20120828170517-espanol-real-zaragoza.jpg

 

Partido Nº 1950 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.

 ESPAÑOL 1-2  REAL ZARAGOZA

 

Alineaciones

Espanyol Zaragoza
1 Goles 2
1 Asistencias 1
7 Disparos 9
1 Disparos a portería 6
4 Paradas 0
0 Goles de penalti 1
0 Penaltis 1
20 Centros 19
5 Saques de esquina 3
3 Fueras de juego 4
15 Faltas cometidas 21
6 Tarjetas amarillas 4
1 Tarjetas rojas 0
48% Posesión 52%

 

Español: Cristian Álvarez; Javi López, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno (Forlín, m.59), Capdevila; Víctor Sánchez, Cristian Gómez, Albín, Verdú, Wakaso (Tejera, m. 59); y Álvaro Vázquez (Rui Fonte, m.78).

Real Zaragoza: Roberto; Goni, Álvaro, Paredes, Abraham; Pinter (Aranda, m.68), José Mari; Montañés (Ortí, m.85), Apoño, Edu Oriol (Rodríguez, m.46); y Postiga.

Goles: 1-0, min.43: Álvaro. 1-1, min.50: Apoño. 1-2, min.88: Postiga.

Árbitro: Paradas Romero (colegio andaluz). Amonestó a Wakaso (m.38), Víctor Sánchez (m.78) y Raúl Rodríguez (m.84), por el Espanyol, y a Goni (m.14), Pinter (m.66), Rodríguez (m.82) y Montañés (min.83), por el Zaragoza. Expulsó al local Albín por doble amonestación (m.24 y m.49).

Incidencias: Partido de la segunda jornada de Primer División, disputado en el estadio de Cornellà-El Prat ante 16.923 espectadores. Antes del inicio del encuentro, el club blanquiazul homenajeó a los diversos cuerpos y colectivos que participaron en la extinción del grave incendio en el Empordà (Girona) el pasado mes.

Liga BBVA | Español 1 - Zaragoza 2

Postiga coge el regalo de Albín

La expulsión-penalti del uruguayo, decisiva. Álvaro abrió el marcador en su posible último partido. Apoño y Postiga (88') le dan el triunfo al Zaragoza

Para el Zaragoza, el brazo de Albín fue el brazo de Dios. Se agarró a él, por sorpresa, con la misma fuerza que el Espanyol se alejaba de la victoria, poco a poco, metro a metro, hasta que Postiga envió a la red las ilusiones blanquiazules en el minuto 88, cuando ya se saboreaba un empate dulce en Cornellà-El Prat. El Zaragoza le tiene tomada la medida a este Espanyol. La temporada pasada le ganó los seis puntos, y se salvó en parte por ese botín. Ayer siguió la racha aprovechándose del infortunio que rodea al cuadro perico, que encadena dos derrotas, ambas en los últimos cinco minutos de partido y después de ir de más a menos. Las circunstancias no están de su lado.

El partido se inclinó en el minuto 49. El Zaragoza botó un córner desde su costado izquierdo, Abraham remató en el primer palo y el balón golpeó el brazo de Albín, quien ingenuamente lo mantenía en alto, en una posición antinatural. Paradas Romero no titubeó. Penalti y amarilla. Matiz: segunda amarilla. Expulsión. Gol de Apoño: 1-1 y 40 minutos por delante. Tantas noticias y todas buenas para el Zaragoza en dos minutos. Malas para un Espanyol que veía pasar la vida por delante.

El duelo cambió de decorado y entró en una fase inicial de desconcierto en la que se produjo otro mazazo para el Espanyol. Héctor Moreno se tiene que retirar lesionado. El central estaba siendo el mejor hasta el momento, en defensa y en ataque, anticipándose a los delanteros y rematando las jugadas de estrategia. Pochettino cambió el sistema. Puso la coraza en mediocampo con la entrada de Tejera, para intentar cerrar espacios, tener más el balón y defender en campo propio. Jiménez ya había dado entrada a Rodríguez, incisivo, y tardó un poco más en mover el banco. Estaba afilando el cuchillo.

Antes de que Albín torciese el brazo, y para ver cómo cambió el choque, los españolistas habían dominado una primera mitad en la que el Zaragoza no remató a puerta. El encuentro fue jugado a un ritmo elevado, en espacios cortos, pero con muchas imprecisiones. Sólo Postiga desequilibraba con su juego de espaldas en el cuadro aragonés, mientras que los pericos, algo atascados, creaban peligro en la estrategia. Los centrales eran los delanteros. Raúl Rodríguez remató un saque rápido de falta en el 17' y Moreno, entre el 34' y el 36, cabeceó dos saques de esquina que rozaron el gol.

Gol emotivo. Y cuando la primera mitad moría, el Espanyol se encontró con un gol imprevisto. Wakaso mandó un balón al espacio, con la defensa blanquilla desajustada. Álvaro enfiló la portería con su endiablada velocidad. Miró a un lado y controló con la cabeza. Coordinó los movimientos, volvió a mirar a sus costados, tranquilo, y envió con la rabia que lleva dentro el balón a la red. El delantero estaba en boca de todos porque este podía ser su último partido de perico. Esta semana se decide su futuro, como el futuro del choque de ayer le decidió el uruguayo Albín.

Retomemos el hilo tras el empate y el reorden perico. Tras el desconcierto y los cambios, el choque entró en una fase propia del ajedrez. Pieza por pieza, Jiménez fue comiéndole centímetros al Espanyol. Primero, Aranda, un delantero más para desgastar la zaga perica. Y luego Ortí, tan fugaz su participación como decisiva. El joven extremo agarró el balón en el costado derecho, recortó y centró a media altura, sin a priori peligro. Era el minuto 88, uno de los últimos cartuchos para los de Jiménez, que demostraron limitaciones pero seguridad, ambición, aunque las circunstancias del partido así lo reclamaban. Postiga, tras el centro, esperaba en el segundo palo. Ni Forlín, ni Víctor Sánchez ni Raúl pudieron despejar el peligro. El balón esquivaba las piernas españolistas. Postiga, listo y con un avanzado instinto de supervivencia en el área, olió la carne y se lanzó a por ella. Fue más vivo que Javi López y remató a gol.

Así finalizó el primer triunfo del Zaragoza, la segunda derrota del Espanyol. Dos conjuntos que esperan esta semana para reforzarse con ánimos contrariados. Ahora las urgencias están en Cornellà. Albín fue ayer el brazo ejecutor de un Espanyol que mira al mercado.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.