20120115094912-pitada-real-zaragoza.jpg

 

14.1.2012 - LIGA 1ªDiv. 2011/12 - JORNADA Nº 19
Partido Nº 1928 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.
    REAL ZARAGOZA 1-1 GETAFE    


Zaragoza 1
1 Getafe
  1 Roberto
  3 Paredes
  5 Lanzaro
  14 Da Silva
  17 Lafita
  18 R. Micael
  19 Antonio Tomás
  20 Zuculini
  24 Obradovic
  9 Hélder Postiga
  10 Luis García
  25 Moyá
  2 Cata Díaz
  15 Rafa
  18 Masilela
  20 Valera
  16 Pedro Ríos
  21 Míchel
  22 Casquero
  28 Abdel
  7 Miku
  19 Güiza
CAMBIOS
71’ Lafita por Braulio
84’ Zuculini por Abraham
88’ Obradovic por Edu Oriol
59’ Pedro Ríos por Diego Castro
70’ Casquero por Pedro León
88’ Güiza por Juan Rodríguez
ENTRENADORES
Javier Aguirre
Luis García Plaza
GOLES
 38’  1-0 Gol Lanzaro
 78’  1-1 Gol Pedro León
TARJETAS
34’  Paredes Tarj. A
57’  Luis García Tarj. A
75’  R. Micael Tarj. A
24’  Masilela Tarj. A
79’  Pedro León Tarj. A
OTROS DATOS DE INTERÉS
1ª División Estadio: La Romareda
14/01/2012 18:00
Arbitro: Mateu Lahoz Cuarto Arbitro: Vico Moreno
Jueces de Línea:Cebrián Devis , Aguilar Rodríguez

 

Estadísticas
Zaragoza        Getafe
1    Goles    1
1    Asistencias    0
16    Disparos    11
5    Disparos a portería    6
5    Paradas    4
0    Goles de penalti    0
0    Penaltis    0
19    Centros    17
10    Saques de esquina    10
1    Fueras de juego    1
10    Faltas cometidas    10
3    Tarjetas amarillas    2
0    Tarjetas rojas    0

El Real Zaragoza prolonga su condena
El conjunto aragonés mostró una imagen renovada durante gran parte del encuentro pero terminó empatando a uno tras encajar un nuevo gol a la salida de un córner. Roberto, excelso, fue el más destacado una vez más.
El Real Zaragoza sigue sin reaccionar. El estreno de Manolo Jiménez en La Romareda se saldó con un pobre empate a uno que no satisface las amplias necesidades de los blanquillos. Tras haber logrado adelantarse en la primera parte, los locales se volvieron a disolver en la segunda, en la que terminaron por encajar otro tanto procedente de una jugada a balón parado. Eterno vicio que, poco a poco, va condenando a los aragoneses hacia el castigo de la Segunda División.

Tras el fiasco de Santander, en el que mantuvo a la guardia pretoriana de Aguirre, Jiménez decidió hacer una pequeña revolución en el once inicial. Tanto de nombres como de estilo. Sin duda, la zona más remozada fue el aparato defensivo, donde únicamente Da Silva permaneció en el mismo sitio. La decisión de cortar a Juárez para hacer un sitio a Obradovic, aplaudido en su presentación como el hijo pródigo que regresa a casa, otorgó a Lanzaro el carril derecho y mandó a Paredes al centro para procurar un lugar al serbio. Indudablemente, la jugada salió bien todas las posiciones, ganando seguridad en una zona tremendamente endeble, principal punto negro de la catástrofe zaragocista.

Los cambios llegaron también al centro del campo. Pese a que oficialmente estaba anunciada la alineación de Antonio Tomás, finalmente Jiménez salió con un doble pivote formado por Pintér y Zuculini. El experimento se mostró funcional y sirvió para generar solidez defensiva durante la primera mitad y gran parte de la segunda. Haciendo que el Real Zaragoza pudiera mandar por momentos en el control del balón. Gran parte de culpa en esto se debe atribuir a la liberación de Micael, inicialmente tirado a la izquierda, que ofreció la claridad de ideas que se le presupone y que tanto han echado de menos los blanquillos. El portugués instauró el primer toque con criterio, algo que hasta ahora no se había visto por La Romareda.

Lo que no cambió fue la portería. Roberto se mostró enorme. Increíble. Fantástico. El meta es, de largo, el mejor jugador de la temporada y, una vez más, también lo fue del partido. Su ramillete de paradas fue excelso, con acciones de un mérito increíble que bien pudieron ser gol de no haber sido por su actuación. El madrileño, a bocajarro, detuvo remates a Güiza, Pedro León y Casquero en dos ocasiones. Todas ellas cuando parecía totalmente vendido, con el rematador solo y delante de él.

Así pues, las ocasiones más claras fueron del Getafe aunque los goles llegaron a balón parado, a la salida de dos saques de esquina. El del Real Zaragoza, obra de Lanzaro. El italiano, limitado técnicamente pero con un ímpetu envidiable, fue uno de los más destacados. Y no solo por el tanto. Se mostró rápido, expeditivo y sin miedo para sumarse al ataque por el carril diestro cuando el equipo así lo demandaba. Además, generó gran peligro cabeceando hasta tres córners, de los cuales el primero tocó red. Fue en el minuto 38 del partido, y el equipo lo celebró formando una piña en torno al banquillo local.
Otro fallo más
Sin embargo, lo que fue motivo de alegría se torno, casi en el mismo minuto, en el 32, pero de la segunda parte, destapó las carencias siempre presentes de los zaragozanos. Un saque de esquina botado por Pedro León, en medio de la segunda ’agapitada’ de la tarde, provocó un desbarajuste defensivo que terminó con el balón dentro del marco aragonés. Oficialmente, el tanto fue anotado a Rafa, aunque bien pudo tocar algún jugador zaragocista.

Antes, Jiménez había hecho debutar a Aranda, que salió por un gladiador Lafita. El nuevo ariete enseñó un dibujo con dos delanteros, que tampoco tuvo mayor incidencia. Posteriormente, Abraham entró por Zuculini. El argentino, totalmente alocado en la meduar, alternó pérdidas de balón escandalosas con arranques inconscientes que generaron ocasiones de gol, siendo el más notable el que realizó en el minuto 31, cuando a trompicones logró llegar a la frontal del área para disparar un chut que se marchó a escasos centímetros del palo izquierdo de Moyá. Finalmente, el último cambio, en el 44, fue el de Edu Oriol por Obradovic.

Sensaciones encontradas. La de un equipo que mostraba algo nuevo y que acabó padeciendo lo de siempre, el Real Zaragoza despide su penúltima bala de ganar un partido en la primera vuelta tras una racha que ya aumenta a los 11 consecutivos sin lograr los tres puntos.

Ficha técnica:

1 - R. Zaragoza: Roberto; Lanzaro, Da Silva, Paredes, Obradovic (Edu Oriol, min.90); Pinter, Zuculini (Abraham, min.84), Lafita (Aranda, min.72), Luis García, Rúben Micael; y Hélder Postiga.

1 - Getafe: Moyá; Valera, "Cata" Díaz, Rafa, Masilela; Michel, Casquero (Pedro León, min.71); A.J. Ríos (Diego Castro, min.59), Miku, Barrada; y Güiza (Rodríguez, min.91).

Goles: 1-0. min.39. Lanzaro; 1-1. min.79. Rafa.

Arbitro: Mateu Lahoz, del C. Valenciano. Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Paredes, Rúben Micael y Luis García y a los visitante Masilela y Pedro León.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 19 de liga disputado en el estadio de La Romareda de Zaragoza ante unos 28.000 espectadores. Previamente al inicio del encuentro, y en el exterior de La Romareda hubo una concentración de los aficionados zaragocistas para protestar contra el presidente del club, Agapito Iglesias. Igualmente, en el minuto 32 del partido, hubo una pitada contra el máximo dirigente zaragocista que duró un minuto.

 

HAGA PITADA 32 - 0 AGAPITO

El zaragocismo golea a Agapito Iglesias


La afición de La Romareda reprobó al presidente del Real Zaragoza, Agapito Iglesias, con una rotunda pitada efectuada en el minuto 32.
El partido ante el Getafe era un choque de dos dimensiones. Sobre el césped, los jugadores del Real Zaragoza trataban de ganar su primer partido tras una lamentable racha de diez fechas consecutivas sin lograr los tres puntos. Alrededor de ellos, un graderío casi lleno esperaba el momento de expresar su profundo malestar sobre la pobre situación institucional y deportiva por la que pasa el club de sus amores. Todo el zaragocismo estaba convocado a un particular partido, de un minuto de duración, en el que lo menos importante era lo que pasase en el verde.

El equipo de trabajo encabezado por Salvador Arenere solo estuvo diez días en el cargo y, obviamente, no le dio tiempo a hacer todo aquello que tenían previsto. Sin embargo, a pesar de su repentina marcha, los exconsejeros sí que pudieron llevar a cabo una de las medidas que presentaron aquel 30 de diciembre en el que el máximo accionista del conjunto aragonés les prometió “plenos poderes”. Entradas baratas para los abonados con la primigenia intención de aunar fuerzas en pro del equipo. Esta iniciativa sirvió para aumentar la presencia de público en las gradas, sí, aunque no para animar únicamente.

Debido a la concentración programada para el inicio del encuentro, el acceso del público al interior del estadio fue progresivo y tardío. Así, al pitido inicial, realizado un minuto más tarde de las 18.00, hora a la que se desconvocaba la primera protesta, solo asistió algo menos de media entrada. Ambiente frío con tímidos pitos en las presentaciones y una clara y rotunda ovación a Obradovic. Poco a poco, el respetable fue entrando en calor al paso del tiempo. Espoleados por el equipo, que transmitía la imagen de querer ganar, los seguidores blanquillos no pudieron reprimir los primeros aplausos a cada buena acción de los suyos. Un pase, un contraataque, un corte defensivo... Futbolistas y grada eran uno en un magnifico ambiente.
Pitada masiva
Sin embargo, la cita estaba clara y nadie quiso faltar a ella. Conforme se acercó el minuto 32, señalado por la Plataforma ’Salvemos el Real Zaragoza’ como el idóneo para realizar la protesta debido a su coincidencia con el año de fundación del club, el ambiente se tornó tenso y se comenzaron a escuchar los primeros silbidos de los más impacientes. Una escala progresiva que mutó en estruendo a la hora marcada.

Por un momento, el ruido logró coparlo todo. Los cimientos del vetusto estadio municipal, que tanta gloria ha tenido el orgullo de albergar, retumbaron en una pitada histórica con la que el zaragocismo expresaba a su presidente, ausente en el palco, que no es bienvenido. De pie y girado hacia la zona noble, el público agitó pañuelos, almohadillas, bufandas y pancartas para pedir la inmediata salida del señalado como responsable de una hecatombe que pone en peligro la existencia de una institución que este año cumplirá 80 años de vida. La afición había logrado golear en su particular duelo.

Espontáneamente, el acto se trató de repetir en la segunda mitad. Sin embargo, la casualidad quiso que el Getafe lograse marcar cuando los silbidos se habían dominantes en el audio de La Romareda. Lógicamente, el hecho cortó la segunda ’agapitada’ de la tarde y centro a los aficionados en dar aliento a los suyos, por entonces visiblemente exhaustos por el esfuerzo realizado. Y es que, a pesar del empate, no hubo silbidos ni reprimendas a los jugadores. En la tarde del sábado todos los pitos estaban reservados a Agapito Iglesias.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.