Se muestran los artículos pertenecientes al tema SELEC.ESPAÑOLA desde 2010.

20170612121750-espana672-11titular.jpg

 

 

Resultado de imagen de bandera macedonia:

MACEDONIA

Partido 672

  

España

ESPAÑA

Así vivimos el choque de Skopje en Twitter | SEFutbol:

1-2

 

Clasif. Mundial Rusia 2018

11 Junio 2017

Skopie

Estadio: Nacional Arena Felipe II

 

Ficha técnica:

1 - Macedonia: Dimitrievski, Tosevski (Trajkovski, m.74), Shikov, Mojsov(Trickovski, m.85), Ristevski; Ristovski, Stjepanovic (Elmas, m.46), Spirovski,Alioski; Nestorovski y Pandev.

2 - España: De Gea; Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets; Silva (Pedro, m.68), Thiago (Koke, m.74), Iniesta (Saúl, m.90), Isco; y Diego Costa.

Goles: 0-1, m.15: Silva. 0-2, m.27: Diego Costa. 1-2, m.66: Ristovski.

Árbitro: Pawel Gil (Polonia). Amonestó a Pandev (35), Mojsov (64), Elmas(78), Sikov (87) y Ristevski (92) por Macedonia; y a Silva (67) y Jordi Alba (72) por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a la sexta jornada el Grupo G, disputado en el Nacional Arena Felipe II, ante la presencia de 18.500 espectadores. 

 

Macedonia 1-2 España

26 % Posesión 74 %
0 remates poste 0
1 remates a puerta 6
4 remates paradas 0
2 remates fuera 8
2 remates otros 5
5 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
18 faltas recibidas 18
18 faltas cometidas 18
66 balones perdidos 57
39 balones recuperados 46
1 fueras de juego 1
0 penalties 0
16 intervenciones portero 5

 

Del arte al alambre

España lo bordó en la primera mitad, con golazos de Silva y Costa. Un tanto de Riskovski puso en peligro una victoria justa y corta.

España cumplió la misión y Silva e Isco supieron adornarla en este partido-postre de la temporada. Fue un dulce final que deja a la Selección frente Italia con las mejores expectativas. Macedonia estuvo en el partido como oyente durante muchos minutos, aplastada por el dominio del equipo de Lopetegui, aunque un gol en acción aislada en la segunda mitad le hiciera galopar, a hombros del público, en busca de un empate imposible.

Restándole el IVA que supone enfrentarse a la selección 136 del mundo, una Macedonia perdida en el pelotón, el partido le dejó a Lopetegui buenos apuntes. El primero, que conviene alargar hasta donde sea posible la carrera de Iniesta y Silva, el casco histórico de esta Selección. El canario juega todos los números en el equipo nacional: 7, 10 y 9. Le cabe España en la mochila. Como ariete abrió la caja fuerte en Skopje, en jugada de arte mayor, con vaselina de Iniesta para Alba, centro de este y remate de Silva amagando con salir por la izquierda y rematando por la derecha. Iniesta es el albacea que respeta las últimas voluntades de Luis Aragonés y Del Bosque, coautores de la época de máximo esplendor.

 

También conviene subir al proyecto a Isco al que, como en el Madrid, le ha costado entrarle por el ojo al seleccionador, pero ahora resulta inabordable. Combina el punto exacto de fantasía, esfuerzo y jerarquía. En el concurso de ideas, supera con mucho a Thiago.

Como reformatorio también hay que darle valor a la Selección. Jordi Alba se redimió en Skopje de un año con muchos valles y pocos picos con una actuación brillante,ampliando mucho el perímetro de España por la banda izquierda, la vena por la que se desangraron los macedonios. Todo en un tono de superioridad manifiesta, con fases de posesión escandalosas, por encima del 80 por ciento, y con una frescura impropia de estas alturas de temporada. Macedonia no irá a este Mundial, ni quizás los más inmediatos, pero donde España se dio un festín otros, Italia sin ir más lejos, pasaron un mal rato.

El gol con el que empezó todo

El partido pareció acabarse con el gol de Silva, que con España es eficiencia más excelencia. Ese cerrojo de 5+4 con el que Angelovski buscó refugio, esperando que aquello fuera la Davis, donde el factor cancha iguala a contendientes muy desiguales, resultó un fracaso. España, con paciencia, precisión de cirujano y un magnífico juego interior (la alineación de Isco por Vitolo explica esa acertada vocación de jugar por dentro), llegó sin camuflajes al área de Dimitrievski. Isco disparó la diferencia, tras limpiarse con el regate de la cuerda a Ristovski y regalarle el gol a Diego Costa, que como casi todos los nueves menos Villa pasa  mucho tiempo al margen del equipo. Antes del descanso el propio Isco pudo rematar a los macedonios: uno de sus disparos rozó el palo y otro se lo adivinó el meta del Nástic.

Macedonia amagó con una presión avanzada al comienzo de la segunda mitad y con Elmas, un juvenil con maneras. No resultó. España sofocó ese arrebato reavivando el tráfico en el centro del campo. Piqué falló un gol cantado y Ristovski culminó una galopada en la que ni Ramos ni Alba anduvieron espabilados marcando por la escuadra. Un gol muy poco acompañado de juego que despertó al equipo, al público y a Angelovski, que quitó uno de sus centrales para poner un punta, Trajkovski. El entusiasmo no le llevó ante De Gea y España puso a salvo los puntos y a los advertidos de suspensión. Italia, en septiembre, marcará la hora de la verdad.

********

España sale indemne de un exceso de relajación

Silva y Diego Costa marcaron los goles de España, en un partido clave en sus aspiraciones de clasificarse para el Mundial 2018..

La selección española jugó con fuego en Skopje, donde tras una clara superioridad con ventaja al descanso de dos goles, de Silva y Diego Costa, pensó en las vacaciones y su relajación resucitó a Macedonia, que luchó con orgullo hasta el final por la sorpresa (1-2).

Era la primera titularidad de Isco en un partido de clasificación al Mundial con Lopetegui de seleccionador. La apuesta por extremos en un tridente ofensivo le perjudicaba. Cambió el plan el seleccionador en Skopje para juntar talento en el centro del campo y provocar desajustes en el planteamiento defensivo de Macedonia.

Tenía presente la última visita al Arena Felipe II, cuando hace menos de dos años España ganó con un tanto de fortuna de Mata en un centro y se estrelló ante un muro. Sumado a que era el último partido del curso, el cansancio de unos y el tiempo sin competir de otros, el encuentro se presentaba en un escenario de cierto peligro. Sin margen para el error, en pleno pulso con Italia por la plaza de acceso directo a la gran cita de Rusia, el inicio sería clave.

Salió España a sentenciar con rapidez. Adueñándose del balón con la seguridad que otorga que pase por los pies de Thiago, Iniesta, Isco y Silva. Mantienen vivo el estilo del éxito. Laterales convertidos en extremos como Carvajal y Jordi Alba eran importantes, así como la pelea entre centrales de Diego Costa, solo en punta.

Lo interpretaron a la perfección, mientras Isco y Silva se asociaban en corto, Iniesta buscaba la espalda de la defensa rival con balones en largo precisos. El lateral de Tosevski parecía el flanco de mayor debilidad. Lo explotaba Jordi Alba y una aparición de Isco pero no encontraban rematador.

Seis apercibidos era la amenaza española, con Italia en el horizonte en el próximo encuentro tras las vacaciones. Diego Costa, que convierte cada partido en una guerra personal con continuas protestas al colegiado, jugó con fuego.

La variante para abrir la lata ante rivales que se encierran daba resultado al cuarto de hora. Iniesta la picaba con calidad a la subida de Jordi Alba que esta vez encontraba un amigo en Silva. Un giro plástico y el disparo abajo de derecha era el primer tanto.

Inferior Macedonia, solo el balón parado le invitaba a alimentar su sueño, lejos de inicio del nivel que puso ante las cuerdas a Italia. España llegaba con facilidad. Isco buscaba la escuadra en dos ocasiones consecutivas y ante su falta de éxito decidió asistir en la tercera con una acción para enmarcar.

Era el minuto 27 cuando Isco esquivaba una dura entrada con un regate en un palmo, apuraba línea de fondo para ver el movimiento de Diego Costa que marcaba a puerta vacía. Quinto gol en cinco partidos del máximo goleador de la Roja camino a Rusia. Cualquier duda del pasado está olvidada.

Nunca bajó los brazos Macedonia, modesta pero con orgullo, con unaafición que se encendía en cada ataque. Pandev sigue siendo el ídolo local con 33 años y el que más inquietó. Una dejada a Ristovski fue el primer aviso. España seguía a lo suyo y terminó perdonando goles de los que se arrepentiría por minutos. Todas las tuvo Isco. En acción individual, a pase de Jordi Alba tras taconazo de Costa y ver como su disparo rozaba el palo, y una final clarísima tras regalo de Carvajal, cuando dudo en el mano a mano y falló.

Intentó morder en la reanudación Macedonia. España sintió los deberes hechos y pensó en las vacaciones. Anestesiaba el partido con posesiones largas. Dejó de jugar y buscar el gol. Jugó con fuego y hoy en día eso cuesta caro ante cualquier rival.

Tuvo el tercero Piqué, tras pase medido de Iniesta, pero su testarazo se fue arriba con todo para marcar. Precedió un grave error de concentración y de marca a los 66 minutos. Nadie tapó el agujero que dejó Jordi Alba tras un error, Ramos pudo frenar el ataque rival pero no forzó pensando en Italia y su amenaza de tarjeta y la carrera en autopista libre de Ristovski, la culminó con un latigazo ante el que nada pudo hacer De Gea.

El duelo resucitaba y Macedonia vivía sus mejores momentos. España debía volver a enchufarse, hacer un último esfuerzo antes de las vacaciones. El primer objetivo era recuperar el balón y apareció en el partidoKoke con ese objetivo. Pedro había entrado para aumentar la verticalidad.

Otro cabezazo de Piqué y Diego Costa en dos ocasiones, tuvieron la sentencia. De Gea no tuvo que intervenir pero la sensación de inseguridad duró hasta el final. Nestorovski a la desesperada rozó sin éxito el penalti de Ramos. España llega líder al duelo que decidirá el grupo, ante Italia en el Santiago Bernabéu, tras salvar su última prueba del curso pasando de la brillantez a un exceso de confianza que pudo costar caro.

********

España gana (1-2) de forma apretada en Sköpje, donde fue abrumadoramente superior a Macedonia. Silva y Costa marcaron los goles en el primer período; en el segundo hubo sobradas ocasiones para marcar distancias en el marcador

Es asunto sobradamente conocido, y también en fútbol, que cuando la necesidad aprieta la toma de decisiones suele ajustarse a ellas. Es asunto sabido, pues, que en las horas de alto riesgo, todas aquellas en los que los puntos en juego son esenciales, no caben las reservas. Como en todo en esta vida, hay partidos y partidos. El de Murcia, ante Colombia, y el de Sköpje, frente a Macedonia. Encuentros que se parecen en algo, pero que difieren en mucho. Por supuesto que sí.

     Ninguno de los once jugadores que cerraron el duelo frente a los colombianos en la Nueva Condomina fue titular en la capital macedonia. Ninguno. Lo fueron algunos (Piqué, Alba, Iniesta, Silva) en los comienzos del duelo con la selección “cafetera”, pero el compromiso, que era más de ensayo que de otra cosa, no lo era para correr grandes peligros. Sí el de Sköpje, que la selección ha afrontado no solo con la importancia que tenía, sino con lo más granado de sus fuerzas. Gran parte, por no decir todos, los que Lopetegui ha puesto en liza serán titulares frente a Italia, Israel y Albania, que es lo que queda por librar en esta fase de clasificación y en el Mundial 2018 si es que llegamos a él, a lo que apunta claramente este equipo. Nadie tiene muchas dudas sobre eso. Aunque, claro, las circunstancias son las circunstancias.

"Hallar la fórmula. La que resuelve o no resuelve los problemas" 

Penúltima del grupo solo por delante de Liechtenstein, con una victoria en cinco partidos, Macedonia ha seguido las pautas comprensibles en todo equipo que se siente muy inferior. El paso de los tiempos no ha cambiado esas cosas. Tampoco el leve acercamiento de los más débiles a los más fuertes: cinco defensas en línea, tres volantes de cierre y dos seudo atacantes con más vocación de contención que ofensiva, naturalmente, dada su inferioridad numérica. Suele ser la fórmula generalmente aceptada y contra la que deben lidiar los adversarios. Pero ¿cómo hacerlo? Es el “quid” de la cuestión. Hallar la fórmula. La que resuelve o no resuelve los problemas.

"Silva, un jugador que parece tener para todo" 

     En eso de solucionar papeletas anda metido hace mucho tiempo un excelente futbolista español. Todos están en ello, con mayor o menor acierto, es verdad, pero en especial David Silva (autor en Murcia del primer gol a Colombia), que parece tener para todo: pegarse un carrerón enorme de ataque a defensa para anular un contragolpe llevado por Nestorovski y dos jugadas después aparecer para girarse dentro del área y rematar con la pierna derecha un centro recibido de Alba, a quién, a su vez, Iniesta había colocado un balón prodigioso. Iban catorce minutos de juego. El gol valía su peso en oro.

Además de subir al marcador, el tanto les hizo mucho daño a los macedonios. España tenía todo lo necesario para ganar el encuentro: el dominio del balón, el campo para jugarlo, la ventaja en el marcador y, esencialmente, la hegemonía física y técnica, sin discusión posible. No hubo macedonio capaz de frenar la superioridad de Iniesta, frenar la movilidad de Silva, entorpecer las filigranas de Isco o reducir la visión deThiago. Sin miedo a un contraataque porque no cabía esa posibilidad, el partido fue un monólogo que parecía poco menos que visto para sentencia segundos antes del minuto veintisiete. Thiago inició un ataque por la derecha, vio a Isco en posición claramente ventajosa, quien, a su vez, se quedó solo tras librarse de un zaguero. Su pase mortal lo liquidó Costa con un derechazo. Otro gol de oro.

"A los 65, surgió lo inesperado" 

      El choque pudo quedar definitivamente resuelto antes de que los jugadores se fueran a las duchas. En el último tramo del primer tiempo la superioridad española se hizo abrumadora, pero Isco, insuperable en sus habilidades, no encontró el mismo tino en la hora del remate. Macedonia solo puso a prueba a la zaga española en un par de saques de esquina y en un disparo lejano de Ristovski superada la media hora, escasísimo bagaje como para aliviar sus penurias, justificadoras de la posición que ocupa en el grupo. El tranquilo transcurrir del encuentro aminoró poco a poco la sensación de que podía peligrar el triunfo de la selección española dada la inoperancia macedonia. Por si hubiera dudas sobre ello, Silva a punto estuvo de hacer el tercero a los 59 minutos y Piqué, un puñado de segundos más tarde. Pero entonces, a los 65 surgió lo inesperado, esas cosas que a veces suceden en fútbol, lo que le da a este deporte ese plus de imprevisible, lo que no se puede controlar: un balón por la derecha al que no llega Ramos, la colada de Nestorovski y un disparo enorme de los que surgen de cuando en cuando. Un misil a la escuadra izquierda de De Gea hasta ese instante poco más que espectador del duelo.

"El fútbol es el fútbol. Y todos los sabemos" 

Nada de lo que había sucedido hasta entonces justificaba semejante apretura en el marcador. El gol animó a Macedonia, que le echó todo el coraje que tenía, desnaturalizando así el juego de España, sorprendida por el cañonazo de Nestorovski. Fueron algunos momentos de apuro, inesperados, además. Lopetegui recurrió a Koke para contener en el medio campo del que salió Thiago Alcántara y paulatinamente la selección recobró los compases de su fútbol de siempre. A los 82’, Piqué de nuevo, y otra vez de cabeza, rozó el tercero de España, que no llegó, pero que la selección rondó media docena de veces, la última de ellas Diego Costa.

    El triunfo vale lo que vale, que es mucho. No se dejen llevar por el 1-2. La superioridad de los españoles habría justificado cualquier resultado mucho más amplio. Pero el fútbol es el fútbol. Y todos lo sabemos.

 

20170609071613-esp-col.jpg

 

España

ESPAÑA

Partido 671

  

Resultado de imagen de escudo seleccion futbol colombia:

COLOMBIA

Así vivimos el empate en Twitter | SEFutbol:

2-2

 

Amistoso

7 Junio 2017

Murcia

Estadio: Nueva Condomina

 

 

-- Ficha técnica:

2 - España: Pepe Reina; Azpilicueta, Piqué (Deulofeu, min. 56), Nacho, Jordi Alba (Ñíguez, min. 46); Illarramendi, Koke, Iniesta (Asensio, min. 46); Silva (Monreal, min. 46), Pedro (Vitolo, min. 77) e Iago Aspas (Morata, min. 56).

2 - Colombia: Ospina; Arias, Zapata, Davinson Sánchez (Murillo, min. 46), Armero; Carlos Sánchez, Aguilar (Daniel Torres, min. 67); Cuadrado (Izquierdo, min. 88), James (Muriel, min. 80), Cardona (Moreno, min. 67) y Falcao.

Goles: 1-0, min. 21: Silva; 1-1, min, 39: Cardona; 1-2, min. 54: Falcao; 2-2, min. 87: Morata.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Mostró cartulina amarilla a Jordi Alba (min. 31) y Silva (min. 36), por parte de España; y a Cuadrado (min. 31), Davinson Sánchez (min. 45) y Armero (min. 71), por parte de Colombia.

Incidencias: partido amistoso disputado en el estadio Nueva Condomina de Murcia ante 32.200 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Ignacio Echeverría en el atentado de Londres, por el exjugador colombiano Marcos Coll y por Manuel Redón, expresidente de la Federación de Fútbol de Murcia. 

España 2-2 Colombia

66 % Posesión 34 %
0 remates poste 0
5 remates a puerta 5
3 remates paradas 4
7 remates fuera 1
4 remates otros 0
3 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
16 faltas recibidas 15
15 faltas cometidas 16
56 balones perdidos 71
49 balones recuperados 37
2 fueras de juego 2
0 penalties 0
14 intervenciones portero 16

 Morata amarga la exhibición de James

El madrileño puso las tablas al final de un partido marcado por el juego duro de ambos conjuntos

España y Colombia empataron a dos en una noche amarga para Pepe Reina, que falló en los dos goles del conjunto de José Pekerman. El duelo estuvo marcado por la exhibición de James Rodríguez, atenuada por el empate de Álvaro Morata en el último suspiro.

España y Colombia disputaron un partido extraño, lleno de detalles. Por momentos no pareció un amistoso. Hubo mucha intensidad por ambas partes, muchos palos innecesarios y ganas de varios jugadores de buscar una reivindicación. Ese fue el caso de James, que la consiguió.

Pero el choque, como todos, tuvo una víspera. Y como pasa con Españaúltimamente, el día antes estuvo marcado por un tema relacionado conPiqué. En esta ocasión, la mecha se encendió con los cánticos del defensa madridista Dani Carvajal durante la celebración de la Liga contra el central del Barcelona. Posteriormente, la entrevista que concedió el propio Piquéen la que volvía a hablar del Real Madrid, acabó de generar el debate. El lío ya estaba montado y el partido comenzó con los focos puestos sobre el catalán. Hubo división de opiniones, pero los pitidos se amplifican en un estadio. Piqué los escuchó durante casi toda la primera parte con cada balón que tocaba.

En otra dimensión quedaron otras historias, como la alineación de Julen Lopetegui, con seis jugadores menos habituales para dar minutos a casi todos antes de la importante cita de Macedonia, o la reaparición deRadamel Falcao después de más de dos meses y un par de encuentros ausente con Colombia por lesión.

Aunque el duelo comenzó con poco ritmo, España se fue entonando al ritmo de David Silva. El jugador del City no baja el pistón. Es un centrocampista extraordinario, pasan los años y no cede. Y, con Silva, España empezó a carburar. Suya fue la primera ocasión, un triple remate ante David Ospinadespués de un buen pase entre líneas de Andrés Iniesta. Fue el primer aviso de Silva, que después sí acertaría tras acariciar con su bota izquierda un buen centro de Pedro.

Pero antes de ese instante, en el minuto 22, uno de los que quería revindicarse, James Rodríguez, deleitó a los miles de colombianos presentes en la Nueva Condomina con varios detalles talentosos que seguramente perderá el Real Madrid la próxima temporada.

Primero, con un pase a Santiago Arias al hueco realmente exquisito. El extremo colombiano cedió la pelota a Falcao con un pase de la muerte que salvó Piqué. Sin embargo, justo después, en el rechace, cometió un penalti clarísimo sobre Falcao, pero un fuera de juego previo salvó al central español.

Entonces comenzaron a llover las patadas a destiempo, como una dePedro sobre James totalmente innecesaria. Después, Alba y Cuadrado, que llegaba tarde a todas y parecía recordar aún la final de la Liga de Campeones, se encararon tras una acción entre ambos. Davinson Sáncheztambién se animó con un patadón sobre Iago Aspas y Edwin Cardona se llevó una buena tarascada.

En medio de ese juego excesivamente intenso, y tras el gol de Silvaespoleado por un eléctrico Pedro, apareció el primer error de Reina, que dio vida a Colombia. Una mala salida del portero del Nápoles permitió aCardona empatar con una vaselina que no pudo evitar Piqué.

Reina adquirió un protagonismo inesperado en medio de un guión que siguió escribiendo en la segunda parte con otra mala salida que sirvió aFalcao para hacer el 1-2 tras un centro magnífico de James desde el córner. El efecto de la pelota pudo con Reina y, de nuevo, erró Colombia se puso por delante.

En ese momento, Lopetegui ya había sacado al campo a Saúl Ñíguez, Marco Asensio y Nacho Monreal. Después, saldrían Morata y Deulofeu.España era otra, y con Piqué con el brazalete de capitán. Para rizar el rizo, lo fue durante diez minutos, hasta que fue sustituido. Se fue con división de opiniones.

España, ya sin Silva y sin Iniesta, se convirtió en un equipo menos controlador pero más vertical. Se acercó a cuentagotas a la portería de Ospina, que salvó el empate con un paradón tras un lanzamiento de falta de Koke. Morata también lo tuvo, pero envió un disparo rozando el palo derecho de la portería colombiana.

Colombia se defendió como pudo, asustó en algún contragolpe y además siguió empleándose a fondo con entradas temerarias como una de Armero sobre Nacho Monreal. James se unió al festival con una intensidad pocas veces vista en el jugador del Real Madrid, que incluso en más de una ocasión alentó a su público con gestos efusivos.

Al final, los hombres de Pekerman no pudieron con España. Apareció Morata con un cabezazo certero. Marca Real Madrid. Hasta el final, no está todo dicho. Evitó una victoria de prestigio de Colombia en el día en el que Piqué volvió a ser silbado, en el que Reina falló, en el James se reivindicó y en el que después de décadas le robaron a Manolo su bombo.

Jugador Debutante Selección nº 776

Nombre: Asier Illarramendi (Real Sociedad) 


 


20170519121649-convocatoria-19mayo2017.jpg

Convocatoria Selección Española Mayo 2017

La Selección española de fútbol disputa los últimos partidos de la temporada 2016/2017 ante Colombia en la Nueva Condomina de Murcia (7 de junio) y ante Macedonia en Skopje (11 de junio). Esta es la convocatoria oficial de España para los citados encuentros:

CONVOCATORIA
ClubJugador
Athletic ClubKepa Arrizabalaga
Manchester United FCDavid de Gea
SSC NápolesJosé Manuel Reina
FC BarcelonaJordi Alba
Chelsea FCCésar Azpilicueta
Real Madrid CFDaniel Carvajal
Real Madrid CFJosé I. Fernández "Nacho"
Arsenal FCIgnacio Monreal
FC BarcelonaGerard Piqué
Real Madrid CFSergio Ramos
FC BarcelonaSergi Roberto
Real Madrid CFFrancisco Alarcón "Isco"
FC Bayern MünchenThiago Alcántara
FC BarcelonaSergio Busquets
Real Sociedad de Fútbol SADAsier Illarramendi
FC BarcelonaAndrés Iniesta
C. Atlético de Madrid SADJorge Resurrección "Koke"
Real Madrid CFMarco Asensio
RC Celta de Vigo SADIago Aspas
Chelsea FCDiego Da Silva Costa
AC MilanGerard Deulofeu
Manchester City FCDavid Jiménez Silva
Sevilla FC SADVíctor "Vitolo" Machín
Real Madrid CFÁlvaro Morata
Chelsea FCPedro Rodríguez


20170329073602-fra-esp.jpg

 

  Imagen relacionada:

FRANCIA

Partido 670

  

España

ESPAÑA

Partido nº 670 Francia- España Escudos:

0-2

1 Lloris
2 Jallet 
21 Koscielny
22 Umtiti
3 Kurzawa
6 Tolisso  20 Lemar 79’
13 Kanté
 18 Rabiot  24 Bakayoko 45’
12 Mbappé  9 Giroud 64’
10 Gameiro  11 Dembélé 79’
7 Griezmann
Seleccionador: Didier Deschamps

 

Amistoso

28 Marzo 2017

Paris

Estadio: Sant Denis

(0-1) Silva (p) 67’

(0-2) Deulofeu 77’

 

1 De Gea
20 Carvajal
3 Piqué
15 Ramos
14 Nacho 85’   18 Alba
5 Busquets
21 Silva 52’   22 Isco
12 Herrera 73’   8 Koke
10 Thiago 52’   6 Iniesta
16 Deulofeu 66’   9 Pedro
17 Aspas 83’   7 Morata

Seleccionador: Julen Lopetegui

Ficha técnica

FICHA TÉCNICA

0- Francia: Lloris; Jallet, Koscielny, Umtiti, Kurzawa; Tolisso (Lemar, m.80), Kanté, Rabiot (Bakayoko, m.46); Mbappé (Giroud, m.65), Gameiro (Dembelé, m.80), Griezmann.

2- España: De Gea; Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba (Nacho, m.86); Koke (Ander Herrera, m.75), Busquets, Isco (Silva, m.53); Pedro (Deulofeu, m.67), Morata (Aspas, m.84), Iniesta (Thiago Alcántara, m.53).

Goles: 0-1, m.68: Silva; 0-2, m.77: Deulofeu.

Árbitro: Felix Zwayer, amonestó a los locales Rabiot y Jallet.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Estadio de Francia.

 

Francia 0-2 España

39 % Posesión 61 %
0 remates poste 0
2 remates a puerta 4
2 remates paradas 1
3 remates fuera 3
3 remates otros 1
2 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
14 faltas recibidas 16
16 faltas cometidas 14
81 balones perdidos 64
47 balones recuperados 59
4 fueras de juego 4
0 penalties 1
12 intervenciones portero 4

España gana a Francia en el campo y en el vídeo

Deulofeu sella una victoria de prestigio en París tras un partido marcado por el videoarbitraje

En el día de Mbappé, el laboratorio arbitral televisivo, conocido como VAR, y la irrupción de Deulofeu marcaron la prestigiosa victoria de la Roja en Francia. Ocurrió tras un partido pinturero, con hueso, buenos episodios de España y suspense, mucho suspense de pinganillo a costa del árbitro y sus juristas de la grada. Esta vez acertaron al anular un tanto a Griezmann por fuera de juego y validar el segundo visitante, el de Deulofeu, en primera instancia con el banderín al aire del linier de turno. De amistoso nada. En París hubo de todo.

Con España al paso y Francia a la carrera el encuentro tuvo chispa. Dos estilos opuestos marcados por el sustrato de uno y otro equipo. Hace décadas que en la multirracial Francia prevalece el imponente forro físico de la gran mayoría de sus atléticos futbolistas. El último en asomar en la incubadora, Mbappé, parece el último eslabón: piernas infinitas, zancada con mecha, esqueleto granítico y buen manejo de ambos pies. En 65 minutos, el chico, al que no se le atisban pompas de ídolo plastificado, dejó trazos de que merece atención. Otra cosa son los desmadres prematuros.

A sus 18 años, en su primera titularidad con los bleus, en su estreno internacional en su país, con todos los flashes sobre él, Deschamps hizo gravitar el ataque local sobre este chico. En un mes ha pasado de monaguillo del Mónaco, donde era suplente hace un parpadeo, a inminente celebridad. Con el fútbol ardiente por su despegue divino, en Saint Denis cargó con Francia en el arranque. Con Griezmann más pendiente de Busquets que de remar en ataque, Mbappé puso en guardia a la Roja a los cinco minutos. Su remate lo desvió con el pie derecho De Gea, intuitivo ante un disparo instantáneo y a bocajarro. Una falta de Koke al propio Mbappé derivó en un cabezazo de Koscielny que barrió Piqué casi bajo el larguero.

Pese a la puesta en escena del juvenil delantero parisino, Francia se refugió sin demora, dispuesta al contragolpe, al turbo del muchacho y de los ya curtidos Griezmann y Gameiro. A partir de Carvajal, el conjunto de Lopetegui encontró la vía de evacuación. Con Rabiot —que no es futbolista de pico y pala— y Kurzawa como únicos alguaciles por ese costado, entre Carvajal, Koke y Pedro —muy activo y preciso en su regreso internacional— anudaron a los galos. Todo sucedía por la orilla del lateral madridista. Deschamps había ordenado cerrar el embudo, los cráteres estaban en las bandas y la Roja lo interpretó de maravilla. De costa a costa, como si se tratara de una ofensiva de balonmano, la selección española tuvo la paciencia necesaria para atornillar a su adversario en el balcón de su área. Sin Costa, Vitolo y Silva de entrada, los goleadores de la recién iniciada andadura de Lopetegui, al equipo solo le faltaba picante. Koscielny arrestaba a Morata en el cuerpo a cuerpo con lo que España necesitaba llegadores al asalto. Iniesta no acostumbra a flirtear con el gol, pese a que en su historial figuren algunos para la eternidad, pero en París fue el que más sumó a la causa. Un remate, tras bailar sobre la cintura de un par de rivales, se le fue un por una falange. En otro, con el empeine exterior, se topó con Lloris, el meta local.

Una vez más, la Roja consiguió rebajar a un contrincante desde su observatorio de medio campo. Con la parabólica de Busquets, el violín de Iniesta, la sutilidad de Isco y el repertorio de Koke, España colonizó el juego.

El partido viró para la Roja en el segundo acto, justo cuando jugó peor pero ganó el encuentro. En el fútbol el guión no siempre tiene lógica. Francia espabiló con los retoques de Deschamps. Con Sissoko y Bakayoko el equipo ganó en aplomó, acogotó más a España cerca de De Gea. En plena crecida bleu, el jurado arbitral vio en pantalla que Kurzawa y Griezmann estaban en fuera de juego. Tras unos segundos de intriga, gol anulado. Al mayor sofoco español respondió Lopetegui con Silva y Thiago para que el duelo se dirimiera de nuevo en botas de los volantes de la Roja. Parecía el remedio adecuado, pero resulta que encontró el desahogo en una solución inesperada.

La aparición de Deulofeu alteró el curso del partido. En su primera intervención, Koscielny se cruzó en su camino y el árbitro condenó a Francia con un penalti en diminutivo. Embocó Silva para desasosiego francés. Más aún cuando el VAR validó el jugadón de la noche. En el origen, una ruleta de Busquets a lo Iniesta. Silva enfiló a Jordi Alba hacia el área de Lloris y su pase los incrustó Deulofeu en la red. El tanto mereció el ojo de los halcones y el aplauso general por su forma de ser trenzado. Un broche estupendo para un encuentro que revaloriza a España. Y quién sabe si no quedará en álbum de oro de Mbappé. En el de Deulofeu, seguro. Y en el del VAR.

 

El VAR ayudó al mejor

Anuló un gol ilegal de Francia con 0-0 y concedió el segundo de España. Deulofeu revolucionó el partido: provocó un penalti y sentenció a los de Deschamps.

Con la fórmula tradicional, que nos identifica en el mundo, y también con el empujón de dos recién llegados, Deulofeu y el videoarbitraje, la España de Lopetegui fortaleció su imagen en un escenario de primera magnitud y contra la mejor Francia que se recuerda desde la era Zidane. La Selección, que cambió a cuatro (seis nuevos sacó Francia), cocinó el partido a fuego lento, con sus centrocampistas, y lo remató al final con temple y sabiduría.

Enfundados en el maillot de la combatividad, España y Francia ofrecieron el vicederbi que se esperaba. No hubo asomo de amistoso y sí un encuentro de autoayuda, de refuerzo de convicciones en un test de los que no abundan. Las fases de clasificación son, en general, baño y masaje para las selecciones de alta gama y sólo en estos partidos reúnen datos sobre hasta dónde llega su velocidad punta. De España fue la pelota y de Francia, el espacio. Uno propuso y otro esperó, pero lució más la escenografía de la Selección de Lopetegui, sobrada de personalidad y con corazón para sobreponerse a los primeros zarpazos de Francia: un remate de Mbappé invalidado por los reflejos de De Gea y un cabezazo de Koscielny interceptado por la buena colocación de Piqué.

El VAR hizo justicia

A partir de ahí, España tomó el partido con ese fútbol sofisticado de los tiempos de la opulencia. Francia no advirtió la profundidad de Carvajal y por ahí empezaron sus desventuras. El lateral del Madrid fue dándole luminosidad al equipo y a partir de ahí crecieron todos, especialmente jugadores venerables como Pedro, siempre fiable en La Roja, o Iniesta, que se encontró con las dos mejores ocasiones y las dejó ir. Es 4-1-4-1 de España sólo falló a la hora de encontrar a Morata, al que nunca llegaron provisiones. El nueve siempre pasa hambre en este equipo desde los tiempos de gloria de Del Bosque. En cambio, anduvieron espabilados los centrales y participativo y con jerarquía Isco. Griezmann no se sintió del todo cómodo en su papel de mediapunta, aunque tiene el gol que le falta a España, y Mbappé culebreó de forma intermitente entre los centrales. Se adivina en él un gran primer control, velocidad y descaro, pero aún está por hornear.

Los cambios no supusieron una reforma profunda del partido aunque Bakayoko mejoró a Francia, que vio como el VAR le quitaba justamente un gol a Griezmann, y Silva y Thiago acentuaron la buena relación de España con la pelota. Y en ese punto de equilibrio llegó Deulofeu, un alborotador en partidos en marcha, y provocó un penalti muy justito de Koscielny que transformó Silva. Para esas misiones de rescate le pretende Lopetegui y acudió puntual a la primera llamada. Diez minutos después marcó el segundo, en jugada de tiralíneas y remate sencillo. El VAR acertó donde había errado el asistente. Fue la noche del canterano del Barça y del videoarbitraje, que llevaron al marcador la buena cara de España.

20170325232444-esp669.jpg

 

 

  España

ESPAÑA

Partido 669

  

Resultado de imagen de bandera redonda israel

ISRAEL

Partido nº 669  España- Israel Escudos:

4-1


1-0, m.14: Silva.

2-0, m.45: Vitolo.

3-0, m.51: Diego Costa.

4-1, m.88: Isco

Clasificación Mundial 2018

24 Marzo 2017

Gijon

Estadio: El Molinón

 

3-1, m.76: Refaelov

Ficha técnica

España, 4 - Israel, 1

España: De Gea; Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Thiago (Koke, m.63), Iniesta (Isco, m.70); Vitolo (Iago Aspas, m.83), Silva y Diego Costa.

Israel: Ofir Marciano; Eli Dasa, Tzedek, Itai Tibi (Twatha, m.19), Gershon; Einbinder (Keltjens, m.60), Natcho, Almog Cohen; Refaelov, Eran Zahavi y Ben Haim (Hemed, m.63).

Goles: 1-0, m.14: Silva. 2-0, m.45: Vitolo. 3-0, m.51: Diego Costa. 3-1, m.76: Refaelov. 4-1, m.88: Isco.

Árbitro: Michael Oliver (ING). Amonestó a Dasa (77) por Israel.

 20.321 espectadores en El Molinón, Gijón, España.

España 4-1 Israel

75 % Posesión 25 %
1 remates poste 1
6 remates a puerta 3
3 remates paradas 2
5 remates fuera 2
4 remates otros 2
0 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 8
8 faltas cometidas 13
69 balones perdidos 79
57 balones recuperados 45
5 fueras de juego 0
0 penalties 0
6 intervenciones portero 9

Busquets pone en órbita a España ante Israel

La Roja, gobernada por el pivote azulgrana, golea a Israel (4-1) con momentos de buen juego

Una España festiva de inicio y algo reguladora después liquidó a Israel con la gorra y con Busquets. Lo hizo a partir del medio campo, fluido, catalizador, invasor en el primer cuarto de hora y con buen administración el resto de la noche. Suficiente para colonizar al adversario, con un Busi imperial al mando, Iniesta y Silva al toque, Jordi Alba y Carvajal rema que rema por las orillas… Una selección redonda de inicio lanzada por el gol madrugador de Silva, certificado ya como el cuarto máximo goleador en la historia de la Roja. Un tanto de virguero, acorde con la esencia de este equipo de lazarillos bajitos. Un túnel de Jordi Alba a Dasa y un emboque de Silva, también entre las piernas de Marciano, que así se llama el portero israelí. Un gol hijo del juego, del buen juego del equipo de Julen Lopetegui en el arranque. Ya en ventaja, España bajó la marcha, más dispuesta al control que al picante. Hasta que De Gea puso a todos en alerta tras desviar un cabezazo de Rafaelov y el equipo metabolizó el mensaje. De inmediato, Vitolo, asistido por Thiago, retrató a Marciano, vencido de mala manera ante su tirito. Dos a cero y a bailar en Gijón.

Sostenida por un medio campo ejemplar, con cinco futbolistas de trazo fino liderados por Busquets, el chico para todo y para todos, la Roja no remoloneó, no dio tregua al adversario, reducido a la nada de principio a fin. A Israel no le quedó otro remedio que seguir el rastro de la pelota, con Iniesta, Silva y compañía dale que dale, por aquí y por allá, con luces largas y cortas. Desde hace una década España es un país de centrocampistas, es su mejor incubadora. Lo sabe Lopetegui, que ha dado carrete a la fórmula. Los volantes no solo le garantizan el gobierno del juego, sino que le fluyen con goles. Ahí está la producción de Vitolo y Silva, con cuatro y tres tantos, respectivamente, en esta ruta encauzada hacia el Mundial de Rusia-2018.

Ya sea el Barça o España, lo mismo da, que Busquets marque la hora es síntoma de que algo bueno está por llegar. No hay mejor catedrático del juego, de los juegos, el de quita y pon. Gregario, aguador… En plenitud, no hay otro como él, por algo se le tiene, por derecho bien merecido, como el mejor futbolista anónimo del planeta. No es Nureyev, pero es un reloj con botas. Juega con ojos en el cogote, domina como nadie los espacios, está donde hay que estar y no ahorra un auxilio para nadie. Con Busquets al frente, España se sintió a gusto toda la noche, porque este chico da gusto. No hay mejor liberador para Silva, Iniesta, Thiago, que pueden navegar con las espaldas bien cubiertas. Ahí brota la mejor España, la más genuina desde su cumbre en 2008 en Viena, cuando exploró como nadie esa vía. En el eje del juego está su sustento, su rasgo diferenciador. Cuando llegó a la cima y ahora que rastrea de nuevo el camino.

Al buen tono general del equipo de Lopetegui le costó sumarse a Thiago y Diego Costa, que, en ocasiones, tienen aire de forasteros. Al hijo de Mazinho no le falta talento, ni mucho menos, y Diego Costa tiene colmillo de ariete, pero no acaban de congeniar del todo con el resto del plantel. Su aportación es más episódica que frecuente. Como muestra, sin un repertorio genérico, también Thiago, que ya había sellado un remate al larguero, fue el asistente del tercer tanto local. Un córner a la cabeza de Diego Costa, precisamente. No es la suerte que mejor domina el hispano-brasileño, más dispuesto a estirar al equipo, a batirse en carrera y en el cuerpo a cuerpo, pero el gol, llegue como llegue, es su sustento. Y bien que lo necesita la Roja, cuyo punto final no siempre pueden ser los centrocampistas.

Resuelto el marcador. Lopetegui dio vuelo a Koke, Isco y Iago Aspas, tres secundarios de primera. Su puesta en escena coincidió con el tanto visitante, cazado por Rafaelov. Una miga sin más, accidental. Isco despejó cualquier fantasma y anotó el cuarto para cerrar una jornada oficial con solvencia y buenos capítulos. Con el medio campo en la órbita de Busquets, la Roja es la Roja. Y Rusia ya está un poco más cerca.

01/01/2017 PJ PG PE PP GF GC
AMISTOSOS 321 172 82 67 582 321
MUNDIALES 169 103 37 29 339 149
clasificacion 110 74 25 11 240 73
fase final 59 29 12 18 92 66
CONFEDERACION 10 7 1 2 26 8
EUROCOPAS 156 101 27 28 346 122
clasificacion 116 82 16 18 291 86
fase final 40 19 11 10 55 36
JJOO 9 5 1 3 18 15
C.HISPANIDAD 2 1 1 0 2 1
COPA RFEF 1 0 1 0 1 1
TOTALES 668 389 150 129 1314 617
             
CASA 291 204 52 35 677 201
FUERA 259 116 77 66 419 289
NEUTRAL 118 69 21 28 218 118
TOTALES 668 389 150 129 1314 608
20170317115946-convocatoria-17demarzo2017.jpg

El seleccionador español, Julen Lopetegui, ha hecho pública la lista de 25 jugadores citados para los próximos compromisos del combinado nacional de los días 24 y 28 de marzo

CONVOCATORIA
Club Jugador Partidos Goles
Manchester United FC David De Gea 18  
SSC Napoles José Manuel Reina 34  
Sevilla FC SAD Sergio Rico 1  
FC Barcelona Jordi Alba 50 6
Chelsea FC César Azpilicueta 18 0
Real Madrid CF Dani Carvajal 9 0
Real Madrid CF Nacho Fernández 7 0
FC Bayern München Javi Martínez 18 0
Arsenal FC Nacho Monreal 18 1
FC Barcelona Gerard Piqué 85 2
Real Madrid CF Sergio Ramos 140 10
Real Madrid CF Isco Alarcón 17 2
FC Bayern München Thiago Alcántara 18 0
FC Barcelona Sergio Busquets 94 2
Real Sociedad  de Fútbol SAD Asier Illarramendi No ha debutado
FC Barcelona Andrés Iniesta 115 13
Manchester United Ander Herrera 1 0
C. Atlético de Madrid SAD Koke Resurrección 30 0
RC Celta de Vigo SAD Iago Aspas 1 1
Chelsea FC Diego Costa 14 4
AC Milan Gerard Deulofeu 1 0
Sevilla FC SAD Vitolo Machín 9 3
Manchester City FC  David Silva 109 28
Real Madrid CF Álvaro Morata 18 8
Chelsea FC Pedro Rodríguez  60 17

 

NumeroFotoNombrePartidosGolesDebut
776 
   
775  Ander Herrera (Manchester United) 1 0 15/10/2016
774  Iago Aspas (Celta de Vigo) 1 1 15/10/2016
773 Saul Niguez (Atletico) 1 0 1/9/2016
772 Lucas Vazquez (R.Madrid) 
 3 0 7/6/2016
771 Sergio Rico (Sev)
 1

 1 encajado

 

 1/6/2016
770
Fornals (MAL)
 1 029/5/2016
769 Llorente (RAY)
 1 0 29/5/2016
768
Williams (ATH)
 1 0 29/5/2016
767 Oyarzabal (RSO)
 1 0 29/5/2016
Numero Foto Nombre Partidos Goles Debut
766   Denis Suárez (VIL)   1  0  29/5/2016
765   Asensio (ESP)   2  0  29/5/2016
764    Bellerín (ARS)  3  0  29/5/2016
763   Sergio  Asenjo (VIL)  1  0  29/5/2016
762   Segi Roberto
 3  1  12/10/2015
761   Mario Gaspar 
 3  2  12/10/2015
760 Xabier Etxeita    1  0  12/10/2015
759   ALEIX VIDAL       11/6/15
758
JUANMI      31-3-2015
757   VITOLO  5  1  31-3-2015
756   KIKO CASILLA      
755   IGNACIO CAMACHO      
754   NOLITO 14  5  
753   ALVARO MORATA  15  8  
752   JOSE CALLEJON      
751   JUAN BERNAT  7  1  
750   RODRIGO      
749   MUNIR      
748   Raúl García      
747   Paco Alcácer  13  6  
746   San José  7  0  
745   Carvajal  6  0  
744   DE GEA  15  ¿? encajados  
743   DEULOFEU      
742   ITURRASPE      
741 DIEGO COSTA  12  3  
740   MARC BARTRA  11  0  
739   ALBERTO MORENO      
738   MICHU      
737   NACHO FERNANDEZ  3  0  
736   TELLO      
735   KOKE  26  0  
734   IÑIGO MARTINEZ      
733   Mario Suárez 1 0 06/02/2013
732   Isco 14 1 06/02/2013
731   Azpilicueta 17 0 06/02/2013
730   Susaeta 1 1 14/11/2012
729   Muniain 1 0 29/02/2012
730   Juanfran 18 1 26/05/2012
728   Thiago Alcantara 14 0 10/08/2011
729   Javi García 2 0 26/05/2012
727   Jordi Alba 49 6 11/10/2011
728   Domínguez 2 0 26/05/2012
726   Manu del Moral 1 0 07/06/2011
727   Beñat 4 0 26/05/2012
725   Adrián 2 1 26/05/2012
724   Borja Valero 1 0 04/06/2011
723   Aduriz 5 1 08/10/2010
722   Bruno Soriano 8 0 11/08/2010
721   Víctor Valdés 14 5 (*) 03/06/2010
720   Pedro 58 17 29/05/2010
719   Javi Martínez 18 0 29/05/2010
-85   Jesús Navas 26 2 14/11/2009
-84   Negredo 14 6 10/10/2009
-83   Monreal 12 0 12/08/2009
-82   Diego López 1 0 (*) 12/08/2009
-81   Pablo Hernández 4 1 20/06/2009

  Busquets 90 2 01/04/2009

  Mata 40 11 28/03/2009

  Piqué 83 5 11/02/2009
-77   Llorente 21 7 19/11/2008
-76   Bojan 1 0 10/09/2008
-75   Iraola 7 0 20/08/2008
-74   Diego Capel 2 0 20/08/2008
-73   Fernando Navarro 2 0 04/06/2008
-72   Sergio García 2 0 31/05/2008
-71   De la Red 3 1 31/05/2008

  Cazorla 77 14 31/05/2008
-69   Arbeloa 50 0 26/03/2008
-68   Güiza 21 6 21/11/2007
-67   Riera 16 4 13/10/2007
-66   Albiol 40 0 13/10/2007
-65   Soldado 11 6 02/06/2007
-64   Luis García 7 0 02/06/2007
-63   Arizmendi 1 0 07/02/2007

  Silva 105 28 15/11/2006
-61   Javi Navarro 4 0 15/11/2006
-60   Angel 5 0 15/11/2006
-59   Puerta 1 0 07/10/2006
-58   Oubiña 2 0 02/09/2006
-57   Pernía 11 1 07/06/2006

  Iniesta 109 13 27/05/2006

  Marcos Senna 28 1 01/03/2006

  Cesc Frabegas 106 15 01/03/2006
-53   Reina 33 ¿? (*) 17/08/2005
-52   Antonio López 16 1 30/03/2005

  Sergio Ramos 138 10 26/03/2005
-50   Mista 2 0 26/03/2005
-49   Luis García 18 4 26/03/2005
-48   Guayre 1 0 09/02/2005
-47   De la Peña 5 0 09/02/2005
-46   David Villa 90 56 09/02/2005
-45   Pablo 23 0 17/11/2004
-44   Angulo 11 0 17/11/2004
-43   López Rekarte 1 0 03/09/2004
-42   Del Horno 10 2 03/09/2004
-41   Aranzubía 1 0 (*) 05/06/2004
-40   Reyes 21 4 06/09/2003
-39   Fernando Torres 104 36 06/09/2003
-38   Xabi Alonso 106 15 30/04/2003
-37   Gabri 3 0 30/04/2003
-36   Capdevila 60 4 16/10/2002
-35   Raúl Bravo 14 0 21/08/2002
-34   Orbáiz 4 0 21/08/2002
-33   Marchena 69 2 21/08/2002
-32   Juanito 25 3 21/08/2002
-31   García Calvo 3 0 21/08/2002
-30   Luque 18 2 07/06/2002
-29   Contreras 2 0 (*) 17/04/2002
-28   Tiko 1 0 27/03/2002
-27   Capi 4 0 27/03/2002
-26   Joaquín 51 4 13/02/2002
-25   Ricardo 2 1 (*) 14/11/2001
-24   Curro Torres 5 0 14/11/2001
-23   José Ignacio 2 0 05/09/2001
-22   Albelda 51 0 05/09/2001
-21   Diego Tristán 15 4 02/06/2001
-20   Téllez 4 0 25/04/2001
-19   José Mari 4 1 25/04/2001
-18   Vicente 38 3 28/03/2001
-17   Sergio 11 0 24/03/2001
-16   Unai 1 0 28/02/2001
-15   Javi Moreno 5 1 28/02/2001
-14   Xavi 123 11 15/11/2000
-13   Puyol 100 3 15/11/2000
-12   Catanha 3 0 07/10/2000
-11   Baraja 43 7 07/10/2000
-10   Víctor 8 0 16/08/2000
-9   Tamudo 13 5 16/08/2000
-8   Manuel Pablo 13 0 16/08/2000
-7   César Sánchez 1 4 (*) 16/08/2000

  Iker Casillas 167 94(*) 03/06/2000
-5   Gerard 6 2 03/06/2000
-4   Rufete 3 0 29/03/2000
-3   Juanfran 11 0 29/03/2000
-2   Víctor 1 0 23/02/2000
-1   Romero 10 0 23/02/2000
           
           
           
           
    Acedo 11 1 28/08/1920
    Arrate 6 1 28/08/1920
    Belauste 3 1 28/08/1920
    Eguiazábal 3 0 28/08/1920
    Otero 4 0 28/08/1920
    Pagaza 7 0 28/08/1920
    Patricio 5 1 28/08/1920
    Pichichi 5 1 28/08/1920
    Samitier 21 2 28/08/1920
    Sesúmaga 8 4 28/08/1920
    Zamora 46 42 (*) 28/08/1920
    Artola 2 0 29/08/1920
    Sancho 3 0 29/08/1920
    Vallana 12 0 29/08/1920
    Vázquez 1 0 29/08/1920
    Sabino 2 0 01/09/1920
    Moncho Gil 2 0 02/09/1920
    Silverio 1 0 02/09/1920
    Alcántara 5 6 07/10/1921
    Careaga 4 0 07/10/1921
    Gamborena 20 0 07/10/1921
    José Mª. Peña 21 1 07/10/1921
    Meana 7 1 07/10/1921
    Arbide 1 0 18/12/1921
    Balbino 1 0 18/12/1921
    Fajardo 1 0 18/12/1921
    Luis Olaso 4 1 18/12/1921
    Pololo 2 0 18/12/1921
    Echeveste 4 0 30/04/1922
    Travieso 1 2 30/04/1922
    Goyenechea 10 3 17/12/1922
    Monjardín 4 3 17/12/1922
    Montesinos 1 0 17/12/1922
    Piera 15 2 17/12/1922
    Zabala 4 4 28/01/1923
    Del Campo 1 0 16/12/1923
    Herminio 2 0 16/12/1923
    Spencer 1 0 16/12/1923
    Chirri I 5 0 09/03/1924
    Laca 1 0 09/03/1924
    Rousse 1 0 09/03/1924
    Larraza 1 0 25/05/1924
    Pasarín 6 0 25/05/1924
    Juantegui 1 1 21/12/1924
    Matías 2 0 21/12/1924
    Quesada 9 1 21/12/1924
    Cubells 5 1 17/05/1925
    Oscar Rodríguez 2 1 17/05/1925
    Alcázar 2 0 01/06/1925
    Errazquin 6 6 01/06/1925
    Juanín 2 0 04/10/1925
    Polo 2 0 04/10/1925
    Goiburu 12 5 19/12/1926
    Sagibarba 1 0 19/12/1926
    Galatas 1 0 17/04/1927
    Lafuente 8 0 17/04/1927
    Portas 2 0 17/04/1927
    Prats 9 0 17/04/1927
    Valderrama 1 0 17/04/1927
    Arrillaga 1 0 22/05/1927
    Domingo Zaldúa 5 4 22/05/1927
    Félix Pérez 1 0 22/05/1927
    Luis Regueiro 25 16 22/05/1927
    Sagarzazu 2 0 22/05/1927
    Vidal 1 0 (*) 22/05/1927
    Yermo 5 5 22/05/1927
    Olaso 1 0 29/05/1927
    Kiriki 3 0 08/01/1928
    Pedro Regueiro 4 0 08/01/1928
    Trino 3 0 08/01/1928
    Adolfo 1 0 22/04/1928
    Chirri II 4 0 22/04/1928
    Roberto Echevarría 7 0 22/04/1928
    Amadeo 3 0 30/05/1928
    Jaúregui 3 9 (*) 30/05/1928
    Marculeta 15 1 30/05/1928
    Mariscal 2 1 30/05/1928
    Quincoces I 25 0 30/05/1928
    Antero 1 0 01/06/1928
    Legarreta 1 0 01/06/1928
    Bienzobas 2 2 04/06/1928
    Cholín 1 0 04/06/1928
    Robus 1 0 04/06/1928
    Crisanto Bosch 8 1 17/03/1929
    Gaspar Rubio 4 9 17/03/1929
    Lazcano 5 1 17/03/1929
    Padrón 5 2 17/03/1929
    Solé 4 0 17/03/1929
    Triana 1 0 17/03/1929
    Urquizu 1 0 17/03/1929
    Yurrita 2 0 14/04/1929
    Ciriaco 14 0 01/01/1930
    Martí 3 0 01/01/1930
    Obiols 1 0 01/01/1930
    Ramón Guzmán 3 0 01/01/1930
    Sastre 1 1 01/01/1930
    Garizurieta 1 0 14/06/1930
    Gorostiza 19 2 14/06/1930
    Muguerza 9 0 14/06/1930
    Olivares 1 0 14/06/1930
    Ventolrá 12 3 22/06/1930
    Blasco 5 1 (*) 30/11/1930
    Bata 1 0 19/04/1931
    Iraragorri 7 1 19/04/1931
    Arocha 2 2 26/04/1931
    Castillo 1 0 26/04/1931
    Cilaurren 14 0 09/12/1931
    Hilario 2 1 09/12/1931
    Leoncito 2 0 09/12/1931
    Zabalo 11 0 09/12/1931
    Lángara 12 17 24/04/1932
    Elícegui 4 6 02/04/1933
    Larrinaga 1 1 02/04/1933
    Prat 4 0 02/04/1933
    Ayestarán 1 0 23/04/1933
    Galé 2 0 23/04/1933
    Valle 1 0 30/04/1933
    Chacho 3 7 21/05/1933
    Fede 3 0 11/03/1934
    Herrerita 6 2 18/03/1934
    Lecue 7 1 27/05/1934
    Campanal I 3 2 01/06/1934
    Nogués 1 1 (*) 01/06/1934
    Aedo 4 0 24/01/1935
    Areso 3 0 24/01/1935
    Guillermo Eizaguirre 3 9 (*) 05/05/1935
    Pedrol 1 0 05/05/1935
    Soladrero 1 0 05/05/1935
    Emilín Alonso 2 0 19/01/1936
    García 1 0 19/01/1936
    Ipiña 6 0 19/01/1936
    Bertolí 1 0 23/02/1936
    Zubieta 2 0 24/04/1936
    Vega 1 0 03/05/1936
    Campos 6 5 12/01/1941
    Echevarría 1 2 (*) 12/01/1941
    Epi 15 4 12/01/1941
    Escolá 2 1 12/01/1941
    Gabilondo 5 0 12/01/1941
    Jorge 1 0 12/01/1941
    Mieza 2 0 12/01/1941
    Oceja 4 0 12/01/1941
    Pérez 1 0 (*) 12/01/1941
    Rovira 2 0 12/01/1941
    Trías 1 1 (*) 16/03/1941
    Vázquez 1 0 16/03/1941
    Acuña 1 1 (*) 28/12/1941
    Germán Gómez 6 0 28/12/1941
    Machín 1 0 28/12/1941
    Martorell 4 6 (*) 28/12/1941
    Mundo 3 3 28/12/1941
    Raich 1 0 28/12/1941
    Teruel 4 0 28/12/1941
    Arqueta 1 0 15/03/1942
    Bravo 1 0 15/03/1942
    Jesús Alonso 3 0 15/03/1942
    Mateo 3 0 15/03/1942
    Arencibia 1 0 12/04/1942
    Emilín García 2 0 12/04/1942
    Juan Ramón 2 0 12/04/1942
    Martín 3 0 12/04/1942
    Aparicio 8 0 11/03/1945
    César 12 6 11/03/1945
    Gainza 33 10 11/03/1945
    Ignacio Eizaguirre 18 31 (*) 11/03/1945
    Millán 1 0 11/03/1945
    Moleiro 1 0 11/03/1945
    Zarra 20 20 11/03/1945
    Asensi 6 0 06/05/1945
    Pedrito 1 0 06/05/1945
    Gonzalvo III 16 1 23/06/1946
    Huete 1 0 23/06/1946
    Iriondo 2 1 23/06/1946
    Jugo 1 0 23/06/1946
    Panizo 14 2 23/06/1946
    Bañón 1 2 (*) 26/01/1947
    Bertol 2 0 26/01/1947
    Curta 3 0 26/01/1947
    Lezama 1 2 (*) 26/01/1947
    Nando González 8 0 26/01/1947
    Querejeta 2 0 26/01/1947
    Arza 2 0 02/03/1947
    Sans 1 0 02/03/1947
    Alconero 4 0 21/03/1948
    Clemente 3 0 21/03/1948
    Gabriel Alonso 12 0 21/03/1948
    Igoa 10 7 21/03/1948
    Vidal 1 0 21/03/1948
    Aldecoa 1 0 30/05/1948
    Gonzalvo II 8 0 30/05/1948
    Juncosa 2 0 30/05/1948
    Miguel Muñoz 7 0 20/06/1948
    Pahiño 3 3 20/06/1948
    Lozano 5 0 02/01/1949
    Silva 5 1 02/01/1949
    Puchades 23 0 20/03/1949
    Riera 3 0 20/03/1949
    Rosendo Hernández 4 0 20/03/1949
    Antúnez 4 0 12/06/1949
    Artigas 1 0 12/06/1949
    Basora 22 13 12/06/1949
    Venancio 11 4 12/06/1949
    Molowny 7 2 02/04/1950
    Ontoria 1 0 09/04/1950
    Parra 7 0 09/04/1950
    Ramallets 35 50 (*) 29/06/1950
    Mencía 1 0 18/02/1951
    Calvet 2 0 10/06/1951
    Biosca 11 0 17/06/1951
    Marcet 3 2 17/06/1951
    Segarra 25 0 17/06/1951
    Sobrado 1 0 17/06/1951
    Coque 1 1 01/06/1952
    Martín 1 0 01/06/1952
    Seguer 4 0 01/06/1952
    Escudero 3 1 07/12/1952
    Fuertes 1 0 07/12/1952
    Navarro 5 0 07/12/1952
    Ramoní 2 0 07/12/1952
    Campanal II 11 0 28/12/1952
    Joseito 1 0 28/12/1952
    Andrés Bosch 6 0 19/03/1953
    Garay 29 1 19/03/1953
    Kubala 19 11 05/07/1953
    Manolín 1 0 05/07/1953
    Moreno 2 0 05/07/1953
    Miguel 15 2 08/11/1953
    Orúe 3 0 08/11/1953
    Alsua II 2 1 06/01/1954
    Argila 1 1 (*) 06/01/1954
    Lesmes I 2 0 06/01/1954
    Pasieguito 3 0 06/01/1954
    Carmelo 13 20 (*) 14/03/1954
    Manchón 1 0 14/03/1954
    Arteche 6 1 17/03/1954
    Arieta I 3 2 17/03/1955
    Marquitos 2 0 17/03/1955
    Rial 5 1 17/03/1955
    Gento 43 5 18/05/1955
    Matito 1 0 18/05/1955
    Mauri 5 0 18/05/1955
    Mañó 1 0 18/05/1955
    Pérez-Payá 2 0 18/05/1955
    Zárraga 8 0 18/05/1955
    Collar 16 4 19/06/1955
    Doménech 3 0 19/06/1955
    Guillamón 3 0 19/06/1955
    Maguregui 7 1 19/06/1955
    Peiró 12 5 03/06/1956
    Di Stefano 31 23 30/01/1957
    Luis Suárez 32 14 30/01/1957
    Valero 1 0 30/01/1957
    Canito 1 0 10/03/1957
    Heriberto Herrera 1 0 10/03/1957
    Mateos 8 3 31/03/1957
    Olivella 18 0 31/03/1957
    Vergés 12 2 08/05/1957
    Gensana 10 2 16/05/1957
    Quincoces II 8 0 16/05/1957
    Santisteban 7 0 06/11/1957
    Callejo 3 0 13/03/1958
    Marsal 1 0 13/04/1958
    Tejada 8 4 13/04/1958
    Juanito Alonso 2 3 (*) 15/10/1958
    Lesmes II 1 0 15/10/1958
    Santamaría 16 0 15/10/1958
    Gracia 10 0 28/06/1959
    Eulogio Martínez 8 6 22/11/1959
    Mestre 2 0 22/11/1959
    Herrera 1 0 13/03/1960
    Del Sol 16 3 15/05/1960
    Pachín 8 0 15/05/1960
    Pereda 15 6 15/05/1960
    Rivilla 26 0 10/07/1960
    Alvarito 2 0 14/07/1960
    Vidal 4 0 14/07/1960
    Araquistáin 6 6 (*) 17/07/1960
    Ruiz Sosa 5 0 26/10/1960
    Chuzo 1 0 30/10/1960
    Casado 1 0 02/04/1961
    Vicente Train 7 9 (*) 02/04/1961
    Calleja 13 0 19/04/1961
    Foncho 2 1 19/04/1961
    Koldo Aguirre 7 0 19/04/1961
    Zoco 25 1 19/04/1961
    Areta II 1 0 11/06/1961
    Puskas 4 0 12/11/1961
    Marcelino 14 4 23/11/1961
    Félix Ruiz 4 1 10/12/1961
    Miera 1 0 10/12/1961
    Piquer 1 0 10/12/1961
    Zaldúa 3 0 10/12/1961
    Reija 20 0 31/05/1962
    Rodri 4 0 03/06/1962
    Adelardo 14 2 06/06/1962
    Echeberría 4 0 06/06/1962
    Glaría 20 0 01/11/1962
    Guillot 6 4 01/11/1962
    Paquito 9 0 01/11/1962
    Veloso 4 3 01/11/1962
    Amancio 42 11 25/11/1962
    Morollón 2 0 09/01/1963
    Sadurní 10 8 (*) 09/01/1963
    Serena 1 0 09/01/1963
    Lapetra 13 1 13/06/1963
    Mingorance 1 0 13/06/1963
    Pepín 2 2 (*) 30/10/1963
    Domínguez 1 0 01/12/1963
    Fusté 8 3 11/03/1964
    Iribar 49 42 (*) 11/03/1964
    Villa 3 0 11/03/1964
    Zaballa 1 2 08/04/1964
    Eusebio Ríos 1 0 15/11/1964
    Ufarte 15 2 05/05/1965
    Luis Aragonés 11 3 08/05/1965
    Betancort 2 1 (*) 27/10/1965
    Ansola 5 0 08/12/1965
    Neme 1 0 08/12/1965
    Sanchís 11 1 08/12/1965
    Eladio 10 0 23/06/1966
    Violeta 14 1 23/06/1966
    Gallego 36 0 13/07/1966
    Pirri 41 16 13/07/1966
    Marcial 15 0 23/10/1966
    Santamaría 1 0 23/10/1966
    Vavá 2 0 23/10/1966
    Jara 1 0 07/12/1966
    José María 6 1 07/12/1966
    Grosso 14 1 01/02/1967
    Velázquez 10 2 01/02/1967
    Tonono 22 0 01/10/1967
    Gárate 18 5 22/10/1967
    Osorio 2 0 22/10/1967
    Canós 4 0 28/02/1968
    Claramunt 23 4 28/02/1968
    Rifé 4 1 28/02/1968
    Uriarte 9 1 28/02/1968
    Poli 1 0 03/04/1968
    Sáez 3 0 03/04/1968
    Bustillo 5 2 02/05/1968
    Castellano 2 1 02/05/1968
    Germán Dévora 5 0 02/05/1968
    Guedes 2 0 02/05/1968
    Santos 1 0 02/05/1968
    Torres 5 0 17/10/1968
    Zabalza 7 0 17/10/1968
    Asensi 41 7 23/02/1969
    Martín II 4 0 23/02/1969
    Rojo I 18 3 26/03/1969
    Vidagany 4 0 26/03/1969
    Antón 5 0 23/04/1969
    Rexach 15 2 23/04/1969
    Ballester 1 0 25/06/1969
    Barrachina 1 0 15/10/1969
    Gaztelu 2 0 15/10/1969
    Pujol 1 0 15/10/1969
    Quino 7 3 15/10/1969
    Reina 12 7 (*) 15/10/1969
    Arieta II 7 3 11/02/1970
    Costas 13 0 11/02/1970
    Lora 14 1 11/02/1970
    Melo 2 0 11/02/1970
    Sol 28 1 11/02/1970
    Quini 35 8 28/10/1970
    Rodilla 1 0 28/10/1970
    Hita 3 0 11/11/1970
    Churruca 16 0 20/02/1971
    Benito 23 0 09/05/1971
    Aguilar 3 1 24/11/1971
    Lico 1 0 12/01/1972
    Touriño 1 0 12/01/1972
    Manolete 2 0 16/02/1972
    Migueli 2 0 16/02/1972
    De la Cruz 6 0 12/04/1972
    Irureta 6 0 23/05/1972
    Valdez 9 5 23/05/1972
    José Luis 4 0 11/10/1972
    Macías 2 0 17/01/1973
    Roberto Martínez 5 2 21/02/1973
    Galán 2 0 02/05/1973
    García Remón 2 1 (*) 02/05/1973
    Planelles 2 0 02/05/1973
    Becerra 1 0 17/10/1973
    Clarés 1 0 17/10/1973
    De Felipe 1 0 17/10/1973
    Marianín 1 0 17/10/1973
    Ochoa 1 0 17/10/1973
    Rojo II 1 0 17/10/1973
    Solsona 7 0 17/10/1973
    Villar 22 3 17/10/1973
    Martínez 4 0 21/10/1973
    Uría 14 0 21/10/1973
    Capón 13 1 24/11/1973
    Deusto 1 2 (*) 24/11/1973
    Juan Carlos 2 0 24/11/1973
    Castellanos 3 0 25/09/1974
    García Soriano 2 0 25/09/1974
    Benítez 3 0 12/10/1974
    Migueli 31 1 20/11/1974
    Planas 1 0 20/11/1974
    Camacho 81 0 05/02/1975
    Megido 1 1 05/02/1975
    Del Bosque 18 1 17/04/1975
    Santillana 56 15 17/04/1975
    Miguel Angel 18 9 (*) 12/10/1975
    Ramos 4 0 12/10/1975
    Fortes 1 0 16/11/1975
    Satrústegui 32 8 16/11/1975
    Alabanda 1 0 24/04/1976
    Cortabarría 4 0 22/05/1976
    Juanito 34 8 10/10/1976
    Idígoras 1 0 09/02/1977
    Olmo 13 0 09/02/1977
    Arconada 68 62 (*) 27/03/1977
    Marañón 4 0 27/03/1977
    Leal 13 1 16/04/1977
    Rubén Cano 12 4 16/04/1977
    Dani 25 10 21/09/1977
    López 1 0 21/09/1977
    López Ufarte 15 5 21/09/1977
    Manzanedo 1 0 (*) 21/09/1977
    Marcelino 13 0 26/10/1977
    Cardeñosa 8 0 30/11/1977
    San José 13 0 30/11/1977
    Carrete 2 0 25/01/1978
    Felipe 3 0 29/03/1978
    Gordillo 75 3 29/03/1978
    Lanchas 1 0 29/03/1978
    Urruticoechea 5 6 (*) 29/03/1978
    Verdugo 1 0 29/03/1978
    Biosca 3 0 26/04/1978
    Guzmán 2 0 24/05/1978
    Cundi 9 0 04/10/1978
    Sánchez 14 0 04/10/1978
    Escalza 1 0 08/11/1978
    Saura 23 4 08/11/1978
    Alexanko 34 4 15/11/1978
    Heredia 3 0 15/11/1978
    Argote 2 0 13/12/1978
    Botubot 1 0 21/12/1978
    Canito 1 0 21/12/1978
    Pichi Alonso 3 0 21/12/1978
    Zamora 30 3 21/12/1978
    Morán 5 0 14/03/1979
    Carrasco 35 5 04/04/1979
    Arias 1 0 26/09/1979
    García Navajas 1 0 14/11/1979
    Joaquín 18 1 14/11/1979
    Mesa 2 1 14/11/1979
    Celayeta 6 0 23/01/1980
    Landáburu 1 0 23/01/1980
    Guisasola 1 0 26/03/1980
    José Diego 1 0 26/03/1980
    Urquiaga 14 0 26/03/1980
    Tendillo 27 1 21/05/1980
    Perico Alonso 20 1 24/09/1980
    Montero 3 0 15/10/1980
    Quique Ramos 4 0 18/02/1981
    Rubio 1 0 18/02/1981
    Maceda 36 8 25/03/1981
    Marcos 22 1 25/03/1981
    Víctor 60 3 25/03/1981
    Gerardo 9 0 20/06/1981
    Esteban 3 0 23/09/1981
    Jiménez 1 0 18/11/1981
    Gallego 42 2 24/02/1982
    Estella 1 0 24/03/1982
    Uralde 3 0 28/04/1982
    Bonet 4 0 27/10/1982
    Francisco 20 1 27/10/1982
    Juan José 4 0 27/10/1982
    Martín 2 0 27/10/1982
    Pedraza 2 1 27/10/1982
    Roberto 29 1 27/10/1982
    Señor 40 6 27/10/1982
    Goikoetxea 39 4 16/02/1983
    Sarabia 15 2 16/02/1983
    Rincón 23 10 27/04/1983
    Güerri 3 0 05/10/1983
    Nimo 1 0 05/10/1983
    Salva 6 0 05/10/1983
    Buyo 7 2 (*) 21/12/1983
    De Andrés 2 0 18/01/1984
    Julio Alberto 34 0 29/02/1984
    Butragueño 69 26 17/10/1984
    Urtubi 2 0 14/11/1984
    Rojo 4 0 23/01/1985
    Zubizarreta 126 100 (*) 23/01/1985
    Clos 3 1 27/02/1985
    Calderé 18 7 30/04/1985
    Liceranzu 1 0 30/04/1985
    Marina 1 0 26/05/1985
    Eloy 15 4 20/11/1985
    Míchel 66 21 20/11/1985
    Quique Setién 3 0 20/11/1985
    Tomás 19 0 20/11/1985
    Chendo 26 0 22/01/1986
    Julio Salinas 56 22 22/01/1986
    Ablanedo II 4 2 (*) 24/09/1986
    Eusebio 15 0 24/09/1986
    Arteche 4 1 12/11/1986
    Sanchís 48 1 12/11/1986
    Ramón 3 1 21/01/1987
    Andrinúa 28 2 18/02/1987
    Soler 9 0 29/04/1987
    Martín Vázquez 38 1 23/09/1987
    Quique Flores 15 0 23/09/1987
    Bakero 30 7 14/10/1987
    Paco Llorente 1 1 18/11/1987
    Luis García 1 0 27/01/1988
    López Rekarte 4 0 27/01/1988
    Beguiristáin 22 6 24/02/1988
    Diego 1 0 24/02/1988
    Larrañaga 1 0 24/02/1988
    Nando 2 0 14/09/1988
    Patxi Ferreira 2 0 14/09/1988
    Patxi Salinas 2 0 14/09/1988
    Jiménez 15 0 12/10/1988
    Górriz 12 1 16/11/1988
    Manolo 28 9 16/11/1988
    Solana 1 0 16/11/1988
    Serna 6 0 21/12/1988
    Hierro 89 29 20/09/1989
    Minguela 1 0 20/09/1989
    Ochotorena 1 0 (*) 20/09/1989
    Villarroya 14 0 20/09/1989
    Pardeza 5 0 11/10/1989
    Fernando 8 2 15/11/1989
    Juanito 5 1 15/11/1989
    Milla 3 0 15/11/1989
    Luis Manuel 4 0 13/12/1989
    Miñambres 6 2 13/12/1989
    Moya 5 1 13/12/1989
    Rafa Paz 7 0 21/02/1990
    Alkorta 54 0 26/05/1990
    Bango 2 0 12/09/1990
    Carlos 6 6 12/09/1990
    Goicoechea 36 4 12/09/1990
    Nando 8 0 12/09/1990
    Valverde 1 0 10/10/1990
    Amor 37 4 14/11/1990
    Martín Domínguez 3 0 16/01/1991
    Vizcaíno 15 0 16/01/1991
    Abel 2 3 (*) 27/03/1991
    Giner 11 0 17/04/1991
    Juan Carlos 1 0 17/04/1991
    Luis Enrique 62 12 17/04/1991
    Solozábal 12 0 17/04/1991
    Ziganda 1 0 17/04/1991
    Abelardo 54 3 04/09/1991
    Alvaro 4 0 04/09/1991
    Berto 1 0 04/09/1991
    Cristóbal 6 1 04/09/1991
    Ferrer 36 0 04/09/1991
    Conte 1 0 13/11/1991
    Nadal 62 3 13/11/1991
    Geli 4 0 15/01/1992
    Higuera 6 1 15/01/1992
    Fonseca 4 1 19/02/1992
    Toni 10 2 11/03/1992
    Alfonso 38 11 09/09/1992
    López 11 0 09/09/1992
    Claudio 6 0 14/10/1992
    Guardiola 47 5 14/10/1992
    Kiko 26 5 16/12/1992
    Christiansen 2 1 27/01/1993
    Fran 16 2 27/01/1993
    Guerrero 41 13 27/01/1993
    Imaz 1 0 27/01/1993
    Aldana 4 1 24/02/1993
    Lasa 2 0 24/02/1993
    Quique Estebaranz 3 0 02/06/1993
    Camarasa 14 0 08/09/1993
    Caminero 21 8 08/09/1993
    Otero 9 0 08/09/1993
    Voro 9 0 13/10/1993
    Cañizares 45 26 (*) 17/11/1993
    Juanele 5 2 19/01/1994
    Larraínzar 1 0 19/01/1994
    Chano 1 0 09/02/1994
    Sergi 56 1 09/02/1994
    Lopetegui 1 0 (*) 23/03/1994
    Amavisca 15 1 07/09/1994
    Pier 1 0 12/10/1994
    Belsúe 17 0 16/11/1994
    Donato 12 3 16/11/1994
    Cuéllar 2 0 30/11/1994
    Pizzi 22 8 30/11/1994
    Losada 1 0 18/01/1995
    Karanka 1 0 26/04/1995
    Aranzábal 28 0 07/06/1995
    Manjarín 13 2 06/09/1995
    Molina 9 3 (*) 24/04/1996
    Raúl 102 44 09/10/1996
    Roberto Ríos 11 0 09/10/1996
    Urzaiz 25 8 09/10/1996
    Armando 2 0 18/12/1996
    Aguilera 7 0 24/09/1997
    Oli 2 1 24/09/1997
    Santi 2 0 11/10/1997
    Etxeberria 53 12 19/11/1997
    Lardín 3 0 19/11/1997
    Fernando 2 0 28/01/1998
    Iván Campo 4 0 25/03/1998
    Morientes 47 27 25/03/1998
    Celades 4 0 03/06/1998
    Ezquerro 1 0 05/09/1998
    Míchel Salgado 53 0 05/09/1998
    Alkiza 3 1 23/09/1998
    De Pedro 12 2 23/09/1998
    Engonga 14 1 23/09/1998
    Ito 1 0 23/09/1998
    Paco 21 0 23/09/1998
    Marcos Vales 1 0 14/10/1998
    Dani 5 1 18/11/1998
    Iván Helguera 47 3 18/11/1998
    Juan Sánchez 1 0 18/11/1998
    Marcelino 5 0 18/11/1998
    Toni 3 0 (*) 18/11/1998
    Valerón 46 5 18/11/1998
    Mendieta 40 8 27/03/1999
    Munitis 21 2 27/03/1999
    Guti 14 3 05/05/1999
    César 12 3 18/08/1999
    Farinós 2 0 18/08/1999
    Juanmi 1 0 (*) 26/01/2000
    Luis Cembranos 1 0 26/01/2000
    Salva Ballesta 4 0 26/01/2000
    Velasco 5 0 26/01/2000

Partidos selección española 2016

Part.nº Fecha Localidad Local Visitante Resultado Resultado Competicion
654 24/03/2016 UDINE ITALIA ESPAÑA 1 1 Amistoso
655 27/03/2016 CLUJ RUMANIA ESPAÑA 0 0 Amistoso
656 29/05/2016 SAINT GALLEN ESPAÑA BOSNIA HERZEGOVINA 3 1 Amistoso
657 01/06/2016 SALZBURGO ESPAÑA COREA DEL SUR 6 1 Amistoso
658 07/06/2016 GETAFE ESPAÑA GEORGIA 0 1 Amistoso
659 13/06/2016 TOULOUSE ESPAÑA R. CHECA 1 0 XIV Eurocopa
660 17/06/2016 NIZA ESPAÑA TURQUIA 3 0 XIV Eurocopa
661 21/06/2016 BURDEOS CROACIA ESPAÑA 2 1 XIV Eurocopa
662 27/06/2016 PARIS ITALIA ESPAÑA 2 0 XIV Eurocopa
663 01/09/2016 BRUSELAS BELGICA ESPAÑA 0 2 Amistoso
664 05/09/2016 LEON ESPAÑA LIECHTENSTEIN 8 0 Clasf.C.Mundo 
665 06/10/2016 TURIN ITALIA ESPAÑA 1 1 Clasf.C.Mundo 
666 09/10/2016 SHKODER ALBANIA ESPAÑA 0 2 Clasf.C.Mundo 
667 12/11/2016 GRANADA ESPAÑA MACEDONIA 4 0 Clasf.C.Mundo 
668 15/11/2016 LONDRES INGLATERRA ESPAÑA 2 2 Amistoso
               
    J G E P GF GC
  Amistoso 7 3 3 1 14 6
  Eurocopa 2016 4 2 0 2 5 4
  Clasf. C.Mundo 4 3 1 0 15 1
    J G E P GF GC
  en casa 3 2 0 1 12 1
  fuera 6 2 4 0 8 4
  neutral 6 4 0 2 14 6
  TOTALES 15 8 4 3 34 11
20161116074249-partido668-11-titular.jpg

 

 

  

INGLATERRA

Partido 668

  

ESPAÑA

 2-2  

1 - 0, min.9, Lallana,penalti.
2 - 0, min.48, Vardy.

 

Amistoso

15 Noviembe 2016

Londres

Estadio: Wembley

2 - 1, min.89, Iago Aspas.
2 - 2, min.95, Isco. 

Ficha técnica


INGLATERRA: Hart (Heaton, min.46); Clyne, Rose (Cresswell, min.79), Dier, Cahill (Jagielka, min.46); Stones, Sterling (Townsend, min.64), Henderson, Lallana (Walcott, min.27) Lingard y Vardy (Rashford, min.68).
ESPAÑA: Reina; Azpilicueta, Nacho, I.Martínez, Carvajal; Busquets (Nolito, min.78), Mata (Koke, min.46), Thiago (Ander Herrera, min.56); Vitolo (Iago Aspas, min.46), Silva (Isco, min.64) y Aduriz (Morata, min.64).
GOLES:1 - 0, min.9, Lallana, de penalti.2 - 0, min.48, Vardy.2 - 1, min.89, Iago Aspas.2 - 2, min.95, Isco.

ÁRBITRO: Ovidiu Hategan (RUM). Amonestó a Íñigo Martínez (min.30), Carvajal (min.76) en España y a Sterling (min.29), Walcott (min.31) y Rose (min.45) en Inglaterra.
ESTADIO: Wembley.

Inglaterra 2-2 España

34 % Posesión 66 %
0 remates poste 0
4 remates a puerta 5
3 remates paradas 2
3 remates fuera 2
1 remates otros 1
3 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 17
17 faltas cometidas 13
73 balones perdidos 66
41 balones recuperados 55
3 fueras de juego 3
1 penalties 0
16 intervenciones portero 6

***********

Partido nº 668 Iago Aspas y Ander Herrera se estrenan como internacionales españoles:

El centrocampista del Manchester United y el atacante del Celta de Vigo debutan oficialmente como jugadores de la Selección absoluta en el amistoso ante Inglaterra. El gallego, con golazo incluido

Julen Lopetegui ha hecho debutar a dos nuevos internacionales, y ya van tres desde que se hizo cargo de la Selección española de fútbol. Tras el descanso del partido en Wembley, saltó al terreno de juego Iago Aspas. El atacante del RC Celta de Vigo es el internacional nº 744 en vestir la camiseta de España. Nacido en Moaña, Pontevedra, llega al equipo nacional tras crecer día a día en el conjunto vigués. En los cuarenta y cinco minutos que tuvo en Wembley, el gallego se mostró intenso y participativo con el grupo. Tanto, que en el tramo final de partido, dejó para el recuerdo un golazo con el que debuta, con un balón que, con la zurda, puso en la escuadra de la portería de Heaton.

Consulta todo el listado de jugadores que han sido internacionales con la Selección española de fútbol

Ante Inglaterra también fue el turno de un jugador que el vasco conocía bien desde las selecciones de España. No obstante, Ander Herrera se cuenta entre los campeones de Europa Sub-21 del año 2011, al igual que otros futbolistas como Thiago Alcántara.

Indiscutible en las selecciones de España desde joven, internacional olímpico en 2012, Ander Herrera ya recibió la llamada de Lopetegui en la concentración del mes de octubre. Ahora, en Granada, ha hecho su debut como internacional absoluto con España.

Debut Jugador Selección nº 774

Nombre: Iago Aspas (Celta de Vigo) 

Jugador Selección nº 774 Nombre: Iago Aspas (Celta de Vigo) Debut 15/10/2016.:

Debut Jugador Selección nº 775

Nombre: Ander Herrera (Manchester United)

Jugador Selección nº 775 Nombre: Ander Herrera (Manchester United) Debut 15/10/2016.:

Aspas maquilla a España ante Inglaterra

La Roja, liderada por el debutante gallego en el tramo final, remonta un 2-0. La selección de Lopetegui estuvo muy confusa y perdida hasta el carrusel de cambios en el segundo tiempo

Una carga final liderada por Iago Aspas evitó a España su primera derrota en la etapa de Lopetegui. Desnortada y sin poso alguno durante más de una hora, la Roja solo reaccionó con el carrusel de relevos habituales en los envites amistosos. A ese momento llegó con un 2-0 en contra y desvalida, sin haber sido capaz de plasmar una idea de juego concreta, demasiado agitada desde la pizarra del seleccionador. Hasta que en medio de la ruleta de cambios y más cambios, emergió sobre todos Aspas y, a hombros del novato gallego, la Roja cazó un empate final con un tanto de Isco. Solo faltaban segundos. Un empate elogiable por el empeño del segundo pelotón. Pero que no debiera maquillar del todo la zozobra previa.

Hasta que irrumpió el descarado Iago Aspas, que entró en Wembley como si fuera su cuarto de estar, España estuvo extraviada. Tan experimental que nunca se enganchó al partido, sin toque, sin gobierno, sin temple. En definitiva, una Roja desteñida, sometida por una Inglaterra ardorosa y enérgica, y sin disimulo a la hora de rascar hueso ajeno. Un colmillo suficiente para capear al grupo de Lopetegui. El seleccionador decidió alterar el sostén defensivo, ya de por sí escuálido por las bajas de Ramos, Piqué y Alba. El vasco prescindió de Bartra y ordenó una zaga con tres cuarteleros, con Azpilicueta y Nacho de escoltas de Íñigo Martínez, anclado en el eje. Una reválida de aúpa para un futbolista sin más vuelo internacional que ochenta minutos frente a Guinea, trece contra Ecuador y diez en Albania. Graduarse en Wembley es otra cosa. Y Vardy, que ha pasado de jornalero a distinguido goleador en la Premier, se lo impidió. Mientras España intentaba dar con un supuesto plan, el que fuese, Lallana, desde el costado derecho del medio campo, articuló un pase combado para Vardy. Íñigo Martínez tenía ventaja, pero se venció de mala manera. El control del ariete inglés no fue sutil, pero Reina no lo aprovechó y atropelló a su rival. Lallana acertó con el penalti y España se fundió del todo, pese a que el duelo solo amanecía.

Sobre Wembley solo se advertía una confusa trama de camisetas rojas. Una España destemplada con una defensa inédita y un medio campo tieso por la presión ajena y la falta de salida por los costados, donde solo Vitolo intentaba ventilar. Ante tanto borrón, a los 25 minutos ya rectificó Lopetegui. Fuera el plan A, o lo que fuese, y paso al B, con una retaguardia con Carvajal y Azpilicueta de laterales y Nacho e Íñigo como centrales.

El trueque no mejoró en nada a la Roja, superada en cada disputa, con menos nervio que el grupo de Southgate, al que bastaba con mantener la mordida y exprimir la velocidad de Sterling para dislocar a los visitantes. Nadie emitía señales de humo desde el bando español. Ni siquiera el eterno y abnegado Aduriz, aislado, sin un colega que tuviera la pretensión de que Aduriz hiciera de Aduriz. Nadie le buscó, fuera por vía terrestre o área. Un rematador puro como él debería ser el punto final de un conjunto tejido para otros menesteres, los que fuesen. España tiene laterales y extremos de largo recorrido, pero en Londres, pese a tener a Aduriz en la diana, el equipo renunció a remar por las orillas. Dos orillas, además, asimétricas: una con Carvajal y Vitolo y otra, la izquierda, solo con Azpilicueta, que para colmo no es zurdo, por más que le toque en ocasiones adaptarse.

Cegada y sin un guion definido, el que fuese, la Roja se fue al intervalo sin dictado alguno. De regreso, en un par de minutos, Vardy, de nuevo, tomó la matrícula de Íñigo Martínez, el último mal escalonado en un gol que evidenció la caraja española. Reina evitó el tercero, en un remate de Walcott. Ahí concluyó el partido fetén, no cuando se vuelve tan amistoso que no hay apuntador que pille el carrusel de cambios. Con el atasco de entradas y salidas mejoró España, más afilada ante la portería local. Nunca llegó a ser un equipo coral, pero, al menos, tuvo el fervor suficiente para dar la lata a los zagueros ingleses. Para entonces, Inglaterra, rebajada por los relevos, ya solo quería cuidar el marcador. Con brío y fe, llegó el golazo de Aspas y del arrebato final sacó provecho Isco para jolgorio de toda la expedición. Fue el único tramo en el que se vio definido al grupo de Lopetegui, ya con laterales al vuelo, extremos como Nolito y Aspas y un cierre ofensivo como Morata. Más concreto y con otro empeño, el equipo cazó el empate en la jugada terminal. Y lo hizo con la segunda columna de jugadores de Lopetegui. Con la primera, suspenso. Nadie supo qué tocaba hacer hasta que el entusiasmo de Aspas resultó contagioso.

 

España empata frente a Inglaterra en el debut de Ander Herrera

El centrocampista aragonés, suplente de inicio, sustituyó a Thiago en el minuto 55 de un partido que acabó 2-2.

Ander Herrera debutó este martes con la selección española absoluta. El centrocampista aragonés, suplente de inicio, sustituyó a Thiago en el minuto 55 del Inglaterra-España. A su entrada, el marcador reflejaba un 2-0 favorable a los locales, pero los de Julen Lopetegui lograron reponerse hasta acabar empatando.


La selección española empató en el último suspiro de un partido amistoso disputado en Wembley que decidió un gol de Isco en el minuto 95, pero dejó la imagen más pobre de España en el duelo que cerró el año 2016 para el combinado nacional.

Cuando todo estaba perdido aparecieron Iago Aspas e Isco para cambiar todas las crónicas. El gallego revolucionó el encuentro con su movilidad en los últimos metros y el malagueño, que apenas jugó 25 minutos, llevó el cuero al fondo de las mallas cuando Lopetegui asumía su primera derrota como seleccionador.


Sin embargo, el milagroso empate de ’La Roja’ deja en el aire el escaso rodaje del equipo de Lopetegui, superado en todas las facetas por una ramplona Inglaterra. España no fue nunca España. La selección no dio dos pases seguidos, se atascó en la salida del balón y puso mucho menos intensidad que su rival.

Cuando la selección española quiso darse cuenta ya perdía 1-0 por culpa de un penalti.
La defensa fue el gran talón de Aquiles en un once que apostó por solo dos jugadores del pasado sábado en Granada. Como centrales, una novedosa pareja que fue un caramelo para los ’pross’. Ni el madridista Nacho ni el ’txuri urdin’ Íñigo Martínez tuvieron su mejor día. En el centro del campo, tampoco hubo nada rescatable. 

Thiago se vio superado por el hambre de los locales y Busquets fue tapado por completo desde el inicio. Así ocurrió en un error infantil que permitió a Vardy acabar con el balón en los pies y ser derribado por Reina, sorprendentemente titular. El meta cordobés no tuvo más opción que hacer penalti al efervescente jugador del Leicester.

Lallana marcó el primero con decisión y se fue lesionado; y España no cambió el ritmo pausado y cansino que había definido sus intenciones en los diez primeros minutos. Poco fútbol, pero sobre todo pocas opciones de maquillar un encuentro al que ya se le veían las hechuras.
Al margen, obviamente, de las muchas bajas que tuvo el equipo: De Gea, Sergio Ramos, Piqué, Alba y Diego Costa, la selección desprendió pereza y nada de la frescura que inspiró Lopetegui con su apuesta.

El primer tiro a puerta lo firmó Vitolo -de lo mejor en ambos partidos-, pero resultó ser un oasis en el primer acto. La velocidad de Sterling y Henderson desarboló a una España que necesitaba el descanso como agua de mayo. Los de Gareth Southgate, por contra, estaban a sus anchas.

Era la primera vez que España empezaba perdiendo un partido en la ’era Lopetegui’. La reacción fue una de las cosas que quiso medir el nuevo míster, que apenas tuvo tiempo para hacerlo. A los dos minutos, otro error en los metros finales y gol de Vardy, que marcó con un violento cabezazo dentro del área de castigo.

Para colmo, el delantero inglés celebró su tanto con un famoso ’Mannequin Challenge’ que terminó por desquiciar a la selección. Nada hacía esperar un cambio en el guion, sobre todo porque el juego inglés seguía siendo sólido y constantes, todo lo contrario al de España que sólo despertó con la presencia de Aspas e Isco.

El de Moaña se asoció bien con Silva, buscó las cosquillas a Stones y demostró que su debut no quería que pasase desapercibido. De igual forma que Ander Herrera, que también tuvo buenos minutos en lo que fue su primer día como miembro de la selección absoluta.

Con el consiguiente enfado del seleccionador y con los londinenses abandonando Wembley, España recortó distancias con un golazo de Aspas que fue directo a la escuadra. El tanto parecía el 2-1, un premio exagerado para la triple campeona de Europa que no había merecido tan inmenso tesoro.

Pero para colmo de los ’pross’, en la última jugada del encuentro, Isco recibió en el área pequeña, controló con el pecho y batió a Heaton por debajo de las piernas. Lopetegui echó a correr por la banda como si un punto hubiese logrado. El equipo se abrazó celebrando no haber caído en un escenario sagrado donde lo único bueno para España fue eso, el resultado.

20161114110308-partido667-11-titular.jpg

 

 ESPAÑA

Partido 667

  MACEDONIA

 

 4-0

1-0, m.34: Velkovski p.p.
2-0, m.63:Vitolo.
3-0, m.84: Monreal.
4-0, m.85: Aduriz.

Clasificación Mundial 2018

12 Noviembe 2016

Granada

Estadio: Nuevo Los Carmenes

 

Ficha técnica:

4 - España: De Gea; Carvajal, Nacho Fernández, Bartra, Monreal; Busquets, Koke (Isco, m.72), Thiago; Silva, Vitolo (Callejón, m.86) y Morata (Aduriz, m.60).

0 - Macedonia: Dimitrievski, Ristovski, Velkovski, Mojsov, Ristevski, Alioski; Hasani (Gjorgjev, m.86), Bardi, Spirovski (Zhuta, m.60); Nestorovski (Ibraimi, m.83); y Pandev.
Goles: 1-0, m.34: Velkovski en propia puerta. 2-0, m.63: Vitolo. 3-0, m.84: Monreal. 4-0, m.85: Aduriz.

Árbitro: Robert Schörgenhofer (Austria). Amonestó a Alioski (92) por Macedonia.
Incidencias: encuentro del Grupo G de la fase de clasificación al Mundial 2018, disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes, ante la presencia de 19.500 espectadores.

España 4-0 Macedonia

76 % Posesión 24 %
0 remates poste 0
8 remates a puerta 2
2 remates paradas 3
6 remates fuera 4
6 remates otros 2
0 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
11 faltas recibidas 8
8 faltas cometidas 11
63 balones perdidos 87
52 balones recuperados 40
4 fueras de juego 4
0 penalties 0
3 intervenciones portero 10

España golea a Macedonia con poco

La Roja más gris de la etapa de Lopetegui acaba por vapulear a Macedonia tras un mal primer tiempo

De la España del casi nada a la España de Silva, que en estos tiempos es mucho Silva. No fue el partido de su vida, pero sí quien sirvió de lanzadera para una España nublada. Así, con el faro del canario y poco más, fraguó la Roja ante Macedonia su 57º partido sin derrota en una fase de clasificación mundialista. Y lo hizo con una goleada, necesaria por el apretón previsto con Italia en un grupo en el que es probable que los goles favorables sentencien el billete directo a Rusia 2018. No fue un choque para la retina, ni mucho menos. España cumplió y basta tras un primer tiempo raquítico y algo más de pulso en el segundo, con un do de pecho de Silva y Vitolo que arrastró al grupo hacia la victoria final.

De entrada, le sobró retórica a España, demasiado rasa, sin volumen. Cortita y al pie, toquecito a toquecito. No hubo otro guión, sin jugadores animados a desbordar. En definitiva, fútbol sin turbo, nada chisposo. Frente al dique macedonio, La Roja no tuvo capacidad de sorpresa. De poco le sirvieron las constantes permutas en ataque, no siempre bien sincronizadas, lo que en muchas ocasiones despoblaba el área, donde ni siquiera anidaba Morata. Del ariete ortopédico al auténtico, pero el asunto es crónico: España chuta poco hasta que los contrarios se agrietan.

Más horizontal que vertical, la selección se dedicó a susurrar con la pelota hasta que llegó la fatalidad de Velkovski que cabeceó del revés un centro de Carvajal. Antes del gol dislocado del macedonio, apenas tuvo foco Dimitrievski, el meta suplente de Macedonia, que jugó de urgencia por lesión del titular durante el calentamiento. En el primer tramo, el portero del Nàstic de Tarragona solo fue exigido tras una jugada de rechace que no le cundió a Morata. Y tampoco a Silva, cuyo remate posterior desvió un defensa visitante. A España no le fue mucho mejor en el perímetro de De Gea. A la zaga, improvisada con Bartra y Nacho como centrales, le faltó contundencia en dos saques de esquina que casi embocan Mojsov y Pandev. Demasiado borrón ante un adversario tan de la cola del fútbol europeo.

Reducida al ingenio de Silva, el tráfico equilibrado de Busquets y las percusiones de Vitolo, al cuadro de Lopetegui se le vio atrofiado, sin el apogeo de las citas previas con este seleccionador. De las muchas bajas españolas, pese al titubeo de los centrales, ninguna se sintió más que la de Iniesta. Idóneo para muchos escenarios, pero sobre todo cuando se trata de descorchar rivales que se empotran en su trinchera, caso de Macedonia. Nadie remite más al manchego que Thiago, de cuyo potencial no hay duda. Otra cosa es su regularidad, la que tampoco tuvo en Los Cármenes, errático en ocasiones, lúcido en otras, especialmente tras el intervalo. Como en la jugada del tanto de Vitolo. Virguero, el jugador del Bayern enfiló a Silva para su centro hacia el sevillista.

EL CÍRCULO GRANADINO DE DIMITREVSKI

Relevado el viejo Zahov de la portería de Macedonia, antes de viajar a Granada el seleccionador dispuso la titularidad del Sub-21 Igor Aleksovski. Fue el gran cambio del equipo balcánico para disputar el que, se presume, sería su encuentro más duro de la clasificación. La medida tuvo efecto efímero. Aleksovski se lesionó en el calentamiento y debió ser sustituido por un muchacho de 22 años llamado Stole Dimitrevski. Dimitrevski juega en el Nàstic, en Segunda, a donde llegó procedente del Granada. Con su titularidad en Los Cármenes cerró un círculo.

Con otra marcha de Vitolo, el de mayor despegue en la etapa de Lopetegui, y el gancho de Silva, La Roja mejoró algo tras el intermedio. A lo suyo, de puntillas, Silva ha terminado por ser un líder silencioso. Pese a sus 108 internacionalidades, no es un narciso y no siempre se sintió un pretoriano, ya fuera por su carácter o por la sombra de Xavi, Iniesta y compañía. Hoy es un valor indiscutible, máxime cuando España se ciega. En esta versión, junto a Iniesta, Silva es el mejor romance de la selección. Nada que ver con aquel futbolista talentoso pero algo fugaz. Este Silva está en todas y su crecida en el segundo acto fue capital para el alivio español, que tardó en llegar.

Poco antes del gol de Vitolo, Lopetegui cambió el eje del ataque, con Aduriz por Morata. Señal de que no veía el partido despejado. Por mucho que Macedonia fuera Macedonia, el fútbol conspira a menudo con guiños inesperados. Apareció Vitolo guiado por el mejor Silva y Aduriz, a sus 35 años y 275 días, se convirtió, según los estadísticos, en el goleador más veterano en la historia de la selección. El del Athletic tuvo tiempo de brindar con una diana cuando ya no había intriga. Antes, Monreal ya había rebajado un poco más a los macedonios, sabedores de que desde el segundo gol ya no podrían improvisar la gloria. Sellada la goleada, la gente de Granada tuvo más motivos para celebrar. Recibió a Isco como si fuera un héroe local, y no digamos a Callejón, de Motril, al que Lopetegui dio vuelo al final para que le vitorearan sus paisanos de Los Cármenes. Del tedio a las serpentinas en un encuentro destinado al olvido.

España se mantiene firme y vence a Macedonia 4-0

La selección española suplió con eficacia las numerosas bajas ante Macedonia a la que goleó bajo el influjo de Silva.

La selección española suplió con eficacia las numerosas bajas que sufría ante Macedonia, a la que goleó bajo el influjo de David Silva (4-0), con una conexión letal con Vitolo, que empujó a una mejoría de imagen en una gran segunda parte, para mantener el liderato del Grupo G, que queda en un pulso con Italia.

España se mantiene firme en su camino al Mundial de Rusia. Busca Lopetegui variantes ante esquemas similares de cada uno de sus rivales. Las variaciones tácticas respecto a la última etapa de Vicente del Bosque se plasman con mayor agilidad, pero España no dio ante Macedonia con la tecla de inicio. Jugó a impulsos, le faltó velocidad por momentos y presencia ofensiva en los últimos metros en el primer acto. En la segunda mitad, con el desgaste del rival, encontró el camino liderado por Silva.

La defensa de cinco de Macedonia representaba un examen repetido para la Roja. En esta ocasión, decidió atacarla Lopetegui con laterales. Carvajal y Monreal eran los elegidos para desequilibrar con sus apariciones ofensivas. Las bajas condicionaban a España. Con Nacho firme en defensa, Bartra intentando tapar las carencias por altura en el juego aéreo por los indiscutibles Sergio Ramos y Piqué, más Thiago al mando en lugar de Iniesta.


El futuro de la Roja está en las botas de Thiago. Futbolista exquisito al que el nivel de exigencia del entorno de la selección le comienza a pedir mayor eficacia. En el Nuevo Los Cármenes dio un recital de sus virtudes. Lideró el juego, todo pasó por él e intentó aumentar su influencia en los últimos metros con pases de gol.
Con un taconazo se ganaba la ovación cambiando el sentido de la construcción, de un control orientado inventaba un regate, una maravilla en carrera por la espalda la convertía en falta en la frontal. España era Thiago y poco más. 

Vitolo incansable en sus desmarques y Morata en la pelea buscaban el gol. El extremo chutó desviado nada más nacer el encuentro, cuando Macedonia perdonaba la acción más clara. Un balón peinado dejaba solo a Mojsov, un central al que se le hizo de noche ante De Gea y cabeceó al muñeco. Era un aviso y no sería el único porque la Roja hacía aguas en el juego aéreo. A los 20 minutos Pandev remataba de testa completamente solo en el punto de penalti y acariciaba el poste. 

Avisados del castigo que podía llegar si no se mantenía la concentración, los hombres de Lopetegui reaccionaron en minutos de arreones. De nuevo hasta ocho córners desaprovechados en el primer acto. Ni las acciones ensayadas generaron peligro. Lo creo Morata que comenzó chutando cruzado y vio como la más clara, un mano a mano ante Dimitrievski, se lo sacaba rápido el portero y Silva se topaba con la defensa cuando buscaba marcar del rechace.
Tuvo una tercera Morata, que chutó mal y centrado tras pase de Silva, y se vio involucrado en la acción de fortuna que desequilibró la balanza hacia España. Buscó el remate al centro de Carvajal y acabó provocando que los centrales macedonios se molestasen. Velkovski remató sin querer a la red de su portería.

Restaban diez minutos al descanso en los que el partido bajó en intensidad. España imprecisa con balón pasó a aburrir. Era una imagen que no podía permitirse y en la segunda mitad lo contrarrestó. Fue cuando Silva, hoy capitán, se echó al equipo a sus espaldas y explotó una conexión isleña con Vitolo en estado de gracia con la Roja.

Siempre apura a línea de fondo, genera desequilibrio en cada una de sus acciones. Morata pudo sentenciar nada más arrancar, pero cuando armaba la pierna fue trabado y remató en semifallo. Quedó tocado de esa acción y tras minutos cojeando dejó su puesto a Aduriz.

La defensa de circunstancias española dejó algún error de puro nerviosismo. El mayor peligro de Macedonia es el contragolpe y apenas lo explotó. Se encontró con una falta de entendimiento entre De Gea y Bartra, que acabó despejando al rival, pero Hasani no encontró puerta.

Aparecía en escena la necesidad de sentenciar y España pisó el acelerador. Vitolo encaró, desbordó y regaló el gol a Silva que remató mal con todo para marcar. Se gustaban ambos en acciones en los que nadie chutaba y parecían querer entrar en la portería con el balón. Fue a los 63 minutos cuando llegó el premio en una acción colectiva con detalles repletos de calidad.

Nació la jugada en taconazo de Busquets, siguió con regate de tacón de Thiago, pase al espacio de Busi y asistencia de Silva. Vitolo en el segundo palo extendía su racha goleadora tras marcar en Italia.

Con todo perdido Macedonia buscó el gol a la desesperada pero se topó con De Gea. El segundo paradón de la noche lo dejó con una estirada al disparo potente y colocado de Bardi. Dio paso a una recta final en la que España devoró los espacios. Los laterales fabricaron el tercero, con centro de Carvajal y remate de zurda cruzado imparable de Monreal.

Y un minuto después, en el 85, Aduriz se convertía en el jugador más veterano en marcar con la Roja tras una nueva acción de Silva que Vitolo dejó pasar por debajo de sus piernas. Granada ovacionó a Isco cuando saltó al césped y enloqueció con el guiño de Lopetegui a un jugador de Motril como Callejón.

Ficha técnica:
4 - España: De Gea; Carvajal, Nacho Fernández, Bartra, Monreal; Busquets, Koke (Isco, m.72), Thiago; Silva, Vitolo (Callejón, m.86) y Morata (Aduriz, m.60).

0 - Macedonia: Dimitrievski, Ristovski, Velkovski, Mojsov, Ristevski, Alioski; Hasani (Gjorgjev, m.86), Bardi, Spirovski (Zhuta, m.60); Nestorovski (Ibraimi, m.83); y Pandev.
Goles: 1-0, m.34: Velkovski en propia puerta. 2-0, m.63: Vitolo. 3-0, m.84: Monreal. 4-0, m.85: Aduriz.

Árbitro: Robert Schörgenhofer (Austria). Amonestó a Alioski (92) por Macedonia.
Incidencias: encuentro del Grupo G de la fase de clasificación al Mundial 2018, disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes, ante la presencia de 19.500 espectadores.

20161107111949-convocatoria-2016-noviembre.jpg

Convocatoria Selección Española Noviembre 2016

Julen Lopetegui ha hecho pública la lista de jugadores citados para los encuentros internacionales que la Selección española de fútbol disputará los días 12 y 15 de noviembre de 2016 ante Macedonia en Granada y ante Inglaterra en Londres. Estos son los futbolistas convocados:

CONVOCATORIA
ClubJugador
MANCHESTER UNITEDDavid De Gea
SSC NAPOLIJosé M. Reina
VILLARREAL CFSergio Asenjo
FC BARCELONASergi Roberto
REAL MADRID CFDaniel Carvajal
BORRUSSIA DORTMUNDMarc Bratra
CHELSEA FCCésar Azpilicueta
REAL SOCIEDAD DE FÚTBOLIñigo Martínez
REAL MADRID CFNacho Fernández
ARSENAL FCNacho Monreal
SEVILLA FCSergio Escudero
MANCHESTER UNITEDAnder Herrera
FC BARCELONASergio Busquets
MANCHESTER CITYDavid Silva
BAYERN MUNICHThiago Alcántara
MANCHESTER UNITEDJuan Mata
CLUB ATLÉTICO DE MADRID SADKoke Resurrección
REAL MADRID CFIsco Alarcón
REAL MADRID CFLucas Vázquez
SEVILLA FCVitolo Machín
SSC NAPOLIJosé M. Callejón
MANCHESTER CITYNolito Aguado
CHELSEA FCDiego Costa
ATHLETIC CLUBAritz Aduriz
REAL MADRID CFÁlvaro Morata
20161010094356-partido666-11-titular.jpg

Camiseta Blanca Seleccion Española 2016:  

 

  

ALBANIA

Partido 666

  

ESPAÑA

 

 0-2  

 

Clasificación Mundial 2018

9 Octubre 2016

Shkodër

Estadio:Loro Bririçi

0-1, m.55: Diego Costa.

 0-2, m.62: Nolito

Ficha técnica


0 - Albania: Berisha; Hysaj, Djimsiti, Mavraj, Agolli; Xhaka (Hyka, m.75), Lila, Memushaj (Basha, m.68), Roshi, Lenjani (Aliji, m.46) y Balaj.

2 - España: De Gea; Sergio Ramos (Íñigo Martínez, m.80), Piqué, Monreal; Busquets, Koke, Thiago, Iniesta (Isco, m.78); Vitolo (Nolito, m.59), Silva y Diego Costa.

Goles: 0-1, m.55: Diego Costa. 0-2, m.62: Nolito.

Árbitro: Bas Nijhuis (Holanda). Amonestó a Agolli (45), Mavraj (70) por Albania; y a Thiago (25) por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo G de clasificación al Mundial 2018, disputado en el Loro Borici Stadium, ante la presencia de 15.300 espectadores.

 

Albania 0-2 España

27 % Posesión 77 %
0 remates poste 0
0 remates a puerta 6
4 remates paradas 0
1 remates fuera 4
0 remates otros 3
2 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
9 faltas recibidas 16
15 faltas cometidas 8
83 balones perdidos 67
42 balones recuperados 63
1 fueras de juego 2
0 penalties 0
15 intervenciones portero 4

 

España pega un estirón y se impone a Albania

La Roja, de nuevo con más juego que remate, cierra la semana como líder de grupo

Con mejor resultado, a España le tocó reproducir en Albania un encuentro casi calcado al de Italia del pasado jueves. Frente a dos rivales enjaulados en su trinchera, la Roja jugó mejor de lo que remató. Y en ambas ocasiones, dos jaimitadas de los porteros ajenos le abrieron el camino. Al chasco de Buffon le sucedió el de Berisha, que tras un despeje con el juanete subió la persiana para el gol de Diego Costa ya en el segundo tiempo. Nolito puso el broche, porque a Albania no le dio para cambiar de escala e ir a por el empate. Está muy lejos de ser Italia, así que los chicos de Lopetegui capearon sin angustia alguna hasta el final. Suficiente para sellar la semana como líder en una fase de clasificación que solo garantiza el billete a Rusia 2018 a quien encabece su grupo.

Lopetegui sorprendió con la alineación. Si ya resultó chocante que no convocara a un suplente para Jordi Alba, con el buen racimo de laterales zurdos del que dispone, no fue menos extraño que concediera la titularidad al último alistado, Monreal, llegado a Albania horas antes para paliar la lesión del azulgrana. Nacho, central suplente en el Madrid que a veces resuelve como lateral, fue improvisado como relevo de Alba en Italia. En Albania se quedó a la sombra. Tampoco compareció el otro defensor derecho, Carvajal, sustituido por Thiago. El seleccionador limitó la zaga a Sergio Ramos, muy volcado a la derecha, Piqué y el propio Monreal, con Busquets de centinela para las coberturas. Un equipo dispuesto para colonizar el juego, para embotellar a los albaneses, en las cuerdas toda la noche. Así fue desde el primer suspiro. Grapada la pelota, y con mucha libertad de movimientos para Thiago, Iniesta, Silva y Koke, el partido solo tuvo una dirección. Como ya sucediera en Turín, a España le tocaba derribar un muro, aunque con peores picadores enfrente.

No son pocos los adversarios ante los que la Roja precisa tirar de fórceps. Hasta en sus mejores tiempos fue una selección con más pelota que gol. El cuento no ha cambiado. El peso recae en el ingenio y la sutilidad de sus volantes. Diego Costa, el atacante puro, es un futbolista distinguido a campo abierto. En los barracones rivales queda enladrillado. Durante 55 minutos, el asunto no fue una excepción frente al entusiasta grupo de albaneses que ha reclutado De Biasi por todos los rincones. Hasta que una pifia del meta Berisha le abrió el gol de par en par. Con sus defensas de salida, el portero despejó con la uña, el balón cayó a pies de Vitolo, que combinó con Silva y el canario hizo una concesión a Diego Costa, que necesita todos los auxilios posibles. Frente a una retaguardia desamparada por su guardameta, el ariete del Chelsea cazó el tanto a puerta vacía.

Hasta dar en la diana, al conjunto español le faltó precisión para el pase terminal. Frente a tanto piquete local, la trama requería paciencia, rumiar el choque para deshacer los nudos. Los centrocampistas se asociaron bien, con constantes permutas, sin más referencias fijas para los albaneses que la de Diego Costa, anidado en la zona central del ataque. De dos buenas combinaciones llegaron las dos mejores ocasiones del primer tramo. Berisha, mejor con las manos que con los pies, evitó los remates de Koke y Vitolo. También tuvo un sencillo cabezazo Costa, pero apenas rebañó el balón.

Nada alteró Lopetegui en el intermedio. Las mismas constantes hasta el gol de Costa. Albania no tenía plan b, así que mantuvo el hormigón incluso en desventaja. Pese a su envite en la reciente Eurocopa de Francia, aún es una selección muy chata. Si el pase a la red de Diego Costa la dejó al borde del colapso, Nolito le dio la puntilla definitiva. Relevo de Vitolo, el andaluz hace tiempo que se abrió camino al gol por la misma vía. La vía que tanto exploró con éxito el francés Henry. En ese trance no hay mejor sucesor del galo que Nolito. Tal que Henry, se infiltra en el área desde la izquierda y se perfila para el remate combado con la pierna derecha. Dos especialistas en el disparo arqueado, suerte que manejan de maravilla. Así llegó el segundo azote español. Un gol genuino de Nolito. Un tanto para liquidar el partido. Con todo hecho, en un campo cada vez más enfangado y bajo un aguacero solo un sobresalto final. A la lesión de Alba en Italia se sumó la de Sergio Ramos, retirado por molestias en la rodilla izquierda. Las únicas pesadumbres de estos dos parciales rumbo a Rusia cerrados con buena nota y cuatro puntos para el optimismo. Un estirón tras sus dos salidas más difíciles.

 

España derriba un muro y da un golpe de efecto al grupo

La selección española se reencontró con el triunfo en Albania, donde ganó con tantos de Diego Costa y Nolito.

La selección española se reencontró con el triunfo en Albania, donde derribó el muro defensivo local con tantos de Diego Costa y Nolito, para arrebatar el liderato a su rival tras un ejercicio de paciencia con premio (0-2) y que pudo ser mayor si Italia no hubiese ganado al final.

El dominio sin pegada de Turín dejó aspectos a pulir en una nueva salida dura a Shkoder. Julen Lopetegui es uno de esos técnicos de la nueva hornada estudiosos del fútbol hasta casi la obsesión. Ensaya variantes tácticas para modificar sobre la marcha.

Ante Albania esperaba un rival encerrado, líneas juntas y pocos espacios. No le tembló el pulso para comenzar con defensa de tres en un giro de tuerca más. Ramos recordaba viejos tiempos con incorporaciones en la banda derecha y Monreal caía a la izquierda.


La atención debía de ser máxima en el repliegue. Las ayudas de Busquets al central rápidas en fase defensiva en los pocos segundos que España no tenía la posesión. Llegó a alcanzar el 85%, quizás con demasiados jugadores de un mismo perfil. Koke, Thiago, Iniesta y Silva extienden un estilo pero representan lo mismo.

El control fue total pero tras perdonar las pocas ocasiones que concedió el rival en el primer acto, hacía falta acierto para no entrar en un bucle.

Albania no tuvo complejos para encerrarse con defensa de cinco en su terreno. Si lo había hecho Italia de local, con empate final, su idea se reforzaba aún más. España necesitaba velocidad y verticalidad para conectar con Diego Costa, atrapado en una telaraña de centrales.

La consigna del italiano Di Biasi, entrenador de Albania, era clara. Cuando su equipo tuvo el balón salió disparada con fútbol directo. La ausencia de laterales en la Roja dejaba las bandas por explotar.
Para España, el partido era un ejercicio de paciencia. Cuando no derriba el muro rival pronto, se ve obligado a insistir intentando no perder su estilo cayendo en balones largos a la nada.

Berisha mantuvo en pie a su selección con dos grandes intervenciones. Koke se asoció con Diego Costa y la dejada de tacón la chutó el centrocampista rojiblanco para provocar la primera parada del meta local. Se lucía también a los 18 minutos con una estirada al disparo de Vitolo desde la frontal, con rosca tras dejada de Thiago.

Albania se asfixiaba ante la presión, sin salida de balón y se jugaba todo a un exceso de confianza español. Un error de Busquets en la salida de balón levantaba el ánimo a la fiel afición local, que disfruta del momento de su selección tras jugar la Eurocopa. Cuando pasaban el centro del campo explotaba la fiesta.

Koke caía a la izquierda y Vitolo a la derecha. Cambiaban de banda buscando mayor protagonismo mientras Iniesta intentaba trazar espacios con paredes. Su tarea era complicada y Thiago acabó mostrando su calidad en balones picados a la espalda de la defensa rival con el exterior de su pie.

Costa perdonó un cabezazo a pase de Ramos y la única llegada de Albania, que no tiró a la puerta de De Gea en todo el partido, llegó en un contragolpe que culminó Roshi con un disparo al lateral de la red. Fueron los únicos momentos, en el final del primer acto, cuando España se precipitó con balones en largo y disparos desviados tras rechaces. Era un asedio con los albaneses despejando como podían cada ataque encerrados en su área.

El guión se repetiría en la segunda mitad con la diferencia del acierto en el remate español. Piqué volvió a tener la primera, pero remató a las manos de Berisha, antes de que España pasase factura al único error grave de su rival. De un mal saque de puerta salió el pase de Vitolo a Silva y la generosidad del isleño para regalar el tanto a Diego Costa. Premio a su lucha incansable. Fin a un nuevo debate en torno a su figura.

En diez minutos la Roja encontraba el premio tan buscado y con el marcador a favor no cambió su idea. Fue a por más y lo consiguió con rapidez. Nolito, recién entrado al partido, porfió un balón y con calidad puso su disparo cruzado ajustado al poste. Era la sentencia. El fin de un partido durísimo precedido de diluvio y que tuvo su fin tras un aguacero, un susto con lesión de Ramos y el paseo final con la bonita ovación de la afición albanesa al maestro Iniesta.

20161007122516-partido665-11-titular-.jpg

 

 

 

ITALIA

Partido 665

  

ESPAÑA

 

 1-1

1-1, m.82: De Rossi

Clasificación Mundial 2018

6 Octubre 2016

Turín

Estadio: Juventus Stadium

0-1, m.55: Vitolo

Ficha técnica:

1 - Italia: Buffon; Barzagli, Bonucci, Romagnoli; Florenzi, Montolivo (Bonaventura, m.30), De Rossi, Parolo (Belotti, m.76), De Sciglio; Eder y Pellé (Inmobile, m.59).

1 - España: De Gea, Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba (Nacho, m.22), Busquets, Koke, Iniesta, Silva, Vitolo (Thiago, m.84) y Diego Costa (Morata, m.67).

Goles: 0-1, m.55: Vitolo. 1-1, m.82: De Rossi.

Árbitro: Felix Brych (GER). Amonestó a Parolo (49) y Bonaventura (63) y Bonucci (86) por Italia; y a Busquets (27), Vitolo (44), Diego Costa (45), Ramos (75) y Piqué (85) por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a la segunda jornada de la fase de clasificación al Mundial 2018, celebrado en el Juventus Stadium ante la presencia de 37.000 espectadores. Daniele De Rossi fue galardonado por UEFA tras superar el centenar de partidos con Italia. 

Italia 1-1 España

36 % Posesión 64 %
0 remates poste 0
1 remates a puerta 3
2 remates paradas 0
5 remates fuera 3
1 remates otros 7
3 tarjetas amarillas 5
0 tarjetas rojas 0
14 faltas recibidas 17
17 faltas cometidas 14
68 balones perdidos 77
47 balones recuperados 46
3 fueras de juego 4
1 penalties 0
9 intervenciones portero 4

​Un empate (1-1) que sabe a poco en Turín

Vitolo adelantó (55’) a España, aprovechando un gran error de Buffon, y De Rossi empató (81’), de penalti discutido. Enormemente superior en el primer tiempo, la selección sufrió en el último tramo del partido ante una Italia recobrada

En el 36º partido entre las selecciones de España e Italia, desde el primero en Amberes (1920) hasta el de esta noche en Turin (2016), diez triunfos para los nuestros en esa vieja cuenta14 empates y 11 derrotas, 38 goles a favor y 40 en contra, o sea, mayor igualdad imposible, se ha ido escribiendo parte de la historia de nuestro fútbol. Y del de los “azzurri”. Tanta historia ha dado paso a sucesos “luctuosos” como el de la derrota enormemente injusta en el segundo partido frente a Italia (Mundial de 1934), la goleada (7-1) de dos años antes en Amsterdam, las duras más que maduras en el de EE UU (1994) y la caída en octavos en la pasada EURO (2016), pero, también, a glorias que nunca se olvidarán como el 4-0 de la final de la EURO (2012) y otras victorias menores, pero no por ello menos saludables ante los italianos, un feroz enemigo en todos los sentidos y en cualquier momento.

    Esta noche, en Turín, en el flamante estadio de la “Juve”, Italia y España han empezado a librar su particular lucha por la primera plaza del grupo pre Mundial que conducirá directamente al Mundial de Rusia 2018. No parece haber más batalla por ese honor que la tengan que dirimir unos y otros, mirando de reojo a Albania, próximo adversario de España, el domingo, pues no hay “milagro” a la vista que convierta a los otros acompañantes del grupo, Lieechtenstein, Israel y Macedonia en más que meros observadores de cuanto ocurra, que no es poco. Ante la disyuntiva de la gran importancia del choque, encarado como uno de altísima importancia, más allá incluso de la lucha por la clasificación, pues siempre tenemos cuentas pendientes, el de la selección en Turín se saldó con un buen empate. Un empate corto para sus valores, pero…

En la noche del 36º duelo entre grandes, en la que una parte del camino que lleva a Rusia había de ser desbrozado de espinas, Italia, cinco defensas en línea, Florenzi, Barzagli, Bonucci, Romagnoli, De Sciglio, llámese como se quiera, quizás miedo, jugó a la espera de lo que hiciera España, más diestra con el balón en los pies, que manejó, abusando de su superioridad en la materia, refugiada la “azzurra” en su madriguera, dueños Silva e Iniesta de la construcción y recuperación, del tener y saber distribuir, incluso del llegar. Una acción entre ambos a los 13 minutos, una acción bellísima, por cierto, que remató mal el mago de Fuentealbilla fue la llamada de atención de lo que era, sencilla y claramente, gran muestra de un equipo muy superior.

      Listo como el hambre, Iniesta ya se había ganado al millar de Erasmus que no habían dejado de aclamarle y a los miles de aficionados italianos que acudieron al campo. Un “tifoso” sabe de fútbol como el que más. Los “tifosi” se han pasado toda una vida disfrutando de los mejores futbolistas y de su conocimiento y gusto no se puede dudar. No podían sorprender, pues, susmurmullos de sincera admiración en los recortes de Andrés, en su suavidad y, a la vez, diligencia para salir con el balón jugado, en su manera de acariciarlo al pasarlo. En un país en el que se paga tanto por la belleza y en el que tanto abunda, Iniesta emergió como un cicerone, marcando sobre líneas imaginarias por dónde debía transcurrir el balón que había de perseguir el resto.Una delicia para todos.

 A los 24’, España, que había llegado con gran frecuencia y suficiencia, aunque falta de un remate certero, rozó la diana en una de esas jugadas que tiempo atrás jamás habrías sido posible: cabezazo de Ramos para otro de Piqué. De la cabeza de Gerard salió manso, no obstante, a las manos del cuarentón Buffon, pero esa era la muestra de que España podía aparecer con todo. Refugiada en su trinchera, Italia buscó sin suerte algún contragolpe rápido y animarse con alguna aspereza de Pellé, que se las tuvo un par de veces con Sergio Ramos. Nada que ver con el fortísimo, tenaz y ambicioso enemigo que nos echó de Francia. Tampoco era el mismo su adversario, es verdad. A los 40’ de juego, España tenía un 76% de posesión de balón e Italia, un 24%.  Los números no engañan. Dos tarjetas consecutivas a Vitolo y Costa hicieron resurgir los ánimos de los aficionados al filo del descanso. A falta de otras cosas que celebrar con eso les bastaba. Uno puede conformarse así cuando no hay más de lo que echar mano o en lo que confiar.

    Una desgracia de Italia, nada más injusto que fuera Buffon (55’) quien la cometiera, saliendo a golpear fuera del área con el pie un balón sin conseguirlo en un pase muy vertical, adelantó a España. Vitolo aprovechó el enorme agujero del gran Gianluigi para obtener la ventaja que se había merecido de largo en el primer período. Ni un solo aficionado italiano alzó una voz contra su formidable guardameta, perdida la “squadra azzurra” en eso a veces tan escaso, a veces tan valioso, que es la voluntariedad. No disfrutaba España, es cierto, del dominio apabullante del primer período, más fatigado Iniesta, más impreciso Silva, jugándoselo todo a una carta la “azul”. Pero aún desde esa incomodidad, Vitolo volvió a tener en sus botas otro remate ganador a los 67’. Se presentó solo ante Buffon, pero, esta vez, la salida de Gianluigi le llevó a mandar el balón junto al poste derecho.

España tuvo que echar mano de todo su vigor y conocimientos para apaciguar a la briosa Italia del último cuarto de partido y ahí emergió mucho de lo bueno de esta selección, formidables los laterales, muy seguros los centrales, enormemente presente Koke. No era tiempo para virguerías sino para futbolistas enteros, de cuerpo y alma, de los que no se achican, tiempo para  dejarse la piel y partirse la cara si era preciso, que lo fue. A pesar de ello igualó, de penalti, De Rossi a los 81’, tras señalar el árbitro que se sacara de puerta y cambiar de opinión tras consultar con uno de sus auxiliares. Los “tifosi” se dieron por satisfecho. Visto durante mucho tiempo lo que se había visto, las tablas hasta les parecieron bien.

No fue el punto lo que mereció España. Mereció más porque fue más equipo más tiempo, porque llegó más y mejor, porque jugó, sencillamente, muy por encima de su rival durante una hora larga. Pero el fútbol es así y tampoco puede decirse que Italia se rindiera a su superioridad. Valiente, fuerte y entera, aunque inferior, llegó hasta la igualada, que es mejor para España que para ella. Es lo que tienen los empates de los visitantes.

Un gol a favor destempla a España frente a Italia

Con una buena primera hora, La Roja se agrieta tras un tanto de Vitolo por una pifia

de Buffon. El asalto final permite empatar a un rival que tiró de nervio y valentía

Tan diabólico es el fútbol, que un gol favorable puede fundir a un equipo, destemplarle. Le ocurrió a España, gobernanta y altiva hasta que Vitolo le puso en ventaja. Ni pío había dicho Italia hasta entonces, sometida por una Roja que la arrugó en todas las zonas del campo. La selección local se limitó al dique delante de su portero, sin otro dictado. Pero en desventaja se soltó la correa y con un asalto final con más nervio y valentía redujo el tanto español. El cuadro de Lopetegui se quedó a medias. Su destacada actuación previa a la diana de Vitolo quedó empañada por su mala administración final. Con la lección aprendida en la reciente Eurocopa de Francia, esta vez, durante casi una hora, se aplicó mucho mejor La Roja. Bien estudiada Italia, los chicos de Lopetegui se desplegaron al segundo con un extraordinario timbre de autoridad. Sin chácharas, el equipo español se propuso sin demora colonizar a su rival, invadir su campo, bloquear su inicio del juego desde los centrales. Tampoco se olvidó de los laterales de laazzurra, que tantas veces ventilan a su selección, aunque sea con pelotazos al vuelo para Pelle, una pértiga, o el más liviano Eder, más velocista. Carvajal, Alba y, luego, Nacho les apretaron en su propia sala de máquinas.

Con Italia encapsulada, tal era el órdago que, en el primer tiempo, España apenas bajaba del 75% de posesión, con la pelota imantada por Iniesta y Silva, tipos de trazo gemelar, de fútbol telescópico. Junto a Koke, gente capaz de que un partido se vuelva un solo. Así fue a lo largo de casi una hora, en la que a los visitantes solo les faltó algo de pólvora. Nunca es fácil dinamitar a los italianos, pero esta clarividente España no tuvo picante. Blindado Buffon por su muchedumbre defensiva, Diego Costa nunca fue el punto final, reducido a trifulcas que le pudieron acarrear la expulsión. Una jornada más, con España muchos truenos y poca eficacia. Con Iniesta y Silva al mando en la zona frontal y Vitolo con el remo por todo el frente de ataque, La Roja se frenó ante el capitán italiano, el eterno Buffon, al que apenas dio la lata Piqué con un par de cabezazos. El zaguero catalán está en plena efervescencia, cuajado, maduro como nunca. Piquenbauer a veces, Piquepuyi en otras ocasiones. Talento y brío por igual.

Contra las cuerdas Italia, hasta el bingo de Vitolo, no hubo español que aflojara, con y sin balón. Una conjura sin disidencias. La Roja procuró concluir cada jugada y en caso de pérdidas, muy pocas, se remangó de inmediato para mantener cosido su adversario, que no olió a De Gea hasta que caía el telón del primer acto. Y poca cosa, dos amagos de ataque que concluyeron sin fogueo.España se fue al intermedio con una indiscutible sensación de superioridad en el juego, no en la pegada. Todo un riesgo cuando hay que medirse con Italia, a la que toda la vida le fue de maravilla el papel de sufriente. Da el igual el devenir del choque, no se desordena jamás, no tirita cuando se vio agobiada. Mientras, confía en que el curso del juego le ofrecerá una rendija para la puntilla. Pero en esta oportunidad, de forma sorprendente, fue Italia quien antes dio vida a su contrario. Buffon, fiable donde los haya, pegó una patada al viento y dejó la puerta de par en par para Vitolo, que, tras un estupendo pase de Busquets con precisión de cirujano, llegó a la carrera por la ruta central. Con el meta italiano maldiciendo sus pies, el canario, futbolista que barre varios sectores del campo, para el que no basta un solo radar, acostó la pelota en la red. Un gol de traca que produjo que uno y otro gestionaran de otra manera el tiempo restante.

La pifia del grandioso Buffon, que no mereció reproche alguno de su grada, que le venera por millones de motivos, hizo subir el volumen a Italia, necesitada de un arreón. Como el fútbol es un estado de ánimo, con urgencias a la vista, el equipo de Ventura dio un paso al frente. De repente, con el agua al cuello, se acercó algo a la versión de la Eurocopa. Sus puntas se fueron contra Ramos y Piqué, y todos soltaron amarras. Fatal para La Roja, a la que Italia destiñó con unos minutos de impulso. Los jugadores de Lopetegui ya no supieron administrar el balón, el equipo se agrietó y con más energía que fútbol, el cuadro azzurro encontró consuelo con un penalti para debatir de Sergio Ramos a Eder que el árbitro se pensó y se pensó. Un asistente lo dio validez y De Rossi empató. En su gran cita rumbo a Rusia 2018, España acabó retorcida por un gol a favor. Para hacérselo mirar. Guiños del fútbol y sus ilógicas.

 

20160930152326-convocatoria-absoluta-30deseptiembre2016.jpg

Convocatoria Selección Española Octubre 2016

Julen Lopetegui ha dado la lista de jugadores convocados para los siguientes compromisos de la Selección española. Los nuestros jugarán el 6 de octubre en Turin ante Italia y el 9 en Shkoder frente a Albania

CONVOCATORIA

JugadorClub
Sergio Rico Sevilla FC
David De GeaManchester United
Pepe Reina SSC Napoli
NachoReal Madrid CF
Jordi AlbaFC Barcelona
CarvajalReal Madrid CF
Sergio RamosReal Madrid CF
PiquéFC Barcelona
Javi MartínezBayern Munchen
BusquetsFC Barcelona
KokeC.Atlético de Madrid
SaúlC.Atlético de Madrid
Sergi RobertoFC Barcelona
ThiagoBayern Munchen
IniestaFC Barcelona
SilvaManchester City
NolitoManchester City
Lucas VázquezReal Madrid CF
Diego Costa Chelsea FC
MorataReal Madrid CF
VitoloSevilla FC
CallejónSSC Napoli
IscoReal Madrid CF
20160906100752-esp-lie.jpg

 

 ESPAÑA

Partido 664

  LIECHTENSTEIN

 8-0

1-0. M. 10. Diego Costa.

2-0. M. 55. Sergi Roberto.

3-0. M. 59. Silva.

4-0. M. 60. Vitolo.

5-0. M. 66. Diego Costa.

6-0. M. 82. Morata.

7-0. M. 83. Morata.

8-0. M. 90. Silva

Clasificación Mundial 2018

5 Septiembre 2016

León

Estadio: Estadio Municipal Reino de León

 

Ficha Tecnica

España: De Gea; Jordi Alba, Piqué, Sergio Ramos, Sergi Roberto; Koke, Busquets, Thiago (Nolito, m. 46); Vitolo (Asensio, m. 79), Diego Costa (Morata, m. 68) y Silva.

Liechtenstein: Jehle; Rechsteiner (Yildiz, m. 70), Polverino, Kaufmann, Göppel; Salanovic (Wolfinger, m. 77), Büchel, Wieser, Büchel, Burgmeier; y Hasler.

Goles: 1-0. M. 10. Diego Costa. 2-0. M. 55. Sergi Roberto. 3-0. M. 59. Silva. 4-0. M. 60. Vitolo. 5-0. M. 66. Diego Costa. 6-0. M. 82. Morata. 7-0. M. 83. Morata. 8-0. M. 90. Silva.

Árbitro: Simon Lee Evans (Gales). Mostró tarjeta amarilla a Kauffman, Polverino y Hasler.

Reyno de León. Unos 13.000 espectadores 

España 8-0 Liechestein

75 % Posesión 25 %
2 remates poste 0
14 remates a puerta 0
0 remates paradas 5
8 remates fuera 0
4 remates otros 1
0 tarjetas amarillas 4
0 tarjetas rojas 0
10 faltas recibidas 8
8 faltas cometidas 10
58 balones perdidos 96
68 balones recuperados 36
5 fueras de juego 1
0 penalties 0
2 intervenciones portero 16

Monólogo y tunda de España a Liechtenstein

La Roja, guiada otra vez por un gran Silva, despacha a su débil rival en una arrolladora segunda parte

Con un monólogo y una tunda concretada en el segundo tiempo, España despachó a la débil Liechtenstein. Hizo lo que tenía que hacer ante una selección muy inferior. Marcó las distancias y la realidad que separaba a una y otra para iniciar firme su camino al Mundial de Rusia. Esos ocho goles le pueden servir para deshacer un hipotético desempate por esa primera plaza que otorga el billete directo o por la segunda que da opción a la repesca.

A veces, hay partidos que se identifican desde la primera jugada. Dio el silbatazo inicial el colegiado y España estuvo tocando durante más de un minuto la pelota, escudriñando por dónde encontrar un agujero con toda Liechtenstein metido en su campo. La diferencia entre una y otra selección deparó ese monólogo, a veces anodino, en el primer tiempo, pero demoledor cuando Liechtenstein se derrumbó, agotada ya de correr detrás del balón. La semiprofesional selección centroeuropea no tuvo otra intención que tratar de realizar un ejercicio defensivo y físico para salir lo menos trasquilada posible de León. Ese amontonamiento de jugadores frente a su portero dejó el partido para filtradores de pases, giros y cambios de dirección en espacios reducidos y cinturas eléctricas. Es decir, la noche era para Silva y así lo entendió.

El canario asumió de inicio la responsabilidad de cuartear a la esforzada Liechtenstein revoloteando entre líneas por toda la mediapunta. Enganchó varios regates en menos de un metro que hicieron las delicias de la grada. Agarrada al burbujeo encarador de Silva, España cargó contra el área de Liechtenstein y abrió el melón con rapidez. Una falta lateral cometida sobre Jordi Alba la lanzó Koke cerrada para que Diego Costa la desviara con una media peinada de cabeza. La prontitud del tanto pareció anunciar una goleada funcionarial ya en el primer tiempo. No fue así.

Toque y toque

 España volvió a encontrarse con ese tipo de partidos en los que con el toque desgasta más al contrario físicamente que producción ofensiva real genera. Liechtenstein no se iba a mover de su planteamiento ni con un gol en contra ni con un saco. Ese tipo de partidos pone en cuestión la utilización de delanteros que juegan al espacio como Diego Costa o Morata. En realidad, el estilo y esos planteamientos ultradefensivos condenan tanto a los delanteros como Costa como a los de otros perfiles. Negredo, Llorente, Soldado o Urzaiz pueden dar fe de ello. Todos han pasado por ahí y todos fueron en muchas ocasiones meros observadores de cadenas interminables de pases a la búsqueda de una rendija definitiva.

Ese exceso de dominio también termina por caer en la rutina del pase. No exploró España el disparo lejano en todo el primer tiempo, un mal que no resuelve el fútbol español, y tampoco todo lo que pedía el partido las bandas. Le costó ver que la solución estaba en los costados, en el desborde y en el uno contra uno. Ahí fue creciendo Vitolo y con él una mayor profundidad que deparó un par de ocasiones. La más clara una de Koke, en una jugada de estrategia que le dejó solo en la frontal. El volante Atlético primero le pegó al aire y su segundo remate, mordido, y el rechace que cazó Busquets los sacó un defensa de Liechtenstein bajo palos.

Lopetegui debió ver claro la necesidad de abrir más el campo y a la vez generar más superioridades por dentro. Dejó a Thiago en el banquillo, dio entrada a Nolito y subió a Sergi Roberto al centro del campo para pasar a jugar con una defensa de tres compuesta por Alba, Piqué y Ramos. Con ese nuevo dibujo y agarrada de nuevo a Silva, Liechtenstein ya se derritió por completo. Los goles empezaron a caer con naturalidad. Primero fue Sergi Roberto, que interpretó muy bien un movimiento hacia adentro para recoger un pase filtrado de Nolito y superar la salida de Jehel por bajo. El azulgrana se va confirmando como ese jugador versátil impagable para sus entrenadores.

Silva hizo el tercero para culminar dos partidos en los que ha cogido los mismos galones que ya apuntó en la Eurocopa. Lopetegui le ha dado los 180 minutos para llenarle el depósito de su confianza. Vitolo, que ya convertía una y otra vez a su par en un guiñapo firmó el cuarto. Ya con Liechtenstein totalmente deshecha y mareada, Costa también se permitió marcar otro gol para la autoestima. En esa puja que van a mantener por la titularidad, Morata le igualó los dos goles a Costa en apenas tres minutos y Silva cerró la tunda. Con Italia y Albania en octubre no será igual.

CRÓNICA | España, en un santiamén: 8-0

La selección, que solo marcó un gol (Costa) en un primer tiempo anodino, se desmelenó en el segundo con tres dianas (Sergi Roberto, Silva y Vitolo) entre el minuto 54 y el 59

El equipo volvió a mostrar una cara muy ilusionante en cuanto apretó el acelerador: Costa hizo el segundo de los suyos y Morata dos espléndidos nada más saltar al campo. Silva selló la masacre.

Es generalmente verdad aquello de que en el fútbol actual se sigue una natural tendencia al equilibrio entre países. No se da en todos los casos, pero lo evidencian los resultados. Sobreviven, sin embargo, selecciones para las que alcanzar a echarle un pulso a las mejores resulta una tarea tan ardua como inútil. Valgan como ejemplo un par de frases de lo más irónicas del seleccionador de Liechtenstein y de uno de sus jugadores. Dijo el primero que “no juega Iniesta, ganamos” y corroboró el segundo, afirmando, entre sonrisas,  que “cuando acabe el partido, seguro que los españoles se pegan por nuestras camisetas”.

No hay lugar en estos tiempos ni para lo uno ni para lo otro. Liechtenstein se había enfrentado seis veces a España, aquí y allí, con un saldo aterrador: seis derrotas, 23 goles encajados, ninguno marcado. Esas cifras tan esclarecedoras prueban la enorme distancia entre su fútbol y la evidencia de que sigue habiendo “cenicientas” en este fútbol, viajeros infatigables de la fe en un futuro mejor,  jóvenes voluntariosos en pos de una gloria que no les llega, en fin, equipos que solo pueden echarse en un sofá y soñar con tiempos mejores que no asoman. Todavía.

Con la misma cara de equipo que el que saltó al campo en Heysel, salvo Costa, que en el Reino de León ofició de titular, y Sergi Roberto, que ocupó la banda de Carvajal, como si ya Lopetegui estuviese cerca de la diana del equipo o del casi equipo que busca por pronto que resulte, España no tardó ni un suspiro en darse cuenta de a lo que llegaba Liechtenstein: cuatro jugadores atrás, cinco un poco por delante de ellos y uno sin llegar a pisar el medio campo. Una barrera natural y numerosa tan rudimentaria como voluntariosa, pero barrera, al fin y al cabo.

A España le costó hallar el pulso a lo que los obstáculos requerían y la intensidad para evitarlos de un plumazo. Superar a un equipo que defiende con todo lo que tiene requiere de ciertas manijas que no siempre funcionan cuando hay tanto que eludir. No lo logró la selección hasta el saque de una falta lateral a los 10 minutos de partido. La botó Koke y la peinó de cabeza Costa, superando los intentos de Piqué y Ramos que habían acudido a ejecutar la mejor de sus opciones defensivas. La diana del ariete fuemultitudinariamente celebrada por sus compañeros. Llevaba mucho tiempo buscándola. Demasiado.

Liechtenstein no modificó su actitud, loable se mire como se mire, a pesar de la diana. Qué más les da a ellos que les hagan uno o tres siempre que las cifras sean razonablemente honorables. Así que el partido siguió el guión marcado desde que se supo el enfrentamiento y el curso de los primeros minutos. Busquets se apoderó del medio campo; Ramos y Piqué se situaron en la línea central; Koke y Alba percutieron por la izquierda; Silva, más trabado que en Bruselas,  porque esta vez había muchos más adversarios, aunque fueran de inferior calidad, buscó los espacios interiores y Thiago, a su diestra, el pase largo para abrir el juego. A los 15’, Lopetegui cambió de bandas a Koke y Vitolo. España dominaba, mandaba en el marcador, pero no lucía en un duelo sin tensión. Son cosas que pueden suceder cuando un equipo se enfrenta a un enemigo claramente inferior que basa su destino en la tarea enormemente sacrificada de una muchedumbre de defensores, de discreto nivel, y hasta asfixiados por el calor, pero muchedumbre.

Cerrados los espacios defensivos interiores de Liechtenstein y sin salida España por los exteriores, a los 34’ Liechtenstein se permitió el lujo no ya de avanzar, sino de sacar un córner, sorprendido Alba. Era una noticia en un duelo marcado por la distancia, pero menguante en juego y sin que la selección acertara a imponer el ritmo preciso, bien por el número de adversarios con los que se topaba, bien por sus imprecisiones que condujeron a un fútbol deshilachado, bien por el apagón de Silva… O por los calores de la noche. O por todo ello. El caso es que a excepción de una jugada larga con remates varios allá por los 40’ el cancerbero de Liechtenstein apenas pasó apuros. ¡Quién se lo iba a haber dicho a la hora de la siesta!

Lopetegui  trató de remediar, consiguiéndolo, la falta de explosividad del equipo reforzando el ataque aún a costa de sacrificar a Thiago. Entró Nolito en banda izquierda, con lo que se formó un tridente compuesto por el gaditano, Costa y Vitolo. A los 51’, Koke estrelló en la cruceta del portal visitante un balón a saque de falta, aviso de los vientos que soplarían a partir de ese instante. El cambio aportó más vigor ofensivo, el equipo español pisó el acelerador y todo eso se tradujo en más y más continuados peligros. Nada que pudiera sorprender si acaso por la tardanza. A los 54’ Sergi Roberto aprovechó un balón vertical para lograr el segundo tanto, burlando la salida del portero; a los 58’, Silva remachó un pase de Vitolo sobre la misma línea de gol y uno más tarde, a los 59’, fue este el que hizo el cuarto a puerta vacía. Es decir, un santiamén bastó para poner a cada uno en su sitio. A los 65’, Costa volvió a demostrar su hambre: recogió un balón dentro del área, quebró a su tibio marcador, remató con la izquierda, desvió el cuero el guardameta de Liechtenstein y él mismo lo cabeceó al fondo del marco. La manita. La aparición felicísima de Morata no hizo otra cosa que disparar las diferencias. En dos minutos marcó dos espléndidos goles marca de la casa. Silva selló la masacre. 

El duelo entre el gigantes y el que aspiraba a ser mata gigantes acabó como tenía que acabar. Ni hubo sorpresa en el Reino de León, ni Liechtenstein ha subido uno solo de los peldaños que pueden acercarle a lo inaccesible, esto es, España. Sin estridencias al principio, con la contundencia y el estrépito precisos cuando debía mostrarlos, la selección de Lopetegui obtuvo sus tres primeros puntos de la fase de clasificación para el Mundial 2018 con un segundo tiempo muy ilusionante. Estaba escrito hace mucho. Hay cosas que, por mucho tiempo, nada va a cambiar.

 








20160902073626-bel-esp.jpg

 

BELGICA

Partido 662



Corea S.
ESPAÑA
 X-XEspaña

 

 

Amistoso

1 Septiembre 2016

Bruselas

Estadio:Rey Balduino

 

0-1, m.33: Silva.

 0-2, m.62: Silva, de penalti

Ficha técnica:

0 - Bélgica: Courtois; Meunier, Alderweireld, Vertonghen, Jordan Lukaku; Nainggolan (Dembélé, m.46), Witsel; De Bruyne (Defour, m.87); Carrasco (Mirallas, m.77), Hazard; y Origi (Romelu Lukaku, m.67).

2 - España: De Gea; Carvajal (Sergi Roberto, m.85), Piqué (Bartra, m.59), Sergio Ramos, Jordi Alba (Azpilicueta, m.59); Busquets, Koke, Thiago; Vitolo (Saúl, m.75), Silva (Lucas Vázquez, m.75) y Morata (Diego Costa, m.27).

Goles: 0-1, m.33: Silva. 0-2, m.62: Silva, de penalti.
Árbitro: Benoit Bastien (Francia).

Incidencias: encuentro amistoso disputado en el estadio Rey Balduino de Bruselas ante unos 38.000 espectadores.

 

Belgica 0-2 España

37 % Posesión 63 %
0 remates poste 0
1 remates a puerta 4
2 remates paradas 1
2 remates fuera 4
0 remates otros 2
0 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
7 faltas recibidas 11
11 faltas cometidas 7
74 balones perdidos 68
37 balones recuperados 50
2 fueras de juego 4
0 penalties 1
9 intervenciones portero 8

Debut Jugador Selección nº 773

Nombre: Saúl Ñíguez Esclápez (Atletico de Madrid)

 

 

El primer brindis de Lopetegui

España se luce en el estreno del técnico con victoria con dos goles de Silva y buen juego ante una Bélgica muy chata. Positiva respuesta de Koke, Thiago, Vitolo y Costa

Resplandeció la Roja en un día inolvidable para Julen Lopetegui. El vasco se bautizó con una victoria tan contundente como lucida ante la selección que, según el baremo de la FIFA, es la segunda del mundo. Frente a una buena España, Bélgica fue una birria, un espanto. Lo contrario que el equipo español, que dio un notable tono general en todas las líneas, incluidos los más examinados, Vitolo, Diego Costa, Koke y Thiago. Los cuatro subieron la nota, rescatados los dos primeros tras su ausencia en Francia y lanzados los dos segundos a la titularidad. Acunados por Lopetegui en las categorías inferiores, a Koke y Thiago les toca ahora madurar definitivamente en el campo internacional con el mismo rector.

Evolución, no revolución. Es lo predicado por Lopetegui, matriculado en la Ciudad del Fútbol, muy cerca de Vicente del Bosque. Como es lógico, con solo unas horas de vuelo al frente de La Roja, queda pendiente consolidar el deseado progreso. Para lo que no hará falta tiempo es para certificar que de revuelta nada de nada. Se comprobó con la lista de convocados y se evidenció en Bruselas, donde la partitura fue la habitual, el orden a partir de colonizar la pelota y el centro del campo como zona crucial de tránsito y no como un simple apeadero. Eso sí, de nuevo más producción de juego que remates. Y también hubo alternancias en la presión alta y el repliegue de los cinco volantes junto a los zagueros

Casual o no, ironías de la vida, las mejores señales llegaron por el costado derecho. Por ahí encontró España la primera vía de escape, por la orilla de Carvajal y Vitolo, justo los dos únicos titulares que no tuvieron plaza en la última Eurocopa. El madridista, que era un fijo, por lesión. El canario, que era un aspirante, por decisión del seleccionador. En la capital belga, tras media hora de muermo, con los dos equipos muy chatos, con mucho soldado raso a la vista de los dos técnicos debutantes, fueron Carvajal, que crece, crece y crece cada día, y Vitolo quienes prendieron la mecha. Tras algún amago sin éxito, el lateral filtró un pase estupendo para el sevillista, que dejó tirado a Courtois y conectó con Diego Costa. El ariete no controló el balón, pero su toque impreciso cayó a pies de Silva, que ha arrancado en esta etapa como cerró la anterior. Ya suma 26 goles como internacional. Si ya fue el máximo goleador bajo la tutela de Del Bosque, ya puede decir que lo es con Lopetegui.

A partir del tanto del jugador de City, España le dio un meneo considerable a una decepcionante Bélgica. Con Wilmots o el español Roberto Martínez resulta ser una selección sin alma, sin chicha, funcionarial. Puro garrafón por mucho que aliste a ilustres como Hazard, Carrasco, De Bruyne... Todos hicieron mutis ante su nuevo entrenador. Sus gentes no les perdonaron tanta modorra y se llevaron un considerable abucheo tras no lograr ni un remate, tirito siquiera, ante De Gea, hasta el minuto 82. La nadería, un adversario afeitado, con Hazard a la cabeza.

Bien los secundarios

El primer tanto visitante parasitó aún más a los belgas. Máxime con la crecida de España. Se activaron Thiago y Koke, los nuevos escoltas de Busquets, y a la fiesta se sumó Silva, mientras Vitolo no dejó de desenfocar a Jordan Lukaku, que se las comió todas, incluido el penalti al sevillista que no desaprovechó Silva. Ya desde el primer gol, la Roja le había cogido gusto al partido, había olido la oportunidad de lucirse. Sin arabescos, con ingenio, dominio y eficacia. Silva ya es un clásico, pero chicos como Koke y Thiago, secundarios hasta ahora, nunca han llegado a soltarse con España. Lopetegui les ha dado bola a la primera y, por fin, ninguno sintió la carga. Ambos manejaron el cotarro, con el timbre de autoridad que se les intuye, que fluye con asiduidad en sus equipos.

En el mismo caso que el jugador del Atlético y el del Bayern está Diego Costa, desnortado en su carrera internacional. La lesión de Morata a los veinte minutos, anticipó su entrada al encuentro. Y esta vez no defraudó, sino que selló su mejor partido con la Roja. Courtois, como haría con un cabezazo de Piqué, le privó del gol con una parada con los pies, pero Diego Costa fue Diego Costa. Supo estirar al equipo, fue el incordiante que suele ser y se exprimió como un limón. Esta vez conectó en largo y en corto y siempre se ofreció como solución. Es el Costa que se espera desde hace dos años. Otro guiño positivo para Lopetegui, reforzado sobremanera por el despliegue de sus principales apuestas: Vitolo, Koke, Thiago y el repescado Costa. El debut soñado para cualquiera.

 

España recupera la ilusión con Lopetegui

La Roja supera por 0-2 a Bélgica con un doblete de David Silva.

El inicio de la ’era Lopetegui’ devolvió la ilusión a la selección española, en un esperanzador primer capítulo con la misma base de jugadores y un estilo levemente retocado, que se impuso con claridad a una decepcionante Bélgica gracias a un doblete de David Silva (0-2).

España y Bélgica, dos de las selecciones con mejor gusto futbolístico del planeta, comenzaron una nueva etapa con dos seleccionadores cuya dimensión creció alejados de su país de nacimiento. Julen Lopetegui y Roberto Martínez buscarán imponer el concepto equipo al alto nivel individual del que disponen.

El primer capítulo de ambos tras el disgusto de la Eurocopa apenas mostró cambios. La revolución de Lopetegui no afectó a un once repleto de jugadores que ya contaban con la confianza de Vicente del Bosque.
Como novedades respecto a los que estuvieron en la cita en Francia, Carvajal y Vitolo en la banda derecha. Y en el once más protagonismo para Thiago, el nuevo jefe español en el campo, y plena confianza en Koke.


Son futbolistas que triunfaron con Lopetegui en sus inicios en las categorías inferiores. Los que ahora deben ilusionar con recuperar años de gloria de la Roja. El inicio de partido no fue alentador para España. 
Con posesión pero sin profundidad, ante una Bélgica vertical que por momentos amenazó con ponerse el disfraz de Italia y hacer daño al contraataque.

España plasmó en unos minutos los mismos problemas en el balance defensivo del fatídico día en París. Los belgas se lanzaban en velocidad al ataque cuando recuperaban el balón, con líneas tan adelantadas de la Roja que quedaban al descubierto carencias en el repliegue. La primera llegada supuso un susto para De Gea. Se le escapó el balón de los guantes tras un centro lateral y provocó el disparo de Witsel desde la frontal de área. Llegan nuevos tiempos en la portería. Sin debate y sin la figura de Iker Casillas 16 años después.

Le faltaba imaginación a España mientras se maduraba el partido. Morata lanzó alguna carrera contra el mundo y en la pelea cayó lesionado. Un percance muscular le hizo retirarse en el minuto 23. El regreso de Diego Costa cambió de un plumazo la cara a España. Obcecado en triunfar con la Roja, entró dispuesto a comerse el mundo, a encajar al fin en un equipo que nunca le encontró acomodo.

En su primer balón, un gran detalle técnico, en una contra bien llevada. Cada vez que entró en contacto con el balón se intuyó peligro y Bélgica lo acusó.Fue cuando aparecieron los galones de Thiago, los pases entre líneas y la profundidad de Vitolo. De su acción nació el primer gol. Silva, el centrocampista más goleador de la anterior época, recogió el balón en el punto de penalti y fusiló a la red. Era el primer tanto de la ’era Lopetegui’.

La ventaja en el marcador instaló la comodidad en España. Ya no volvió a sufrir en el resto del partido. Segura con el balón, buscó siempre goles. Ansia de agradar con un fútbol que recuperó nivel. El toque se alternaba con el balón largo. Piqué encontró la carrera de Carvajal a espaldas de la defensa y el lateral pidió penalti tras ser derribado dentro del área.
El centro del campo era la clave. Koke conectaba con todos mientras que Costa seguía su particular lucha por marcar y hasta se le acababa el campo buscando el mejor disparo. Los laterales aparecían en ataque y Bélgica pedía a gritos el descanso.

Hubo aspectos del primer acto que no convencieron a Lopetegui. Los corrigió para evitar la reacción en el regreso al verde de Bélgica. Apareció la presión alta y España encerró a su rival. Courtois salvaba a su selección con la intervención de la noche tras una falta medida de Koke y un testarazo en plancha de Piqué.

Diego Costa ataca arrollando, como a tropezones, con el balón siempre en trayectoria irregular, pero fue un martillo pilón. Su estilo distinto al resto mereció el premio deseado. Busquets encontró un desmarque suyo y en carrera buscó sorprender a su compañero de club, Courtois, por bajo. Le sacó con los pies el esférico y la mirada de complicidad chocó con la de la ansiedad por marcar del delantero hispano-brasileño. No había pasado un minuto cuando de nuevo tuvo una oportunidad de marcar. El centro de Koke lo controlaba largo y aunque se lanzaba para rematar, de nuevo se quedaba con la miel en los labios. Eran minutos de disfrute español.

Vitolo volvía a aparecer para hacer daño a Jordan Lukaku, que se comía el recorte y cometía un claro penalti. La responsabilidad recayó sobre Silva, con Ramos en la lejanía viendo cómo engañaba con el cuerpo y materializaba el segundo. El partido estaba sentenciado.

Bélgica lo intentó hasta el final con más orgullo que fútbol. Los silbidos del antiguo Heysel mostraron la decepción de su afición. Habría sido fiesta en España de haber jugado un duelo de tan alto nivel en casa. Lopetegui en Bruselas como Del Bosque en Copenhague. Un triunfo que devuelve la ilusión.

 

 

20160826173637-convocatoria-26-8-16-866x517.jpg

El Seleccionador nacional, Julen Lopetegui, llama a 24 jugadores para los dos compromisos internacionales

En la que es la primera lista de convocados ofrecida por el técnico vasco desde que ocupa el puesto de Seleccionador absoluto,Julen Lopetegui ha convocado a 24 jugadores para los choques ante Bélgica y Liechtenstein.

La Selección Española jugará el próximo jueves 1 de septiembre ante Bélgica en la ciudad de Bruselas un encuentro amistoso de preparación.

Cuatro días más tarde de de Lopetegui recibirán a Liechtenstein en el estadio Reino de León en el primer partido clasificatorio de España en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2017.

La lista completa de convocados es la siguiente:

 

CONVOCATORIA      
Club
Jugador Partidos Goles
Manchester United FC David De Gea 13  
West Ham United FC Adrián San Miguel debut  
SSC Nápoles José Manuel Reina 33  
FC Barcelona Jordi Alba 47 6
Chelsea FC César Azpilicueta 16 0
FC Barcelona Gerard Piqué 81 5
Borussia Dortmund Marc Bartra 10 0
Real Madrid CF Sergio Ramos 136 10
Real Madrid CF Daniel Carvajal 5 0
FC Barcelona Sergi Roberto 1 0
FC Bayern de Múnich Javi Martínez 18 0
FC Barcelona Sergio Busquets 88 2
FC Bayern de Múnich Thiago Alcántara 12 0
Manchester United FC Juan Manuel Mata 40 11
C. Atlético de Madrid SAD Saúl Ñíguez debut  
C. Atlético de Madrid SAD Koke Resurrección 24 0
Sevilla FC  Víctor Machín "Vitolo" 3 0
Manchester City FC David Silva 103 24
Real Madrid CF Lucas Vázquez 2 0
Valencia CF SAD Paco Alcácer 13 6
Real Madrid CF Álvaro Morata 13 6
Real Madrid CF Marco Asensio 1 0
Manchester City FC Manuel Agudo "Nolito" 13 5
Chelsea FC Diego Costa 10 1

 

20160721145501-julen-lopetegui.jpg

 

Julen Lopetegui

Datos personales
Nombre completoJulen Lopetegui Agote
NacimientoAsteasu, Guipúzcoa, 28 de agosto de 1966 (49 años)
PaísEspaña
Carrera como entrenador
DeporteFútbol
Debut como entrenador2003
(Rayo Vallecano de Madrid)
 
Carrera como jugador
PosiciónPortero
Debut como jugador1983
(San Sebastián CF)
Retirada deportiva2002
(Rayo Vallecano de Madrid)
Part.1

 

 

Lista de seleccionadores nacionales

A continuación se muestran todos los entrenadores de la historia de la selección de fútbol de España.

  • Actualizado al último partido jugado el 1 de junio de 2016.
PeriodoEntrenadoresPartidos dirigidosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contra% Partidos ganados
1920Bandera de España Francisco Bru54019580%
1921-1922Bandera de España Julián Ruete4400112100%
1921-1928Bandera de España José Ángel Berraondo6231141233,33%
1921-1927Bandera de España Manuel Castro González1090121790%
1922-1933Bandera de España José María Mateos231634642469,56%
1922Bandera de España Salvador Díaz Iraola110040100%
1923Bandera de España Luis Argüello Brage21013150%
1923-1924Bandera de Francia Bandera de España Pedro Parages31113133,33%
1923-1924Bandera de España José García-Cernuda21103050%
1924Bandera de España Luis Colina Álvarez110021100%
1924Bandera de España José Rosich Rubiera110021100%
1924Bandera de España Julián Olave Videa110021100%
1925Bandera de España Fernando Gutiérrez Alzaga330060100%
1925Bandera de España Ricardo Cabot Montalt220020100%
1926-1927Bandera de España Ezequiel Montero Román43019575%
1929Bandera de Inglaterra Fred Pentland110043100%
1934-1936Bandera de España Amadeo García de Salazar12624301550%
1941-1942Bandera de las Filipinas Bandera de España Eduardo Teus López6321151050%
1945Bandera de España Jacinto Quincoces21106450%
1946Bandera de España Luis Casas Pasarín1001010%
1947-1962Bandera de España Pablo Hernández Coronado620491033,33%
1948-1956Bandera de España Guillermo Eizaguirre19865403342,10%
1951Bandera de España Félix Quesada31209633,33%
1951Bandera de España Luis Iceta31209633,33%
1951Bandera de las Filipinas Bandera de España Paulino Alcántara31209633,33%
1952Bandera de España Ricardo Zamora21106050%
1952-1961Bandera de España Pedro Escartín12732181058,33%
1953-1954Bandera de España Luis Iribarren Cavanilles41218625%
1955Bandera de España Ramón Melcón Bartolomé2011230%
1955Bandera de España José Luis del Valle110030100%
1955Bandera de España Emilio Jiménez Millas110030100%
1955Bandera de España Juan Touzón Jurjo110030100%
1957-1959Bandera de España Manuel Meana12732351658,53%
1959-1960Bandera de España José Luis Costa12804352166,66%
1959-1960Bandera de España José Luis Lasplazas12804352166,66%
1959-1960Bandera de España Ramón Gabilondo12804352166,66%
1962-1966Bandera de España José Villalonga22958352840,90%
1966-1968Bandera de España Domingo Balmanya1143411936,36%
1968-1969Bandera de España Eduardo Toba41215425%
1969Bandera de España Luis Molowny42113350%
1969Bandera de España Salvador Artigas42113350%
1969-1980Bandera de Hungría Bandera de España László Kubala68302216985944,11%
1980-1982Bandera de Uruguay Bandera de España José Santamaría241086312241,66%
1982-1988Bandera de España Miguel Muñoz633216151046050,79%
1988-1991Bandera de España Luis Suárez271548552855,55%
1991-1992Bandera de España Vicente Miera842211750%
1992-1998Bandera de España Javier Clemente62362061264358,06%
1998-2002Bandera de España José Antonio Camacho4428971053763,63%
2002-2004Bandera de España Iñaki Sáez231562441165,21%
2004-2008Bandera de España Luis Aragonés5438124993270,37%
2008-2016Bandera de España Vicente del Bosque108n 18410142487477,77%
20160601073536-eurocopa-2016.jpg

Lista definitiva de la Selección española para la Eurocopa de Francia

Sergio Ramos, Juanfran, Koke y Lucas Vázquez completan la lista de 23 jugadores con los que la Selección española intentará revalidar el título que consiguió en 2012

El seleccionador nacional Vicente del Bosque ofreció la lista definitiva de 23 jugadores que representarán a la Selección española de fútbol en la EURO 2016.

Actualizado a 1/7/16

CONVOCATORIA  Euro 2016    
CLUB
JUGADOR Partidos Jugados Goles
Porto FC Iker Casillas 167 94 encajados
Manchester United De Gea 13 10 encajados
Sevilla FC Sergio Rico 1 1 encajados
Arsenal FC Bellerín 3 0
FC Barcelona  Piqué 81 5
FC Barcelona Bartra 10 0
FC Barcelona Jordi Alba 47 6
Chelsea FC Azpilicueta 16 0
Athletic Club San José 7 0
Villarreal CF Bruno 10 0
FC Barcelona Busquets 88 2
Manchester City Silva 103 24
Bayern Munchen Thiago 12 0
Chelsea FC Fabregas 110 15
FC Barcelona Iniesta 113 13
Athletic Club Aduriz 8 1
Juventus FC Morata 13 5
RC Celta de Vigo Nolito 13 5
Chelsea FC Pedro 60 17
Real Madrid CF Sergio Ramos 136 10
C. Atlético de Madrid Juanfran 22 1
C. Atlético de Madrid Koke 24 0
Real Madrid CF Lucas Vázquez 2 0
20160627225433-ita-esp-11.jpg

 

ITALIA

Partido 662


Corea S.
ESPAÑA
2-0 España

 

1-0, m. 33: Chiellini.

2-0, m. 91: Pellé

Eurcopa 2016

octavos de final

27 Junio 2016

Saint-Denis

Estadio: Stade de France

 

Ficha técnica

2 - Italia: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Florenzi (Darmian, m. 84), Parolo, De Rossi (Motta, m. 53), Giacherini, De Sciglio; Éder (Insigne, m. 80) y Pellé.

0 - España: De Gea; Juanfran, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Cesc Fábregas, Sergio Busquets, Iniesta; Silva, Morata (Lucas Vázquez, m. 69) y Nolito (Aduriz, m. 46 (Pedro, m. 80)).

Goles: 1-0, m. 33: Chiellini, tras un rechace de De Gea a disparo de falta de Éder. 2-0, m. 91: Pellé, de volea a pase de Giaccherini.

Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Amonestó a los italianos De Sciglio (m. 24), Pellé (m. 54) y Motta (m. 87), y a los españoles Nolito (m. 40), Busquets (m. 88) y Silva (m. 93).

Incidencias: partido de los cuartos de final de la Eurocopa 2016 disputado en el estadio de Francia, en Saint Denis, ante unos 80.000 espectadores.

Italia 2-0 España

41 % Posesión 59 %
0 remates poste 0
7 remates a puerta 5
5 remates paradas 5
2 remates fuera 7
2 remates otros 2
3 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 19
19 faltas cometidas 13
50 balones perdidos 53
39 balones recuperados 39
0 fueras de juego 2
0 penalties 0
15 intervenciones portero 16

 

 Buffon frenó (0-2) a España

Tres grandes intervenciones del veterano guardameta italiano impidieron que fructificara la reacción del equipo nacional. Marcaron Chiellini y Pellé. De Gea sostuvo a la selección con media docena de grandes paradas en la primera mitad, en la que Italia

En el cuarto día anterior al de cumplirse la cuarta efemérides de la tercera Copa de Europa ganada por España en el Estadio Olímpico de Kiev (1 de julio de 2012), ganada de forma clamorosa (4-0), o sea de las que no dejan lugar a dudas, hundidos Buffon y los suyos ante el aluvión que se les vino encima, en ese cuarto aniversario menos cuatro días, justo cuando empezó a llover aparatosamente sobre París, España se ha quedado sin Eurocopa, tumbada por una Italia con las ideas más claras, con más mordiente y con más remate. La selección tardó en poder contrarrestar la superioridad italiana y acabó persiguiendo el gol sin sus arietes Morata, sustituido, y Aduriz, sustituido por lesión. Su media hora final fue empero digna de encomio, una tarea esforzada, generosa y sacrificada que no encontró premio. Buffon se encargó de impedirlo en el tramo final con tres intervenciones determinantes.

Todas las previsiones sobre el enfrentamiento con ese clásico rival de siempre, que casi siempre mira hacia atrás, la Italia defensiva a ultranza, sin más ambiciones que las escasas de alguna ocasión que aprovechar, todas las consideraciones en torno a un enemigo sin ganas de gol quedaron manifiestamente deshechas de salida.  Italia jugó con tres delanteros, Eder, Pellé y Giaccherini, y ese solo planteamiento resultó demoledor para España, que, perdido por iniciativa azul el medio campo, se encontró en solo diez minutos de juego con media docena de ataques inesperados y dos clarísimas ocasiones de gol que evitó impecablemente De Gea: un cabezazo de Pellé (8’) que sacó junto al poste derecho, y una chilena de Giaccherini, que iba al mismo sitio, es decir, el fondo del marco español, que volvió a tocar el portero y que acabó desviando definitivamente su poste. Dos magistrales acciones del portero español.

España tardó más de lo que acostumbra en ser dueña del balón, que tuvo que buscar porque Italia entendió que privándole de él le quitaba el control del juego y de esa forma le anulaba. Durante el primer período lo hizo a la perfección.  Hasta casi el minuto veinte no se aproximó la selección española a los alrededores del marco de Buffon, con un remate de Cesc que desvió un defensor. La aparición de Silva, el mejor de sus mediocampistas, fue esencial en la leve mejoría del equipo, que si bien no demostró capacidad de remate conseguía parar algo a la Italia frenética de los primeros instantes. A los veinticuatro minutos, no obstante, Eder volvía a disponer de otra oportunidad con un cabezazo que se le escapó por poco y cuatro más tarde, España sufría otro sobresalto añadido: un desvío de Ramos a dos palmos de David de Gea que cerca estuvo de causarle un disgusto mayúsculo.

A los 32’ Italia encontró, al fin,  el premio a su superioridad: una falta en la frontal del área la lanzó Eder con una fuerza tremenda. Uno de sus compañeros, metido en la barrera, escapó de ella como un gamo para dejar hueco al balón, que se fue como una bala de cañón hacia el portal. Aún así, De Gea tuvo tiempo para despejarla con otra soberbia parada. Le dio tiempo a eso, pero para nada más. Al rechace acudieron Pellé y Chiellini, y poco pudo hacer Piqué, entre ambos, el único de los defensas que reaccionó. El “vecchio” zaguero marcó.

El partido fue siempre muy incómodo para España, que no tiene el tipo de juego final capaz de desbordar defensas bien formadas, expeditivas, con tres muy buenos centrales Barzagli, Bonucci y Chiellini, y dos defensas laterales adelantados. Frente a aquellos poco pudo hacer Morata y menos Nolito, y cualquier atisbo de ataque por las bandas había que controlarlo para evitar contragolpes letales. A los 45’, De Gea volvió a mostrarse como un excelente guardameta, desviando ahora un zapatazo envenenado de Giaccherini. Su sola intervención impidió otro gol de la “azzurra”.

Sostenido por muchas cosas, pero fundamentalmente por la capacidad generadora de Daniele De Rossi, Italia salió decidida a solucionar el choque en la segunda mitad. Pellé anduvo cerca de aumentar la ventaja. Ya estaba en el campo Aduriz, al que Del Bosque llamó para sustituir a Nolito y aportar cuando menos más remate. A los 48’, Buffon sufrió su primer susto con un cabezazo de Morata que si bien no le forzó demasiado animó el fútbol ofensivo de una España obligada a echar el resto. Con España con más balón, las cosas fueron cambiando. Italia también empezaba a notar su tremendo esfuerzo. A los 53’, De Rossi, su constructor, dejó su puesto a, Thiago Motta, uno de sus más expertos destructores. Era la señal de que su superioridad empezaba a decaer. A pesar de ello, De Gea tuvo otra que estirarse otra vez para cerrar un remate casi mortal de Eder.

España mejoró sensiblemente en la segunda mitad, abocada al todo o nada, pero su afán no estuvo acompañado por el acierto en los metros finales. Italia volvió a tener otra ocasión de gol a los 62’, pero el balón rondó a De Gea sin que nadie acertara a rematarlo para fortuna del todavía campeón, apretado al extremo por la presión y la conocida contundencia de los italianos, todo permitido. El partido se le hizo así larguísimo a la selección. La media última hora la siguió Casillas fuera del banquillo, apoyado a él, viendo como los minutos pasaban entre búsqueda infructuosa del empate y el miedo a un contragolpe. A los 68’, Aduriz lo rozó con un remate ajustado, lo más peligroso de España en más de una hora de juego. Siete después, un zurdazo inesperado de Iniesta obligó mucho a Buffon, al que volvió a poner a prueba Piqué, también con la zurda. De Gea tampoco estuvo mucho más tranquilo. Aun tuvo tiempo de frenar otro chutazo azul antes de que el partido concluyese.

La negra fortuna de España se consumó en los dos minutos finales:  a los 89’, Buffon impidió que la reacción española se consumara con una intervención prodigiosa, que en el fondo opuesto corearon sus seguidores; dos más tarde, un balón de banda a banda sorprendió a la defensa española, lanzados todos al ataque, y Pellé no lo desaprovechó. La segunda diana italiana cerraba un gran duelo de dos caras y en el que dos enormes guardametas tuvieron una sobresaliente actuación, aunque solo uno de ellos saliera ganando.

 

Italia apaga la llama de España

España cierra su gran ciclo tras recibir un repaso en el primer tiempo y no alcanzarle con su posterior mejoría

Una Italia brava, concienzuda y muy aplicada cerró el gran ciclo de la selección española. Esta vez no fue el estruendoso batacazo del Mundial de Brasil, donde se gripó desde el suspiro inicial. En Francia, La Roja cayó (2-0) porque enfrente tuvo a un rival que fue mejor, mucho mejor, durante el primer tiempo. En ese periodo destiñó por completo a España, pálida y acogotada. La decidida respuesta tras el descanso no alcanzó a los de Vicente del Bosque, cuando Buffon fue el gran De Gea del primer acto. Al menos, al contrario que en Brasil, España tuvo un segundo aire y se bajó del trono europeo con el honor de quien lo intentó con ahínco hasta el último momento.

Ahora toca una segunda reforma, y quizá sin dos guías capitales en los éxitos de casi una década como Vicente del Bosque e Iker Casillas, dos referentes indiscutibles para la eternidad. En caso de que renuncien, o les hagan renunciar, su legado queda de por vida y sobre los mismos pilares en los que ellos se auparon debería renovarse el equipo. Una derrota con Italia no es una chapuza que abochorne o deba dinamitar una obra, por lo que la idea troncal, la que llevó al fútbol español a la cima, pude perpetuarse. No han sido pocas las selecciones que al hilo de una decepción o una victoria mal interpretada mutaron sus genes sin éxito. La Canarinha, por ejemplo.

La despedida española se intuyó desde muy pronto. España apareció por París como un boxeador que llega noqueado por una sola mano anterior, la que le propinó Croacia, similar al imprevisto desplome ante Holanda en Brasil 2014. Entonces, al siguiente partido, frente a un Chile con muchas similitudes con esta Italia, el equipo ya salió tocado, tan impotente como en el raquítico primer periodo de París. Al segundo se vio a una selección chata, atemorizada, como si aún sintiera dormido el mentón. Italia la puso a caldo sin tregua, la acorraló en su campo y propició que la pelota fuera un debate permanente. Los únicos pelotazos eran españoles, de De Gea, al que no había compañero que le diera socorro. En La Roja, nadie quería arriesgar ante la presión alta del contrario. España no es un conjunto perfilado para ganar el balón en combate, así que se quedó sin sustento. Sin la pelota es un equipo en tanga.

Conte y los suyos planificaron de maravilla el partido. Levantaron dos diques, uno para estrangular a Busquets y los zagueros, con lo que evitaban la fluidez en el inicio del juego, y otro para frenar los ataques. El sistema desconectó a los volantes españoles, Silva, Iniesta y Cesc, a los que nadie era capaz de dar carrete. Del Bosque, como ya hiciera Luis Aragonés en la Eurocopa de 2008 que abrió el camino hacia el paraíso, repitió equipo por cuarta vez. Se guio más por sus dos buenos primeros partidos que por su “parvularia” gestión del tropiezo con Croacia.

pulsa en la foto Las estadísticas del partido Italia-España

Italia no tiene jugadores para reventar el mercado, pero suple la falta de solistas con un conmovedor sentido gremial del juego y mucho trabajo de estudio. No deja nada al azar y consiguió que España fuera la menos España que se recuerda durante una hora. En ese tiempo, solo hubo buenas noticias españolas de De Gea, que evitó el gol con tres grandes intervenciones. No había compañero del meta que ganara un asalto, nadie se parecía a nadie. Todos agarrotados ante el empuje azul. Hasta la media hora no hubo focos para Buffon, sin inmutarse con un tirito de Iniesta. A De Gea, finalmente, le batió Chiellini. Un innecesario atropello de Sergio Ramos, confuso todo el torneo, originó una falta en el balcón del área. El disparo de Eder, con la barrera algo dislocada, lo rechazó De Gea como pudo, incluso luego arañó la pelota cuando llegaba Giaccherini. Pero, a rebufo, aún irrumpió Chiellini. Solo Piqué, entre los españoles, estaba de guardia por la zona. Italia se fue al intermedio con un solo gol, pero la sensación de superioridad era mucho mayor.

Sin ’nueve’ al final

Con el amistoso de la pasada Semana Santa en Udine en la cabeza, cuando también Italia anuló a España, Del Bosque, como entonces, echó el lazo a Aduriz y descolgó a Morata a la banda izquierda. La Roja, con más ímpetu y gallardía, tuvo otra mordida. Poco a poco, los jugadores se soltaron: Por fin se atrevieron a trenzar dos, tres, cuatro pases. Se animaron los laterales, los volantes… La selección de Conte notó la nueva sacudida y reculó, forzada y por su propia naturaleza, por más que hoy no se encapsule como era su tradición. Con todo, volcada España, una excelente combinación entre Pellè y Eder dejó al segundo de par en par con De Gea, de nuevo crucial.

Con Casillas de pie junto al banco todo el acto, la escuadra española encerró a su adversario. Llegó el momento de Buffon, que a sus 38 años no tiene edad. Iniesta, Morata, Aduriz, Piqué… Se sucedieron las oportunidades. Por descontado, el dique italiano ya solo estaba frente a su portero y capitán. No hubo manera de quemar el rancho y España, que había repuntado con dos arietes, acabó sin la referencia de un “nueve”. Primero fue relevado Morata y luego se lesionó Aduriz. Cuando solo quedaba arriesgar y arriesgar, en una contra ya con los españoles desmadrados, Pellè sentenció la jornada. Y no solo la jornada parisina, liquidó a la España más gloriosa. Lo mereció Italia. Y merecen toda la consideración y mucho más quienes durante años lograron que la Roja fuera un himno a la felicidad. El fútbol no olvida, solo lo hacen los que no conocen otro alimento que la cicuta y el vinagre.

El final del verano

El partido fue un testamento, desempolvó hasta el recuerdo de Julio Salinas

En la liga de futbito del instituto teníamos a un entrenador que llegaba, pedía que disfrutásemos "como dice Cruyff" y dale, maestro. A veces en los rivales había tanta charla y tanta pizarra que nuestro entrenador, mirando de reojo al público, nos reunía y gritaba: "¡Lo hablado por la semana!". En realidad por la semana no habíamos hablado nada, de hecho no entrenábamos y muchos ni siquiera nos conocíamos. Por tanto lo que hacíamos era jugar por instinto sin saber muy bien nuestras posiciones, fiándonos de nuestros compañeros por la apariencia, jugando casi al azar. Como España durante todos los años que acumuló talento y títulos; como España ayer, pero sin el brillo de entonces, cuando ya se había acabado el placer sin un plan alternativo.

Los primeros veinte minutos liquidaron mentalmente a España

Los primeros veinte minutos liquidaron mentalmente a España. Entre otras razones porque España tenía pinta de haber salido "a disfrutar", un plan que sale bien si lo propone Cruyff, no Del Bosque ante la Italia de Conte, el mismo entrenador que fuerza las cabezas de sus jugadores hasta sacarles los minutos que tuvieron de inicio ayer. Veinte minutos en los que dejó la huella de elefante en el área de España; veinte minutos de los que España no se recuperó jamás. Dos cabezazos, una chilena y una falta cerca del área que acabó en gol enterraron a la selección. No enterraron una época porque en Brasil se acabaron de fundir los cielos, pero sí el espejismo de los minutos brillantes en Francia; la imagen reflejada de la última luz que quedaba de Kiev: el último guardián de aquello, Andrés Iniesta.

El partido fue un testamento. Desempolvó hasta el recuerdo de Salinas, el balón que murió en las botas de Piqué al final de todo y que sacó el portero; más mérito de Piqué y Buffon en este caso que el que tuvieron Salinas y Pagliuca. De igual modo, la velocidad de Eder al contragolpe seguía un paralelismo histórico con Baggio, con Del Piero; delanteros hechos para matar por la espalda en los últimos minutos acompañados por un panzer, antaño Vieri, hoy Pelle. Una de esas delanteras que si se lleva bien no se olvida; como Bogart y Bacall, pero con Bogart sin alzas. Defensivamente se dedicaron a gripar a Iniesta, rodeándolo como en las fotos fetiche pero con mejor resultado. No hubo laterales, tampoco delantera, perdida en su primer partido internacional de vida o muerte. Y así fue como la España que se bautizó dramáticamente del tikitaka se fió a balones áereos rematados por los centrales y a jugadas tan ansiosas como tirar el balón para que lo prolongasen a ciegas Morata y Aduriz.

Fue la razón final de Italia, cuya filosofía se ha caricaturizado históricamente resumiéndola a entregar el balón y esperar rechaces afortunados. De este modo tuvo España la última ocasión del partido: un mal despeje de Italia que dejó a Piqué haciendo un escorzo para que Buffon, batido tantas veces en los últimos tiempos, se tomase su particular venganza. Como en Estados Unidos 94, Italia mató el partido en la jugada siguiente. Y echó a España: probablemente a lo último que quedaba de España en su descomposición. Sin terminar de saber cuando se llevaba al campo "lo hablado por la semana", en los primeros dos partidos o en los dos últimos.

20160622141034-partido661-esp-cro.jpg

 

Croacia

CROACIA

Partido 661

Corea S.
ESPAÑA
Croacia 2-1 España

 

1-1, m.45: Kalinic

2-1, m.87: Perisic

 

Eurcopa 2016

21 Junio 2016

Burdeos

Estadio: Stade de Bordeaux

 

0-1, m.7: Morata

Ficha técnica

-Croacia: Subasic; Darijo Srna, Corluka, Jedvaj, Vrsaljko; Marko Rog (Kovacic, m.82), Badelj; Perisic (Kramaric, m.93), Rakitic, Pjaca (Cop, m.90); y Nikola Kalinic.
 

-España: De Gea; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Cesc (Thiago, m.84), Iniesta; Silva, Nolito (Bruno, m.60) y Morata (Aduriz, m.66).
 

-Goles: 0-1, m.7: Morata. 1-1, m.45: Kalinic. 2-1, m.87: Perisic.

 
-Árbitro: Björn Kuipers (Holanda). Amonestó a Rog (29) y Perisic (88) por Croacia.
-Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo D disputado el estadio Matmut Atlantique de Burdeos ante unos 38.000 espectadores.

Croacia 2-1 España

37 % Posesión  63 %
1 remates poste 0
4 remates a puerta 3
2 remates paradas 2
6 remates fuera 7
2 remates otros 6
4 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
11 faltas recibidas 9
9 faltas cometidas 11
55 balones perdidos 66

42 balones recuperados 41
1 fueras de juego 1
0 penalties 1
9 intervenciones portero 7

 

España pierde (2-1) el partido y el liderato del grupo

Una magnífica Croacia remonta el tanto tempranero de Morata y se impone con dianas de Kalinic y Perisic. Sergio Ramos tuvo en sus pies la posibilidad de asegurar el triunfo, pero a los 69’ falló un penalti

Tal día como hoy, el primero del verano de 1964, al empezar a caer la noche, después de una mañana calurosa, pero amenazante de las lluvias del estío, que, finalmente, se confirmaron, festividad de San Luis Gonzaga, domingo, una selección española enfilaba el camino hacia el triunfo (2-1) sobre la URSS hoy extinta en la final de la II Eurocopa de Naciones, tras inaugurar el marcador el gran Jesús Pereda a los 6’, igualar el soviet Jusainov dos más tarde y decidir el choque un remate de cabeza en semiplancha del inolvidable Marcelino Iglesias a los 84’, testarazo que dejó como a una estatua de sal al legendario Lev Yashine.

Aquella tarde del 21 de junio de 1964, siempre imborrable para quienes tuvimos la fortuna de presenciar el duelo, España honró a un grupo formidable con una vanguardia insuperable (Tejada, Kubala, Di Stéfano, Suárez y Gento) al que una decisión política dejó sin poder medirse a la URSS en la fase final de la primera Eurocopa (1960), también en Francia. Tal día como hoy, hace 52 años, quién podría pensar que los hemos consumido, un magnífico equipo nacional alcanzó, al fin, la gloria que se le había hurtado en el Mundial del 34, que vivía del cuarto puesto del Mundial del 50 y que, aún entre los mejores, era incapaz de coronarse. En la efeméride, la selección, ya clasificada para octavos de final, ha caído ante Croacia, embrollándose su futuro con unos cruces temibles.

Tardamos 44 años en volver a pisar la cima (2008), encadenando desde entonces una racha impresionante (2010, 2012) que saborean algunos de aquellos héroes de entonces todavía entre nosotros, Iribar, Sadurní, Rivilla, Olivella, Calleja, Pirri, Amancio, Marcelino, Suárez…, perdidos otros a los que se ha llevado el tiempo. Tardamos 44 años, pero esta noche ante los siempre aguerridos croatas de Ante Cacic, con la misma alineación por tercer partido consecutivo, con lo que eso significa, que no es poco, recobrando paso a paso aquellas maneras de hace no tanto y que tanta felicidad han causado, España tardó apenas un suspiro en encauzar el partido. A los seis minutos, en el mismo minuto en el que el gran Pereda le hizo el primer gol a la “Araña Negra” aquel 21 de junio de 1964, David Silva vio con su vista de águila como el recobrado Cesc buscaba el espacio hueco entre la defensa croata. Ganado el sitio y recibido el cuero, Fábregas remató, salvó al guardameta Subasic el disparo y Álvaro Morata lo remachó a tres palmos de la línea de gol. Parecía el inicio de un partido tranquilo, ¡qué va!

España empezó literalmente con ventaja un encuentro en el que la simple igualada servía para alcanzar la ansiada cabeza del grupo. Son ventajas importantes. Pero hay otras no menos decisivas. Una de ellas es la del valor del grupo, lo que se trata regularmente con indiferencia. Como si no sirviera para nada o fuese poco más que una anécdota. Un error de Ramos en un despeje corto lo puso en evidencia porque fue De Gea quien tuvo que remediarlo. Y ahí se vio al grupo. Media docena de sus compañeros corrieron a consolar al defensa. Unos minutos después, rehecha Croacia, Rakitic aprovechó un despiste de David de Gea para lanzar un balón bombeado y sin portero entre palos, que golpeó en el travesaño y en el poste derecho del portal español, y que el ojo de halcón demostró que no había sido gol.

Afirmada en el crecimiento de Cesc y en la recuperación física de Silva, España resistió el acoso croata siempre sobre las bases del que es su principio indeclinable, tocar para buscar, volver a tocar hasta encontrar. No fue fácil siempre porque Croacia se reveló como el adversario que todos temíamos, con gente de mucha calidad, oficio y ganas aun sin Modric. España cedió en el último cuarto del primer tiempo quizás por eso, quizás por puro instinto conservador, que esas cosas, al final, no sabe uno casi nunca por qué se producen y el duelo se igualó, al perder los de Vicente del Bosque la iniciativa. El costo de ello fue el empate, después de que Morata no aprovechase por los pelos a los 43’ otra soberbia asistencia de Cesc, lo que, probablemente, habría resuelto el duelo. No fue así. En la siguiente jugada, Kalinic no perdonó, sellando un magnífico ataque por la izquierda, con un excelente remate, anticipándose a Ramos y a De Gea.

El empate afirmó la conocida, y sufrida, incomodidad que padece España ante Croacia, un muy buen equipo, por cierto.  Con juego, con ganas, con experiencia  y con físico, sin ceder un metro ni dar por perdido un balón, hecho corazón. Todo lo explotaron los croatas para alegría de sus aficionados. Los apretones obligaron a España a tomar una medida contemporizadora. Del Bosque sustituyó a Nolito por Bruno Soriano, una manera de reforzar el centro perdido. La presencia del pivote contribuyó a ello, disminuyendo la presión croata en el medio campo. A los 66’, Ramos tuvo en la cabeza un balón para adelantarse, de nuevo, en el marcador, pero se le fue el testarazo. Del Bosque cambió casi de inmediato a Morata, que se había pegado con todo lo que puede pegarse un ariete y al que el árbitro parecía tener marcado, y metió en la batalla a Aduriz.

"Para ganar la Eurocopa siempre hay que derrotar a los mejores"

A los 69’, Iniesta, hasta entonces remiso en su habitual repertorio de pases mágicos, se inventó uno que fue hacia Silva, al que rozó un defensa. El muy protestado penalti por los croatas no lo aprovechó Sergio Ramos, al que intuyó Subasic lo que iba a hacer: lanzarlo justo por el centro del marco. El error volvió a meter el choque en una dinámica que no le iba a España, a la que van otro tipo de maneras. Para asegurar la igualada, España buscó en Thiago, sustituto de Cesc, a alguien capaz de retener el balón, que ya era de lo que se trataba. Lo consiguió, pero a costa de arriesgarse a un contragolpe mortal. Así ocurrió: a los 87’, una rapidísima internada croata puso el balón a pies del velocísimo Perisic, que zanjó la ocasión con un remate durísimo, que rozó la bota de Piqué y evitó a De Gea.

Era el fin de un anhelo, el de acabar líderes de grupo con las ventajas que eso supondrá. Pero así es esto y, por otro lado, nada hay que decir. Para ganar la Eurocopa siempre hay que derrotar a los mejores. Más pronto o más tarde. Confiemos en ello.  

 

España se lleva un sonoro azote ante Croacia

La Roja, errática, sucumbe ante una buena Croacia y se jugará los octavos con Italia por el lado crudo del cuadro

En un día clave, España se llevó un azote sonoro cuando menos lo esperaba. Llegó a Burdeos con merecidos elogios, le valían dos de los tres resultados para ser primera de grupo, se plantó con su equipo “titularísimo”, dio con un gol antes de los diez minutos y hasta tuvo un penalti que no lo era con el partido empatado. Ni así, lo falló Sergio Ramos, que se eligió para tirarlo cuando se lo pedía Cesc. Poco después, en el tramo final, Perisic, estupendo jugador, dio la puntilla a los españoles. Todos se quedaron como estalactitas. El pasado, tan reciente como prometedor, se fue al garete. De repente, Croacia, un muy buen equipo, dejó fulminada a España, abatida, sin explicarse semejante contratiempo. Y el asunto no es menor. Lejos de despejarse el camino como líder del grupo, lo que le espera en esta Eurocopa, sea el recorrido que sea, es crudo, muy crudo. De momento, el lunes le espera Italia en París. Por ese lado del cuadro circulan también Francia, Alemania e Inglaterra. Las sensaciones, como van y vienen, ya no serán las mismas y la confianza, tampoco. Ahora, el enredo es mayúsculo, mientras a los croatas les espera un tercer clasificado.

No fue la España vista por Francia. Ni migas. Del Bosque, cosa extraña, repitió equipo por tercera jornada. Lo que va bien no se toca, y menos cuando había tanto en juego. No surtió el efecto deseado, porque al equipo le dio por ser más administrativo que agudo, y ya no tuvo reacción cuando se vio apretado, con los croatas reacios a consolarse con un empate que les hubiera clasificado como segundos.

De entrada, la Roja reguló más de la cuenta, inquietante ante esta Croacia, incluso sin Mandzukic y, por supuesto, el sobresaliente Modric, lo que engrandece aún más su victoria. Un conjunto bien estructurado, con jugadores muy cuajados como Rakitic y el eterno Srna, y ese gran Perisic, rápido, hábil y con mucho picante. Una Croacia nada achantada frente a esa España tan convincente en sus dos partidos precedentes. Muy medida en todo, la Roja quiso tramitar el duelo con el menor desgaste, siempre con un ojo en el depósito. Cuando se vio angustiada ya no tuvo respuestas. De hecho, solo pareció iluminarse cuando Morata selló un gol sinfónico tras una jugada extraordinaria. Croacia elevó la presión con Rakitic cerca del delantero Kalinic para cortar los cables a España desde la cueva. Con dos toques sutiles, Ramos y Busquets se saltaron la primera barricada, Cesc dio carrete a la acción y, tras un rechace de la zaga croata, la pelota se amigó con Silva, que es de los que la miman. El canario echó un vistazo a la plaza y donde solo había un bosque de piernas rivales filtró el balón como solo él podría explicarlo. Cesc, astuto en el desmarque, hizo llegar el gol a Morata, al que le bastó acariciar el balón bajo el larguero. Con gente como Silva por el medio, los goles no suelen ser ordinarios.

En ventaja, con Silva y Cesc al mando, España aparentó ser la España esperada, con movimientos constantes en la media punta, donde Cesc resultaba un quebradero para los croatas, y Silva andaba con el pie suelto y la zurda afinada. Fue un espejismo, la selección de Del Bosque se aflojó hasta el punto de conceder dos oportunidades con pifias impropias, una de Ramos y otra de De Gea. A ambos se les anudaron los botines al que querer dar salida al juego. Ante el error del andaluz, en una noche para su olvido lo antes posible, el meta respondió con eficacia al tiro de Rog. En el segundo patinazo, el del arquero, Rakitic sufrió un embrujo. Su picadita, con De Gea batido, fue de billar: balón al larguero y, de rebote, al poste derecho de los españoles. Para no creer. Dos tropezones que revelaron pronto la relajación española.

El balón no obedecía como otras veces, había menos tacto. Iniesta pasaba de puntillas por el partido, sin más. Alba se contenía por la banda y Nolito se ofuscaba una y otra vez, derrotado en la mayoría de los asaltos con Srna. Nadie era lo que había sido unos días atrás y Croacia encontró el justo premio a un paso del descanso. Una magnífica irrupción de Perisic por la izquierda fue rematada con frac por Kalinic, que se marcó una espuela de museo. Para rectificar, tras el intermedio, Del Bosque buscó el control con Bruno como socio de Busquets, en detrimento de un lioso Nolito. Tampoco así se encontró España, todo se le hacía muy espeso y Croacia asustó en más de una ocasión a un dubitativo De Gea, otro que bajó la nota. Piqué era el único sostén defensivo, no solo de la zaga, sino de todos. Poco a poco, la Roja percibió que allí había fragor, un adversario decidido a no consentir ni una.

Equilibrada la contienda, al árbitro le dio por decretar penalti en un soplido de Vrsaljko a Silva. Ramos se estrelló con Subasic, varios metros adelantado, pero el colegiado también hizo lo que le dio la gana con ese lance. No era el día, y mucho menos del capitán español, que tampoco acertó en dos cabezazos de los que no se le suelen escapar. El equipo, lejos de abrochar al menos el empate, se vertebró mal y Perisic le fundió en una contra final, con el equipo tan desubicado como De Gea, que dejó su palo abierto. Ya no hubo remedio ni en el último segundo, cuando Vrsaljko sacó bajo palos un remate de Silva. Nada está perdido, pero a España se le vino el mundo encima. Ella sola se disparó en el pie. Le esperan chuzos, en el campo y fuera. El fútbol es una noria.

  

Enfrentamientos anteriores

UEFA EURO 2012

Fecha

Fase

Partido

Resultado

Lugar

Goleador

18/06/12

FG. FF

Croacia - España

0-1

Gdansk

Jesús Navas 88

 

 

Eliminatorias

 

Fase final

 

Total

 

Casa

Fuera

 

J

G

E

P

J

G

E

P

J

G

E

P

J

G

E

P

GF

GC

EURO

Croacia

-

-

-

-

-

-

-

-

 

1

0

0

1

 

1

0

0

1

0

1

España

-

-

-

-

-

-

-

-

 

1

1

0

0

 

1

1

0

0

1

0

FIFA

Croacia

-

-

-

-

-

-

-

-

 

-

-

-

-

 

-

-

-

-

-

-

España

-

-

-

-

-

-

-

-

 

-

-

-

-

 

-

-

-

-

-

-

Amistosos

Croacia

-

-

-

-

-

-

-

-

 

-

-

-

-

 

4

1

1

2

4

5

España

-

-

-

-

-

-

-

-

 

-

-

-

-

 

4

2

1

1

5

4

Total

Croacia

-

-

-

-

-

-

-

-

 

1

0

0

1

 

5

1

1

3

4

6

España

-

-

-

-

-

-

-

-

 

1

1

0

0

 

5

3

1

1

6

4

 

20160619220400-esp-tur.jpg

 

Corea S.

ESPAÑA

Partido 660


 

Turquía
TURQUIA
España 3-0 Turquía

1-0, m. 34: Morata.

2-0, m. 37: Nolito

3-0, m. 48: Morata

Eurcopa 2016

17 Junio 2016

Niza

Estadio: Allianz Riviera

 

Ficha técnica:

3 - España: De Gea; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba (Azpilicueta, m. 80); Cesc (Koke, m. 70), Sergio Busquets, Iniesta; Silva (Bruno, m. 64), Morata y Nolito.

0 - Turquía: Babacan; Gonul, Topal, Balta, Erkin; Calhanoglu (Nuri Sahin, m. 46), Ozan Tufan, Inan (Yunus Malli, m. 70), Ozyakup (Sahan, m. 62), Arda Turan; y Burak Yilmaz.

Goles: culmina una asistencia de Jordi Alba, tras un pase al desmarque de Iniesta.

Árbitro: Mirolad Mazic (Serbia). Amonestó al español Sergio Ramos (m. 1) y a los turcos Burak Yilmaz (m. 9) y Ozan Tufan (m. 40).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo D de la Eurocopa de Francia 2016, disputado en el estadio Allianz Riviera de Niza ante 33.409 espectadores, cifra oficial.

España 3-0 Turquia

62 % Posesión 38 %
0 remates poste 0
6 remates a puerta 0
0 remates paradas 3
8 remates fuera 7
4 remates otros 1
1 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 15
15 faltas cometidas 13
53 balones perdidos 55
40 balones recuperados 37
1 fueras de juego 4
0 penalties 0
6 intervenciones portero 9

 

Una España que deslumbra

Se clasifica para octavos y obtiene el triunfo más contundente (3-0) de la Eurocopa ante Turquía. Tres minutos bastaron para que Morata y Nolito abrieran el melón de la victoria, que cerró, de nuevo, el ariete

En el soberbio  (“c´est magnifique”, que diría un francés) Stade de Nice (Niza para nosotros), durante hora y media de una espléndida tarde noche; en el Stade de Niza, para júbilo de ocho mil aficionados españoles que acompañaron a Su equipo, Su equipo, superados en número por los seguidores turcos, España avanzó espléndidamente, con frecuentes lecciones de gran juego, abrumador desde que se puso en ventaja en el marcador, en sus deseos de finalizar primera de grupo, lo que, en teoría evitaría sustos de mayor alcance en octavos de final, vayan ustedes a saber, sin embargo.

Consciente del gravísimo traspié croata, el gran enemigo anunciado de esta fase, incapaz de sostener (2-2) una ventaja de un par de goles ante la República Checa, que parecía inaccesible, ¿quién dijo que eran mancos…o pocos menos?,  el vigente campeón de Europa  goleó y barrió a Turquía, cumplió con todas las expectativas, lució largos momentos deslumbrantes y, para mayor abundamiento, frente a un adversario nada encogido en la primera media hora de juego, veloz, aunque romo, con las ambiciones comprensibles en quien o ganaba o, de hecho, se despedía de la Eurocopa 16; un enemigo más brioso que otra cosa, es verdad, pero con la proa hecha añicos en cuanto Morata abrió la primera de sus vías de agua.

A los diez minutos, y pese al desasosiego que Turquía trataba de imponer con un ritmo muy vivo, España ya almacenaba tres oportunidades más o menos claras: un lejano remate de Morata que obligó a una buena intervención de Babacan, el guardameta turco, quizás su única lucida; un desvío hacia propia puerta de Balta, que no batió a su compañero por dos palmos, y un amago de Piqué, remedando el cabezazo del gol a la República Checa. Más encrespado el partido de lo que podía suponerse, Turquía buscó por la banda de Arda, es decir, la de su excompañero Juanfran, la manera de hacer el mayor daño posible. No lograron gran cosa los turcos, pero si descolocar a España en lo que es lo más suyo, tener el balón, tiempo para pensar qué hacer con él y, de esa forma, quebrar su orden. Hasta Iniesta y Silva se sumieron en ese danzar nervioso que tan poco les va a los dos.

Todos sabemos de la previsibilidad del juego de España, previsibilidad que no debe ser tanta como se dice pues nos ha tenido en lo más alto durante años y aun ahora, y que es conocida por los equipos a los que se enfrenta la selección. Jugamos como jugamos porque los futbolistas que tenemos son exactamente como son. Fatih Terim, que es otro que sabe tela de esto, impuso un ritmo muy intenso con el que apagar a Iniesta y Silva, pero no pudo hacerlo con Busquets, erigido en la piedra angular de España. En torno a Sergio, del que un día dijo Vicente del Bosque que le hubiera gustado parecerse a él, del enorme Piqué y del poliédrico Alba, España sostuvo los apretones turcos e inició sus ataques. Sostuvo aquéllos y empezó a generar de éstos hasta que, de pronto golpeó con una contundencia de la que no sabíamos hace tiempo, loada sea; una rotundidad ofensiva que nos supo a gloria y que se saldó con dos goles en poco menos de tres minutos.

En un visto y no visto, rompiendo todos los esquemas turcos hasta entonces muy sostenidos, España desarboló a la armada elevada en torno a Turam, finalmente abroncado de forma inclemente por los suyos cada vez que tocaba el balón. Fueron dos precisos y preciosos directos a su mandíbula, dignos de Mohamed Alí: el primero de Morata, que de cabeza, escapándose del central,  remachó de forma espléndida un gran centro de Nolito, tras internada velocísima de Jordi Alba. Era el minuto 34. Tres más tarde, España, aprovechándose del desconcierto turco, enhebró el segundo de ellos: Cesc adelantó un balón por alto que cabeceó mal Mehmet Topal y no solo mal, sino hacia donde jamás debe un defensa enviar el esférico, hacia el centro de su área. Fue más un accidente que una intención, claro, pero, a su  vez, un tremendo error porque por esos lugares, por si no lo sabía el zaguero, suele andar un gaditano especialmente pícaro, Nolito, de cuyas botas había salido el centro que cabeceó Morata en la primera diana española. Nolito no hizo otra cosa que lo habitual en él, estar en el lugar debido en el momento preciso. Golpeó mal el balón, incluso, es cierto, con el tobillo, pero lo suficientemente bien como para dejar como una estatua a Babacan.

De Iniesta se tenían noticias relativas hasta entonces, pero más de las que tienen otros, mejor me callo. Había aparecido en algún pase del primer tiempo, le habían dado un tantarantán del que se dolió y parecía estar jugando a medio gas. O será que es así, que parece que no está y está. A los 48’, Jordi Alba, uno de los grandes de la noche, que ya había formado parte del origen del primer tanto de Álvaro Morata, entró por su banda, cedió el balón a Andrés, que hizo lo que debe hacerse y muy pocos hacen: levantó la cabeza y volvió a pasar el balón a Jordi, rozando situación de fuera de juego. El lateral prosiguió la acción tan bien como la había comenzado: adelantó el cuero a Morata, que volvió a marcar.

La victoria tiene un gran valor. Por cómo se logró, sobre todo, y, repito, no fue fácil al principio, y porque estos resultados ofrecen frutos balsámicos de cara a los grandes desafíos que esperan. España llega al cierre de esta fase de forma impecable, goleadora e invicta, con una enorme jerarquía, y sabiendo, además, que un empate ante la atribulada Croacia de hoy puede darle el liderato final del grupo. Todo hace suponer que, desde ahí, los cruces serán más cómodos.

Baile a Turquía y al algoritmo

Nueva exhibición de Iniesta. Doblete y partidazo de Morata. Nolito asistió y marcó. Arda, abucheado. España ya está en octavos.

Pasó el Mundial, que bien enterrado está, y regresó la España expansiva, imparable, deslumbrante. Una versión remasterizada del clásico que edificó Luis y sostuvo con mano de diplomático Del Bosque. Otros futbolistas pero la misma idea, la misma luz y la misma ejecución impecable de un fútbol que exige paciencia, precisión, astucia y velocidad. Virtudes todas que cultiva Iniesta y los demás le siguen la corriente. España está en octavos y a nadie le apetece una cita con ella.

Le va a llevar un tiempo al Madrid explicar por qué piensa (ahora está más cerca del pensó) en Morata como instrumento para hacer dinero que invertir en quién sabe qué capricho. Ningún nueve en esta Eurocopa ha impresionado más que él. Un ariete postmoderno que reparte muy bien su tiempo sobre el césped: es agraciado en las bandas, se siente capaz de aguantar la pelota para dar al equipo una segunda oportunidad, sintoniza con el tiquitaca, es generoso en el esfuerzo y sagaz en el desmarque... En gol siempre se quedó algo corto, pero el oportunismo aparece con el tiempo. Un cabezazo suyo sacó del partido a Turquía, que se defendió a tornillazos, torpemente, ante una Selección nuevamente estupenda. España exhibió una musculatura que nadie más tiene en el torneo.

Terim, emperador sin imperio, advirtió sobre Iniesta, el mejor centrocampista del mundo. Y también el futbolista más influyente del planeta. ¿Dónde se mete el algoritmo cuando él sale al campo? Nadie mejora a un equipo como él. Le llevó un cuarto de hora meter en la muleta a los turcos, jugadores que no bromean en los balones divididos. Pasaron en ámbar el semáforo de la clasificación y fueron acusados de gandulear ante los croatas. En Niza se emplearon de modo extremo, con Arda y Calhanoglu también en trabajos de fontanería, pero la aspereza no les salvó. El azulgrana fue abucheado sin misericordia.

España resultó aún mejor que la del estreno, con laterales ambiciosos, con Silva entrando y saliendo desde la banda izquierda con embrujo y con Nolito sacando provecho de su gracia flamenca. En él ha encontrado Del Bosque un jugador distinto, imprevisible pero eficiente. Le dio el 1-0 a Morata y firmó el segundo por no abandonarse en una pelota que era de Topal. Despejó mal y ahí estaba él para disparar a la Selección.

La última hora de partido fue una feria de artesanía: tremendo Busquets en el corte, agigantados los centrales, sin cadena Iniesta, larguísimos los laterales, en su salsa Morata, un gol tras 22 toques y cauteloso con el esfuerzo Del Bosque. Hasta Cesc creció entre tanta riqueza. Sólo España ha metido más de dos goles en un partido del torneo. Y ninguna otra Selección los ha adornado mejor.

20160613225338-esp-rche.jpg

 

 

 Corea S.

ESPAÑA

Partido 659

Rep. Checa
REP. CHECA
España 1-0 República Checa
1-0, m.87: Piqué

Eurcopa 2016

7 Junio 2016

Toulouse

Estadio: Stadium de Toulouse

 

Ficha técnica:

1 - España: De Gea; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Cesc (Thiago, m.70), Iniesta; Silva, Nolito (Pedro, m.82) y Morata (Aduriz, m.62).
0 - República Checa: Cech; Kaderebaek, Sivok, Hubnik, Limbersky; Theo Gebre Selassie (Sural, m.84), Plasil, Darida, Krejci, Rosicky; y Necid (Lafata, m.75).
Goles: .
Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó a Limbersky (61) por la República Checa.
Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo D, disputado en el estadio de Toulouse. Lleno, con la presencia de 33.000 aficionados en sus gradas, unos 8.000 españoles

 

España 1-0 R. Checa

72 % Posesión 28 %
0 remates poste 0
5 remates a puerta 3
3 remates paradas 5
8 remates fuera 1
5 remates otros 2
0 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
12 faltas recibidas 11
11 faltas cometidas 12
49 balones perdidos 41
33 balones recuperados 29
7 fueras de juego 1
0 penalties 0
11 intervenciones portero 16

 Iniesta alumbra Toulouse

Un soberbio pase de Andrés permitió a Piqué cabecear a los 86’ el gol del triunfo (1-0) sobre la República Checa. Enormemente superior a su rival, España mereció un resultado mucho más amplio, que solo evitó el veterano Cech

 La cuestión, se cuenta y para eso se cuenta, es empezar bien. Cuando uno lo consigue logra muchas cosas, además de los tres puntos de la victoria: deja en situación muy delicada al vencido, refuerza la moral del que se impone, aplaca los nervios y reduce las angustias, elimina las bilis y los cálculos vesicales, aporta moral, alegría y confianza. Cuando uno gana en partidos de estas características, como el de España ante la República Checa en Toulouse, ni los más agoreros, que los hay, son capaces de restarle importancia al suceso. Todo es alegría. Todo es seguridad en el futuro. 

Como cualquier otro de los participantes en la EURO 2016, España necesitaba un triunfo para encarar la fase de grupos sin tener que sufrir apremios mayores a partir de su paso por Toulouse, ni sentir la soga en el cuello, ni tener que mirar de reojo a lo que suceda en otros partidos, que vaya usted a saber qué ocurrirá. Una victoria, en fin, que despejase el camino hacia octavos y, de paso, hiciese olvidar el descalabro ante Georgia, por fortuna, premonitorio de nada.

El partido no era  fácil. Será que ya no los hay. Pero todo pudo haberse aclarado a los 16’ cuando, fruto de un largo dominio, el campeón enhebró su primera excelente jugada de ataque. Entró Silva por la derecha y su centro, a bocajarro, se lo tapó el veterano Cech al joven Morata. Hasta esos instantes, España, que se había sacudido un ligero dominio checo en los primeros instantes de juego, mantenía las constantes que todos conocemos, es decir, mucho toque de balón, menos profundidad y la búsqueda reiterada de la mejor posición de remate a base de un, a veces, exceso de pases. Nolito perdió dos de ellas precisamente por eso.

 A los 28’, otra vez Álvaro Morata puso a prueba los valores del veterano guardameta checo Petr Cech, que sacó con la punta de un par de sus dedos un remate cruzado del delantero, que un cancerbero menos corpulento y talentoso quizás no habría podido desviar entre el jolgorio de los seguidores checos, que iban viendo paulatinamente como su equipo perdía metros de campo, tenía muchos más problemas que al principio para tapar a los volantes españoles y empezaba a sufrir un molesto asedio. España había tomado el campo y el balón, aunque sus baterías tampoco dieran demasiadas muestras de fortaleza. Pero como no es eso, precisamente, lo que nos caracteriza, tampoco había razón para rasgarse las vestiduras.

Al mando de Iniesta, que es el que más manda y así lo reconocieron los aficionados repitiendo su nombre, “¡Iniesta, Iniesta, Iniesta…!”, tras permitirse el manchego un lujo, tratando de superar al adelantado Cech, España se acomodó en el terreno en el último cuarto del primer tiempo, no sufrió sobresalto alguno y aunque machacada en los fueras de juego por el juez de tribuna, se fue al descanso comprensiblemente tranquila pues su superioridad iba a más, había disfrutado de media docena de acercamientos que aprovechar, pero no aprovechados y pendiente solo de dos cosas para la reanudación: mejorar el punto de mira y que Cech fuese menos Cech del Cech que todos habíamos visto y que conocemos. A segundos del final del primer tiempo, vimos, al fin, a De Gea, el hombre del pre partido y al que ni los dimes afectan ni debe ser supersticioso, parando un tirito lejano de un jugador checo. Sobre su fondo amarillo David lucía el “13”. ¿Qué habría dicho, Señor, Luis Aragonés de verlo ante semejante reto a la fortuna? Miedo da pensarlo.

La suma de las nuevas tecnologías al mundo del fútbol dejó bien claro lo que había sido la primera mitad. Empate sin goles, sí, pero 68 % de posesión de España. No convienen frivolidades ante esto de la posesión, no convienen. Una “delicatesen” de Iniesta al minuto de la reanudación, preludio de un par de graves situaciones de riesgo que los checos soportaron a trancas y barrancas, marcó el comienzo del  segundo período. Abrumada por el magisterio de Andrés, la República Checa reculó hasta más allá de su medio campo, lo fió todo a la solvencia de su guardameta o a algún pelotazo tan largo como afortunado y vio como una avalancha se le venía encima. Con mucha de su pólvora mojada, es cierto, pero ventolera a la postre.

El “13” de España, de amarillo completo, de nombre David y de primer apellido De Gea, que había aparecido a poco del descanso, además de en la foto de salida, claro, volvió a hacerlo providencialmente en el lanzamiento de una falta a los 55’, peligro sobre el que avisó Del Bosque sobre la banda. David se estiró cuando vio salir el remate de la bota de Krecji y lo atajó con firmeza. Él estaba allí para demostrar que puede defender la titularidad, que parece haber nacido hoy, 13 de junio de 2016, en Toulouse.

En busca de algo más de punch, y aunque el de España siempre había estado en los pies de Morata hasta ese momento, Del Bosque sentó a Álvaro y metió en el campo a Aduriz, buscando más respuestas por abajo, y poco más tarde a Thiago, más ofensivo que Cesc. El primer cambio coincidió con una inesperada reacción de los checos y algún bajón en el centro, que notó España.  No duró demasiado. A los 69’, Limbersky estuvo a punto de marcar en propia puerta. A los 72’, una larga jugada entre Iniesta, Aduriz y Silva la cerró el gran canario con un remate muy desviado. Una tijera fallida del ariete a punto estuvo de darle a España la ventaja que por superioridad abrumadora se merecía.

Pero la justicia llegó. Tarde, pero llegó. No pasa nada cuando eso sucede, tambores al viento. Y nació de pies de quien tenía que nacer, sin duda, clamorosamente el mejor jugador sobre el campo, el diminuto jugador de Fuentealbilla Andrés Iniesta, que después de un partido enorme y ya con síntomas de cansancio, se inventó desde la zona del interior izquierdo un centro primoroso, que espléndidamente cabeceó, echado hacia adelante como un “león”, Piqué. La angustiosa reacción checa permitió que viéramos otra vez a De Gea en plenitud y un hermoso gesto: Casillas fue el primero de los jugadores del banquillo en saltar al campo y aplaudir a sus compañeros.

Piqué salva a España

Un gol a la tremenda del central en el 86' premió al mejor. La Selección tuvo más fútbol que puntería. Iniesta volvió a mostrarse excepcional. De Gea evitó el empate.

Sin hacer nada condenable, España puso fin a un largo sufrimiento con un cabezazo de Piqué en los terrenos del nueve. Fue un gol a la tremenda, una regresión a la furia, que antes fue ordenanza y hoy es excepción, un premio merecido al mejor. Porque España ofreció iniciativa, ingenio, brillantez racheada y la falta de gol habitual. La mejor noticia es que tiene a Iniesta y los otros no. Con él siempre tuvo a Chequia en un puño, pero no encontró el camino para tumbar a un Cech excepcional hasta el minuto 86. De Gea, el elegido, evitó después el empate para probarle a Del Bosque donde anda su cabeza. Casillas acabó abrazándole en el centro del campo. A él y a Piqué. Apunta a suplente ejemplar.

De cuantas maneras existen de ganarle a España (pocas, afortunadamente), la República Checa escogió la menos decorosa. Quiso ser Georgia, que aún anda de fiesta tras lo de Getafe, en la equivocada creencia de que contra una fuerza superior sólo es posible resistir hasta el extremo y confiar en Cech para cuando no alcance con la muralla. Fue, pues, un partido de sentido único, un larguísimo asedio con final feliz cuya intensidad anduvo siempre en función de la velocidad de circulación de España. Al fin y al cabo, es la falta de rapidez en el desplazamiento de la pelota lo que realmente iguala las fuerzas en el fútbol.

A España le costó pasar de cero a cien. Los checos pusieron especial empeño en enjaular a Iniesta, la reserva natural del juego de España, a menudo la tuneladora que abre los partidos. Aquello funcionó un rato corto. La selección de Vrba hizo un ejercicio de minimalismo para reducir el combate a apenas treinta metros, llenar de incomodidades el camino hacia los tres puntas de España y emplearse mucho en largo, que siempre es territorio de aventura.

Pero ese espacio protegido en torno a Cech se fue perdiendo cuando la Selección fue sumando futbolistas a la causa. Juanfran, inmenso, tuvo un efecto antioxidante en la banda derecha, estirándose permanentemente en ataque. Jordi Alba se contagió de su efervescencia en la segunda mitad. Cesc ofreció más salida de pelota que sus últimas actuaciones y Busquets acabó por hacer posible la concordancia entre defensa y ataque. Y el acordeón checo desembocó en una multitud intentando malproteger el área y un Cech heroico a merced de Nolito, Morata y Silva. El canterano del Madrid quedó bien definido sobre el césped, en lo inmejorable y en lo mejorable. Ofrece movilidad, paciencia, buena mezcla con la fuerza de ocupación en que suele convertirse el equipo y anda espabilado, pero aún debe mejorar en eficiencia y en continencia para esperar el pase antes de zambullirse en el fuera de juego. Estrelló un disparo a bocajarro en el cuerpo de Cech, que después le sacó con las uñas un gran remate cruzado.

Silva, con el paso de los minutos, supo moverse en zonas concurridas y Nolito tuvo ese aire bohemio que le acompaña en su carrera: a veces baila en una baldosa por bulerías y a veces congela su ingenio durante demasiados minutos. La transición Casillas-De Gea no ofreció sobresaltos pese a llegar precedida de un temporal. El portero del Manchester echó el cierre al partido con una gran parada a Darida.

Cuando se cumplía una hora de asalto frustrado Del Bosque entendió que era preciso un cambio de registro y pretendió que lo que Morata no consiguió con maña lo lograra Aduriz con fuerza. Una solución energética para un equipo que temía sentirse abandonado por el gol y por las piernas. Temor fundado porque Chequia, tras una hora incomparecencia ofensiva, tuvo el empate en un cabezazo de Gebre Selassie que casi sobre la línea sacó Cesc cuando Kaderabek acudía con la puntilla.

Thiago reactivó a la Selección, que recobró la imagen cálida del juego corto, preciso y espumoso de los tiempos del imperio. A Jordi Alba se le fue el gol en un control poco afinado; a Silva no le cogió efecto su remate en una jugada de encaje; Aduriz no completó la chilena; Thiago se durmió a las puertas de la gloria… E Iniesta acabó poniéndole a Piqué la pelota del partido, que despachó como un ariete, el puesto al que acude puntualmente en las duras. Un gol para clasificación y también para la reconciliación del central con la parte del país que desconfía de su compromiso.

20160607233751-oncegeorgia.jpg

 

 Corea S.

ESPAÑA

Partido 658


Georgia

 GEORGIA 

España0-1Georgia

Amistoso

7 Junio 2016

Getafe

Estadio: Coliseum Alfonso Pérez

(0-1) Okriashvili 39’

Ficha técnica:
0 - España: De Gea; Juanfran (Bellerín, m.46), Piqué, Sergio Ramos (San José, m.46), Jordi Alba; Busquets (Pedro, m.76), Thiago (Koke, m.46), Cesc (Iniesta, m.46); Lucas Vázquez (Silva, m.61), Nolito y Aduriz.

1 - Georgia: Revishvili (Kvaskhvadze, m.55); Lobzhanidze, Kashia, Amisulashvili, Kverkvelia; Abujarnia (Tsiskaridze, m.78), Kazaishvili (Chanturia, m.72), Okriashvili, Jigauri; Navalovsky (Kobakhidze, m.84) y Dvalishvili (Kvilitaia, m.72).

Goles: 0-1, m.39: Okriashvili.

 

España 0-1 Georgia

72 % Posesión 28 %
1 remates poste 0
3 remates a puerta 2
1 remates paradas 3
11 remates fuera 1
2 remates otros 1
1 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
11 faltas recibidas 7
7 faltas cometidas 11
69 balones perdidos 72
56 balones recuperados 44
1 fueras de juego 0
0 penalties 0
5 intervenciones portero 9

Debutante:

Lucas Vazqez (R.MAD.) jug nº 772

 

Patinazo ante una caja fuerte

España no encontró soluciones frente a una ultradefensiva Georgia. Mucho calor y poca tensión. Lucas Vázquez debutó con notable. Piqué acabó de nueve.

La espera se le ha hecho larga a La Roja. Si el objetivo del partido ante Georgia era repasar los planos, convendrá una segunda lectura. Si la elección del enemigo era averiguar cómo se abre una caja fuerte, será aconsejable revisar la velocidad en las maniobras. Fue una derrota indolora pero que, por la insignificancia del rival, dejó mal cuerpo.

Tomen el once del Coliseum, pongan a Iniesta, Silva y Morata y quiten a Thiago, Lucas Vázquez y Aduriz y estarán, probablemente, frente a los once con los que España comenzará a jugarse los cuartos en esta Eurocopa. Suena estupendamente la alineación, pero visto el partido de Getafe escuecen algunos descartes. Lucas Vázquez ha llegado a la Selección con el mismo espíritu subversivo que le alzó en el Madrid. En un partido tontorrón, ante un rival de absoluta invalidez ofensiva, presentó una oferta inmejorable en la banda derecha. Tuvo ratos de extremo de artesanía y otros de exterior de gran fondo. Será solución en muchos partidos y problema para Del Bosque dejarle fuera de salida.

Lo mismo vale para Thiago, a menudo virtuoso por exceso, pero probablemente con el mejor pie del centro del campo español. Mandó un balón al palo y se mostró utilísimo en las jugadas a balón parado. Y con Aduriz siempre habrá un delantero de origen volcánico, encastado, aunque se cuentan por decenas las tardes en que estuvo mejor que en el Coliseum.

España se aburrió de su dominio, de su empacho de balón, de percutir contra un adversario acampado en su área. Esa muralla de Georgia sacó lo peor de la Selección. Jordi Alba anduvo renuente en el medio campo adversario, Piqué y Ramos se equivocaron una vez y lo pagaron con el gol de Okriashvili, De Gea no tuvo nada que parar y se vio con un tanto en el saco, Busquets se quedó sin funciones y Nolito no alargó esa faena que inició ante Bosnia. Capítulo aparte merece Cesc, cuyo peso en el juego del equipo ha ido decreciendo alarmantemente. Muy desmejorado, a este nivel le costará sostenerse como titular.

El partido sólo corrió en una dirección, pero a una velocidad tan corta que igualó mucho al campeona del mundo y a la 137ª del mundo. Así que no hubo correlación entre la tenencia de la pelota y la presencia ante la meta georgiana. Hasta el descanso España sólo se apuntó el remate al palo de Thiago y un cabezazo bravo de Aduriz.

Luego llegaron Iniesta y Silva y subió levemente la iluminación de La Roja. El azulgrana siempre encuentra escapatorias para sí mismo y para el resto. La pelota anduvo más ágil y el cerco se le hizo angustioso a Georgia, pero la paciencia derivó en emergencia, con Piqué de segundo delantero centro, la última maniobra de reanimación, que tampoco resultó. Georgia medita declarar fiesta nacional y España, una jornada de reflexión. Quedamos sobre aviso.

 

Derrota antes de la EURO

Publicado: Martes, 7 de junio de 2016, 22.43HEC
España - Georgia 0-1
El vigente campeón del torneo aterrizará en Francia tras caer por la mínima contra el combinado georgiano.
 

España cerró su preparación antes de iniciar la defensa del título en la UEFA EURO 2016 con una derrota frente a Georgia por la mínima en el Coliseum Alfonso Pérez. Tornike Okriashvili hizo el 0-1 definitivo en el minuto 40 tras un error defensivo español que derivó en la asistencia de Jambul Jighauri para que Okriashvili marcase a placer.

Tras los triunfos ante Bosnia y Herzegovina (3-1) y República de Corea (6-1), el combinado de Vicente del Bosque dominó con claridad el envite ante los georgianos, pero esa posesión abrumadora no derivó en goles.
 
Con Lucas Vázquez, Aritz Aduriz y Nolito arriba (tres futbolistas que pueden debutar en un gran torneo), España tuvo su primera ocasión a los 23 minutos cuando el propio Vázquez puso un gran centro para que Aduriz cabecease fuera con un potente testarazo.
 
Antes de la primera media hora, Francesc Fàbregas y Thiago Alcántara probaron a Nukri Revishvili, pero el del Chelsea FC se topó con el despeje del meta, mientras que el del FC Bayern München estrelló el esférico en la madera.
 
A cinco del descanso, una pérdida de balón de Jordi Alba propició que Jighauri encarase portería, entrase al área y pusiese el pase de la muerte para que Okriashvili inaugurase el marcador.
 
En el segundo acto llegaron las sustituciones de Del Bosque para dar minutos a seis nuevos integrantes que estarán en la UEFA EURO 2016 y no cargar a los titulares en el último ensayo antes del pistoletazo de salida de la fase final.
 
España mantuvo el dominio, pero no mostró la fiereza necesaria para remontar el amistoso contra Georgia. La vigente campeona debuta el lunes 13 de junio ante la República Checa en Toulouse a las 15:00 HEC.
20160602110158-partido-n-657-espana-6-1-corea-del-sur.jpg

 

 

 Corea S.

ESPAÑA

Partido 657

Corea S.

  COREA

España6-1República de Corea

(1-0) Silva 30’

(2-0) Cesc 32’

(3-0) Nolito 38’

(4-0) Morata 50’

(5-0) Nolito 54’

(6-1) Morata 89’

Amistoso

1 Junio 2016

Salzburgo (AUS)

Estadio: Red Bull arena

(5-1) Se-jong 83’

Alineaciones

España

España

República de Corea

República de Corea

1Casillas (PO) (C)
74
21Jin-Hyeon (PO)
2Azpilicueta
46
3Yun
81
3Piqué
59
4Kee-hee
61
4Bartra6Ki Sung-Yong (C)
6Iniesta
46
7Son Heung-Min
61
7Morata
50
89
10Tae-Hee
10Fàbregas
32
46
11Ji Dong-Won
12Bellerín14Kook-Young
61
16Bruno Soriano15Hong Jeon-Ho
21Silva
30
46
18Ui-jo
46
22Nolito
38
54
20Hyun-soo
70

suplentes

13De Gea (PO)1Jung Sung-Ryong (PO)
23Rico (PO)
74
2Yong
70
5Busquets
46
5Kwak
61
11Pedro Rodríguez
46
8Woo-young
14Thiago Alcántara
46
9Suk
46
17San José12Se-jong
61
83
18Jordi Alba
46
13Bit-garam
20Aritz Aduriz
59
16Chang-woo
81


17Jae-sung
61

Entrenador

Vicente del Bosque (ESP)
Uli Stielike (GER)

Árbitro

Harald Lechner (AUT)

 

España 3-1 Corea del Sur

58 % Posesión 42 %
0 remates poste 0
9 remates a puerta 5
4 remates paradas 3
4 remates fuera 6
5 remates otros 2
0 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
11 faltas recibidas 7
7 faltas cometidas 11
72 balones perdidos 67
40 balones recuperados 45
6 fueras de juego 1
0 penalties 0
11 intervenciones portero11

 

Debutante:

 
Sergio Rico (SEV) jug nº 771

España se da un baño de goles (6-1) ante Corea

Silva desatascó el partido con una falta lanzada primorosamente a la media hora. Ahí se acabó la fortaleza de su rival. *”Nolito”, que volvió a marcar dos goles, Cesc y Morata, otro par, certificaron la enorme superioridad de una selección ilusionante

El día 18 de junio de 2008, tal día, casi, como hoy, España selló en el Arena de Salzburgo su clasificación como líder de grupo en la primera fase del Europeo de Austria/Suiza. Lo hizo con una victoria (2-1) frente a Grecia. España había llegado al tercer partido, ya de trámite, tras desembarazarse de Suecia y Rusia en las dos primeras de sus citas de aquel inolvidable Torneo. El duelo contra los helenos no era decisivo, pero había que jugarlo y, si era posible, ganarlo. Luis alineó un equipo de circunstancias. El griego Charisteas adelantó a Grecia. De la Red anuló su ventaja en torno a la hora de juego y Güiza la tumbó con un tanto cerca del final. La selección salía de Salzburgo hacia el que sería su formidable triunfo final con aroma de equipo grande.

Dos de los jugadores de aquel partido, Cesc e Iniesta, han vuelto a pisar el césped del Arena de Salzburgo como titulares ocho años más tarde. También lo ha hecho Casillas, héroe de la Euro 2008, que aquel día no disputó el encuentro contra los griegos. El portero de España fue Pepe Reina. De ese duelo oficial, bien ganado, demostrativo de las virtudes que atesoraba el grupo, y que asomaban, fuesen o no fijos en la selección, queda un recuerdo imborrable, el de una selección destinada a alcanzar la gloria.

Ocho años después de aquello, abocados a un desafío semejante o, si cabe mayor, pues se trata de ganar el tercer título europeo de selecciones consecutivo, con muchos que no están en el equipo y muchos que han desembarcado en él, todavía, repito, con un puñado de históricos de entonces, y ya con una alineación no lejana de la que disputará la Euro, nada que ver con el que batió (3-1) a Bosnia i Herzegovina en Saint Gallen (Suiza), España midió sus fuerzas con la República de Corea, un equipo con aceptable técnica, buen presencia física, bien dirigido, nada más y nada menos que por uno de los futbolistas alemanes más representativos en su selección y en el Real Madrid de los ochenta y algunos más, Uli Stielike, pero blandito e inocente en los momentos de agobio, que fueron demasiados para ellos.

El ensayo ante la República de Corea puede considerarse una prueba, casi, con todo. No se llenó el campo de españoles, aunque había un par de miles, porque él día se puso de perros desde por la mañana; no había la tensión de un encuentro de riesgo, claro que no, porque no lo era; no se ventilaban los puntos de la primera ronda, ni la presión era agobiante, pero Del Bosque guardó no demasiadas cosas de salida. Casillas estuvo en el marco hasta los 74’; Piqué, por delante de él; Silva, Cesc e Iniesta, en el centro y Morata, arriba. Estamos hablando de más de medio equipo, suponemos, titular, lo que, sin embargo, no se tradujo en un dominio claro durante un buen tramo de la primera mitad. Esto quiere decir que a España le costó entrar en juego. A Iniesta, además, no le salieron de la chistera esos pases mágicos a los que nos tiene acostumbrados. A los 27’, Bellerín tuvo la mejor ocasión de gol. Remató con intención al hueco, pero Sukyoung Yun, el portero, no le dio para más.

Justo a los 30’, ni un segundo más, ni un segundo menos, los coreanos cometieron su primer error. Era un error venial, que acabó convirtiéndose en grave porque minó su moral, pues para que una falta fuera del área sea de peligro extremo el enemigo ha de contar con auténticos especialistas. Gente que mire y coloqué el balón allá donde ha querido hacerlo. Justo allí. Y España tiene ese tipo de futbolistas. Lo es el generoso y desequilibrante Silva; lo es el talentoso y sutil Iniesta. También lo es Cesc. Esta vez fue Silva el que se situó de frente al balón para ejecutar la infracción cometida con Morata. A decir verdad, era una posición óptima para un jugador como él, que no desaprovechó. El largo vuelo de Sukyoung Yun fue un brindis al sol. Dos minutos más tarde, el portero perdió un balón ante la presión de Morata, quedó suelto el cuero para Cesc y Cesc marcó a puerta vacía. En dos minutos, todo resuelto y seis después, la puntilla, en una jugada primorosa de “Nolito”, que entró por la izquierda, salvó hábilmente al guardameta y elevó el tercero al marcador.

Un nutrido grupo de jugadores salió por otro tras el descanso. Se fueron a las duchas Silva, Cesc e Iniesta, además de Azipilicueta y entraron Alba, Busquets, Thiago y Pedro. Otra manera de ver el medio campo, pero lejos de lo que será en la Euro; algunos titulares más, eso sí. Y a los 49’, una de las razones para reforzar la opción Morata. Córner desde el lado izquierdo, gran salto, mejor remate de Álvaro y los coreanos, “de mirandas”. Cuatro minutos más tarde, otro de los motivos para confiar en Bellerín: rápida internada por la derecha, balón que se lleva a trancas y barrancas, pero que se lleva, al fin y a la postre, pase atrás y, otra vez, “Nolito”, marcando el quinto. No es de los que desaprovechan las ocasiones el de Sanlúcar. Todas las penas coreanas quedaron borradas, en premio a su honestidad, cuando a los 83’ marcó Se Jong Ju. La diana de su honor, sin duda, mitigó sus penas aunque otra aparición de Morata en el minuto 89 apagara parcialmente su satisfacción.

No es fácil hacer tantos goles en estos tiempos (véanse otros resultados de amistosos), así que habremos de valorar el triunfo y el significado de tan rotunda superioridad, obra de su buen fútbol y de su eficacia. En el segundo de sus preparatorios, la selección ha vuelto a ilusionarnos. Ya lo hizo otra vez en Salzburgo, aquel 18 de junio de 2008. De este mismo escenario al de hoy España salió camino del cielo.

 

España fue Mozart en Salzburgo

Dos goles de Nolito y otros dos de Morata ante una Corea blandísima. Silva firmó una obra de arte y Cesc completó el set. Debutó Sergio Rico.

Un campo fantasma, nueve recién llegados, cuatro por llegar, la cantera licenciada y una selección de cortísima embestida compusieron un escenario que devalúa conclusiones, pero quedó que la Selección se planta sin pereza ante este lienzo en blanco que es la Eurocopa y que dos futbolistas, Silva e Iniesta, marcarán la agenda nacional. Fueron piezas nucleares de nuestro mejor pasado y son los administradores de esa fabulosa herencia. Con las jubilaciones (alguna anticipada) de Puyol, Xabi y Xavi perdimos furia, ciencia y arquitectura, pero aún quedan dos futbolistas solemnes, a la altura de aquellos, que harán de palanca en la cita francesa. El recorrido de España será el suyo y ante Corea no evidenciaron el deterioro físico que tanto tememos por razones biológicas y de sobreexplotación en sus clubes. 

Anduvo mejor el canario, para el que la Selección es un traje a medida. Superados ya algunos vaivenes en la era Del Bosque, su pierna izquierda es ahora manual de instrucciones. Se siente mejor acompañado en España que en el City y eso reconforta su juego. Firmó una primera mitad excepcional y un gol de falta para una exposición universal (resulta imposible ceñirse más a la escuadra desde una distancia respetable). Rompió la simetría como verso libre partiendo desde la banda derecha. Está justificado su salvoconducto para jugar por donde quiera.

También asoma Nolito, que ha dado ya muletazos en muchas ferias, y que a diferencia de Silva e Iniesta, no es jugador de carrera pero sí de aquí y ahora. Nolito no es un producto cosmético y sus cuatro goles en dos partidos prueban que el ingenio no es incompatible con la eficiencia. Tiene apariencia de titular. El resto acompañó bien a la obra. Azpilicueta es lateral de cercanías en la izquierda, pero dejó un gran pase en el 3-0, Bellerín se alargó mucho y se apuntó una asistencia, Casillas dejó dos paradas de la edad de oro, Piqué y Bartra no se enfrentaron a casi nada, Cesc se consoló con un gol sin mejorar su relieve y Morata llevó bien el ingrato papel del nueve, al que aquí se le exige más paciencia que presencia. Dos tantos fueron su prima de trabajo.

Por lo demás, España fue la Selección territorial que se espera y Corea un sparring de tercera. Amabilísima en defensa, no se le apreció la energía y el juego corporativo que le llevaron a la final de la Copa de Asia. “Demasiados pocos jugadores en Europa”, se quejó Stielike, que sabe dónde está la universidad que convalida títulos en el fútbol. En la segunda mitad convivieron Busquets y Bruno (jugó un rato de central), para cuando convenga un paso atrás, y Morata (arrastrado a una banda, al estilo Villa) y Aduriz, pareja de urgencias. Y debutó Sergio Rico, absuelto del gol coreano, premio a su insistencia. Antes de relajar el ánimo, la Selección ya le había puesto un lazo al marcador. Celebremos el buen comienzo y lamentemos que Corea no esté en nuestro grupo en Francia.

20160529211325-esp-bos-11.jpg

 

 

ESPAÑA

Partido 656

  

BOSNIA

Escudo España  3-1 Escudo Bosnia

(1-0) Nolito 11’

(2-0) Nolito 18’

(3-1) Pedro 95’

Amistoso

29 Mayo 2016

Saint Gallen (Suiza)

Estadio: AFG Arena

(2-1) Spahic 30’

Alineaciones

España

España

Bosnia-Herzegovina

Bosnia y Herzegovina

1Asenjo (PO)1Begović (PO)
2Azpilicueta4Spahić
30
45+1
3Bellerín5Kolašinac
4Bartra6Vranješ
45+1
90
6San José
84
7Bešić
10Fàbregas (C)
60
10Pjanić
14Bruno Soriano11Džeko (C)
22
19Asensio
60
17Zukanovic
20Aritz Aduriz
46
19Višća
46
21Silva
46
21Hadžić
67
22Nolito
11
18
60
26Ar. Hodžić
57

suplentes

13Pau (PO)12Šehić (PO)
5Llorente
60
22Karačić (PO)
8Suárez
46
2Cocalić
11Pedro Rodríguez
46
90+5
8Medunjanin
67
15Williams
60
9Graovac
78
16Oyarzabal
60
13Bajić
17Meré18Djurić
22
78
18Iñigo Lekue20I. Hajrovic
46
24Fornals
84
23Duljević
57


25Memisevic
90

Entrenador

Vicente del Bosque (ESP)
Mehmed Baždarević (BIH)

Árbitro

Stephan Klossner (SUI)

España 3-1 Bosnia Herzegobina

54 % Posesión 46 %
0 remates poste 0
6 remates a puerta 3
2 remates paradas 3
4 remates fuera 1
3 remates otros 1
0 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 1
14 faltas recibidas 7
7 faltas cometidas 14
76 balones perdidos 70
51 balones recuperados 44
3 fueras de juego 1
0 penalties 0
5 intervenciones portero 14

 

Debutantes:


Asenjo (VIL) jug nº 763
Bellerín (ARS) jug nº 764
Asensio (ESP) jug nº 765
Denis Suárez (VIL) jug nº 766
Oyarzabal (RSO) jug nº 767
Williams (ATH) jug nº 768
Llorente (RAY) jug nº 769
Fornals (MAL) jug nº 770


 

Hay cantera y hay Nolito

El delantero del Celta firmó los dos goles, el segundo de bella factura. Pedro hizo el tercero en el descuento. Hasta 8 jugadores, de los meritorios, debutaron con España.

España se reactivó con Nolito, un jugador salido de los campos de tierra, que ha jugado en todas las categorías y que guarda su mejor recuerdo de Tercera, durante su etapa en el equipo de su pueblo, el Sanluqueño. Allí celebraban sus goles al grito de ¡Qué bonitos, qué bonitos son los goles de Nolito! Dos de los mejores que se le van a recordar son los que le hizo ayer a Bosnia, el primero con un derechazo por la escuadra y el segundo de vaselina, espectacular el primero y sublime el segundo.

Con esos dos goles de Nolito en apenas un cuarto de hora, la Selección puso la directa ante Bosnia en un amistoso en el que debutaron de inicio Asenjo, Bellerín y Asensio y en el que, durante la segunda parte, también se bautizaron Denis Suárez, Williams, Oyarzabal, Diego Llorente y Fornals. Los meritorios, con más o menos suerte, cumplieron con lo que se esperaba de ellos. Pero alguno de los nuevos, que no meritorios, dejaron incógnitas e inquietudes. 

Blandos. España ofrece dudas atrás. No tenemos defensas que intimiden, más allá de Sergio Ramos. Bartra juega bien la pelota, cuando no le enciman. Sin presión levanta la cabeza y elige bien. Es el típico central de los que produce La Masía, tan correcto como blandito. En el gol de Spahic se vio. El bosnio entró hasta la cocina y nadie le incomodó. Bartra estuvo flojo, y en la Eurocopa un error así te deja fuera.

Sólo con Ramos y Piqué no llega, y Del Bosque debería pensar incluir a Meré en la lista de 23. El asturiano sí es un central del corte que necesita España. Atrás hace falta contundencia, porque para arte ya vamos bien sobrados de buenos centrocampistas. Y de Nolito.

Pero también dejó cosas buenas España. Una de ellas, Bellerín. El lateral del Arsenal, que tiene abiertas las puertas de la Eurocopa tras la lesión de Carvajal, jugó bien y mostró capacidad, más ofensiva que defensiva. Subió sin desmayo y será útil para el sistema, con un sólo punta, con el que Del Bosque quiere jugar en Francia, Otro aspecto positivo es la rápida y buena adaptación de Aduriz. Ha rematado más a puerta en tres partidos que Diego Costa en diez. Anoche tuvo dos ocasiones, pero Begovic se las sacó a lo Oblak.

Lo importante es que hay delantero. España tiene un 9 a su altura. Además por supuesto de Morata, que no es manco. Igual que en la portería está a punto de estallar el debate entre Casilla y De Gea, arriba también habrá apuestas entre Aduriz y Morata, pero esas son las cuestiones que debe resolver el seleccionador que, en la segunda parte, optó por la otra variante: jugar sin referencia, sin un punta de área. Pedro, mermado aún por la rotura de la nariz, aportó movilidad, dinamismo y remate. Y cerró el partido con un gol de pillo. Oyarzabal, que jugó media horita, dejó cosas interesantes, y un desparpajo impropio de un debutante. Gustó.

Ahora le queda a Del Bosque lo más difícil. Hoy enviará a casa a los meritorios y tendrá que decidir con qué 23 vamos por fin a la Eurocopa.

 

La otra España también sabe ganar

Saint Gallen (Suiza) 29 Mayo 2016
Dos espléndidos goles del gaditano Nolito en el primer tiempo y otro de Pedro en el último minuto materializan el triunfo (3-1) ante Bosnia i Herzegovina

Con una selección “C”, es decir, de circunstancias, o más, aun que eso, de circunstancias difíciles que se vuelvan a repetir, una Liga que se resuelve en el último instante y en la que está el paquete principal de jugadores del equipo nacional, los del FC Barcelona; con una final de la Champions el día antes, y de la que sale otro bloque esencial que forma la selección, jugadores del Atlético y el Real; con todo eso y con más, España se vio obligada a librar un encuentro nada fácil en Saint Gallen, el primero de los tres de preparación antes de la Eurocopa, sabiéndose que apenas un puñado de los que estarán en ella iban a salir del duro cruce con los duros bosnios. Pero era lo que imponían las circunstancias y ante eso no hay más tela que cortar.

Una España preparada para el mañana no inmediato, el de Francia 2016, saltó a jugar en el Arena de Saint Gallen, poblado de aficionados bosnios, ocho veces más que los españoles. Una España rebosante de juventud, de maneras, de ganas de llegar y de talentos por madurar; un equipo todavía sin granar, pero que ofrece grandes expectativas, de talentos en fase de crecimiento, atado a las sabias manos de dos expertos como Cesc y Silva, a la agudeza de Aduriz y la explosividad de Nolito, pero, como es natural, muy lejos de estar ahormado, ilusionante, sin duda, mas también inexperto e inocente, que son cosas que se curan con el tiempo y con el talento nada más, pero, también nada menos. Con todo eso se presentó en Saint Gallen en España, donde los mayores del equipo, Casillas, De Gea, Sergio Rico, Thiago,Piqué, Alba, Busquets e Iniesta vieron el partido desde la grada, todavía con las huellas del fin de campaña como mordidas en su piel.

Con todo eso, una fe ilusionante y una calidad insolente, la selección brindó un excelente primer tiempo ante Bosnia, saldada con dos goles en los primeros 17’ de partido, ambos de esa especie de guerrillero, mitad artillero, mitad ilusionista que es Nolito, ese gaditano de Sanlúcar, un tipo al que le gusta fajarse con los rivales, partirse el pecho con ellos, rezongar cualquier decisión arbitral que considere injusta y sorprendernos a todos con dos remates de denominación de origen. El primero, desde su ángulo natural, el izquierdo, rematando de parábola un balón que debió rozar ligeramente en un defensa, que se fue el poste izquierdo y acabó entrando a los 10’ de juego; el segundo, siete minutos después, en su lado no natural, el ángulo derecho. Ahí Nolito obró como un orfebre: recogió un largo ataque español, retuvo el balón un par de segundos, dudó qué hacer con él, vio adelantado a Begovic y, literalmente, se la coló por alto.
    
Esta otra España, la de quizás solo un titular inicial en la Euro, Silva, quizás dos, Cesc, si las circunstancias tácticas lo aconsejan libró en una tarde fría y lluviosa un notable primer tiempo, seguros los centrales, Bartra y San José; firme Bruno Soriano en el cierre; rápidos Bellerín y Azipilicueta; con gotas de figura en ciernes Asensio; bregador Aduriz, de las manos todos, insisto, de Silva y Cesc. Una España entera que no se achicó cuando Bosnia recortó distancias, que manejó bien el balón, llegó mucho y bien, y tuvo dos o tres oportunidades más de materializar su evidente ventaja, ocasiones a las que no llegaron por dos palmos Silva y Asensio. Aduriz nos alegró la vista a todos con un taconazo primoroso que se le marchó fuera poco antes de que se armara un gran alboroto del que salió para la caseta, bien expulsado, el autor de la diana bosnia Emir Spasic.

Esa otra España lo fue en juego en la segunda mitad, ahora con Pedro y Denis Suárez, de salida, por Silva y Aduriz, y lo fue a pesar de una inferioridad numérica que los bosnios no dieron la impresión de padecer demasiado. Fue un tiempo más frenético, impulsivo, de corazón que el primero, probablemente porque no había un Silva que impusiera las pausas y España fue todavía más “otra” cuando se marcharon a los vestuarios Cesc, Nolito y Asensio y entraron Llorente, Williams y Oyarzábal con lo que la selección perdió cualquier atisbo de europea que pudiera haber tenido, de salida, poco o nada al acabar. Bosnia se aprovechó de ello, atacó más, y mejor, remató a un poste de Asenjo y al abrigo de los suyos puso en aprietos a España, que tuvo otra gran oportunidad en un disparo cruzado de Oyarzábal, bueno a esa nueva España que las circunstancias llevaron a Saint Gallen y donde Nolito, el de “Cai”,  se postuló como rematador de cuidado, y donde Pedro selló su conocida habilidad para acudir a cualquier rechace que se le ponga a tiro. Así cerró con el 3-1 un encuentro en el que la selección cumplió con creces cualquier expectativa.

20160517124751-convocatoria-euro2016-preseleccion.jpg

Preseleccion Eurocopa Francia 2016

El Seleccionador Vicente del Bosque ha hecho pública la relación de jugadores convocados por la Selección española en dos listas, una provisional de 25 jugadores para la Eurocopa, y un listado de 11 que se incorporarán el día 23

Además de la convocatoria provisional, hay 11 jugadores que se incorporarán el 23 de mayo:

Sergio Asenjo (Villarreal CF) Pau López (RCD Espanyol), Héctor Bellerín (Arsenal FC), Diego Javier Llorente (Rayo Vallecano), Jorge Meré (Real Sporting de Gijón), Jonny Castro (RC Celta de Vigo), Pablo Fornals (Málaga CF), Marco Asensio (RCD Espanyol), Denis Suárez (Villarreal CF), Iñaki Williams (Athletic Club) y Mikel Oyarzabal (Real Sociedad)

CONVOCATORIA
ClubJugador
Porto FCIker Casillas
Manchester UnitedDe Gea
Sevilla FCSergio Rico
Real Madrid CFCarvajal
C. Atlético de MadridJuanfran
FC Barcelona Piqué
FC BarcelonaBartra
Real MadridSergio Ramos
FC BarcelonaJordi Alba
Chelsea FCAzpilicueta
Athletic ClubSan José
Villarreal CFBruno
FC BarcelonaBusquets
Manchester CitySilva
Real MadridLucas Vázquez
Bayern MunchenThiago
Chelsea FCFabregas
FC BarcelonaIniesta
Athletic ClubAduriz
Juventus FCMorata
Real Madrid CFIsco
C. Atlético de MadridSaúl 
C. Atlético de MadridKoke
RC Celta de VigoNolito
Chelsea FCPedro
20160327233016-rumania-espana-11-titular.jpg

 

 

 

RUMANIA

Partido 655

  

ESPAÑA

Rumanía0-0 España

 

Amistoso

27 Marzo 2016

Cluj

Estadio: xxx

 

Rumania 0-0 España

32 % Posesión 68 %
0 remates poste 0
2 remates a puerta 4
4 remates paradas 2
13 remates fuera 2
4 remates otros 3
1 tarjetas amarillas 1
0 tarjetas rojas 0
6 faltas recibidas 15
15 faltas cometidas 6
72 balones perdidos 80
51 balones recuperados 48
3 fueras de juego 6
0 penalties 0
11 intervenciones portero 12

Ficha técnica

0 - Rumanía: Tatarusanu; Sapunaru, Chiriches, Grigore, Filip; Pintliii (Robotan, m. 90), Hoban; Stanciu (Sammartean, m.84), Popa (Torje, m.59), Stancu (Ivan, m.65); Andone (Rusescu, m.73)

0 - España: Casillas; Mario Gaspar, Piqué (Nacho, m.51), Bartra, Jordi Alba; Sergi Roberto (Cesc, min.59), Koke, Silva (Morata, m. 78); Pedro (Mata, m.66), Nolito (Isco, m.46), Alcácer (Adúriz, m.59)

Árbitro: Ruddy Buquet (FRA). amonestó a Popa (44) de Rumanía; y a Jordi Alba (70) e Isco (73) por España.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el estadio Cluj Arena ante 30.000 espectadores. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio en memoria de Johan Cruyff, fallecido el pasado jueves.

  • Cambios

    Isco (45’, Nolito), Nacho (51’, Piqué), Aduriz (59’, Alcácer), Cesc (59’, Sergi Roberto), Torje (60’, Popa), Ivan (66’, Stancu), Mata (66’, Pedro), Rusescu (73’, Florin Andone), Morata (78’, David Silva), Sanmartean (84’, Stanciu), Ropotan (90’, Pintilii)

    Amonestaciones

    Arbitro: Ruddy Buquet
    Popa (44’, Amarilla), Isco (72’, Amarilla)

RUMANÍA 0 - ESPAÑA 0

Faltó sangre en Transilvania

Empate en Cluj de La Roja con un penalti escamoteado a Cesc en el último suspiro. Sólo Casillas brilló en un equipo que remató poco y le costó demasiado mandar en el partido.

Del Bosque le dio la vuelta a España como a un calcetín y el experimento salió regular. Rumanía nos empató y dejó conclusiones. Silva es recomendable; Busquets, necesario e Iniesta imprescindible. Y hay vida más allá de Diego Costa. Más que con él. No sólo con Aduriz y Morata, también con Alcácer y Nolito.

Deja dudas la portería. Casillas no está tan firme como De Gea. Algunas cosas que antes resolvía con poderío ahora se las quita de encima como puede. Anoche empezó con dos despejes a lo Mazinger inexpicables, pero acto seguido hizo una parada de tronío. Del Bosque le mantuvo todo el partido en contra de lo anunciado. Sergio Rico tendrá que esperar.

La Semana Santa no ha servido para que Del Bosque despeje esta duda. Tiene un lío en la portería. Ponga al que ponga. Pero si es a De Gea le criticaran menos que si es a Casillas (166 partidos con España, récord de Europa). A Íker ya no se le perdona una. No es cosa de los años, sino del tiempo que lleva en la Selección. Parece que eso es un mal propio de nuestro país. No pasa en Italia con Buffon, por ejemplo. Y también Buffon despeja de puños. Es lo que hay.

En la defensa Mario se ha hecho hueco. La culpa es de Marcelino, que le pone en el Villarreal. Francia peligra para Carvajal, empeñado Zidane en meter a Danilo en cuanto miramos para otro lado. También es víctima de los daños colaterales Bernat. No puede competir con la versatilidad de Azpilicueta, que juega en ambos laterales y de central. Eso es importante cuando los marcadores son los más propicios a ver tarjetas. No se puede ir a una Eurocopa expuestos a una expulsión de Ramos o Piqué, sin Plan B. Nacho y Bartra están bien, pero verdes aún. Azpilicueta llegará más rodado porque lo juega todo con el Chelsea. Y en caso de un apretón...

La posesión. Se ha demostrado que España es una con Busquets e Iniesta y otra sin ellos. Sin llegar al nivel que tuvo con Xavi y Xabi Alonso, el que los dos centrocampistas del Barça, más Silva, estén sobre el campo se traduce en una mayor posesión, que en el caso de nuestra Selección es la madre del cordero. Sergi Roberto debutó con éxito, Koke le acompañó a buen nivel (todos queremos ver también a Saúl por aquí) y Silva, sin Iniesta, destacó más. Como destaca más Neymar cuando no está Messi o Bale cuando no está Cristiano. Estas cosas son así. Es lo que hay.

Mención aparte merecen los delanteros. Ya vimos ante la Azzurra que Aduriz se basta para hacer olvidar a Diego Costa. Pero por si acaso también está Morata, que se faja como si viniera de pasar hambre. A más a más, ahí quedan Nolito y Alcácer. Nolito, fue sustituido por Isco en el descanso porque aún no está a tope. Sale de una lesión. Nolito tiene el arte en la combinación y el remate que tuvo su paisano Güiza. Con ellos cuatro no se adivina cómo Del Bosque puede colarnos otra vez a Diego Costa. Salvo que quiera pasar a la historia como fiel réplica del mismísimo Juan Martín Díaz, El Empecinado.

Por lo demás, más allá de los goles, el juego y el frío, el partido deja más resaca. No menor, dado que entramos en la semana del Clásico. Piqué fue el único que repitió con España en los dos partidos (Udine y Cluj) y los madridistas Nacho e Isco fueron los únicos que no empezaron como titulares en ninguno. Dos hechos que rebaten dos leyendas urbanas: que Piqué (75 partidos ya) mira tanto por el Barça como por España y que a Del Bosque le ciega su madridismo. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Como una cosa es meter goles y otra intentarlo. España se quedó sin él anoche porque Aduriz y Morata entraron ya tarde, y porque a Cesc no le pitaron un penalti en el penúltimo minuto. Es lo que hay.

España y Rumania se han enfrentado en 15 ocasiones en las que ambas selecciones han obtenido cinco victorias cada una y los otros cinco partidos terminaron en tablas. La relación de partidos es la siguiente: 

139

España-Rumanía

01-11-1962

Madrid

6 - 0

140

Rumanía-España

25-11-1962

Bucarest

3 - 1

210

España-Rumanía

17-04-1975

Madrid

1 - 1

212

Rumanía-España

16-11-1975

Bucarest

2 - 2

218

Rumanía-España

16-04-1977

Bucarest

1 - 0

220

España-Rumanía

26-10-1977

Madrid

2 - 0

231

España-Rumanía

15-11-1978

Valencia

1 - 0

235

Rumanía-España

04-04-1979

Craiova

2 - 2

287

Rumanía-España

14-06-1984

S. Etienne

1 - 1

313

España-Rumanía

12-11-1986

Sevilla

1 - 0

318

Rumanía-España

29-04-1987

Bucarest

3 - 1

357

España-Rumanía

17-04-1991

Cáceres

0 - 2

408

Rumanía-España

18-06-1996

Leeds

1 - 2

420

España- Rumanía

19-11-1997

Mallorca

1 - 1

526

España – Rumania

15-11-2006

Cádiz

0 - 1

 

Jugados

Ganados

Empatados

Perdidos

G.F.

G.C.

15

5

5

5

21

18

 

 

20160325191113-517267110-20160324214316-kg6c-911x683-mundodeportivo-web.jpg

 

ITALIA

Partido 654

 

ESPAÑA

Italia1-1España

1-0, 66’: Insigne

Amistoso

24 Marzo 2016

Udine

Estadio: Stadio Friuli

1-1, 69’: Aduritz

FICHA TÉCNICA
ITALIA:
Buffon, Darmian, Bonucci, Astori, Florenzi (88’ De Silvestri), Thiago Motta, Parolo (88’ Jorginho), Giaccherini (78’ Antonelli), Candreva (61’ Bernardeschi), Pellé (61’ Zaza), Eder (51’ Insigne)

Seleccionador: Antonio Conte
ESPAÑA:
De Gea, Juanfran (78’ Jordi Alba), Ramos (46’ Nacho) , Piqué, Azpilicueta, San José, Cesc, Thiago (61’ Isco), Mata (46’ Koke), Morata (85’ Alcácer), Aduriz (71’ Silva)

Seleccionador: Vicente del Bosque
  • Cambios

    Nacho (45’, Sergio Ramos), Koke (45’, Mata), Insigne (50’, Eder), Zaza (59’, Pellé),   (60’, Candreva), Isco (60’, Thiago), David Silva (69’, ), Alba (78’, Juanfran), Antonelli (78’, Giaccherini), Alcácer (85’, Morata),   (88’, Florenzi),   (88’, Parolo) 
  • Goles

    1-0, 66’: Insigne, 1-1, 69’ : Aduritz 

    Amonestaciones

    Motta (44’, Amarilla), Parolo (68’, Amarilla), Piqué (73’, Amarilla), Cesc (81’, Amarilla)

Italia 1-1 España

44 % Posesión 56 %
0 remates poste 0
7 remates a puerta 2
1 remates paradas 6
4 remates fuera 1
0 remates otros 0
2 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 12
12 faltas cometidas 13
65 balones perdidos 71
48 balones recuperados 46
1 fueras de juego 3
0 penalties 0
6 intervenciones porteroc 12

David de Gea y Aduriz le envían un fax a Vicente del Bosque

España empata en Italia gracias a las paradas del portero del United y al gol del delantero del Athletic. La primera parte, para olvidar. La Roja necesita a Silva e Iniesta, los guardianes del tiqui-taca.

A ochenta días de la Eurocopa España huele a cambio. De Gea adelantó a Casillas y Aduriz, a Diego Costa. El portero hizo tres paradas de mérito que sostuvieron a España hasta un remate de Insigne a bocarrajo, que adelantó a Italia. Lo remedió casi de inmediato Aduriz con un gol de nueve puro. Todo lo que pasó, pasó en la segunda parte. El partido dejó consecuencias positivas sobre todo para ellos, los semidebutantes. De Gea y Aduriz salieron reforzados.

El de anoche en Udine es el primer partido de calado en el que el portero del futuro adelantó al del presente. Hasta ayer De Gea había estado a la sombra de Íker. Respondió con solvencia la primera vez que lo probaron. Fue Thiago Motta desde fuera del área. El meta del United replicó con una parada buena, de mérito. Así presentó sus credenciales. Luego, en la segunda parte, hizo otra parecida a remate de Insigne, también desde lejos. En el siguiente, otra vez de Lorenzo Insigne, no pudo evitar el gol. Pero le tuvieron que rematar desde el área pequeña. Todo lo demás que le llegó lo solventó con brillo, especialmente un remate envenenado otra vez de Insigne, cuando el partido estaba empate a uno. Fue en esos minutos en los que pasó casi todo, después de una primera parte para olvidar.

Pero hubo más. Otras novedades. Sólo un jugador (Sergio Ramos) del Madrid en la Selección, y sólo uno del Barça (Piqué), en la alineción inicial. Y, sobre todo, la presencia en la delantera de Morata y Aduriz, que jugaron juntos por primera vez. Morata mezcla mejor que Aduriz con el tiqui-taca. Pero Aduriz mezcló mejor con España que Diego Costa.

Fantasía. Del Bosque ha ido parcheando con buena mano las retiradas de Puyol, Xavi y Xabi Alonso. Le está costando más esfuerzo reponer a Torres y Villa, especialmente al Güaje. En esa pareja Morata-Aduriz se adivina nostalgia de la que formaron Villa y Torres. Los de anoche jugaron parecido, en términos relativos. Uno arrancando desde la banda, Morata, y otro, Aduriz, para aprovechar los espacios, como el Niño. Tiene pinta de que la idea puede cuajar. Pero para saberlo de verdad tenemos que ver a Morata y Aduriz con Silva e Iniesta, con jugadores capaces de fabricar los balones que ellos necesitan.

Holanda descubrió en Brasil que a España se le atragantan las defensas con tres centrales. Italia probó la fórmula en Udine. Le salió bien en el plano defensivo. No tanto por sus méritos como por la ausencia en España de gente como Silva y sobre todo Iniesta. Sin ellos nada es igual. España puede ser reconocible incluso sin Casillas. Pero no sin Iniesta. Y menos aún sin Iniesta ni Silva. Sin ellos se pierde lo que queda de la esencia que nos hizo dobles campeones de Europa y campeones del Mundo. Se vio anoche en Udine. Para la Eurocopa necesitamos al mejor Silva y al Iniesta más inspirado. Eso o echaremos un garabato, como lo echamos en Salvador de Bahía.

Se vio, se comprobó que La Roja necesita fantasia cuando por fin entró Isco. Lo hizo después de Koke, que suplió a Mata, y de Nacho, que entró por Sergio Ramos. Y más aún cuando salió Silva. Los dos primeros fueron cambios calculados que obeden al reparto de minutos con el que el seleccionador se declara neutral ante los clubes en el tramo decisivo de la temporada. Los de Isco y Silva no tanto. Esos fueron estratégicos.

España volverá el domingo. Espera Rumanía en Cluj. La Roja tiene la portería bien cubierta y asoma una solución en la delantera. De Gea y Aduriz suman. Casillas tiene relevo y Diego Costa competencia. Eso está bien. Pero el cogollo es Iniesta, y lo que puedan ayudarle talentos como Thiago y Silva. Esa es la apuesta.

 

*****

Gran noche del cancerbero, que en tres ocasiones impidió la victoria de una peligrosa “squadra azzurra”. Al soberbio tanto italiano de Insigne a los 68’ respondió la furia del cazagoles español Aduriz a los 71’

Deben ustedes perdonar que inicie esta crónica con una licencia en una noche en la que, aparentemente, parece que han ocurrido muchas cosas (la titularidad de David de Gea, dicho sea de paso y como ejemplo).
Dicha licencia tiene algo que ver con el presente y yo creo que bastante más con el pasado. En los aseos de caballeros del estadio del Udinese, hoy salpicado de treinta y pico mil butacas de distintos colores, del negro al blanco, pasando por el azul, el verde, el amarillo, el rojo y el marrón, en los aseos próximos a los vestuarios, repito, aún sobrevive sobre sus mosaicos blancos el “Pinocho” logotipo del Mundial de 1990.

Como España disputó aquí dos de sus encuentros ante la República de Corea y la gran Uruguay del “Principito” Francescoli y de Rubén Sosa, cabe deducir que frente a esos azulejos detuvimos nuestra mirada algunos de los que esta noche nos encontrábamos en el nuevo estadio. Han pasado 26 años, pero esas cosas no se olvidan fácilmente. Y, además, recordar no es malo y mucho menos en Italia.

Una vez explicada la licencia hay que retornar a lo sustancial. Lo sustancial estuvo, presuntamente como se dice ahora para que nadie se coja las manos, en parte de la alineación española, una prueba sin gaseosa ante un rival cuatro vecescampioni del mundo y una de Europa, gran asunto, por cierto; una alineación con De Gea y Thiago quizás como elementos clave, y un banquillo con otros que deberían estar como Alba y Silva; una formación de las que tanto gustan a los que tanto gusta especular, sin, además, Iniesta y Busquets, ambos, lesionados, en España, y con una dupla atacante de estreno flamante: el maduro Aduriz y el floreciente Morata.

Hace ya para cuatro años, España le dio una soberana lección a Italia, en Donestk, un estadio hoy en escombros, en la final del Europeo 2012. Ni aquello ni otras diferencias polémicas (Mundial de 1934, Mundial de 1994 y otras muchas historias) evitaron que el público aplaudiera cariñosamente a la selección cuando saltó al campo, más cuando, muy a la italiana, al espectáculo se sumó el vuelo de dos paracaidistas que cayeron sobre el césped con las banderas de ambos países. Un sentidísimo minuto de silencio por las universitarias italianas muertas en el accidente de Tarragona y por las víctimas de los atentados de Bruselas añadió unas gotas de amargura a una prueba muy sugerente.

A falta de, y no creo que sea una exageración decirlo, tres muy probables titulares dentro de unos meses, los mencionados Iniesta, Busquets y Silva, el perfil venía bien para ver otras cosas: a Thiago, conduciendo; a Fábregas y Cesc, en sus flancos. Constatado que Morata no es un ariete por definición, era bueno verle junto a Aduriz, que sí lo es. El resto, o sea, De Gea y su cobertura son bien conocidos. La cuestión era ver la pausa, el toque breve, las incorporaciones, la diligencia, en fin. Como si John Ford estuviera rodando por Udine. A los 15’ se lució De Gea, sacando con las yemas de su mano derecha un disparo de Pellé. Italia tenía más el balón y lo jugaba mejor, por cierto. A los 23’ fue Giacherini el que anduvo cerca del gol con una volea a un centro llegado como siempre desde el lado de Florenzi. A los 39’ se envenenó un remate frontal de Martins, que De Gea, listo, no dejó ir más allá.

España cambió tras el descanso. Entraron sucesivamente en el campo Koke, Nacho, Isco, Silva, con su claridad de siempre,  yAlba, en un comprensible deseo de tejer una red en la línea media hasta ese momento muy poco visible. A los 59’, sin embargo, De Gea volvió a dejar huella de su presencia en el campo, tras un contragolpe bien llevado por la “azzurra”, que dejó solo en la frontal del área al recién aparecido, y muy aplaudido Insigne, que disparó raso y duro donde más duele. La mano salvadora del portero español evitó el tanto y tres minutos más tarde, que fuera Florenzi el que lo consiguiera.

Poco más, nada diría yo, podía pedírsele al guardameta de Vicente del Bosque, convertido en el bastión de la igualada. Y digo poco, porque a los 68’ llegó la más espectacular jugada de la noche en un contraataque fulgurante de los italianos que remachó el rapidísimo Insigne sin que hubiera respuesta posible al juicio sumarísimo de su acción velocísima en las narices de David. Quienes sospecharon que allí se terminaba España se dieron cuenta muy pronto, tres minutos después, de que no era así: una falta botada desde la izquierda acabó con una especie de meleéen torno a Buffon, que apenas si había tenido algún trabajo de riesgo hasta entonces, y del lío salió bien parado uno de los de siempre, Aduriz, que cazó el cuero de abajo arriba. El empate.

A los 76’, Insigne volvió a poner a prueba el talento del portero del “U” con una rara vaselina que el de amarillo (“¡ay si le viera Luis Aragonés!”) conjuró torciendo el cuerpo en una pirueta casi inverosímil. Se desesperó ante tanta respuesta el más que activo atacante azul, mas lo cierto es que con ella cerró De Gea una noche de peligros, lo que nos lleva a la verdad indiscutible de que jugar juegan los que juegan, pero a veces, y para ser justos, hay que cargar más las tintas, y los méritos, en unos que en otros. Espero que esto no suene a herejía. Se ha dicho tantas veces…

De Gea: Titular y solvente en el trabajo que tuvo en los arreones italianos. Jugó 90 minutos y dejó la grandes paradas que salvaron a España de la derrota. Nada pudo hacer en gol de Insigne.

Juanfran: No se pareció al lateral del Atlético. Lo intentó sin suerte. Más activo tras el descanso que en la primera mitad.

Piqué: Solvente en el trabajo aéreo. No cerró bien un remate tras un córner de Bonucci que le pudo costar a España el 1-0. Vio amarilla por una mano.

Ramos: Jugó 45 minutos. Al descanso Nacho ocupó su puesto. Parece no estar a su mejor nivel físico y se quedó en la caseta al descanso por molestias en la espalda. Aún así, le sacó una a Candevra en el inicio del partido

Azpilicueta: Menos incisivo que Juanfran

San José: Seguro en la distribución del balón. Sin florituras

Thiago: En ocasiones mostró precipitación. Ganas de demostrar su talento y creatividad

Mata: No fue su día. Pasó casi desapercibido por el partido.

Cesc: Cogió el brazalete de capitán con la salida de Ramos. sacó la falta que posibilitó el empate de España

Morata: Casi inédito en la primera mitad. Generoso en el esfuerzo no dio un balón por perdido. Mejoró la movilidad tras el descanso, dando más opciones a España. Remató bien antes del gol de Aduriz. Buffon le privó del tanto.

Aduriz: Referencia en el ataque de España. No tuvo apenas ocasiones en la primera mitad y se empleó bien en la presión, sobre todo en la segunda mitad. Empató tras un remate de Morata. Hizo lo que mejor sabe: marcar gol.

Nacho: Entro por Ramos y ocupó la posición de central. Cumplió como suele ser habitual en él.

Koke: Ocupó la banda izquierda y acompañó en la presión a los delanteros. Poco contacto con el balón

Isco: Entró en el 60’. En la media hora que estuvo en el campo apenas pudo demostrar nada.

Silva: Se metió entre líneas e intentó desatascar el ataque español.

Jordi Alba: Apenas jugó minutos. 

Alcácer: Entró con el partido ya moribundo.

20160318124856-convocatoria-absoluta-2016marzo.jpg

 

Vicente del Bosque ha hecho públicos los 25 nombres de los jugadores seleccionados para los amistosos ante Italia (24 de marzo) y Rumanía (27 de marzo)
CONVOCATORIA

 

ClubJugador
FC PortoIker Casillas
Manchester United FCDavid De Gea
Sevilla FC SADSergio Rico
C. Atlético de Madrid SADJuanfran
Villarreal CF SADMario
FC BarcelonaPiqué
FC BarcelonaBartra
Real Madrid CFSergio Ramos
Real Madrid CFNacho
FC BarcelonaJordi Alba
Chelsea FCAzpilicueta
FC BarcelonaBusquets
Athletic ClubSan José
FC BarcelonaSergi Roberto
Chelsea FCCesc
C. Atlético de Madrid SADKoke
FC Bayern MünchenThiago
Real Madrid CFIsco
Manchester City FCSilva
Manchester United FCMata
Valencia CF SADPaco Alcácer
Juventus FCMorata
Athletic ClubAduriz
RC Celta de Vigo SADNolito
Chelsea FCPedro
20151203110950-camiseta-2016-equipacion-r.jpg

Partidos selección española 2015

Partido nº Fecha Lugar Equipo Visitante Resultado Resultado Competicion
645 27/03/2015 SEVILLA ESPAÑA UCRANIA 1 0 Clasf.Eurocopa
646 31/03/2015 AMSTERDAM HOLANDA ESPAÑA 2 0 Amistoso
647 11/06/2015 LEON ESPAÑA COSTA RICA 2 1 Amistoso
648 14/06/2015 BORISOV BIELORRUSIA ESPAÑA 0 1 Clasf.Eurocopa
649 05/09/2015 OVIEDO ESPAÑA ESLOVAQUIA 2 0 Clasf.Eurocopa
650 08/09/2015 SKOPIE MACEDONIA ESPAÑA 0 1 Clasf.Eurocopa
651 09/10/2015 LOGROÑO ESPAÑA LUXEMBURGO 4 0 Clasf.Eurocopa
652 12/10/2015 KIEV UCRANIA ESPAÑA 0 1 Clasf.Eurocopa
653 14/11/2015 ALICANTE ESPAÑA INGLATERRA 2 0 Amistoso
          
     
    J G E P GF GC
  Amistoso 3 2 0 1 5 3
  Clas. Eurocopa 6 6 0 0 10 0
    J G E P GF GC
  en casa 5 5 0 0 11 1
  fuera 4 3 0 1 3 2
  TOTALES 9 8 0 1 14 3


20151113132209-camiseta-2016-roja-.jpg

 

ESPAÑA

Partido 653

 

INGLATERRA

2-0 

 

(1-0) m.71: Mario Gaspar.

(2-0) m.84: Cazorla

Amistoso

14 Noviembre 2015

Alicante

Estadio: Rico Perez

 

 FICHA TÉCNICA


España:
Casillas, Mario, Piqué, Bartra (Azpilicueta 81'), Jordi Alba, Busquets (Koke 77'), Iniesta (Nolito 46'), Cesc, Thiago (Cazorla 25'), Paco Alcácer (Pedro 73') y Diego Costa (Juan Mata 63').
Seleccionador: Vicente del Bosque

Inglaterra:

Hart, Walker, Bertrand, Carrick (Shelvey 89'), Jones, Smalling (Cahill 83'), Lallana (Alli 63'), Delph (Dier 63'), Barkley (Rooney 73'), Kane y Sterling

Seleccionador: Roy Hodgson

 

España  2-0 Inglaterra 

63 % Posesión 37 %
0 remates poste 1
4 remates a puerta 3
3 remates paradas 3
6  remates fuera 6
5 remates otros 0
0 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
11 faltas recibidas 6
6 faltas cometidas 11
66 balones perdidos 72
44 balones recuperados 44
1 fueras de juego 4

0 penalties 0
11 intervenciones portero 7

 

 Mario, un gol para un museo

El lateral voló y cazó un gran pase de Cesc para hacer una diana inolvidable. Luego, Cazorla cerró el justo 2-0 ante Inglaterra. El público acabó coreando el nombre de Piqué, que, como Bartra, hizo un formidable partido

El público acabó coreando el nombre de Piqué, que, como Bartra, hizo un formidable partido. Los ingleses solo remataron una vez a puerta: a los 67’.

Hay muchos fenómenos imprevisibles. El fútbol es campo abonado de ellos. Fenómenos difíciles de prevenir, de ahí el júbilo que causan cuando algunos acaban materializando lo que han buscado con denuedo. Ocurrió con España, que hasta los 72’ de partido no había conseguido resolver su competida pugna con Inglaterra. Bien es verdad que lo había merecido, no sobrada ni con un fútbol espectacular, pero merecido, al fin y a la postre. Fue en ese momento cuando ante la sorpresa de todos se produjo un hecho prodigioso. Una obra de arte. Un compendió rarísimo de ver en fútbol, donde casi lo hemos contemplado todo. Cesc, que había tomado el mando creador de la selección tras la salida del campo de Thiago y la no aparición de Iniesta en él, después del descanso, metió un balón por alto hacia Mario Gaspar, lateral profundo y hombre con olfato de gol, que vio lo que se le venía encima. Listo ante lo que le iba a caer, Mario se lanzó a volar, voló, se encontró con el balón y lo remató. Junto al poste derecho de Hart, cuya estirada no frenó el esférico. Una diana memorable, de las mejores en mucho tiempo, improbable que veamos más. España abrió así su marcador ante la correosa, solo correosa Inglaterra, y Cazorla cerró el 2-0 en una jugada confusa, en la que los “blancos” pidieron fuera de juego, alguno de ellos se quedó clavado y el asturiano remató con la zurda, otro balón al mismo palo. Hart también andaba despistado. Era el tanto que sellaba el triunfo.

Los partidos entre grandes tienen una esencia especial. La tienen no solo por la calidad de los contendientes, algo que siempre se da por hecho, en el José Rico de Alicante, España e Inglaterra, dos clásicos, sino por lo que se desprende de ellos. Ese aroma tiene que ver con la tradición futbolística y con los valores que se representan. Los valores de casi todos han ido cambiando con el paso de los años, que no perdonan. España construyó su mejor época a base de tocar y tocar, además de contar con muchas otras virtudes, es cierto. Inglaterra nació y creció con un tipo de juego que desde hace años no maneja. Mantiene otras muchas de sus facetas: el té de las cinco o circular por la izquierda. Cosas de las Islas.

La selección inglesa es, no obstante, una de las escasas que pueden presumir de haber ganado a España más veces de las que ha perdido, aunque su primera derrota se la causara un formidable equipo español el 15 de mayo de 1929, en el desaparecido estadio Metropolitano de Madrid. Se vengaron (7-1) dos años después en Londres, pero el transcurrir del tiempo fue provocando alegrías españolas (Mundial de Brasil 1950, gol de Zarra) y penas (eliminaciones en el Mundial de España 1982 y la Eurocopa de 1996). Más allá de esos hechos puntuales, España siempre ha sufrido ante Inglaterra por la sencillez de su fútbol basado en la rapidez, la fortaleza, la velocidad y el pase largo. Hoy ese fútbol se parece en alguna de sus constantes vitales, pero es más rudo, más de presión asfixiante, mucho más físico, infinitamente menos talentoso. Los días felices, y supongo que añorados de los Moore, Bobby Charlton and company y de muchos de los que les sucedieron, pasaron hace tiempo. Su fútbol se ha hecho más europeo… o más parecido a los europeos muy conservadores y no tiene aquel brillo deslumbrante que nos embriagaba. Practican un cuatro-cuatro-uno-uno, miden mucho sus riesgos en medio campo y en ataque tratan de aprovechar la velocidad indiscutible de Sterling y las habilidades de Kane, muy ciertas ambas.

España también ha modificado sus conductas. No es la de 2008, ni la de 2010, quizás tampoco la de 2012. Hay que adaptarse a los tiempos y a los adversarios. Frente a Inglaterra, Del Bosque buscó la confrontación con la zaga inglesa desde la velocidad de dos cazagoles,  Alcácer, por la derecha y Costa, por la izquierda. Las ocasiones de gol surgieron, sin embargo, más desde los que llegaron, una arrancada de Piqué, al que ovacionaron dos tercios de las gradas españolas, y de Busquets, que empalmó un despeje de cabeza de un defensa. Alcácer se sumó a los dos, pero eso deja claro que España dominó, apareció con cierta facilidad por las inmediaciones del área llegó con cierta comodidad y se atoró a partir de ahí. Jugó más por la izquierda con Jordi Alba e Iniesta, pero no encontró huecos en el área. Hasta asomarse a ella, Inglaterra le cedió campo y capacidad de maniobra, pero ni un segundo de respiro en la zona de los riesgos desde no halló un centímetro libre para rematar con peligro en todo el primer período. Cuando más estaba entrando en juego Thiago le llegó la lesión.

La segunda mitad empezó sin Iniesta, que se quedó en la caseta. España perdió a sus dos armadores, a los garantes del toque y la sutileza. El equipo entró en otra dinámica, Cesc se convirtió en el medio organizador, posición desde la que creció. Inglaterra también cambió, advertida de que sin Thiago e Iniesta España podía ser más manejable. Se equivocó. En esa lucha nerviosa emergieron como insuperables Piqué y Bartra. Al primero acabó coreándole la inmensa mayoría del público, tras un ejercicio supremo de autoridad. El joven Bartra se agigantó a su lado y nada les sirvió a los ingleses, que solo remataron con peligro a los 67’ con un derechazo del más que prometedor Kane. Cuando recurrieron a Rooney todo estaba resuelto. Inferiores a la hora de controlar cayeron merecidamente por su fútbol solo físico y excesivamente cauteloso. Es verdad que les venció una obra maravillosa de Mario Gaspar y unos segundos de duda, pero en Alicante solo hubo un equipo que mereciera la victoria: España.

El arte acaba con Inglaterra

La entrada de Nolito y un golazo de Mario Gaspar, segundo en dos partidos, llevaron al marcador la superioridad de España. Sentenció Cazorla y se lesionó Thiago.

 

El partido dejó dos verdades irrefutables: España es mejor que Inglaterra y el tercer lateral derecho de Del Bosque ha metido en dos partidos el doble de tantos que Diego Costa en diez. Tranquiliza lo primero e inquieta lo segundo. En cualquier caso, el tanto de Mario Gaspar justificó el partido. Ante un pase elevado de Cesc improvisó, en posición y con recursos de nueve, un remate de volea en escorzo que superó a Hart. Una obra de arte enmarcada, después, con un pase a la red de Cazorla y unos juegos malabares de Nolito que, unidos a los 100 partidos imbatido de Casillas, endulzaron un choque apacible.

Inglaterra ha pasado de las ruinas a las obras, pero aún no es España. De su lado estuvieron una firmeza defensiva que ha cultivado poco en los últimos tiempos, una buena ocupación del campo y Sterling, pequeño diablo con velocidad, desmarque y una gran amplitud de miras en el juego. El resto fue de la Selección, que a ratos pareció ensimismada con la pelota y que se aturdió un rato por la lesión de Thiago, el ilusionista, el gran candidato al principado de Xavi, pero que tuvo el partido en la mochila.

Del Bosque decidió apuntar con dos cañones, Diego Costa y Alcácer, a aquella caja fuerte  y encoger el acordeón con Cesc e Iniesta, a los que la fuerza centrípeta llevó al interior para formar una especie de cuadrado mágico con Busquets y Thiago (luego Cazorla). Una invitación al asalto de Mario y Jordi Alba que se quedó a medias. La concentración de centrocampistas le aseguró embridar el partido, pero faltó la alegría y el alboroto que se espera de Thiago. Funcionó lo de acercar la zona de pérdida a la de recuperación y el pasar mucho tiempo en campo inglés, pero sobró manoseo de pelota hasta que Nolito agitó el duelo. Diego Costa se dejó el pellejo jugando, al fin, a este lado de la ley pero la predisposición no le llevó al gol. Dejó dos remates desviados y brochazos de patriotismo, pero los principios generales de contabilidad dicen que conviene meter goles. Alcácer, que necesita menos espacio para hacer fortuna, se queda en casi nada sin el gol. Es jugador de apariciones contadas y si no cuajan, acaba por ser irrelevante. A ratos hubo cocodrilos en el área inglesa.

En el lado menos oscuro, Nolito al margen, estuvieron Iniesta, magnífico en sus aperturas y con un sentido más aventurero que el resto de compañeros de línea, y Bartra, definitivamente el tercer hombre y con ese punto de dureza que los nostálgicos de la furia le requieren. También Busquets, siempre una solución con y sin la pelota. En cualquier caso, el atracón de fútbol elaborado sólo dio, en la primera mitad, para tres remates cruzados en exceso ante los que nada hubo de decir Hart. Uno de ellos llevó la firma de Piqué, que se ganó una efímera ovación en un mar (menos agitado que otras veces) de pitos.

Luego llegaron las bulerías con Nolito, que tiró dos caños y un tacón y se puso el partido por montera, y el intento de Del Bosque de arrancarse más de lejos con Mata por Diego Costa. La irrupción del jugador del Celta acobardó a los ingleses y entonces llegaron los goles del alicantino Mario Gaspar, segundo en dos partidos, segundo en posición y con aire de delantero centro, y de Cazorla. Una magnífica forma de juntar el arte y el ensayo.

20151111095819-spain-euro-2016-home-kit-8.jpg

 

España recupera camiseta con un diseño clásico en busca de viejos éxitos

 Las Rozas (Madrid), 10 nov . La selección española presentó esta noche la camiseta con la que disputará la Eurocopa 2016, una apuesta por recuperar el diseño clásico de La Roja en busca de los éxitos de su época dorada, cuando ganó dos Eurocopas consecutivas y el Mundial 2010.

Los internacionales españoles participaron tras el entrenamiento en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas en un evento en el pabellón de fútbol sala para presentar la nueva equipación de la marca Adidas, que estrenarán el próximo viernes en el amistoso ante Inglaterra en Alicante.

A la conclusión de un torneo tres contra tres que enfrentó a destacadas canteras del fútbol madrileño y tuvo como ganadores a los representantes de la AD Esperanza, a los que Iker Casillas entregó tres camisetas de La Roja firmadas por todos los internacionales, los jugadores presentaron una nueva equipación con un diseño ’vintage’, fiel al tradicional rojo y a las raíces del equipo.

Según la marca deportiva es un "tributo al fútbol urbano y al fútbol calle tan de tendencia ahora mismo entre los chavales jóvenes".

Con el mensaje "¿La quieres?", sale a la venta una camiseta que busca registros de ventas tan buenos como las del Mundial 2010. Como novedad también regresa la apuesta por pantalones azules y medias oscuras.

"Es una camiseta más retro, más clásica, una equipación perfecta para la Eurocopa. Ojalá nos de suerte", aseguró David de Gea. "Somos los vigentes campeones, vamos con muchísimas ganas e ilusión para volver a ganar él título", añadió.

Para ello, aunque se cambie la camiseta, lo que no se debe modificar es el estilo, como dijo Andrés Iniesta.

"Este estilo tan definido es lo que nos ha llevado a vivir cosas únicas, es la forma de creer en lo que hacemos y hay que seguir así. Para mi, mi equipo siempre es el mejor y la selección vive una gran momento de jugadores y de juego. En la próxima Eurocopa tenemos mucha ilusión de defender el título", destacó.

También tomaron la palabra en el escenario que ocuparon los 24 jugadores, que fueron seguidos de cerca por todo el cuerpo técnico encabezado por Vicente del Bosque, los jóvenes Álvaro Morata y Nacho Fernández.

"Para mí es un orgullo estar en este equipo. Siendo más pequeño vi como ganaban títulos y como jugaban, sería un sueño ganar la Eurocopa. Las dos últimas las vi con mis amigos, disfrutando un montón", afirmó Morata.

"Para cualquier entrenador es bueno tener jugadores que juegan en varias posiciones, pero queda mucho para la Eurocopa y la competencia es muy dura", dijo Nacho.

"Las equipaciones pueden cambiar, pero la forma de jugar de la selección es muy característica, posesiones y tocar mucho, esperemos que siga así muchos años porque eso será bueno", añadió. 

20151106125056-convocatorias-nov-2015.jpg

Convocatoria Selección Española Noviembre 2015

Los 24 convocados de la Selección española para los amistosos ante Inglaterra y Bélgica

Los encuentros se disputarán el día 13 en Alicante y el 17 en Bruselas. Sergio Rico es el único de la convocatoria que podría debutar con la absoluta.
CONVOCATORIA
ClubJugadorInternacionalidades
FC PortoCasillas164
Manchester United FCDe Gea7
Sevilla FCSergio Rico(Aun no ha debutado)
C.Atlético de Madrid SADJuanfran16
Villarreal CF SADMario Gaspar1
FC BarcelonaPiqué72
FC BarcelonaBartra6
Real Madrid CFSergio Ramos130
FC BarcelonaJordi Alba38
Chelsea FCAzpilicueta11
FC BarcelonaBusquets81
Athletic ClubSan José4
Arsenal FCCazorla76
Chelsea FCFabregas100
C. Atlético de Madrid SADKoke19
FC Bayern MünchenThiago6
FC BarcelonaIniesta106
Chelsea FCPedro53
Manchester United FCMata37
Juventus FCMorata6
Valencia CF SADPaco Alcácer10
Chelsea FCDiego Costa9
Real Madrid CFIsco12
RC Celta de Vigo SADNolito4
20141119093306-las-4-copas.jpg
13/10/2015 PJ PG PE PP GF GC
AMISTOSOS 313 168 79 66 566 315
MUNDIALES 166 101 36 29 332 139
clasificacion 107 72 24 11 240 73
fase final 59 29 12 18 92 66
CONFEDERACION 10 7 1 2 26 8
EUROCOPAS 151 98 27 26 333 118
clasificacion 115 81 16 18 283 86
fase final 36 17 11 8 50 32
JJOO 9 5 1 3 18 15
C.HISPANIDAD 2 1 1 0 2 1
COPA RFEF 1 0 1 0 1 1
TOTALES 652 380 146 126 1278 597
             
CASA 288 202 52 34 671 200
FUERA 252 113 73 66 403 285
NEUTRAL 112 65 21 26 204 112
TOTALES 652 380 146 126 1278 597

 

 

Partidos disputados y goles marcados

Jugador nº Jugador Club Part. Jugados Goles
  Iker Casillas FC Porto 164 94 encajados
  Sergio Ramos Real Madrid CF 130 10
  Iniesta FC Barcelona 106 13
  Cesc Chelsea FC 100 14
  Silva Manchester City 94 23
  Busquets FC Barcelona 81 2
  Cazorla Arsenal CF 76 13
  Piqué FC Barcelona 72 4
  Pedro Chelsea FC 53 16
  Jordi Alba FC Barcelona 38 6
  Mata Manchester United 37 11
  Koke C.Atlético de Madrid SAD 19 0
  Juanfran Torres C.Atlético de Madrid SAD 16 1
  Isco Real Madrid CF 12 1
  Azpilicueta Chelsea FC 11 0
  Pablo Alcácer Valencia CF 10 6
  Diego Costa Chelsea FC 9 1
  Bernat FC Bayern München 7 1
  De Gea Manchester United 7 4 encajados
  Bartra FC Barcelona 6 0
  Morata Juventus 6 1
  Thiago Alcantara Bayern Munich 6 0
  Carvajal Real Madrid CF 5 0
  Nolito Celta de Vigo 4 0
  San Jose Athletic Club 4 0
  Nacho Real Madrid CF 2 0
760 Xabier Etxeita Athletic Club 1 0
761 Mario Gaspar Villarreal 1 1


20151013122709-espana652-11titular.jpg

 

UCRANIA

Partido 652

  

ESPAÑA

0-1  

 

Clasificación Euro 2016

12 Octubre 2015

Kiev

Estadio: Olímpico de Kiev

 

Ficha técnica:

0 - Ucrania: Pyatov, Kucher, Shevchuk, Fedetskiy, Rakitskiy, Stepanenko, Konoplyanka, Rotan (Zinchenko m.87), Garmash (Rybalka, m.59), Yarmolenko y Kravets (Seleznyov, m.87).

1 - España: De Gea, Mario, Etxeita, Nacho, Azpilicueta, San José, Cesc (Mata, m.64), Thiago, Isco, Nolito (Jordi Alba, m.74) y Alcácer (Busquets, m.84).
Goles: 0-1, m.22: Mario Gaspar.

Árbitro: Milorad Makiz (SRB). Amonestó a Kucher (24), Stepanenko (60) y Fedetskiy (77) por Ucrania; y a Thiago (36), San José (53) y De Gea (88) por España.

Incidencias: último encuentro de la fase de clasificación a la Eurocopa 2016, disputado en el estadio Olímpico de Kiev.

Ucrania 0-1 España 

42% Posesión 58%
1 remates poste 0
10 remates a puerta 7
6 remates paradas 10
10  remates fuera 3
7  remates otros 1
3 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
14 faltas recibidas 14
14 faltas cometidas 14
65  balones perdidos 73
 44 balones recuperados 40
4  fueras de juego 1

0 penalties 1
14 intervenciones portero 24

La España ’B’ también gana

Ucrania - España 0-1
Con un gol del debutante Mario Gaspar, la selección nacional, plagada de cambios, ganó a una Ucrania abocada al play-off.

• España logró su octava victoria seguida en partido oficial y sin recibir un gol ante una Ucrania que acaba tercera del Grupo C
• El debutante Mario Gaspar marcó de cabeza en el minuto 22 y tres minutos después Pyatov le detuvo un penalti a Fàbregas en su centenario
• De Gea se mostró imbatible durante todo el partido para los jugadores ucranios
• Ambas selecciones gozaron de muchas ocasiones de gol pero los fallos y los porteros los evitaron
• Ucrania, abocada al play-off, cuyo sorteo tendrá lugar el 18 de octubre

España ha terminado con buena matrícula la ronda de clasificación para la fase final de la UEFA EURO 2016 tras ganar por 0-1 a Ucrania en Kiev en la última jornada del Grupo C.

Vicente del Bosque, seleccionador español, como prometió en la previa, retocó por completo su once inicial y solamente Cesc Fàbregas, que cumplió su partido 100 con España, repitió respecto a la goleada por 4-0 frente a Luxemburgo. Así, Mario Gaspar en la banda derecha y Xabier Etxeita, en el centro de la defensa, debutaron con la actual bicampeona de Europa. Por su parte, su homólogo en los ucranianos, Mikhail Fomenko, jugó con su mejor equipo posible liderado por Yevhen Konoplyanka, Andriy Yarmolenko y Artem Kravets.

Como es costumbre cada vez que España está en un terreno de juego, el balón desde el inicio fue propiedad de los visitantes, mientras que los locales con una fuerte presión querían robar rápido la pelota para pillar descolocados a los españoles. En el minuto tres, Ruslan Rotan en área pequeña casi estuvo cerca de marcar tras un centro de Artem Kravets desde la izquierda pero solo pudo rozar el balón.

Siete minutos después, respondió España con un disparo de Fàbregas que se marchó por encima del larguero de la meta de Andriy Pyatov. Al cuarto de hora, los ucranios tuvieron dos ocasiones seguidas. Un gran pase de Konoplyanka al espacio dejó solo a Kravets ante David de Gea, pero el meta español le ganó la partida. Y seguidamente, Rotan, de volea y desde dentro del área, vio como De Gea con el pie le sacó el gol.

Pero del 1-0 se pasó al 0-1 en el minuto 22. Una gran jugada colectiva entre los españoles construyó el gol. Thiago Alcántara pasó a Nolito, Nolito se la devolvió a Thiago Alcántara y esté centró desde la izquierda para que el debutante Mario Gaspar marcara de cabeza en el segundo palo. Seguidamente, España pudo matar el partido cuando Olexandr Kucher derribó dentro del área a Fàbregas. Pero el capitán español vio como Pyatov le detuvo la pena máxima.

Ello animó a Ucrania que de nuevo tuvo ocasión de marcar por medio de Kravets, pero De Gea seguía mostrándose imbatible desbaratando la ocasión. Sobrepasada la media hora de juego, volvió a crear peligro España con un tiro a bocajarro de Nolito que Andriy Pyatov despejó. Así, con esta alternancia en el juego, se llegó al descanso. La segunda mitad siguió con el mismo guión y con De Gea y el portero ucranio siendo las principales figuras. 

En el 51’, Yarmolenko rozó la igualada con un tiro desde dentro del área que golpeó en el palo izquierdo de la portería española. Poco después, respondió España con una buena jugada entre Thiago e Isco, siendo despejado el remate del jugador del Real Madrid CF por Pyatov. Con el paso de los minutos, el partido comenzó a decaer algo en su juego aunque siguieron llegando las oportunidades, sobre todo para los ucranianos que buscaban la igualada desesperadamente.

Taras Stepanenko en el minuto 85 tuvo una oportunidad inmejorable con un remate desde dentro del área que golpeó en un rival y poco después lo intentó Serhiy Rybalka con otro disparo que atajó sin problemas De Gea. Pero el tanto del empate no llegó y ahora Ucrania deberá intentar su clasificación en los play-offs en el mes de noviembre.

Mucho arte y mucho De Gea

Imponente partido del meta ante un bombardeo incesante de Ucrania (28 remates), que va a la repesca. Thiago, Isco y Nolito inclinaron el duelo del lado del talento. Debut con gol de Mario.

Hay películas de Stallone con menos tiros (28 hizo Ucrania) que el partido de Kiev. La otra España no fue lo que acostumbra, pegó y se dejó pegar. Y dejó para un documental la actuación de De Gea (diez paradas, la mayoría de máxima exigencia), héroe nacional para Hungría, a la que prácticamente metió en la Eurocopa, y media docena de jugadas de arte mayor de Thiago,Isco y Nolito. Fue agotador y divertido este western que acabó bien: con el octavo triunfo consecutivo. Y Ucrania se marcha a la repesca sin nada que reprocharse.

Como perder salía gratis, España empleó el partido en un autodiagnóstico de los herederos del imperio. Y algunas conclusiones sacó sin entregar el partido, que a fin de cuentas el campeón lo es en la salud y en la enfermedad, en los partidos oficiales y los medio amistosos como este. De atrás hacia adelante quedó refrendado que De Gea es un figurón camino de desempatar con Casillas; que el proverbial déficit decentrales no está resuelto; que Mario está cerca deJuanfran y Carvajal; que San José merece más oportunidades; que conviene que no se constipe JordiAlba; que Isco y Thiago prueban que en el fútbol se puede ser bueno y bonito; que Nolito está para elBarça y para lo que quiera, y que Alcácer es más útil en las distancias cortas que a campo abierto.

Lo cierto es que España prolongó su inercia ganadora, pero a ratos fue de susto en susto, con pérdidas queUcrania estuvo a punto de penalizar. Porque acabó notándose que Del Bosque compuso un once pensando en la peligrosidad de esta cepa del virus FIFA que ha tumbado a más de veinte futbolistas y el equipo no fue ese consorcio armónico habitual. Demasiados novatos de sopetón para un técnico más reformista que revolucionario.

En 14 minutos, Ucrania se apuntó tres ocasiones descomunales (una procedente de una novatada deEtxeita, que perdió la pelota en el ojo de la tormenta), todas resueltas por De Gea, las dos últimas con su milagroso pie derecho. Resumían la falta de control de España, su fuerte en el pasado inmediato y que les cuesta a futbolistas como Thiago o Isco, dos ilusionistas aún por pulir tácticamente pero que alegran la vista de verdad.

Ucrania, que se aupaba en la energía y la necesidad, andaba por detrás en talento y lo pagó en una combinación perfecta entre Nolito y Thiago que cabeceó con estampa de nueve Mario, el que más fe tuvo en que aquella virguería acabaría saliendo bien. Un minuto después, Nolito dejó otra pieza de colección que acabó en penalti a CescLo falló el del Chelsea. Ahí hubiera liquidado a Ucrania, que volvió a levantarse a las órdenes de Yarmolenko, el futbolista al que fue a ver Mourinho y al que sigue el Barça. Está justificado lo uno y lo otro.

Y continuó la diversión, con el arrebato de Ucraniaque glorificó a De Gea, en partido memorable, y con las ocurrencias de Thiago, Isco y Nolito. Una de ellas valió por el partido y casi por toda la fase de clasificación. Se perdieron las dos orejas porque falló el estoque de Alcácer. Luego, otra vez el tiroteo en las barbas de un De Gea insuperable y el final feliz, quizá inmerecido, en un partido en que los artistas se inventaron la emoción

 

 

20151010144655-pen651.jpg

España

 ESPAÑA

 

Partido 651

Luxemburgo

LUXEMBURGO

 
 


 

4-0 


1-0, m.42: Cazorla.

2-0, m.67: Alcácer.

3-0, m.81: Alcácer.

4-0, m.85: Cazorla.

Clasif. Eurocopa 2016

10 Octubre 2015

Estadio: Las Gaunas

Logroño



Ficha técnica:

4 - España: Casillas, Juanfran, Bartra, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Thiago, Cesc, Silva (Mata, m.10), Pedro (Nolito, m.77) y Morata (Alcácer, m.33).

0 - Luxemburgo: Joubert; Delgado, Malget, Maxime Chanot, Lars Gerson, Laurent Jans; Bensi (Deville, m.64), Ben Payal, Mario Mutsch, Martins (Da Mota, m.78); y Joachim (Turpel, m.89)

Goles: 1-0, m.42: Cazorla. 2-0, m.67: Alcácer. 3-0, m.81: Alcácer. 4-0, m.85: Cazorla.

Árbitro: Sébastien Delferiere (BEL). Amonestó a Bensi (20), Malget (54) y Da Mota (87) por Luxemburgo.

Incidencias: encuentro de clasificación a la Eurocopa 2016, disputado en el estadio de Las Gaunas ante la presencia de 16.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex internacional español y ex jugador del Real Madrid y Osasuna Ignacio Zoco, recientemente fallecido.

 

España 4-0 Luxemburgo

71% Posesión 29%
1 remates poste 0
9 remates a puerta 1
1 remates paradas 5
9 remates fuera 4
9 remates otros 3
  1 tarjetas amarillas 3
 0 tarjetas rojas 0
  15 faltas recibidas 9
  9 faltas cometidas 15
  80 balones perdidos 85
  61 balones recuperados 43
  10 fueras de juego 1

0 penalties 0
  4 intervenciones portero 14

 

A la Eurocopa con dolor

Dureza extrema de Luxemburgo y lesiones de Morata y Silva. Cazorla lideró a la Selección e hizo dos goles y Alcácer firmó los otros dos. El partido del lunes ante Ucrania es un trámite.

 

 Con dolor, entre pitos (a Piqué, mezclados con palmas) y flautas (las de Cesc y Cazorla sonaron a gloria) y contra una selección de brocha gorda España ingresó en la Eurocopa de Francia. Los goles de Alcácer, delantero hecho para este equipo, aliviaron la consternación por las lesiones de Silva y Morata. A Luxemburgo no le libró de la paliza su dureza extrema.

Partidos así cuestionan la democrática costumbre de la UEFA de no filtrar las fases de clasificación y obligar a los poderosos a jugar en territorios inhóspitos y premiar a los débiles con exámenes ante los mejores. Dijo Del Bosque en la víspera que Luxembugo, equipo de gama baja. llegaba con vocación de progreso y modernidad, pero en Las Gaunas compareció una selección que empleó desmedidamente la fuerza, que jugó a menudo al otro lado de la ley y que le hizo antipático el partido a España en el peor de los sentidos. A los cinco minutos Gerson nos arrebató la varita mágica con un tornillazo destemplado que dobló irremediablemente el tobillo de Silva. A la media hora sucumbió Morata, en un lance menos malintencionado y ciertamente inútil. Le cayó encima Malget en una jugada ya anulada por fuera de juego. Dos lesiones que dejaron tan mal cuerpo como los pitos a Piqué. La música, de viento, se merendó a la letra de apoyo que, con no demasiado ímpetu, pedía la indulgencia para el azulgrana. La molesta costumbre fue otro elemento de distracción para un equipo que pestañeó con el buen juego.

Del Bosque dejó claro que Cazorla está por delante de Thiago en el escalafón y el asturiano puso empeño y buen sentido en ese papel de piloto que un día asumió Xavi y luego heredó Iniesta. Más sin Silva, el futbolista que debe conducir a España a su renacimiento.

Demasiados bruscos.

Así, sorteando patadas de los luxemburgueses, España racheó su fútbol combinativo y en corto, casi siempre con desembocadura en el centro, con largos periodos de ausencia. Le fue mejor por la derecha, con Juanfran, que por la izquierda, con Jordi Alba. Bartra causó buena impresión, Cesc preparó los dos primeros goles y le metió proteínas al ataque Pedro, que con España siempre anda en su mejor versión. También Morata, en la media hora que duró, se puso a la altura de esa España pequeña, revoltosa y mareante ofreciéndose al espacio y como estación de paso, sin el egoísmo del nueve. Le regaló una gran asistencia a Cazorla que acabó en el larguero poco antes de que el asturiano abriese la puerta de la Eurocopa con un gol cuidadosamente elaborado por Cesc, Juanfran y Pedro. A Luxemburgo le sobrevino el lumbago en cuanto le buscaron la espalda.

De ahí al final se jugó entre la conmoción por los caídos y el relajado convencimiento de que Luxemburgo estaba liquidada con un gol. Pero llegaron tres más. Alcácer no dejó pasar su ocasión en dos envíos dulces de Cesc y Jordi Alba (este centró cuando el balón ya había sobrepasado la línea de fondo) y firmó su sexto tanto en nueve partidos. El juego de La Roja le cae como un guante. Y la desgracia de Morata y el malhumor de Diego Costa le despejan el horizonte.

20151004220239-convocatoria-absoluta-2octubre-2015.jpg
CONVOCATORIA Seleccion Española Octubre 2015
Club Jugador
FC Porto Iker Casillas
Manchester United FC De Gea
Sevilla FC  Sergio Rico (aun no ha deburtado)
Real Madrid CF Carvajal
FC Barcelona Piqué
Real Madrid CF Sergio Ramos
FC Barcelona  Jordi Alba
C. Atlético de Madrid Juanfran
FC Barcelona Bartra
Real Sociedad SAD Íñigo Martínez
Chelsea FC Azpilicueta
FC Barcelona Busquets
Villareal CF Bruno Soriano
Chelsea FC Cesc
Real Madrid CF Isco
Arsenal FC Cazorla
FC Bayer München Thiago
Manchester United Mata
Juventus FC Morata
Chelsea FC Pedro
Manchester City Silva
Valencia CF Paco Alcácer
R. C. Celta de Vigo Nolito
20150909104710-espana650-11titular.jpg

 

MACEDONIA 

Macedonia

Partido 650

 ESPAÑA

 
España 


0-1


 

Clasif. Eurocopa 2016

8 Septiembre 2015

Estadio: Skopie

Nacional Filip II

(0-1) Pacovski 8 (p.p.) 

Ficha técnica

 

MACEDONIA: Pacovski; Zhuta, Sikov, Ristevski, Askovski (Bardi, min.77); Brdarovski, Gligorov, Petrovikj, Ivanovski (Trajkovski, min.69); Radeski (Ibraimi, min.85) y Hasani.
ESPAÑA: De Gea; Carvajal, Ramos, Piqué, Bernat; Busquets, Cazorla (Koke, min.68), Isco (Iniesta, min.79), Silva, Diego Costa (Alcácer, min.61) y Mata.
GOL: 0 - 1, min.8, Mata.


ÁRBITRO: Paolo Tagliavento (ITA). Amonestó con tarjeta amarilla a Diego Costa (min.30) y Busquets (min.47) en España; y a Petrovikj (min.33) en Macedonia.
ESTADIO: Nacional Filip II.


 

Macedonia 0-1 España

27% Posesión 73%
0  remates poste 0
 0 remates a puerta 2
1 remates paradas 0
 2 remates fuera 5
1  remates otros 5
 1 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
8  faltas recibidas 19
19  faltas cometidas 9
 70 balones perdidos 70
34  balones recuperados 44
0  fueras de juego 1

1 penalties 0
6  intervenciones portero 3

 

 Misión cumplida y aburrida

España se queda a dos puntos de la Euro 2016 después de un partido horrible en Macedonia. Decidió un autogol casi cómico de Pacovski. Diego Costa sigue ciego.

Otra España (infinitamente peor), otro rival (menos amable), otro resultado, pero también otra victoria que deja a la Selección a dos puntos de la Eurocopa. Teniendo en cuenta que recibe a Luxemburgo en octubre, hay que poner buena cara al mal tiempo que sobrevino en Skopje. Con un juego horrible, España despachó a Macedonia, que tuvo más bravura que Eslovaquia y que enfangó el partido hasta hacerlo, por momentos, equilibrado y peligroso.

La victoria ante Eslovaquia le permitió a Del Bosque un once de conciliación: retiró a Pedro y a Cesc, lo que le evitaba una bronca con Mourinho, y a Juanfran y Jordi Alba, que el sábado están citados en elCalderón para un partido de gran tamaño. También consoló a De Gea, que necesita en la Selección los mimos que le niega Van Gaal; repitió con Piqué, en terreno donde no esperaban pitos ni flautas; premió a Carvajal y Bernat e hizo las paces con Mata. Seis cambios que desfiguraron, en cierto modo, la imagen elegante y poderosa del sábado en Oviedo. Inamovible, eso sí, resultó Diego Costa, con lo que a Del Bosque no se le ocurre mejor remedio que ponerle y ponerle, pase lo que pase, hasta que aquello resulte. “Puede ser culpa nuestra lo que le ocurre”, dijo en la víspera, y por ahí hay que entender la reprogramación del esquema, con Silva como segundo punta para abrirle espacios y restarle vigilancia. Tampoco funcionó, pese al prometedor comienzo. A Diego Costa la fuerza le arrastró al lado oscuro y se perdió en pleitos y asperezas. Vio una tarjeta, recibió alguna patada destemplada y fue azotado por la grada del Filipo II. A estas alturas parece imposible dulcificarle el estilo y los modales. A la hora se convenció el seleccionador de que sobraba aquel cuerpo extraño y malhumorado.

No le ayudó a España ni siquiera el afortunado comienzo, cuando se topó con un gol no buscado.Mata centró con la derecha, la peor de sus piernas, y la pelota fue enrevesándose hasta golpear el palo,topar cómicamente en la cara de Pacovski y acabar en la red. España sacó un gol de un tiro al aire, copia borrosa de aquel gol de Goikoetxea a Alemania en el Mundial 94.

Luego casi nada resultó. España se ensimismó con la pelota, Busquets se equivocó más de lo que acostumbra, Isco no resultó tan decorativo como se esperaba, Cazorla no profundizó, Mata sólo dejó el giligol, los laterales tuvieron poca autonomía de vuelo. Hasta Silva se movió aburridamente por todo el frente de ataque. No hubo más sustos para Pacovski en mucho tiempo, mientras que los macedonios, agrandados y embravecidos, bien adiestrados por Drulovic, rozaron dos veces la escuadra de De Gea. Y Hasani estuvo a punto de empatar en un balón dividido en el área. Esa bala perdida pudo resultar fatal. El partido se fue tan abajo que la segunda unidad (Alcácer, Koke e Iniesta) llegó tarde al rescate y del partido quedaron el resultado desnudo y la preocupación por el inesperado desmayo.

España acaricia el billete a Francia

Un solitario gol de Mata da a la ’Roja’ el triunfo en Macedonia

La selección española está muy cerca de conseguir el billete para la Eurocopa de 2016, que se celebrará en Francia, tras obtener la victoria en su visita a Skopje (0-1) gracias al solitario tanto de Juan Mata, que marcó al comienzo del choque, por lo que un único punto en los dos encuentros que restan le daría a la ’Roja’ su clasificación matemática.

No fue tan brillante como ante Eslovaquia, ni su rival la dejó jugar de igual manera, pero España cumplió el trámite y se acercó al objetivo, el cual parece en la palma de la mano. Sin enamorar, pero sin fallo. Así salió la España de Del Bosque de Macedonia, donde su rival poco la dejó jugar desde que el marcador dejase de reflejar el 0-0.

Poco necesitó España para adelantarse en el marcador. Apenas ocho minutos después del comienzo, Mata logró el único tanto del encuentro. El jugador del United recogió el rechace tras una falta y su lanzamiento --algo envenenado-- golpeó en el larguero y posteriormente en el rostro del portero macedonio antes de besar la red.

El gol, que recordó al de Jon Andoni Goikoetxea en el Mundial de 1994, permitió a España afrontar el partido con tranquilidad, pero sin el brío que desplegó ante los eslovacos el sábado en Oviedo. No hubo rastro del juego coral que elevó al cielo futbolístico a la ’Roja’, pero Macedonia tuvo buena parte de culpa en este sentido.


Los pupilos de Ljubinko Drulovic defendieron con una línea de seis --impensable en el fútbol moderno-- y no dudaron en rascar la tibia de Diego Costa, el más irascible del 11 nacional. El delantero del Chelsea, otra vez marcado por el desacierto, sigue sin encontrar su fútbol cuando juega con la selección. Mucha voluntad, pero poca efectividad. El de Lagarto ha metido un gol en nueve partidos y fue a Luxemburgo, con todos los respetos.

Isco, que se hizo con la titularidad, fue de los mejores en una selección que volvió a sustentar sus argumentos en los pies de Silva y de unMata insaciable, que se desquitó tras su suplencia el pasado sábado en el Tartiere. Cazorla, también en el once, fue quien originó peligro en las inmediaciones de los macedonios, cada vez más cómodos con el paso de los minutos.

Después de pedir un posible penalti sobre Piqué --que jugó un buen partido sin la losa de los pitos-- y de que Carvajal estrellase el balón en el larguero, en un ’centro-chut’ poco antes del descanso, España minimizó sus prestaciones y estuvo un rato jugando con fuego. Hasani, su hombre más puntero, no se quedó de brazos cruzados.

Una falta al borde del área y un balón sin dueño --ya en el segundo acto-- a punto estuvieron de comprometer el triunfo de España. Los de Vicente del Bosque, sin embargo, aguantaron la compostura y se dejaron llevar hasta el minuto 90. La actual campeona de Europa se conformó con el extraño gol de Mata.

 

El volante marca el gran gol del triunfo (0-1) en Skopje que le proporciona a España tres puntos valiosísimos. La selección no exhibió el toque del Carlos Tartiere, pero su superioridad no fue cuestionada por un rival muy rudimentario

Juan Mata es un chico menudo, de poco más de 27 años, hijo de jugador, ya con 35 internacionalidades a cuestas y futbolista del Manchester United. Juega, como es obvio, en la Premier, que no debería ser terreno abonado para profesionales intuitivos, hábiles y sorprendentes por más que Mata no pare, ¡ay de él si lo hace!, los noventa minutos de cada partido. A eso debió enseñarle su padre, ex pieza valiosa de un inolvidable Burgos. Juan Mata es, además de todo eso, un chico con la cabeza bien amueblada. Pero que muy bien amueblada.

Mata juega donde le dicen, cuando le dicen y como le dicen. Es verdad que no ha gozado nunca de estatus de titular en el United y que tampoco lo tiene en la selección, pero ninguna de esas cosas hace mella en el burgalés criado en Asturias. Sabe que eso forma parte del juego, de modo que, como es disciplinado, con Juan ni hay ni habrá problemas. Le sitúen donde le sitúen allá estará con sus quiebros hacia adentro o hacia afuera en función de lo que decida el entrenador.

Del Bosque con una selección a la que podemos denominar “opción B”, dicho sin ánimo de ofender, colocó a Juan Mata como extremo derecho por delante de Carvajal ante Macedonia. No se le dio misión organizadora ante el rival, 104º del ranking FIFA, porque para eso estaban Cazorla, Isco y Silva. En esa ubicación, Juan firmó el mejor de los 11 goles que ha marcado con la selección, cifra nada desdeñable para un centrocampista. El gol, el que hacía el undécimo de su carrera, fue, no obstante, la gran obra de su carrera en su faceta rematadora. Hasta llegar a Skopje las mejores cosas que se habían visto de él eran que es un consumado lanzador de faltas. Tiene una prodigiosa izquierda. Skopje, capital de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, fue testigo de ello.

Todo ocurrió a los 8’, con el juego de unos y otros aún por fijar, en un vaivén impreciso. España tenía más el balón como es casi costumbre ante sus rivales, pero menos que en el espléndido partido de Oviedo, lo que resulta natural dadas las pocas veces que los once de salida habían actuado juntos. Hacía falta tiempo para verlo y para sacar ventaja de la superioridad, visible por cierto, porque el fútbol, que es un asunto grupal, precisa de cohesión para brillar. La presencia de Mata en banda derecha no parecía suficiente motivo de peligro para los macedonios, que no se lo daban al menos en ese terreno de riesgo. Tampoco el guardameta titular Pacovski. El volante español estaba muy lejos de él. No era una amenaza. Se equivocó.

Realmente, ocurrió lo que solo Juan Mata debió imaginar: recogió un balón pegado a la banda derecha, se giró un poco para acomodarse y ganar algo de espacio para golpear y golpeó. Lo hizo de tal forma que en principio nadie supo si el balón, que empezaba a describir una semi parábola iba en busca de la cabeza de algún compañero o se dirigía al marco de Pacovski. Yo creo en la doble intención. El portero quizás en ninguna, pero el caso es que el balón fue acercándose centímetro a centímetro al ángulo superior derecho de su marco hasta alojarse finalmente contra las redes. Pacovski no se dio cuenta hasta que ocurrió; los espectadores de la obra maestra de Juan Mata nos quedamos estupefactos. Otro Juan, Belmonte, dicen que también pasmaba a los aficionados que asistían a su toreo. Pues eso.

El juego español no tuvo el brillo del jugado en el Carlos Tartiere por razones diversas. La selección tocó menos, tocó bastante menos y aunque muy rudimentaria en su fútbol, Macedonia no dio ni ventajas en lo táctico ni facilidades en lo físico, muy corta, sin embargo, en lo técnico. Con menos conexión que en el estadio ovetense, España no tuvo problemas para mantener su hegemonía, pero esta vez menos templada, salpicada por algunas acciones agrias del adversario, dispuesto a no caer sin presentar cierto tipo de batalla. No podía ser la del talento, así que empleó toda su voluntad para lastrar el dominio, claro siempre, aunque no embriagador, de los españoles.

La diana de Mata fue lo mejor de la primera mitad y del partido, pero a punto estuvo de tener que compartir tal gloria. El fútbol es tan extrañamente sorprendente que a los 43’ uno de sus compañeros, Daniel Carvajal, de solo 23 años y cinco veces internacional con el partido de Skopje, estuvo cerca de calcar la que parecía imposible repetir hazaña de Mata. Dani Carvajal, situado más o menos en la misma posición que su compañero, remató y su vuelo si bien no describió la perfecta semicircunferencia del balón que envió Juan, volvió a elevarse, mientras, otra vez el portero Pacovski veía como pasaba sobre su cabeza. Le salvó, no de las críticas del público, que el cuero se estrelló en el larguero. Dos grandes goles idénticos habría sido demasiado.

Macedonia  pegó un gran arreón en el primer cuarto del segundo período a base de lo que tiene: coraje y amor propio. Con esas dos virtudes no se consiguen grandes éxitos, pero pueden minimizar la inferioridad de cualquiera. A veces, hasta meterle miedo. Una falta botada por Hasani que se fue ligeramente alta y un barullo ante De Gea que no supo finalizar Grigorov fueron las mejores opciones macedonias. Ante la presión, Del Bosque optó por dar entrada a Alcácer y poco más tarde a Koke para asegurar más y buscar más peligro. Salieron del campo Costa y Cazorla. A doce del final entró Iniesta, al que, por cierto, el público dedicó una formidable ovación. De Andrés esperan lo mejor hasta en Macedonia.

Como no era fácil aproximarse siquiera al partido de Carlos Tartiere y como cada uno es distinto al siguiente, la victoria, más corta de lo esperado, en Skopje debe entenderse como un buen resultado en la medida que cubre las necesidades de la selección que no podían ser otras que la de sumar tres puntos más. Alcanzado ese objetivo, España aguarda ahora a sus dos retos de octubre, ante Luxemburgo y Ucrania en una situación confortable, que es la que tantos y tantos querrían a estas alturas.

 

20150906231723-espana-eslovaquia-1.jpg

 

 ESPAÑA

Partido 649

  ESLOVAQUIA

 

España

2-0 

Eslovaquia

  1-0. M.4’ Alba

 2-0. M.29’ Iniesta

Clasif. Eurocopa 2016

5 Septiembre 2015

Oviedo

Estadio: Carlos Tartiere

 

FICHA TÉCNICA

España:

Casillas, Juanfran, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Iniesta (85’ Koke), Cesc (66’ Cazorla), Pedro, Silva y Costa (75’ Paco Alcácer)

Eslovaquia:

Kozáčik, Pekarík, Gyömber, Hubočan, Saláta, Tesák, Greguš, Hrošovský (73’ Sabo), Hamšík (61’ Duda), Švento y Mak (46’ Duris)

 

España 2-0 Eslovaquia

76% Posesión 24%
0  remates poste 0
 3 remates a puerta 2
2  remates paradas 1
 10 remates fuera 3
5  remates otros 0
 0 tarjetas amarillas 2
0  tarjetas rojas 0
8  faltas recibidas 6
 6 faltas cometidas 8
 53 balones perdidos 59
41  balones recuperados 34
 2 fueras de juego 2
1  penalties 0
 7 intervenciones portero 8

 

ESPAÑA 2 - ESLOVAQUIA 0

España fue un gustazo

Baño de la Selección a Eslovaquía que le permite recuperar el liderato del grupo. Silva se erige en el jefe de España. Gran partido de Iniesta y Busquets. Dos buenas paradas de Casillas. Pitos para Piqué.

 

Quizá para un día, ojalá para un tiempo, España recuperó su lugar en el mundo y, de paso, el liderato en su grupo camino de Francia, que ahora parece a este lado de los Pirineos. El magnífico trabajo de orfebrería, que tuvo la calidad de los tiempos del imperio, se vio esta vez acompañado de los goles, que a menudo se le olvidaron a La Roja después de partidos elaborados y posesivos. También fue una obra coral, sin más solista que David Silva, la versión nacional de Messi, en ratos de gloria. Lo que vino después fue fantástico de pitón a rabo. Un partido que mereció mejor césped, un lleno al que no llegó Oviedo y un público más amable con Piqué, al que silbó por las mismas razones que lo hizo León (aquella metedura de pata sobre la influencia de Kevin Roldán en los éxitos del Barcelona) pero sin el atenuante de la inmediatez en la presunta ofensa.

El nuevo curso ha traído un Iniesta revitalizado, con mejor físico y mejor ánimo, que disimuló bien la falta del poderoso influjo de Xavi. También emerge la versión más atractiva de Busquets, que hizo desaparecer al centro del campo eslovaco. Silva y Pedro, en cambio, se mostraron como siempre. Bueno, bonito y dominante el primero, que desde la derecha preparó el golpe. Y un tiro el segundo por la izquierda. Todas sus arrancadas fueron de provecho. Y más cuando le dio el relevo el desbordante Jordi Alba, un lateral de alegría contagiosa. Acompañó Cesc, un poquito corto de velocidad, y le volvió a costar a Diego Costa. El suyo con España es un problema de mezcla. A la Selección le resulta más sencillo cambiar de nueve que de estilo. A su juego sólo le da sentido un punta que se mueva en una baldosa y Diego Costa vive del espacio. A él acudió para provocar un penalti (más que discutible) , pero antes y después se vio enjaulado. Fue su séptimo partido, de ocho, sin gol. Pero del Bosque está dispuesto a esperarle hasta que se acople.

El partido, en cualquier caso, fue de una sola dirección. Ramos le regaló a Mak medio gol y el punta eslovaco dejó escapar el tren con un disparo errático. Eran las 20:50. El tren no volvió a pasar. España le preparó a Eslovaquia un partido muy poco confortable, dándole aire al balón, moviéndolo de banda a banda para que no le quedara al adversario lugar en el que refugiarse y esmerándose en la recuperación.

Ayudó mucho el gol a los cinco minutos. Un gol de costumbres, de futbolistas que conocen cada uno de sus tics. Silva esperó el acelerón de Jordi Alba y este se confió a la precisa zurda del canario. Todo acabó en un pase magnífico y un cabezazo sencillo. Luego llegó el penalti, bien aprovechado por Iniesta, dos paradas de Casillas de las de antes de la guerra (la del Bernabéu) y una posesión escandalosa. Oviedo festejó como un gol la entrada de su paisano Cazorla y el escribano Silva echó el borrón de fallar un gol a puerta vacía cuando la victoria ya estaba fuera de peligro. Pecado venial del campeón, que está de vuelta.

 España recupera el mando (2-0)

Vuelve a la cabeza del grupo tras un excelente partido ante Eslovaquia (2-0) y un soberbio primer tiempo con tres figuras dominantes: Busquets, Iniesta y Silva. La selección dio todo un curso de fútbol en los primeros 45’, en los que volvió a deleitarnos

A las 11 de la mañana se descubrió en el estadio Carlos Tartiere el busto de uno de los más grandes jugadores asturianos, quizás el que más, un gijonés que dio gloria a la vida del Sporting al comienzo y al final de su vida futbolística, pero que se convirtió en leyenda en el Oviedo, Eduardo Herrera, más conocido por “Herrerita”, quien fuera tío del malogrado “Chus” Herrera, también conocido por “Herrerita”, jugador del Real Madrid años más tarde, y hermano de Ramón Herrera, apodado “El sabio”. Eduardo Herrera, un interior izquierdo que jugaba por la izquierda, como hasta hace no mucho creíamos que era lo correcto, fue genio en una época en la que los había a “puñaos”. “Herrerita”  formó junto a Casuco, Gallart, Lángara y Emilín la mejor delantera histórica del Real Oviedo.

Al homenaje a “Herrerita” se añadió otro (la concesión del carnet de futbolistas españoles internacionales) a una veintena de jugadores asturianos. Se encontraba, naturalmente, entre ellos, Enrique Castro, más conocido por “Quini”, siete veces máximo goleador de la Liga, cinco en Primera División y dos en Segunda, uno más que el hombre récord Telmo Zarra si bien este consiguió sus seis “pichichis” en la División de Honor. Es decir, a apenas unas horas del partido contra Eslovaquia, el fútbol asturiano rendía homenaje a sus mejores, entre ellos un interior de enlace, con llegada y de fútbol prodigioso, Eduardo Herrera, “Herrerita”, y Enrique Castro, “Quini” “matador” entre “matadores”.

De calidad y remate iba a verse obligada a manejar España si pretendía derrotar a Eslovaquia, de la que Del Bosque dice que “ha conseguido formar un muy buen equipo sin nombres que llamen demasiado la atención y sin jugar en grandes equipos europeos”. A menudo, este tipo de rivales están entre los peores posibles. Veintitantos mil espectadores pudieron comprobarlo en el Carlos Tartiere en una rara y fresca noche de un verano especialmente caluroso y ya parece que agonizante. Para tratar de lograrlo, España volvió al 1- 4- 1- 3- 2, con dos atacantes que acaban de encontrarse en el Chelsea, Pedro y Diego Costa, desde antes del Mundial  2014, una de las esperanzas, y no rematadas, esperanzas  goleadoras en ataque de la selección. Cerca de él, Cesc, esa especie denominada delantero falso.

España necesitaba fútbol, a los estilos de “Herrerita”, quizás, y de gol, en el más puro de los perfiles de Enrique Castro, “Quini”. Pero sabía que iba a medirse con alguien dispuesto a no dar facilidades, invicto hasta Oviedo. Así fue. Eslovaquia trató de cerrarse a cal y canto, dejando solo arriba al peligroso, rápido y vertical Mak. No había asomo de duda en sus intenciones: ceder cuanto terreno hiciera falta, blindarse con once defensas y tratar de aprovechar alguna oportunidad ofensiva. Le surgió muy pronto y no aprovecharla fue una de las claves del primer tiempo. Mak, precisamente Mak, aprovechó una indecisión, se coló y remató a dos palmos del poste de Casillas. Respiraron los jugadores españoles y se envalentonaron los seguidores eslovacos. Pero sus grandes ilusiones se desvanecieron muy pronto.
Al fútbol se juega tocando y la selección nos brindó una selección antológica de la suerte que le ha hecho famosa y que le ha llevado a ganar las Euros 2008 y 2012, con el Mundial 2010. Puede dar la impresión de que tocar es fácil y más cuando el enemigo se repliega, pero el amplísimo repertorio brindado por España en los primeros 45’ estuvo en el de los niveles de los grandes partidos, elijan ustedes el que prefieran pues hay muchos. Maestro de esa banda sublime de tocadores fue Iniesta, que un minuto después de la ocasión de Mak se inventó, no él solito, porque necesitaba de alguien que cabeceara su precioso centro y no fue otro que Jordi Alba, pero sí majestuosamente el primer gol de España: largo balón en diagonal al sitio por el que debía aparecer el defensa, que lo vio clarísimo. Desconcertado, y descolocado ante el centro y la aparición, Kozacik ni se movió contra el testarazo.

El gol tuvo un efecto demoledor. Aumentó la auto confianza de los españoles y achicó aún más a los eslovacos, incapaces no solo de contrarrestar el fútbol de la selección en el medio, sino de reagruparse anímicamente. Mentalizados para una defensa eficaz y larga, se encontraron demasiado pronto con la diana y acabaron sufriendo un vendaval sin respuesta alguna. Fue imposible para Eslovaquia anular el juego de artesanía de Silva e Iniesta, no encontró modo de frenar el hiper activo, lo que no es sorpresa alguna, de Pedro y se vieron literalmente quebrados en el centro, donde Busquets se erigió como auténtico dueño y señor del campo. El desbordamiento de los eslovacos llevó a Juanfran y a Jordi Alba a ser cualquier cosa, volantes y extremos, más que defensas, donde no hacían falta, porque los giros de la preciosa maquinaria española no dejaban hueco alguno a Eslovaquia. Cuando Iniesta marcó el segundo gol a los 30’, transformando un penalti de Kozacik a Costa, debieron intuir que su sistema solo podía contrastar su desastre. Su primer ataque colectivo, es decir con cuatro o cinco hombres, no llegó hasta el minuto 33.

El fútbol y sus resultados dependen, también, de las circunstancias. Amplísimamente dominada, incapaz en absoluto de contrarrestar su inferioridad en todos los terrenos, Eslovaquia estuvo a punto de toparse con la fortuna en el minuto cuatro del segundo tiempo. La ocasión la tuvo, precisamente, el sustituto de Mak, que había gozado de la primera, Duris, que en idéntica situación que aquel remató casi igual. Su zurdazo envenenado se topó, sin embargo, con las yemas de los dedos de Casillas, Iker, siempre Iker. No volvería a disponer de otra igual. España volvió a retomar el balón,  cuya posesión no discutió jamás, y los maestros del toque, encabezados siempre por el binomio Silva-Iniesta, recuperaron su tono y su mando. Tuvo España ocasiones suficientes para aumentar su ventaja, los “¡uyyyyyyyyyyyy!” acompañaron media docena de jugadas, en especial dos de Silva y Cesc, hasta Costa dispuso de una en un remate de cuchara que no pudo corregir el gran canario, y de los eslovacos no se supo nunca. Empeñados en sostener no se sabe bien qué, asistieron entre incrédulos y asombrados al fútbol de España, en muchas ocasiones una torrentera ante lo que nada podían hacer. Será por eso por lo que no lo intentaron la noche de Oviedo, en la que España rompió su carácter de invictos y recuperó la cabeza, la del grupo se entiende.

 

20150828144526-sel-espana-2015.jpg

Vicente del Bosque ha dado los nombres de los 23 jugadores convocados para los dos encuentros de Fase de Clasificación para la Eurocopa de Francia

 

CONVOCATORIA

 

ClubJugador
FC PortoIker Casillas
Manchester UnitedDe Gea
Sevilla FCSergio Rico (no ha deburtado)
C.Atlético de Madrid SADJuanfran Torres
Real Madrid CFCarvajal
Chelsea FCAzpilicueta
FC BarcelonaPiqué
Real Madrid CFSergio Ramos
FC BarcelonaBartra
FC BarcelonaJordi Alba
FC Bayern MünchenBernat
C.Atlético de Madrid SADKoke
FC BarcelonaBusquets
Arsenal CFCazorla
Chelsea FCCesc
FC BarcelonaIniesta
Real Madrid CFIsco
Manchester CitySilva
Manchester UnitedMata
Valencia CFAlcácer
Chelsea FCDiego Costa
Sevilla FCVitolo
Chelsea FCPedro
20150615100534-espana648-11titular-.jpg

 

 BIELORRUSIA 

Partido 648

  ESPAÑA
 

2-1

 

Amistoso

11 Junio 2015

León

Estadio: Reino de León

 0-1. M.44. David Silva

 

Ficha tecnica:

Bielorrusia: Gorbunov; Shitov, Martinovich, Filipenko, Bordachev; Kislyak (Dragun, m.77), Maevski; Pavel Nekhajchik, Hleb (Putsilo, m.88), Maksim Volodko (Stasevich, m.80); Kornilenko.

España: Casillas; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Alba; Cazorla, Busquets, Cesc (Isco, m.74); David Silva (Bernat, m.84), Morata, Pedro (Vitolo, m.64).

Gol: 0-1. M.44. David Silva.

Árbitro: Schörgenhofer (Austria), amonestó a Bordachev y Nekhajchik, por Bielorrusia, y a Morata, Pedro, y David Silva, por España.

Estadio Borisov Arena de Minsk. Unos 13.000 espectadores.

 

Bielorrusia 0-1 España

32% Posesión 68%
0 remates poste 0
2 remates a puerta 10
9 remates paradas 2
2 remates fuera 10
0 remates otros 2
2 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
10 faltas recibidas 12
12 faltas cometidas 10
70 balones perdidos 43
3 balones recuperados 50
2 fueras de juego 3
0 penalties 0
23 intervenciones portero 7

Triunfo español con dos caras

Tras un buen primer tiempo que finalizó con el gol de Silva, España sufrió en el segundo donde Casillas se erigió en el salvador y Gorbunov evitó más goles españoles.

España cerró la temporada 2014/15 con un trabajado triunfo por 0-1 contra Bielorrusia en el Borisov Arena en un partido dentro del Grupo C de clasificación para la fase final de la UEFA EURO 2016.

Vicente del Bosque, seleccionador español, en su partido número 100 al frente del equipo español, pudo contar finalmente con Gerard Piqué en el centro de la defensa, mientras que en el medio campo Santi Cazorla fue de la partida e Isco Alarcón esperó su oportunidad desde el banquillo. Álvaro Morata, el punta.

Nada más comenzar el choque, la actual bicampeona de Europa disfrutó de una buena oportunidad en las botas de Pedro Rodríguez, que desde dentro del área remató pero se encontró con la rápida reacción del meta Andrei Gorbunov. Esta acción acrecentó el dominio español y Morata con un tiro cruzado tras un gran pase de Cesc Fàbregas pudo marcar. Poco después, le tocó el turno de nuevo a Pedro aunque Gorbunov atajó su tiro sin problemas. España se estaba mostrando muy activa durante los primeros compases del duelo.

En plena avalancha de España, en el 19’ le tocó intentarlo a Sergio Ramos tras un córner, pero el remate de cabeza del defensa lo detuvo Gorbunov. Con mucha movilidad y rapidez en su juego, los españoles siguieron insistiendo ante una Bielorrusia que no daba señales de vida en ataque. Sobrepasada la primera media hora de juego, Jordi Alba de empalme tras un gran pase de Santi Cazorla estuvo cerca de sorprender al guardameta bielorruso. El remate de Alba se marchó por encima del larguero.

Y cuando parecía que el partido se iba a marchar al descanso con el resultado inicial, llegó el 0-1. Cesc envió al área bielorruso un saque de falta que no logró despejar el portero local y el balón le cayó en área pequeña a David Silva, que no perdonó e introdujo el cuero en el fondo de la portería. Gol psicológico para una España que estaba ofreciendo una buena cara en el primer tiempo.

La segunda parte no se pareció en nada el primer tiempo en su inicio. De hecho, Bielorrusia pudo empatar en el 49’ cuando Sergei Kornilenko dispuso de un mano a mano ante Iker Casillas, pero el santo de la selección evitó la igualada. España, que estaba pasando muchos apuros, trató de responder por medio de un tiro de Morata que no puso en problemas a Gorbunov.

A pesar de esta acción, España no terminó de reaccionar y en el minuto 62 de nuevo tuvo que intervenir Casillas para despejar con una gran estirada un potente disparo de Ivan Maevski. Diez minutos después, el combinado nacional pudo matar el choque con dos disparos, uno de Silva y otro de Cazorla, pero en ambas ocasiones, el portero Gorbunov hizo grandes paradas.

Con el paso de los minutos y el cansancio haciendo acto de presencia, Bielorrusia bajó en sus prestaciones ofensivas y ello lo aprovechó España para tener el balón en su poder. De hecho, en el 84’, una gran jugada entre Vitolo y Silva acabó con un remate del jugador del Manchester City FC desde dentro del área que una vez más Gorbunov desbarató. Aún dispuso Morata de otra gran oportunidad para marcar antes del final del choque, aunque una vez más, la figura del partido, Gorbunov, evitó el gol.

Silva mantiene el rumbo de España ante Bielorrusia

Un gol del canario da la victoria a La Roja en Borisov tras un partido bien jugado al inicio

 A estas alturas del curso y en tiempos de incertidumbres, a España le basta brindar por un triunfo. No importa que sea en Bielorrusia, selección próxima al camión escoba del fútbol europeo. Con Eslovaquia sin derrapar como líder del grupo y próximo rival español en septiembre, a la Roja no le queda otra que encadenar resultados, sea donde sea y por la vía que sea. No son días de bienaventuranzas, pero en Borisov el equipo tuvo flujo durante el primer tiempo y se agrietó en la reanudación, cuando Casillas evitó lo que pudo ser el preludio de un posible desastre. Una sola intervención, pero decisiva. Como fueron las de Gorbunov, el meta local, que desbarató una catarata de ocasiones visitantes. No pudo con el remate de Silva tras una pifia que aupó a los españoles, que una vez más, al menos durante todo un tiempo, jugaron por encima de lo que golearon. Cuando llegó la flojera, curioso, trenzó menos, concedió más y goleó igual de poco pese a multiplicar sus llegadas. El gol no siempre es hijo del juego.

En la apertura del partido, fue una buena España. Una selección intensa, decidida, con la pelota en propiedad y con un repertorio variado en ataque, con los laterales, sobre todo Jordi Alba, como ventiladores por fuera, con Morata como diana para jugar por los pasillos interiores. Un equipo fluido, con la sola tacha de su endémica tendencia a convertir la portería rival en un borroso espejismo.

A la Roja nunca le sobró el picante, ni con nueves postizos ni con arietes puros como Morata o Diego Costa. El primero le ha tomado la delantera al del Chelsea y en Borisov dejó de nuevo huellas para el optimismo. Conoce el oficio dentro del área y es más que un rematador. En la zona de cocodrilos se mueve con mucha intención, no es una estaca y orienta a los demás hacia el gol. Precisamente, una filigrana del de la Juve al filo del descanso derivó en el gol. Morata fue arrestado de mala manera, Cesc ejecutó la falta lateral y el meta bielorruso se arrugó ante el enésimo asalto de Sergio Ramos. Gorbunov, extraviado, dejó la puerta abierta y Silva engatilló.

El tanto puso el lazo al notable primer tramo de España. Con Iniesta de baja, Del Bosque, llegado el reto oficial, alistó a todos los pretorianos. Salvo al novicio Morata, a todos los que llevan un mundo en las cumbres. Entre ellos, Cesc, que tras años en distintas escalas parece haber cobrado el papel protagonista que siempre demandó. Ya no precisa ser un ariete de mentira y sin Alonso y Xavi, hoy ejerce de guía como centrocampista. Cesc siempre fue mitad delantero y mitad volante. Con los dos perfiles ha hecho carrera. Ahora, enfatiza el segundo. Ocurre que con él suele añorarse la otra mitad, sea cual sea su función del día. Ante Bielorrusia hizo gravitar al equipo sobre él, pero se perdió al otro Fàbregas, al que da picotazos como infiltrado desde la segunda línea. Con Busquets, Cazorla en el puesto de Koke y Silva, la Roja se garantiza la geometría.

La parada de Casillas

Sin futbolistas interiores que pidan el testigo a los delanteros, al grupo español le costó dar un portazo a Bielorrusia, un conjunto duro y con lija en los tacos, que se organizó con todos los diques posibles delante de su portero. Con más juego que renta, la Roja no fue la misma en el segundo capítulo. Bielorrusia dio un paso al frente y casi compromete al grupo de Del Bosque. El equipo se deshilachó algo y concedió trechos de ida y vuelta. Mal asunto cuando se juega en el alambre. España comprobó que su contrario tenía al menos una bala, no solo fogueo. A sus 34 años, el exbarcelonista Hleb, aún gotea alguna jugada. Nada más comenzar el segundo tiempo, tiró de telescopio y con un toque sutil dejó a Kornilenko cara a cara con Iker Casillas, de miranda hasta entonces y después. El delantero bielorruso no es Robben, pero corrió la misma suerte. ¡Esos tobillos mágicos de Casillas! El cuadro local no tuvo más cuerda ante el capitán español, pero sí merodeó con más afán por su perímetro.

Con menos control que en el primer episodio, el equipo, ya más a la carrera, tuvo oportunidades para evitar cualquier sofoco, pero Gorbunov respondió de maravilla ante dos latigazos de Cazorla y Silva, y otro final de Morata... España no solo se estrelló con el guardameta local. También pagó su resistencia a invadir el área, muchas veces vaciada en cuanto Morata la abandonaba para dar hilo al juego. Al juego sí, al bueno del primer acto, una señal futurista tras las últimas pesadumbres. Lo inquietante es que ni en días con luces el gol es un sello.

20150612113150-espana647-11titular.jpg

  ESPAÑA

Partido 647

  COSTA RICA 

2-1

1-1, m.8: Alcácer

2-1, m.30: Cesc

 

Amistoso

11 Junio 2015

León

Estadio: Reino de León

 0-1, m.6: Venegas

Ficha técnica

2 - España: De Gea; Carvajal, Marc Bartra, Sergio Ramos (Piqué, m.58), Bernat; San José (Busquets, m.73), Koke (Cazorla, m.58), Cesc (Isco, m.82), Aleix Vidal (Vitolo, m.46), Nolito (Silva, m.58) y Alcácer.

1 - Costa Rica: Keylor Navas; Christian Gamboa, Michael Umaña, Giancarlo González, Roy Miller, Junior Díaz (Aguilar, m.81); Celso Borges (Saborío, m.89), David Guzmán (Cubero, m.68); Joel Campbell, Bryan Ruiz y Johan Venegas (Vega, m.67).

Goles: 0-1, m.6: Venegas. 1-1, m.8: Alcácer. 2-1, m.30: Cesc.
Árbitro: Domagoj Vuckov (CRO). Amonestó a Gamboa (57) y Borges (75) por Costa Rica.

Incidencias: encuentro amistoso disputado en el Reino de León lleno, con 13.500 espectadores en las gradas.

España 1-2 Costa Rica

63% Posesión 37%
0 remates poste 0
7 remates a puerta 1
0 remates paradas 5
6 remates fuera 4
3 remates otros 1
0 tarjetas amarillas 2
0 tarjetas rojas 0
13 faltas recibidas 6
6 faltas cometidas 13
80 balones perdidos 76
45 balones recuperados 52
3 fueras de juego 9
0 penalties 0
8 intervenciones portero 23

DEBUT CON LA SELECCION


Jugador Selección nº 759 Nombre: Alex Vidal (Sevilla)

Fàbregas lidera el triunfo de España

Una asistencia a Alcácer y un gol de Cesc ayudaron a que la bicampeona remontara en un amistoso frente a Costa Rica.

España ganó por 2-1 a Costa Rica en el Reino de León y ya piensa en su próximo compromiso ante Bielorrusia el domingo donde la actual bicampeona de Europa se jugará tres puntos importantes en su clasificación hacia la fase final de la UEFA EURO 2016 en Francia dentro del Grupo C.

Vicente del Bosque, en su partido número 99 al frente de la selección nacional, hizo varios cambios en su once, donde destacó el debut del nuevo jugador del FC Barcelona, Aleix Vidal, que jugó en la banda derecha. Mientras, David de Gea fue el portero titular, con Marc Bartra, Mikel San José y Nolito siendo otras novedades en la alineación titular.

El choque comenzó con España dominando, pero pronto saltó la momentánea sorpresa cuando la revelación de la pasada Copa Mundial de la FIFA 2014, Costa Rica, se adelantó en el marcador en el minuto cinco por medio de un disparo desde dentro del área de Johan Venegas tras un pase desde la derecha del ex jugador del Villarreal CF Joel Campbell.

Sin embargo, España no tardó en reaccionar cuando dos minutos después Cesc Fàbregas de primeras se sacó un estupendo pase hacia Paco Alcácer y el delantero del Valencia CF batió en el mano a mano al portero del Real Madrid CF Keylor Navas. Con el 1-1 en el luminoso, la selección española siguió buscando más goles mientras que el combinado tico buscaba otro tanto al contragolpe.

Así, antes de cumplirse la primera media hora de juego, los españoles lograron voltear el marcador tras una gran jugada colectiva. Aleix Vidal centró desde la derecha y Nolito tocó de primeras para que Fàbregas desde dentro del área fusilara a Keylor Navas. Antes del descanso, los chicos de Del Bosque trataron de aumentar la ventaja sin éxito.

En el segundo tiempo, Sergio Ramos tuvo en sus botas el tercero de España, pero el defensa del Real Madrid se encontró con la figura de su compañero, Keylor Navas, que hizo un paradón a bocajarro para evitar la sentencia local. Seguidamente, el defensa del FC Barcelona, Bartra, desperdició a puerta vacía una gran ocasión tras una excepcional jugada de David Silva.

A 12 minutos del final, lo intentó también Dani Carvajal con un disparo ajustado que Navas volvió a desbaratar. El meta de Costa Rica estaba evitando un triunfo más holgado de los españoles. Finalmente, el marcador no se volvió a mover y España buscará un nuevo triunfo el próximo domingo en Borisov. En esta ocasión, la victoria valdrá tres puntos y un paso más hacia la Eurocopa de Francia en 2016.

 

 

ESPAÑA 2 - COSTA RICA 1

Con Silva salió el sol en España

España le hizo dos goles a Costa Rica con los meritorios pero sólo lució con el canario y Cazorla. Nueva pitada para Piqué, que se rompió, aunque acabó el partido. Keylor Navas aminoró el triunfo de la Roja.

 

Era un partido a los postres, con la Selección en chanclas y entre la pereza lógica de una temporada que debe abrocharse en Bielorrusia, en partido con cierto peligro. Y lo salvó España a los puntos, con elesmero y el arte de Silva y Cazorla, con cierta viveza en ataque y algún sobresalto atrás. También frente a unKeylor felino, que no quiere ser tercer plato, y con la segunda ración de abucheos a Piqué (que se rompió en un arranque de furia aunque acabó el duelo), esta vez con la réplica de algunos apoyos. El Madrid-Barça invadiendo el teatro nacional por encima del bien común. Resultó desagradable.

Con los que empezaron en León habremos de sobrevivir en el próximo lustro, pero su momento aún no ha llegado. Del Bosque pretende que vayan haciéndose, para separar el trigo de la paja, el de largo alcance del que está de paso. Hay de lo uno y de lo otro. Pero la lectura de los clásicos aún es mejor.

Con Cesc y Koke como consejo de administración, el técnico armó un equipo de estreno. Juntó a ocho futbolistas con menos de cinco partidos con la Roja y que se encontraron con la bofetada del gol deVenegas, a los cuatro minutos, en el primer asalto costarricense.  Fusilaron a De Gea, que compartía con Casillas y Keylor Navas la escena del crimen. Un debate en blanco sobre rojo. Y asomó la preocupación en un equipo al que le cuesta recuperar el afecto de la afición y que se medía a la mejor selección de la Concacaf, ranking FIFA mediante, que está ante el ensayo general para la Copa de Oro y que se protegía con una legítima defensa de cinco. Una inteligente maniobra de Cesc que puso a Alcácer frente a Keylor Navas aclaró las tinieblas y el encuentro.

Los recién llegados fueron herederos del gusto por la pelota, pero el brillo fue otra cosa. Aleix Vidal, novillero, tuvo más profundidad por la derecha que Nolito por la izquierda. Alcácer fue fiel a su retrato, con pocas apariciones pero decisivas. A San José, centrocampista ancla, le faltó empuje, quizá por el efecto recuerdo de sus tiempos de central, quizá por falta de soltura en la Roja. Bernat estuvo emprendedor pero aún no es Jordi Alba y a Carvajal se le recuerdan partidos más atrevidos que el de León. Bartra y Sergio Ramos anduvieron eficaces ante el alboroto solitario de Campbell.

Así, al trantrán, España fue adormeciendo a una Costa Rica con buena colocación y sin ninguna gracia y acabó remontando con un tanto de fortuna de Cesc, al que le cayó del cielo un remate mordido de Nolito.

Cuando llegaron al partido Silva y Cazorla ya no tuvo Costa Rica donde esconderse. O para ser exactos se escondió tras Keylor, aquel titán del Mundial que les llevó tan lejos. Salvó un balazo de Sergio Ramos y otro de Cazorla en medio de aquel baile de los bajitos de oro (¡cuánto se echa de menos a Iniesta!). Fue un asedio de manual, con toque, aprovechamiento del espacio y una cadena de ocasiones perdidas. Faltó el gol. Y sobró la tunda a Piqué.

 ************* 

La selección derrota (2-1) a Costa Rica, que se adelantó en el marcador, con goles de Alcácer y Cesc. Los jóvenes impusieron un ritmo trepidante en algunas fases de la primera mitad. Cuando Silva y Cazorla entraron, el equipo adquirió más peso

Cuatro días antes de viajar a Borisov para medir sus fuerzas con Bielorrusia en partido de clasificación vital para el futuro de España en la fase de clasificación de la EURO 2016 (Eslovaquia, 15 puntos; España, 12; Ucrania, 9), la selección se midió con la mayor sorpresa futbolística de 2014, Costa Rica, abocado Del Bosque a una profunda reestructuración del colectivo que nos llevó a la conquista de dos Eurocopas (2008 y 2012) y a la cima del Mundial 2010. Apenas quedan jugadores de los de la gesta de Viena y Johannesburgo, y medio paquete del que el técnico se llevó a León ni siquiera asomó sus narices en Polonia/Ucrania. Son cosas del fútbol, pero más aún el paso del tiempo. Inexorable, sin duda, y ante el que no caben respuestas. Solo seguir adelante. En el estadio Reino de León, esta vez, contra un rival escaso de nombre y de historia, pero con buen fútbol y buen presente.  

Keylor Navas, el mejor portero en la historia de Costa Rica fue el pilar sobre el que se sostuvo la tan extraordinaria como sorprendente actuación de la humilde selección de su país en la Copa Mundial de la FIFA 2014. Nadie, ni los mismos costarricenses por más que, después, confesaran lo contrario, se atrevió a pensar que tendrían posibilidad alguna de brillar en el Torneo. Nunca antes lo habían hecho. El sorteo les deparó, además, una mala jugada. Una fea jugada. Una pésima jugada. Para entrar en calor, Uruguay; después, Italia e Inglaterra, por este orden. Un grupo maldito sobre todo para Costa Rica. O eso parecía. Pero no. La Costa Rica y Keylor Navas salieron disparados hacia la gloria, tras derrotar a los charrúas (3-1), a los italianos (1-0), empatar (0-0) con los ingleses, tumbar por penaltis a Grecia y por penaltis, también, caer ante la todopoderosa Holanda, que nos había vapuleado antes. Frente a una España en fase de remodelación, reconstrucción y reconducción, la sensación del pasado año llegaba a León como un adversario de cuidado y para demostrar su talante, incuestionable, y su talento, tan atractivo. Tarea complicada para los “ticos” por más que los todavía campeones de Europa se hayan visto obligados a modificar radicalmente su forma de jugar.

España alineó inicialmente una formación con muchas ausencias de los que solemos calificar como titulares. Unos porque se han ido; otro (Iniesta) porque está lesionado; un buen paquete de los que aceptamos como fijos (Piqué, Jordi Alba, Busquets, Pedro ) en tiempo de relax y prevención física tras la final copera, y otro grupo (Iker, Morata, Juanfran, Cazorla, Silva, Isco…) con aire de titulares, pero sin serlo en el Reino de León porque el seleccionador quería ver otras cosas en la fase en la que se encuentra. Es decir, jóvenes que han estado, que están y que, probablemente, estarán: De Gea, Bartra, San José, Alcácer, Nolito, Bernat y el emergente y vitalista Aleix Vidal. Un equipo que no veremos contra los bielorrusos, aunque atractivo, y, desde luego, con una ilusión desbordante.

Del Bosque entregó la conducción del equipo a Koke, que es un joven de su confianza, en ausencia definitiva de Xavi y momentánea de Iniesta. Sentados de salida Silva y Cazorla, el atlético asumió la dirección, pero con sobresalto inicial: una colada de Campbell por la izquierda con remate raso de Venegas, inalcanzable para De Gea. Un mal asunto resuelto en un suspiro con un balón por el eje del medio campo centroamericano que no atajaron los centrales costarricenses y que Alcácer resolvió con la facilidad y precisión que tiene acreditada. Disparo raso, cruzado, lejos de las manos de Navas. Instalado muy pronto el partido en unas tablas inesperadas (1-1), entró en una fase de pulso nervioso, que es razón siempre atribuible a los pocos años, con Del Bosque puesto en pie en la banda, señal inequívoca de querer más. Algo que parecía más difícil tras el repliegue inmediato de Costa Rica, que vio saltar todo sus sistemas de contención, incapaz de frenar el ritmo extremadamente vivo impuesto por Aleix Vidal en la banda derecha. El reciente fichaje del FC Barcelona fabricó la segunda diana con un centro a Nolito para que el vigués se la diera a Cesc, que solo tuvo que empujar el balón.

Esos impulsos veloces de los avanzados (Vidal, Nolito, Alcácer) fueron lo más sugerente de la España de la primera mitad, que no volvió a sufrir apuros. Sí los pasó Navas media docena de veces, una de ellas ante Sergio Ramos, tuvo que demostrar que su fama no es un asunto casual ni puntual. Keylor sostuvo a Costa Rica, salvando posteriormente un disparo cercano de Cazorla; a Bartra se le fue un remate casi bajo palos, y con Silva en el epicentro de todas las operaciones de organización y Cazorla como cooperantes directos de Cesc, España adquirió peso y poso y se alejó de Costa Rica. No marcó más goles es cierto, pero mostró incluso, ahora sí, maneras que nos hicieron retroceder al pasado tan feliz y reciente, y celebró en el Reino de León ante un público entregado que es un equipo que ilusiona. Con unos y con otros. Con los que llegan y con los que permanecen. Y eso siempre es bueno.


20150526130513-convocatorias-jun-2015.jpg

Del Bosque convoca a 24 jugadores y añade a 5 para las sesiones de entrenamiento

Vicente del Bosque ha hecho públicos los nombres de los convocados para los partidos ante Costa Rica y Bielorrusia. Las competiciones europeas condicionan la llegada de los internacionales y el Seleccionador ha llamado a un añadido de 6 jugadores jóvenes
CONVOCATORIA
ClubJugador
Real Madrid CFIker Casillas
Manchester United FCDe Gea
Sevilla FCSergio Rico
Atlético de MadridJuanfran Torres
Real Madrid CFDaniel Carvajal
FC BarcelonaBartra
Real Madrid CFSergio Ramos
FC BarcelonaJordi Alba
Bayern MunchenJuan Bernat
FC BarcelonaSergio Busquets
Athletic ClubMikel San José
C.Atlético de MadridKoke
Real Club Celta de VigoNolito
Arsenal FCCazorla
FC BarcelonaIniesta
Chelsea FCCesc
Real Madrid CFIsco
Sevilla FCAleix Vidal
Manchester CitySilva
Juventus FCMorata
Valencia CFAlcácer
Sevilla FC Vitolo
FC BarcelonaPedro
FC BarcelonaPiqué
 
ClubJugador
Valencia CFGayá
Málaga CFJuanmi
Real Club Celta de Vigo Jonny
RCD Espanyol Duarte
C.Atlético de MadridSaúl Ñíguez
 
 
 
 
20150401082007-espana-holanda.jpg

 

 

HOLANDA

Partido 646

  

ESPAÑA

2-0  

1-0. M. 12. De Vrij.

2-0. M. 15. Klaassen

Amistoso

31 Marzo 2015

Amsterdam

Estadio: Amsterdam Arena

 

 Ficha Tecnica

Holanda: Vermeer; Janmaat, Martins Indi, De Vrij, Willens; Blind (De Guzmán, m. 72), Sneijder (Wijnaldum, m. 61), Klaassen; Depay (Affelay, m. 83), Huntelaar (Dost, m. 79) y Narsingh. No utilizados: Promes, Veltman, De Jong, Van der Wiel, Bruma, L. de Joong, Cilessen, Krul.

España: De Gea; Carvajal, Piqué (San José, m. 67), Albiol, Bernat; Mario Suárez (Ramos, m. 67), Cesc, Cazorla (Iniesta, m. 75); Pedro (Vitolo, m. 46), Isco ( Silva, m. 46); y Juanmi (Morata, m. 61). No utilizados: Casillas, Asenjo, Bartra, Juanfran, Busquets, Koke.

Goles: 1-0. M. 12. De Vrij. 2-0. M. 15. Klaassen.

Árbitro: William Collum (Escocia).

51.500 personas en el Ámsterdam Arena.

        Cambios

David Silva (00’, Isco), Vitolo (00’, Pedro),Morata (16’, Juanmi), Wijnaldum (16’, Sneijder), Sergio Ramos (22’, Mario Suárez),San José (22’, Piqué), De Guzmán (27’, Blind),Iniesta (30’, Cazorla), Dost (33’, Huntelaar),Afellay (38’, Depay)

 

Holanda

2-0

España 

47%

Posesión

53%

0

remates poste

0

5

remates a puerta

4

3

remates paradas

3

2

remates fuera

6

0

remates otros

4

0

tarjetas amarillas

0

0

tarjetas rojas

0

7

faltas recibidas

12

12

faltas cometidas

7

73

balones perdidos

82

56

balones recuperados

57

1

fueras de juego

4

0

penalties

0

14

intervenciones portero

11

 Debut con la seleccion

Jugador Selección nº 757 Nombre: Vitolo (Sevilla)

Jugador Selección nº 758 Nombre: Juanmi Jimenez (Malaga)

*********

España se condena sola ante Holanda

Un pésimo inicio de partido hace sucumbir a La Roja ante ’La Oranje’, muy ramplona

 

La nueva España es capaz de vencerse sola. Lo hizo en Ámsterdam, donde fue raquítica durante su experimental primera media hora y luego ya no tuvo recursos para remar. Y todo frente a una Holanda ramplona que no solo hace daño a la vista a Johan Cruyff. La puesta en escena española fue deprimente, con un equipo de supuestos meritorios sin dictado alguno, de tránsito por Ámsterdam hacia no se sabe dónde. Ante la nadería visitante, Holanda, como sin querer, casi por inercia, se puso en ventaja en apenas 15 minutos. A partir de ahí, fue la Holanda señalada por el Profeta local. España, poco a poco, cogió cuerpo y terminó el partido con aplomo, con buenos minutos de Iniesta y Silva de Morata y Vitolo. Pero en líneas generales ya no tiene los ingredientes que la entronizaron y ahora todo le cuesta un mundo. Le cuesta blindarse como antaño y le falta la puntería tan precisa de los tiempos de gloria. Desde que se descalabró en Brasil: cuatro derrotas (Eslovaquia, Francia, Alemania y Holanda) y cuatro victorias (Macedonia, Luxemburgo, Bielorrusia y Ucrania). El rango de unos rivales y otros resulta elocuente. El prestigio español se agota.

La selección necesita con urgencia una sacudida, la ambición de regresar

España no da con la pócima, ya tire de los de ayer o de los presumibles de mañana. Se alinee quien se alinee es un retablo de lo que fue y no acaba de aparecer quien lidere la emancipación generacional. De alguna forma, todos se sienten subsidiarios de la España exitosa. Unos, porque ya fueron campeones de campeones; otros, porque se acostumbraron a ser actores de reparto en los buenos tiempos y ya es tarde para cambiar de papel. Entre medias, los reclutas primerizos no encuentran el mecenazgo necesario. Es hora de que alguien se rebele, de que alguien lidere el fútbol protesta. La selección necesita con urgencia una descarga, una sacudida. Recuperar la ambición de regresar a las cumbres.

Por Holanda desfiló de entrada un equipo mustio, de perfil raso. En la línea de los últimos tiempos. Del Bosque arriesgó con la alineación, con solo dos titulares de los que se midieron a Ucrania, Piqué e Isco. El resto, algunos secundarios de los podios, como Albiol, Cazorla y, en menor medida, Cesc, junto a novatos como De Gea, Carvajal, Juanmi, Mario Suárez y Bernat, que al llegar a Ámsterdam sumaban entre los cinco nueve partidos internacionales. Ninguno tuvo predicamento y el equipo bailó al son de holandés. La Orange no está para confetis, pero se bastó para gobernar el juego hasta que cobró ventaja y luego decidió dejar los trastos a España y dar un paso atrás. En ninguna de sus versiones fue un conjunto deslumbrante, en absoluto. Ocurre que esta selección española se va a la lona con poco. Como muestra, llegado el descanso, el grupo de Hiddink mandaba por 2-0 con apenas más de dos remates, poco juego y mucha fragilidad defensiva.

Un cuarto de hora le sirvió a Holanda para poner a rueda España, que llegó al partido de puntillas, sin hueso. Apocado el equipo visitante, La Naranja apretó lo justo con Blind al mando, un Sneijder episódico y los regates de Depay, un chico muy habilidoso, uno de esos productos autóctonos de la escuela holandesa, de la que queda poco, pero al menos los extremos no están del todo en extinción. Con una sencillez insultante, en un parpadeo España se llevó dos azotes. Un cabezazo de De Vrij y una llegada de Klaassen, el único titular del Ajax, síntoma del descabezamiento de ese fútbol holandés para el que Johan Cruyff reclama una reorganización. Visto el segundo tiempo holandés no es extraño que al Flaco le duela el alma con este equipo.

Con España en chándal, Holanda ya estaba 2-0, con Albiol en el radar de ambas dianas. Igual de errático que Cesc, extraviado Mario Suárez e intrascendentes los amagos de Isco y Cazorla. La selección no tuvo recorrido hasta que se lo concedió su adversario, que no está para aventuras. Los locales recularon, con una defensa en línea a la que se sumaban los dos extremos, Depay y Narsingh. Mala opción, porque la retaguardia no es la mejor seña de identidad de Holanda, ni de la desteñida de ahora ni la de nunca. Pero España no supo explotar su debilidad, sobre todo por el costado izquierdo de Indi y Willems, dos jugadores que se anudan los pies con la pelota. Lo descubrió Pedro cuando Indi se hizo la enésima moña con el balón y regaló la jugada al canario, que no puedo con Vermeer, también acertado minutos antes en un remate de Piqué.

Del Bosque no da con la pócima, ya tire de los de ayer o de los de mañana

Un espejismo. No llegó el repunte español, ni siquiera en el segundo acto, cuando los cambios mejoraron con creces a La Roja y empeoraron mucho a los holandeses. Pero a España le falta un poco de todo, incluida la puntería, la que no tuvo tras el intermedio. Con Iniesta y Silva se encadenaron varias oportunidades, tanto porque España le dio más sentido al juego, como por la flojera local. Vitolo, Silva, Morata flirtearon sin suerte con el gol. No encontraron remedio, pero al menos sí el consuelo de haber cerrado la jornada con mejor cara que al inicio. Pocos, pero menos es nada. Así están los tiempos con esta España que se revoluciona en las convocatorias, pero no en el campo, donde se desvanece más de la cuenta.

 

 

Selección paga su experimento

Con un once irreconocible, con nueve cambios con respecto ante Ucrania, España tiró el partido en tres minutos, entre el 12’ y el 15’. Depay fue el mejor.

Se hace complicado disparar contra una Selecciónque nos ha dado tanto y que se encuentra en un periodo de reconstrucción sin final feliz, porque jamás seremos tan grandes y tan bajitos. La realidad, sin embargo, es tozuda: España ya no tiene nada especial. Ni furia ni toque. La indefinición nos condena y los amistosos, también. Después de ser derrotados porFrancia y Alemania, hemos caído contra Holanda. Una vez más, convertimos un amistoso en un baile de debutantes. Una vez más, no calculamos la pérdida de prestigio, el desánimo de la afición, el daño que nos hace. Salimos al Amsterdam Arena con un once en pruebas y sin sentimiento de venganza; de los titulares, sólo Piqué vivió en carne propia el 5-1 del Mundial.

Volvemos a ser un equipo con los traumas heredados. Nos ocurrió durante décadas. El derrotismo se nos mezclaba con la mala suerte. Lo olvidamos durante la tacada prodigiosa y lo recordamos de pronto en Brasil, cuando Holanda nos goleó sin hacer nada extraordinario. Tampoco lo hizo esta noche. El primer gol nos dejó fríos y jugamos congelados el resto de la primera parte. Esa frialdad resultó más descorazonadora que la derrota. Perdíamos y esperábamos, perezosos en la presión. Lo agradeció mucho la limitadísima defensa holandesa.

Los dos primeros goles retrataron nuestra falta de pasión. En el primero, De Vrij se adelantó a Piqué y le sacó dos metros; en el siguiente, Klaassen remató por dos veces y sin agobios hasta que por fin batió a De Gea. No hubo reacción hasta que Isco abandonó la banda izquierda para armar el juego. La mejora fue insuficiente. Holanda se replegó y disfrutó del marcador. Entre Blind y Depay se bastaron para que su equipo pareciera superior. Este último fue el jugador más brillante sobre el césped, extraordinario, casi altivo, con un aire a Laurie Cunningham. Y con 21 añitos.

Al inicio de la segunda parte, Del Bosque dio entrada aSilva y Vitolo, en lugar de Pedro e Isco. Los cambios se entienden mejor si atendemos al protocolo. Da la impresión de se reparten los minutos políticamente para no tener problemas con los clubes de origen. Tampoco es forma de ir por el mundo, ni de propiciar una remontada. Al rato, y con el 2-0 en lo alto, Morata,Ramos y San José sustituyeron a JuanmiMario Suárez y Piqué. Por último, Iniesta se incorporó (porCazorla) y supimos que el público le teme más que alDuque de Alba. Lástima que tampoco aprovecháramos esa carta.

España ganó energía y se aproximó al gol. Vitolo pudo hacerlo y Morata anduvo estuvo cerca. Holanda se encerró sin pizca de rubor y la Selección completó los minutos que ahora nos servirán de consuelo hasta el mes de junio: cambió la actitud, pudimos marcar, dominamos un rato largo, nos escamotearon un penalti. Hay interpretaciones para todos los gustos. La cruda verdad es que nos llamamos igual, pero somos otros.

Sigue la desilusión en España

Con dos goles en los primeros 15 minutos, Holanda volvió a derrotar a la actual bicampeona de Europa, que no termina de encontrar el camino hacia el buen juego.

• Holanda, que tampoco vive su mejor época, aprovechó sus ocasiones para superar de nuevo a España tras el Mundial de Brasil de 2014
• De Vrij y Klaasen fueron los goleadores de un combinado holandés donde brilló Depay; los españoles no estuvieron acertados de cara a gol
• Juanmi fue debutante número 55 y Vitolo el 56 en el partido número 98 de Del Bosque al frente de la selección
• Desde el Mundial, España ha perdido los tres amistosos que ha jugado (Francia 1-0; Alemania 0-1 y ante Holanda) y un duelo oficial ante Eslovaquia
• Próximos partidos: Letonia – Holanda (12 de junio); Bielorrusia – España (14 de junio)

Holanda y España volvieron a mostrar en un amistoso en el Amsterdam Arena que anda lejos de sus mejores momentos, aunque los holandeses al menos lograron un triunfo, 2-0, que levantará la moral de sus enfadados aficionados. Mientras, el público español seguirá resignado y pensando que tiempos pasados fueron mejores.

Con nueve cambios en el once respecto al triunfo contra Ucrania, Vicente del Bosque dio la alternativa en el ataque al joven jugador del Málaga CF, Juanmi, que debutó así con la selección española. Solo Gerard Piqué e Isco Alarcón repitieron respecto al duelo contra los ucranios jugando desde el inicio. Mientras, Guus Hiddink apenas introdujo novedades en su alineación titular tras el discutido empate 1-1 frente a Turquía.

Así, pareció desde el inicio del choque que la tercera en la pasada Copa Mundial de la FIFA, Holanda, se tomó con mayor interés el amistoso. En el minuto siete, Memphis Depay obligó a David de Gea a realizar una gran intervención tras un disparo desde la frontal. Pero seis minutos después, llegó el 1-0 para los locales. Un centro con la pierna derecha de Wesley Sneijder desde la banda izquierda fue rematado de cabeza a gol por Stefan de Vrij. El delantero de la SS Lazio le ganó la partida a Raúl Albiol y superó a un De Gea que hizo la estatua.

Sin tiempo para que la actual bicampeona de Europa pudiera reaccionar, Holanda marcó el 2-0. Un activo Depay, pasó a Jetro Willems, que desde dentro del área cedió el balón a Davy Klaassen, que solo de marca fusiló a De Gea, quien despejó el primer instancia el remate del jugador del AFC Ajax, el cual aprovechó el rechazo para poner tierra de por medio en el marcador. España, tirando de orgullo, trató de acortar distancias antes del descanso, pero apenas dispuso de ocasiones para ello.

Un tiro del debutante Juanmi tras una gran acción personal que pasó rozando el palo izquierdo de Kenneth Vermeer fue lo más peligroso que el hizo el combinado español en 45 minutos. La segunda mitad comenzó con otro debut, el del jugador del Sevilla FC Víctor Machín ’Vitolo’, y con la entrada de David Silva. Pedro Rodríguez e Isco fueron los damnificados del pobre primer tiempo.

España pareció salir con otra mentalidad y con la intención de acortar distancias, pero fueron los holandeses los que pudieron marcar con dos ocasiones seguidas. Primero con un defectuoso remate de cabeza de Bruno Martins Indi y segundo tras un gran disparo de Depay que De Gea desbarató. Sobrepasada la media hora de juego, en el 66’, Vitolo tuvo una buena oportunidad para hacer gol, pero su disparo se marchó muy desviado de la portería de Vermeer.

Los últimos minutos del choque, con carrusel de cambios por partes de ambas selecciones, sirvieron para que tanto Holanda como España buscaran más goles. Pero éstos no llegaron y el partido finalizó con la sensación de que mucho deberán mejorar las dos selecciones antes de que en junio regresen a la acción para jugar encuentros clasificatorios de clasificación para la fase final de la UEFA EURO 2016.

 

 

ESPAÑA

Partido 645

  

UCRANIA

1-0  

 

Clasificación Euro 2016

27 Marzo 2015

Sevilla

Estadio: Ramón Sanchez Pijuan

 

 

ESTADÍSTICAS DE LOS PARTIDOS

España
Ucrania





1

Goles marcados

0











64

Posesión (%)

36











17

Disparos realizados

9











5

a puerta

2











7

fuera

6











5

Detenidos

1











1

al poste

0











2

Córners

5











1

Fueras de juego

1











1

Tarjetas amarillas

3