7.4.2012 - LIGA 1ªDiv. 2011/12 - JORNADA Nº 32

Partido Nº 1941 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.

 REAL ZARAGOZA 1-4 BARCELONA  

Ficha técnica:

1 - Real Zaragoza: Roberto, Álvarez, Da Silva, Paredes, Abraham, Lafita, Pintér, Zuculini, Obradovic (Lanzaro, min.65), Micael (Juan Carlos, min.82) y Aranda (Postiga, min.65).

4 - FC Barcelona: Valdés, Alves (Montoya, min.68), Puyol, Mascherano, Adriano, Thiago, Keita (Busquets, min.55), Cesc Fábregas (Xavi, min.90), Alexis, Pedro y Messi.

Goles: 1-0 Aranda (30'), 1-1 Puyol (36'), 1-2. Messi (39'), 1-3 Messi de penalti (85') y 1-4 Pedro (92').

Árbitro: Turienzo Álvarez. Expulsó por doble cartulina amarilla a Abraham en el minuto 45 y al entrenador Manolo Jiménez en el minuto 47. Amonestó con cartulina amarilla por el Real Zaragoza a Zuculini, Micael, Lanzaro y por el FC Barcelona a Víctor Valdés, Keita, Adriano, Cesc Fábregas y Thiago.

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima segunda jornada de Primera división disputado en el estadio de La Romareda, prácticamente lleno, con terreno de juego en buen estado en tarde fresca.

Estadísticas

Zaragoza


Barcelona

1

Goles

4

0

Asistencias

2

8

Disparos

18

4

Disparos a portería

11

7

Paradas

4

0

Goles de penalti

1

1

Penaltis

1

14

Centros

20

2

Saques de esquina

9

4

Fueras de juego

4

22

Faltas cometidas

12

4

Tarjetas amarillas

5

1

Tarjetas rojas

0

25%

Posesión

75%

 

El Zaragoza cae con la cabeza alta

El conjunto aragonés perdió ante el Barcelona por 1-4 en un choque en el que se adelantó en el marcador. Los aragoneses jugaron toda la segunda parte con diez jugadores.

Derrota del Real Zaragoza. Tras tres victorias consecutivas, el conjunto aragonés no pudo superar el muro que supone enfrentarse al Fútbol Club Barcelona y terminó sucumbiendo por 1-4. Los zaragocistas, que jugaron todo el segundo tiempo con diez debido a la expulsión de Abraham al filo del descanso, dieron la cara en todo momento, demostrando que, más allá del resultado final, el cambio actitudinal experimentado durante el último mes se encuentra todavía vigente.

Ante el control del Barça, fútbol de supervivencia. De garra, de carácter. Manolo Jiménez preparó un partido impregnado de todos los valores que le caracterizaron como jugador. Con la ilusión y la creencia que han permitido al cuadro blanquillo engancharse a la competición cuando todo parecía perdido. Cada balón dividido, cada contraataque, fue disputado como si fuese el último por los jugadores zaragocistas. Once leones que, por momentos, pusieron contra las cuerdas al mismísimo Fútbol Club Barcelona. Todo un alegato a la vida que, lamentablemente, esta vez no pudo reescribir el cuento de la Cenicienta.

No fue por ocasiones, especialmente en el primer tiempo. Así, los locales llegaron incluso a desperdiciar un penalti en el minuto 23 que pudo haber supuesto el 1-0. Aranda, que falló desde los once metros, se redimiría poco después abriendo el marcador que haría soñar a la parroquia blanquilla. En un contraataque rápidamente armado por Álvarez, el malagueño introdujo el balón en las redes barcelonistas, previo peaje entre las piernas de Valdés. Un tanto que desató el fervor en una grada a reventar, que terminó ovacionando a los suyos a pesar de la derrota. Lección de amor a unos colores independientemente del resultado.

Entramado de Jiménez


Para entorpecer el juego azulgrana, Manolo Jiménez ordenó una línea de cuatro en el centro del campo que, en cada balón, mordía con la ferocidad de un perro de presa. Zuculini, Pintér, Micael y Obradovic lograron tener en jaque a una media que contaba con jugadores de la talla de Thiago, Keita o Cesc Fábregas. Por delante, una pareja de gladiadores que llegaron a rozar el gol en varias ocasiones. A pesar de la racha de Postiga, que entraría en el segundo tiempo, Jiménez decidió apostar por el trabajo de Aranda. Más allá del gol, la opción fue acertada. El ariete y Lafita formaron una pareja atacante que, a su vez, constituían la primera línea defensiva.

Roberto, el héroe habitual, sin embargo falló en el primer tanto azulgrana. Tras una de sus intervenciones magníficas, en la que rechazó un disparo de Alexis, el meta se mostró inseguro en la salida de un córner y, con el guante, dejó muerto el balón a los pies de Puyol. El central internacional no perdonó abriendo la cuenta para los visitantes. Una ventaja que ampliaron solo tres minutos más tarde. Con los aragoneses volcados sobre el área rival, un pelotazo de Micael sobre la cara de Alves llegó a Alexis que, rápidamente, lanzó la contra. Con una potencia descomunal, el chileno se deshizo del marcaje de Pintér y consiguió recorrerse todo el campo. Allí esperaba Messi, presto a atender su cita con el gol en La Romareda. El argentino demostró que el estadio zaragozano se le da especialmente bien y, en la segunda parte, volvió a marcar, en esta ocasión desde los once metros.

La segunda mitad, a grandes rasgos, fue un quiero y no puedo del Real Zaragoza. Jiménez, que fue expulsado y terminó viendo el partido desde la grada, reorganizó el equipo en un 4-4-1. A la desesperada, los aragoneses rompieron el encuentro, presentando un choque de ida y vuelta que le proporcionó ocasiones aunque, por contra, terminó ofreciendo dos goles a los catalanes. El último de ellos, en el descuento obra de Pedro. El público, ante este tanto, reaccionó entonando el himno zaragocista para terminar despidiendo a los suyos bajo un atronador “sí se puede”. Himno de resistencia de un público que, como su equipo, ha decidido no rendirse.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.