20110116201859-real-zaragoza-levante.jpg

 

15.1.2011 - LIGA 1ªDiv. 2010/11 - JORNADA Nº 19

Partido Nº 1891 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.

 REAL ZARAGOZA 1-0 LEVANTE    

Real Zararagoza

1-0

Levante

10

remates

8

2

remates a portería

3

0

remates poste

0

5

remates fuera

2

6

asistencias

6

23

llegadas al área

25

1

fueras de juego

0

358

pases totales

347

64

balones recuperados

55

84

balones perdidos

88

23

faltas cometidas

17

50%

posesión

50%

 

Zaragoza

1

 

0

Levante

  25

Leo Franco

  2

Diogo

  3

Paredes

  4

Contini

  21

Jarosik

  8

Ander

  14

Gabi

  20

Boutahar

  23

Ponzio

  11

Sinama

  17

Lafita

 

  1

Reina

  3

Nano

  5

Robusté

  15

Del Horno

  17

Javi Venta

  6

Pallardó

  14

Xavi Torres

  20

Juanlu

  7

Xisco Nadal

  9

Rafa Jordá

  21

Rubén Suárez

 

CAMBIOS

56'

Sinama por Braulio

66'

Boutahar por Bertolo

86'

Ander por Jorge López

 

59'

Juanlu por Xisco

59'

Xisco Nadal por Valdo

68'

Rafa Jordá por Stuani

 

ENTRENADORES

José Aurelio Gay

 

Luis García Plaza

 

GOLES

 44' 

Gol Gabi

 

 

 

TARJETAS

23' 

Jarosik Tarj. A

23' 

Gabi Tarj. A

82' 

Lafita Tarj. A

89' 

Braulio Tarj. A

 

54' 

Pallardó Tarj. A

75' 

Stuani Tarj. A

81' 

Xisco Tarj. A

88' 

Rubén Suárez Tarj. A

 

OTROS DATOS DE INTERÉS

1ª División

Estadio: La Romareda

15/01/2011 18:00

Arbitro: Alvarez Izquierdo

Cuarto Arbitro: Sánchez Maroto

Jueces de Línea:Marañón Cantón , Gallego García, J.

 

Casta para sobrevivir

Felicidades a los jugadores del Real Zaragoza. A los mismos que no quedó más remedio que criticar duramente hace una semana tras la vergüenza de Cornellá-El Prat. A quienes dieron esta semana un peligrosísimo paso respecto de su imagen ante la opinión pública al denunciar abiertamente los impagos de sus emolumentos y solicitar soluciones al presidente, Agapito Iglesias, en una reunión en el vestuario del entrenador (delicado asunto siempre este del dinero). Ayer, en un partido de la máxima relevancia a estas alturas del torneo, frente a un rival directo en la pelea por la permanencia, se redimieron de sus múltiples y graves errores del otro día en Barcelona y demostraron abiertamente que, por encima de carencias, de infinidad de déficit técnicos y demás mermas que arrastra la actual plantilla, el equipo tiene amor propio y es capaz de mostrarlo en situaciones extremas.

Ayer era un día muy peligroso para todo el zaragocismo y los futbolistas estuvieron a la altura de las circunstancias. Con casta, con lucha permanente, con empeño, escribieron el guión de un mal partido de fútbol en el que fueron mejor que un Levante gemelo de hechuras que, al final, se fue de vacío de La Romareda porque la fe de los blanquillos tuvo un puntito más de aplicación durante los 90 minutos.

El partido va a ser recordado hasta el fin de los tiempos por la niebla. Hacía décadas que no se jugaba un duelo en tales circunstancias en el estadio zaragozano. Durante la primera parte, el fútbol se intuyó más que se vio. Por momentos, lo normal habría sido suspender el envite y esperar a que las nubes levantasen, como por fortuna ocurrió mediada la segunda mitad. Álvarez Izquierdo, el árbitro, nunca dudó y, pese a que desde las tribunas no se divisaba en muchos instantes concretos la banda de enfrente, el juego nunca peligró. En el minuto 31, por citar un pasaje exacto, la visión era imposible incluso en la corta distancia.

Con este envoltorio, el partido fue en su primer tiempo tan gélido como la tarde. Poca combinación tanto por parte local como por el bando granota. Pelotazo va, pelotazo viene y a verlas venir, o mejor, a imaginárselas. Porque el balón amarillo, a ras de suelo aún se veía; cuando iba volando, se perdía en la blancura nuclear del cielo.

Al Zaragoza le costó entrar en calor. Los levantinistas, por el contrario, fueron los primeros que disfrutaron de ocasiones de gol. Rubén Suárez, el mejor de su equipo, amagó dos veces antes de la media hora en disparos con intención que se marcharon fuera por poco. El equipo de Aguirre apareció por primera vez en ataque para pedir un penalti de Nano sobre Herrera, que la mitad más uno del campo gritó por simpatía, no porque divisara la jugada con fundamento.

Entre el despiste que generó la constante niebla y la falta de destreza de todos, la primera mitad alcanzó su recta final sin aliciente alguno. Sin embargo, en los últimos diez minutos previos al intermedio, se definió el marcador con dos jugadas de esas que acaban siendo clave. El Levante pudo hacer el 0-1 en un centro de Xisco Nadal que Rafa Jordá, solo ante Franco, estrelló en el pecho del meta cuando el gol se cantaba. Como es habitual, el fútbol castigó el yerro de los valencianos y, en la única llegada nítida del Zaragoza en todo el primer acto, Gabi firmó el gol decisivo. Quedaban segundos para el intermedio y el capitán culminó una contra letal procedente de un saque de banda ofensivo mal diseñado por los granotas. Mano de santo pues, si alguien tenía méritos para estar por delante antes del entreacto, eran los levantinistas.

La segunda parte, fruto de ese gol que hizo de espoleta y, también, porque la niebla levantó poco a poco hasta dejar ver a todo el mundo con cierta normalidad, tuvo mayor viveza por parte de ambas escuadras. Por momentos, fue un ir y venir de portería a portería. Se rozó el 2-0, pero también el 1-1. La incertidumbre permaneció hasta el final porque, ni unos ni otros, dieron una medida de fútbol suficiente como para imponer su mando.

Sinama se hizo un lío ante Reina poco antes de que Valdo fallase el gol de la tarde, bajo palos, solo, tras una falta lateral mal defendida. Por suerte, el balón se le fue increíblemente por encima del larguero de Franco. Braulio replicó enseguida en el otro portal tras una jugada de Lafita, pero le faltó (como siempre) el tino final. Bertolo, recién incorporado, disfrutó de su primer mano a mano ante el portero rival, acción que culminó sin precisión. De inmediato, Stuani respondió en un lance en que dejó en evidencia a Leo Franco al borde del área y que luego no supo rematar a la red.

El partido terminó con un nuevo episodio de toma y daca que llevó los nervios al graderío. Los granotas, beneficiados por un libre indirecto señalado a Franco por perder más de 6 segundos en sacar, marcaron gol al sacar Valdo con rapidez y anotar Suárez a puerta vacía. El árbitro anuló la acción, obligó a sacar de nuevo y se armó un buen lío pues los de Luis García (que acabó expulsado) no habían pedido barrera. Y al final, Bertolo volvió a perdonar ante Reina con todo a favor. Pero prevaleció el 1-0. Tres puntos de luz entre la niebla.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.