20170329073602-fra-esp.jpg

 

  Imagen relacionada:

FRANCIA

Partido 670

  

España

ESPAÑA

Partido nº 670 Francia- España Escudos:

0-2

1 Lloris
2 Jallet 
21 Koscielny
22 Umtiti
3 Kurzawa
6 Tolisso  20 Lemar 79’
13 Kanté
 18 Rabiot  24 Bakayoko 45’
12 Mbappé  9 Giroud 64’
10 Gameiro  11 Dembélé 79’
7 Griezmann
Seleccionador: Didier Deschamps

 

Amistoso

28 Marzo 2017

Paris

Estadio: Sant Denis

(0-1) Silva (p) 67’

(0-2) Deulofeu 77’

 

1 De Gea
20 Carvajal
3 Piqué
15 Ramos
14 Nacho 85’   18 Alba
5 Busquets
21 Silva 52’   22 Isco
12 Herrera 73’   8 Koke
10 Thiago 52’   6 Iniesta
16 Deulofeu 66’   9 Pedro
17 Aspas 83’   7 Morata

Seleccionador: Julen Lopetegui

Ficha técnica

FICHA TÉCNICA

0- Francia: Lloris; Jallet, Koscielny, Umtiti, Kurzawa; Tolisso (Lemar, m.80), Kanté, Rabiot (Bakayoko, m.46); Mbappé (Giroud, m.65), Gameiro (Dembelé, m.80), Griezmann.

2- España: De Gea; Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba (Nacho, m.86); Koke (Ander Herrera, m.75), Busquets, Isco (Silva, m.53); Pedro (Deulofeu, m.67), Morata (Aspas, m.84), Iniesta (Thiago Alcántara, m.53).

Goles: 0-1, m.68: Silva; 0-2, m.77: Deulofeu.

Árbitro: Felix Zwayer, amonestó a los locales Rabiot y Jallet.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Estadio de Francia.

 

Francia 0-2 España

39 % Posesión 61 %
0 remates poste 0
2 remates a puerta 4
2 remates paradas 1
3 remates fuera 3
3 remates otros 1
2 tarjetas amarillas 0
0 tarjetas rojas 0
14 faltas recibidas 16
16 faltas cometidas 14
81 balones perdidos 64
47 balones recuperados 59
4 fueras de juego 4
0 penalties 1
12 intervenciones portero 4

España gana a Francia en el campo y en el vídeo

Deulofeu sella una victoria de prestigio en París tras un partido marcado por el videoarbitraje

En el día de Mbappé, el laboratorio arbitral televisivo, conocido como VAR, y la irrupción de Deulofeu marcaron la prestigiosa victoria de la Roja en Francia. Ocurrió tras un partido pinturero, con hueso, buenos episodios de España y suspense, mucho suspense de pinganillo a costa del árbitro y sus juristas de la grada. Esta vez acertaron al anular un tanto a Griezmann por fuera de juego y validar el segundo visitante, el de Deulofeu, en primera instancia con el banderín al aire del linier de turno. De amistoso nada. En París hubo de todo.

Con España al paso y Francia a la carrera el encuentro tuvo chispa. Dos estilos opuestos marcados por el sustrato de uno y otro equipo. Hace décadas que en la multirracial Francia prevalece el imponente forro físico de la gran mayoría de sus atléticos futbolistas. El último en asomar en la incubadora, Mbappé, parece el último eslabón: piernas infinitas, zancada con mecha, esqueleto granítico y buen manejo de ambos pies. En 65 minutos, el chico, al que no se le atisban pompas de ídolo plastificado, dejó trazos de que merece atención. Otra cosa son los desmadres prematuros.

A sus 18 años, en su primera titularidad con los bleus, en su estreno internacional en su país, con todos los flashes sobre él, Deschamps hizo gravitar el ataque local sobre este chico. En un mes ha pasado de monaguillo del Mónaco, donde era suplente hace un parpadeo, a inminente celebridad. Con el fútbol ardiente por su despegue divino, en Saint Denis cargó con Francia en el arranque. Con Griezmann más pendiente de Busquets que de remar en ataque, Mbappé puso en guardia a la Roja a los cinco minutos. Su remate lo desvió con el pie derecho De Gea, intuitivo ante un disparo instantáneo y a bocajarro. Una falta de Koke al propio Mbappé derivó en un cabezazo de Koscielny que barrió Piqué casi bajo el larguero.

Pese a la puesta en escena del juvenil delantero parisino, Francia se refugió sin demora, dispuesta al contragolpe, al turbo del muchacho y de los ya curtidos Griezmann y Gameiro. A partir de Carvajal, el conjunto de Lopetegui encontró la vía de evacuación. Con Rabiot —que no es futbolista de pico y pala— y Kurzawa como únicos alguaciles por ese costado, entre Carvajal, Koke y Pedro —muy activo y preciso en su regreso internacional— anudaron a los galos. Todo sucedía por la orilla del lateral madridista. Deschamps había ordenado cerrar el embudo, los cráteres estaban en las bandas y la Roja lo interpretó de maravilla. De costa a costa, como si se tratara de una ofensiva de balonmano, la selección española tuvo la paciencia necesaria para atornillar a su adversario en el balcón de su área. Sin Costa, Vitolo y Silva de entrada, los goleadores de la recién iniciada andadura de Lopetegui, al equipo solo le faltaba picante. Koscielny arrestaba a Morata en el cuerpo a cuerpo con lo que España necesitaba llegadores al asalto. Iniesta no acostumbra a flirtear con el gol, pese a que en su historial figuren algunos para la eternidad, pero en París fue el que más sumó a la causa. Un remate, tras bailar sobre la cintura de un par de rivales, se le fue un por una falange. En otro, con el empeine exterior, se topó con Lloris, el meta local.

Una vez más, la Roja consiguió rebajar a un contrincante desde su observatorio de medio campo. Con la parabólica de Busquets, el violín de Iniesta, la sutilidad de Isco y el repertorio de Koke, España colonizó el juego.

El partido viró para la Roja en el segundo acto, justo cuando jugó peor pero ganó el encuentro. En el fútbol el guión no siempre tiene lógica. Francia espabiló con los retoques de Deschamps. Con Sissoko y Bakayoko el equipo ganó en aplomó, acogotó más a España cerca de De Gea. En plena crecida bleu, el jurado arbitral vio en pantalla que Kurzawa y Griezmann estaban en fuera de juego. Tras unos segundos de intriga, gol anulado. Al mayor sofoco español respondió Lopetegui con Silva y Thiago para que el duelo se dirimiera de nuevo en botas de los volantes de la Roja. Parecía el remedio adecuado, pero resulta que encontró el desahogo en una solución inesperada.

La aparición de Deulofeu alteró el curso del partido. En su primera intervención, Koscielny se cruzó en su camino y el árbitro condenó a Francia con un penalti en diminutivo. Embocó Silva para desasosiego francés. Más aún cuando el VAR validó el jugadón de la noche. En el origen, una ruleta de Busquets a lo Iniesta. Silva enfiló a Jordi Alba hacia el área de Lloris y su pase los incrustó Deulofeu en la red. El tanto mereció el ojo de los halcones y el aplauso general por su forma de ser trenzado. Un broche estupendo para un encuentro que revaloriza a España. Y quién sabe si no quedará en álbum de oro de Mbappé. En el de Deulofeu, seguro. Y en el del VAR.

 

El VAR ayudó al mejor

Anuló un gol ilegal de Francia con 0-0 y concedió el segundo de España. Deulofeu revolucionó el partido: provocó un penalti y sentenció a los de Deschamps.

Con la fórmula tradicional, que nos identifica en el mundo, y también con el empujón de dos recién llegados, Deulofeu y el videoarbitraje, la España de Lopetegui fortaleció su imagen en un escenario de primera magnitud y contra la mejor Francia que se recuerda desde la era Zidane. La Selección, que cambió a cuatro (seis nuevos sacó Francia), cocinó el partido a fuego lento, con sus centrocampistas, y lo remató al final con temple y sabiduría.

Enfundados en el maillot de la combatividad, España y Francia ofrecieron el vicederbi que se esperaba. No hubo asomo de amistoso y sí un encuentro de autoayuda, de refuerzo de convicciones en un test de los que no abundan. Las fases de clasificación son, en general, baño y masaje para las selecciones de alta gama y sólo en estos partidos reúnen datos sobre hasta dónde llega su velocidad punta. De España fue la pelota y de Francia, el espacio. Uno propuso y otro esperó, pero lució más la escenografía de la Selección de Lopetegui, sobrada de personalidad y con corazón para sobreponerse a los primeros zarpazos de Francia: un remate de Mbappé invalidado por los reflejos de De Gea y un cabezazo de Koscielny interceptado por la buena colocación de Piqué.

El VAR hizo justicia

A partir de ahí, España tomó el partido con ese fútbol sofisticado de los tiempos de la opulencia. Francia no advirtió la profundidad de Carvajal y por ahí empezaron sus desventuras. El lateral del Madrid fue dándole luminosidad al equipo y a partir de ahí crecieron todos, especialmente jugadores venerables como Pedro, siempre fiable en La Roja, o Iniesta, que se encontró con las dos mejores ocasiones y las dejó ir. Es 4-1-4-1 de España sólo falló a la hora de encontrar a Morata, al que nunca llegaron provisiones. El nueve siempre pasa hambre en este equipo desde los tiempos de gloria de Del Bosque. En cambio, anduvieron espabilados los centrales y participativo y con jerarquía Isco. Griezmann no se sintió del todo cómodo en su papel de mediapunta, aunque tiene el gol que le falta a España, y Mbappé culebreó de forma intermitente entre los centrales. Se adivina en él un gran primer control, velocidad y descaro, pero aún está por hornear.

Los cambios no supusieron una reforma profunda del partido aunque Bakayoko mejoró a Francia, que vio como el VAR le quitaba justamente un gol a Griezmann, y Silva y Thiago acentuaron la buena relación de España con la pelota. Y en ese punto de equilibrio llegó Deulofeu, un alborotador en partidos en marcha, y provocó un penalti muy justito de Koscielny que transformó Silva. Para esas misiones de rescate le pretende Lopetegui y acudió puntual a la primera llamada. Diez minutos después marcó el segundo, en jugada de tiralíneas y remate sencillo. El VAR acertó donde había errado el asistente. Fue la noche del canterano del Barça y del videoarbitraje, que llevaron al marcador la buena cara de España.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.