20171019145917-cueva-del-buho-senalizada.jpg

Los orígenes de Ibdes como asentamiento humano:

Entendemos que es preciso hacer una breve síntesis histórica de España aunque limitándonos en concreto al reino de Aragón, todo ello al efecto de ir sacando conclusiones además de obtener datos de interés sobre ciudades y pueblos vecinos y también respecto a enclaves muy importantes y próximos a Ibdes, tales como el señorío de Molina, el monasterio de Piedra, etc; núcleos que de alguna forma influyeron sin duda en las costumbre y configuración de las localidades cercanas, colaborando en el desarrollo y creación de la comarca y por supuesto sobre el pueblo de Ibdes.

Hasta el momento no hemos podido observar nada referente a su existencia como tal pueblo o aldea, siendo lo más probable que en esta primera época cuando llegan los primeros habitantes de Aragón, bien ligures, o iberos y celtas, el pueblo no existe todavía, mas bien sea una zona de paso para tribus trashumantes y de pastos para sus ganados, es muy lógico que alguna de estas tribus se asentaría con carácter fijo constituyendo el primer núcleo de población en Ibdes.

¿Donde se establecen en el poblado?, su lugar de asentamiento ya con visos de estabilidad no pudo ser otro que las cuevas abiertas en las rocas que delimitaban el camino o sendero procedente del espacio hoy ocupado por el actual pantano, las cuevas de entrada al pueblo, el montículo de las Torres y su ladera opuesta dirección nordeste llamada Verdinal. Este espacio mencionado, se viene llamando desde hace muchos siglos la "Portada", vocablo que radica del siglo XIII y XIV que significa "ornato de la fachada principal de un edificio suntuoso o iglesia", pero en el caso de Ibdes, mas bien pienso que en este lugar se colocara después de la reconquista alguna de las puertas de cierre o entrada a la aldea.

El barrio de las Torres y su ladera opuesta o Verdinal, junto a las cuevas hasta el peirón y las de mas abajo por los congostos, antiguos tejares, cueva del buho, etc, constituyeron los primeros puntos habitables de Ibdes, si bien las torres en sí se constituyeron sobre las cuevas-viviendas y eran como troneras elevadas y servian de puestos de vigilancia una vez terminada la reconquista del termino. El Verdinal que significa "zona o espacio verde por abundante vegetación próxima a lugar de gran humedad"(la vega se mantenía aun muy anegada).

******

Localizan en una cueva de Ibdes cientos de restos de la Edad de Bronce

La dirección de los trabajos ha corrido a cargo de arqueólogos de la Universidad de Zaragoza.En la imagen, varios de los investigadores que trabajan sobre el terreno.

En la imagen, varios de los investigadores que trabajan sobre el terreno.laureano gómez

Más de doscientos fragmentos de cerámica de la Edad de Bronce, entre los que se encuentran vasijas con aplicaciones y numerosos cuencos. Este es el hallazgo que encontraron hace unos días en la cueva del Búho, en el término municipal de Ibdes, arqueólogos del grupo de investigación H07 ‘Primeros pobladores del valle del Ebro’, de la Universidad de Zaragoza.

El difícil acceso a la gruta, que se encuentra muy próxima al pantano de la Tranquera y a la que solo se puede llegar descolgándose por una pared, ha hecho posible, según estos expertos, que su contexto arqueológico "esté intacto" y que el material cerámico, aunque fragmentado, se conserve en muy buen estado. "Por todas estas características, podemos afirmar que se trata de un hallazgo muy importante desde el punto de vista científico, porque nos va a permitir completar los conocimientos que tenemos de la Edad de Bronce tardía, en el Sistema Ibérico, que es el periodo que peor se conoce. Hallazgos como este, nos van a dar muy buenas informaciones", afirma Fernando Pérez Lambán, investigador del Instituto Universitario de Ciencias Ambientales de Aragón, que se encarga de la dirección de estos trabajos junto con los arqueólogos Jesús Picazo y Rafael Laborda.

El grupo de investigadores, después de pedir permiso a la DGA para realizar sondeos, realizó una primera aproximación a la cueva en el mes de junio para verificar la existencia de este material. Posteriormente, al comprobar el valor de las piezas, colocaron los primeros registros y sistemas de referencia espacial para marcar los lugares donde se encontraban los restos.

Hace unos días, acometieron las labores de excavación en un área de cuatro metros cuadrados, y el resultado de estos trabajos fue la localización de más de dos centenares de fragmentos cerámicos de gran valor científico, que ahora están en el laboratorio para lavar e inventariar.

"Una de las cosas que más nos sorprendió es que todo el material estaba muy revuelto y, junto a las piezas prehistóricas de la Edad de Bronce, había también unos pocos restos de cerámica medieval", indica Pérez Lambán.

En un primer momento solo se ha excavado en los niveles más superficiales de esta cueva, que tiene 19 metros de largo, 7 metros de altura en algunos puntos y una anchura de entre 2 y 4 metros, pero tienen previsto realizar nuevas excavaciones el próximo año para profundizar en otros estratos de la cueva y comprobar si existen más fragmentos.

Según los investigadores, el hecho de que el material esté tan fragmentado va a hacer que sea muy difícil pensar en "reconstruir piezas completas", aunque confían en que, en futuras campañas, puedan encontrar otros restos en niveles menos alterados.

Estos trabajos de investigación forman parte del Proyecto I+D+I ‘Dinámica de la ocupación prehistórica del Valle Medio del Ebro durante el Holoceno superior’ del Ministerio de Economía y Competitividad y cuenta con la colaboración del Centro de Espeleología de Aragón y el Ayuntamiento de Ibdes.

Para su alcalde, Ramón Duce, este hallazgo "es muy importante porque destaca el patrimonio de nuestro municipio y, quién sabe si, en un futuro, se puedan acometer actuaciones turísticas en este rincón privilegiado de Ibdes", concluye.


Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.