto Aguilar
23     Javi Lara
24     Bellvis
4 2

ÁRBITROS

Principal :     Trujillo Suárez, Daniel Jesús
Asistente :     Carreño Cabrera, Alvaro Yeray
Asistente :     Porras Rico, Rubén
4º Arbitro :     Rezola Etxeberria, Ibai
Real Zaragoza
25   Leo Franco
 Arzo
 Alvaro
 David Cortés
 Roger
10   Luis Garcia
11   Montañes
12   Paglialunga
16   Acevedo
22   Cidoncha
26   Rico

ENTRENADOR

Barragan Escobar, Claudio

SUSTITUCIONES

19   Diego Sanchez       

Marquitos (82')
9   Jesús       

Yuri (87')
18   Cristian       

Acoran (89')
GOLES
1-0     Yuri (2')
1-1     Arzo (7')
2-1     Jonathan (62')
3-1     Marquitos (73')
3-2     Esnaider (75')
4-2     Yuri (84')

TARJETAS
Yuri (42')     
Santamaria (75')     
Arzo (57')     

ESTADIO: El Toralín


Ciudad: Ponferrada
Fecha: 16 de marzo de 2014

ENTRENADOR

Herrera Lorenzo, Francisco

SUSTITUCIONES

23   Javi Alamo       

Montañes (58')
31   Esnaider       

Acevedo (69')
17   Fernandez       

David Cortés (77')

Gran ensayo del Zaragoza para 2ª B

El Ponferradina vapulea a un equipo sin nombre y deja al conjunto aragonés a dos puntos de los puestos de descenso

El Real Zaragoza ha realizado el ensayo soñado en El Toralín para aclimatarse a la Segunda Divisisón B, que se convierte en su actual destino si no no pone remedio después de la dolorosa, humillante e injustificable derrota sufrida frente a una Ponferradina arrolladora por méritos propios y, sobre todo, por defectos del conjunto de Paco Herrera. Es tal la decrepitud deportiva que la clasificación empieza a dejar de mentir: el Real Zaragoza está a dos puntos de los puestos de descenso después de siete jornadas consecutivas sin conocer la victoria. La caída libre y la crisis que perfora a la institución auguran lo peor. Paco Herrrea, mientras tanto, pelea por mantenerse en el cargo con su ya insostenible discurso de justificaciones y rosario de lamentaciones. Hoy ha dicho que está seguro de que con tres triunfos el equipo se salvará...

En Ponferrada, al margen del marcador, que ya de por sí echa lejía sobre el presente y el futuro zaragocista, el equipo aragonés se ha despedido esta temporada de sus remotas aspiraciones de ascenso antes de afrontar este encuentro. Ni directo ni indirecto. Subir a Primera con una derrota de estas características de por medio desmonta al más optimista, al más ingenuo. De ambos quedan pocos o ninguno salvo, quizás, el entrenador catalán. Solo el empate de Arzo, una rápida reacción al gol de Yuri tras asistencia de Acevedo, mostró a un grupo que parecía buscar los tres puntos. El tanto del central y un par de intervenciones de Santamaría, una a lanzamiento de Rico, amagó con un partido al menos equilibrado.

Los espejismos sacuden al Real Zaragoza como olas gigantes. Primero se destruye él con una concesión como la de Acevedo a los dos minutos de juego, un error en el pase que Yuri no perdonó, y después de igualar el encuentro, desnuda su insoportable levedad jerárquica, mostrándose como un grupo asequible para cualquiera, dirigido por Acevedo y Paglialunga, un par de futbolistas con dos velocidades en el motor y medio litro de gasolina física. Si además Montañés se pierde en el bosque, Luis García se sube a las ramas y Cidoncha juega a la peonza, el centro del campo agoniza frente a la energía del rival.

No sólo fue un problema de falta de médula espinal, sino también de columna defensiva. Yuri, un delantero poderoso y aguerrido, trituró a Arzo y a Álvaro. Los trató muy mal en la zancada y en el cuerpo a cuerpo y, al fnal, resultó ser el gran referente de la Ponferradina para llevar el encuentro donde más le convenía, a los pies del goleador como pirncpio y fin del contragolpe. Una prmera parte de intercambio de golpes dio paso a una segunda terminal para el Real Zaragoza, incapaz de dar un pase correcto, de saber qué dirección tomar.

Ese cúmulo de dudas y la profundidad de la Ponferadina le mataron con puñaladas certeras y con errores de cálculo impropios de alguien que dice jugar en Segunda. En dos minutos, Jonathan y Marquitos acabaron con el Real Zaragoza, que se ayudó de la rebelde genética de Esnáider para acortar distancias. Sin fuste, con Acevedo lesionado y Paglialunga de director de orquesta con mal oído y peor pie, llegó el cuarto, una obra maestra del contraataque rubricada por Yuri, la estrella de la sesión matinal. La Ponferradina confirmó su superioridad, su ambición, su fuerza... El Real Zaragoza se entrenó para Segunda B, que es donde le conducen Herrera, los jugadores y ese gran gestor que es García Pitarch.

 Ficha técnica:

4.- Ponferradina: Santamaría; Ramírez, Alberto Aguilar, Samuel, Bellvís; Jonathan, Juande; Marquitos (Dieguito, min. 82), Acorán (Cristian, min. 92), Javi Lara; y Yuri (Berrocal, min. 87).

2.- Zaragoza: Leo Franco; Cortés (Fernández, min. 77), Álvaro, Arzo, Rico; Acevedo (Esnaider, min. 69), Paglialunga; Cidoncha, Luis García, Montañés (Javi Álamo, min. 58), y Roger.

Goles: 1-0 (min. 2): Yuri. 1-1 (min. 7): Arzo. 2-1 (min. 62): Jonathan. 3-1 (min. 72): Marquitos. 3-2 (min. 74): Esnaider. 4-2 (min. 84): Yuri.

Árbitro: Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjetas amarillas a Yuri y Santamaría por la Ponferradina; y a Arzo por el Zaragoza.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada número 30 de la Liga Adelante. Unos 5.500 espectadores en El Toralín.

Vergüenza cum laude

El Real Zaragoza, sin alma ni fútbol, perpetra un ridículo terrible en El Toralín

Vergüenza. Con mayúsculas y cum laude. Para todos. Si en la terrible caída del Real Zaragoza desde que llegó Agapito Iglesias usted, sufrido zaragocista, no había sentido vergüenza, en El Toralín halló todos los motivos para sentirla. Vergüenza por este club derrumbado, destrozado, y vergüenza también por la nula capacidad mostrada por Paco Herrera para construir, en lo táctico y en lo anímico, un equipo plagado de profesionales indignos de vestir esta histórica camiseta. La Ponferradina destrozó a una marioneta, a un alma en pena que se llevó cuatro goles y que dejó la impresión de que el objetivo real es evitar la catástrofe del descenso a Segunda B, con solo dos puntos de renta a falta de 12 jornadas. Pensar en subir al nivel actual suena a locura, a quimera.

El, salvo sorpresa, adiós de Herrera no pudo ser peor, tanto por el partido como por la rueda de prensa posterior. El técnico, al que se le han puesto mil zancadillas y dificultades, tiene una importante ración de culpa. En la plantilla, con todas las limitaciones que se quiera, no hay un jugador que esté al nivel que se espera de él. Como mucho, Leo Franco. Y eso, lo mismo que no tener un plan, que la pésima concentración en los arranques o que la fragilidad defensiva, señala directamente al técnico.

En la vergüenza vivida en Ponferrada no pueden quedar impunes los futbolistas. Esnáider, que anotó un gol lleno de rabia y de fe, retrató a sus compañeros. Lo menos que se puede poner es corazón y espíritu de lucha. El Zaragoza, sin embargo, no lo puso. En esta temporada había enseñado imágenes parecidas --Jaén, Sabadell, Lugo, Eibar...--, pero la del Toralín fue sin duda la peor, sobre todo en una segunda parte de museo de los horrores.

 

OTRO GOL MADRUGADOR En la primera mitad y con Álvaro en el once, pese a sus molestias en el aductor, el Zaragoza volvió a salir con el pijama puesto. Otro gol nada más arrancar. En seis de los últimos siete partidos ha pasado, otro mal endémico. Acevedo dio una perfecta asistencia para que Yuri, tan buen delantero como mal actor fingiendo caídas, anotara el primer tanto. El brasileño fue un dolor para toda la defensa zaragocista.

Tuvo la suerte el Zaragoza de empatar rápido, en un córner en corto que Arzo embocó con la colaboración de Santamaría. Ahí, sobre el mal césped de El Toralín, daba la impresión de que el equipo gobernaba el partido. Santamaría despejó una falta de Rico y un disparo de Acevedo, ambos en la misma jugada, y ahí el Zaragoza, si en algún momento empezó, se acabó del todo

La Ponferradina terminó la primera parte mejor que su rival, donde Luis García, Acevedo, Montañés o Paglialunga ya habían desertado, mientras que a Roger o a Cidoncha se les tragó la tierra. Atrás no había mejores noticias y Yuri se encargó de confirmar todas las malas. El punta fue el centro de las operaciones y ni Álvaro ni César Arzo le llegaron a la suela de los zapatos.

El Zaragoza pudo salir goleado. Leo Franco despejó un disparo de Yuri, que mandó alto un pase de Javi Lara y que no llegó a un envío de Ramírez. El equipo de Herrera hacía aguas y Jonathan en un córner dictó sentencia. Remató más que solo. Con Esnáider por Acevedo, que optó por quitarse de en medio, llegaría el tercero, donde Yuri bailó a Cortés y centró para que Rico se olvidara de Marquitos.

Un gol de fe y la rabia de Esnáider, además de las carreras de Javi Álamo, dieron algo de vida. Fue un espejismo. La Ponferradina aniquiló el choque con el segundo de Yuri en una contra con el Zaragoza de espectador. Lo dicho, de vergüenza.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.