20140921195356-real-zaragoza-alaves.jpg

20.9.2014 – LIGA 2ªDiv. 2014/15 - JORNADA Nº 5

PARTIDO OFICIAL Nº 3207

 REAL ZARAGOZA 1-0  ALAVES 

Ficha de PartidoTemporada 2014/2015 | Jornada 5 
Fecha:  20/09/2014      Hora:  18:15 h 

 

Real Zaragoza
3    Mario Álvarez
4    Cabrera
9    Borja
10    Willian
17    Fernández
18    A.Dorca
21    Ruiz de Galarreta
23    Javi Álamo
30    Oscar
31    Jesús
32    Carlos
10
 
ÁRBITROS
 
Principal :    Arcediano Monescillo, Dámaso
Asistente :    Jiménez Moreno, Jaime
Asistente :    Hernández Ramos, Iván
4º Arbitro :    Vila Sánchez, Miguel Angel
Alavés
13  Manu Fernández
 Raúl García
 Laguardia
 Juli
 Toti
11  Ion Vélez
14  E. Galán
15  Sangalli
16  Toribio
19  Manu García
21  Migue

ENTRENADOR

Víctor Muñoz

SUSTITUCIONES

7  Eldin      
 Carlos (46')
5  Rubén González      
 Jesús (46')
2  Diogo      
 Ruiz de Galarreta (81')

GOLES

1-0    Borja (30')
 

TARJETAS

Borja (32')     
Ruiz de Galarreta (67')     
Oscar (85')     
Javi Álamo (89')     
Juli (40')     
E. Galán (41')     
Laguardia (89')     

 

ESTADIO: La Romareda
 

 
Ciudad: Zaragoza
Fecha: 20 de septiembre de 2014
 

 

Ficha técnica:

1 - Real Zaragoza: Whalley; Jose Fernández, Vallejo (Rubén, min.46), Mario, Cabrera; Ruiz de Galarreta (Diogo, min.81), Dorca; Álamo, Willian José, Nieto (Eldin, min.46); Borja.

0 - Alavés: Manu Fernández; Galán (Rafa, min.78), Laguardia, Migue, Raúl García; Manu García, Toribio, Sangalli (Despotovic, min.65), Juli, Toti (Barreiro, min.82) y Ion Vélez.
Gol: 1-0. Min.30, Borja.

Árbitro: Arcediano Monescillo. Amonestó por el Real Zaragoza a Borja, Ruiz de Galarreta, Whalley y Álamo, y por el Alavés a Juli, Galán y Laguardia.

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga Adelante disputado en el estadio La Romareda ante unos 15.000 espectadores.

 

ENTRENADOR

Alberto López

SUSTITUCIONES

9  Despotovic      
 Sangalli (64')
4  Rafa      
 E. Galán (77')
10  Barreiro      
 Toti (82')

R.Zaragoza Alaves

48% Posesión 52%
0 remates poste 0
3 remates a puerta 4
4 remates paradas 2
3 remates fuera 3
4 remates otros 0
4 tarjetas amarillas 3
0 tarjetas rojas 0
14 faltas recibidas 20
20 faltas cometidas 14
49 balones perdidos 65
39 balones recuperados 30
7 fueras de juego 3
0 penalties 0
16 intervenciones portero 11

Borja da al Zaragoza su primer triunfo de la temporada

Tras una derrota y tres empates, el conjunto maño tumbó al Alavés con un gol del delantero madrileño a la media hora de juego tras asistencia de Dorca.

Por fin una victoria, una merecida alegría para un Zaragoza en construcción al que esta temporada se le habían escapado dos triunfos en casa en los últimos instantes. La Romareda vio ganar a su equipo cinco meses después y Borja Bastón, que sigue con la baba del gol, firmó un partido completísimo en todos los órdenes. El Zaragoza pudo con un Alavés áspero, ordenado y directo y sale de las posiciones de descenso en busca de una tranquilidad imprescindible para seguir creciendo.

Borja confirmó muy pronto que ésta iba a ser su tarde. Ya al poco de empezar puso en serios aprietos a Manu Fernández con un derechazo cruzado que se marchó rozando el poste. Y no dejó de afilar al Zaragoza con un recital de controles, aguantes, desmarques y fútbol sin balón. Un recital que culminó a la media hora con un gol espléndido, surgido de las botas de Dorca —otro sobresaliente— y resuelto por Borja con un toquecito sutil y preciso con el exterior de su puntera. Un gol a lo Romario que puso a La Romareda en pie y acabó con una media hora inicial de puro desgaste, con los dos equipos jugando en cuarenta metros y donde la presión se imponía casi siempre a la pausa.

El Real Zaragoza volvía a adelantarse en el marcador, como sucedió frente al Osasuna y el Sabadell, pero otra vez, con todo a su favor, le aparecieron las dudas defensivas, los desajustes en la marca y las prisas en la circulación. La banda derecha, Fernández-Javi Álamo, fue un puro naufragio y a Nieto le vino grande el partido en el interior izquierda. Estuvo nervioso e impreciso, sin sacar un centro en condiciones. Todo lo contrario que el uruguayo Cabrera, firme y sólido en el lateral zurdo.

El Alavés, siempre fiel a su fútbol directo, rondó el área de Whalley con insistencia en el tramo final de la primera parte y estuvo a punto de obtener premio en un error garrafal de Vallejo en el descuento: el juvenil quiso cederle el balón a Whalley con el pecho, calculó mal el bote y Ion Vélez, viejo zorro de la categoría, le robó la cartera y remató a bocajarro contra el portero del Zaragoza. Ahí se ganó Whalley el sueldo y la titularidad con una intervención providencial.

Víctor Muñoz movió el banquillo tras el descanso y puso en juego a Eldin y Rubén por Nieto y Vallejo, éste último por molestias musculares. El Zaragoza mejoró con los cambios, se ordenó mejor amparado otra vez en Dorca y apenas concedió segundas jugadas al Alavés, su gran peligro.

Willian José, activísimo en ataque y en defensa, mereció irse a la ducha con alguna diana en el bolsillo, pero enseñó el camino de sus posibilidades. Sabe jugar de espaldas, aguanta el balón y tiene un gatillo fácil. Ayer fue la tarde de Borja, pero juntos están llamados a formar una sociedad muy fructífera en el ataque. Sólo necesitan tiempo y paciencia, igual que el Zaragoza y que Víctor Muñoz.


Objetivo cumplido: primera victoria del Real Zaragoza

El Zaragoza consigue su primera victoria de la temporada (1-0 ante el Alavés), gracias al gol de Borja.

El Real Zaragoza conquistó ante el Alavés su primer botín de tres puntos, pero en ese cofre había toneladas de tranquilidad para un equipo que había empezado a caer en una espiral peligrosa de nervios, dudas y de empeoramiento colectivo. El triunfo sirve para abandonar la zona de descenso, para apaciguar el ambiente y para mejorar sensaciones, esto último en la segunda parte, donde por fin el Zaragoza supo conservar una renta mínima, aunque no sin poco sufrimiento, por la mejoría futbolística y ofensiva que experimentó el conjunto aragonés, que demostró llegada y capacidad arriba comandado por Borja, ejecutor del triunfo, y mejorado en su asociación con Willian José, que dejó más que detalles en su estreno de titular.

Era tan importante el triunfo, tan necesario que el cómo puede quedar hasta en segundo plano. No debería, porque el Zaragoza mostró el mismo tono gris en el primer acto y fue a más tras el descanso, donde mereció ampliar su renta y no sufrir en el tramo final con la grada cantando el himno mientras contenía la respiración. Osasuna y Sabadell ya habían aguado la fiesta en los últimos minutos y la historia no estuvo lejos de repetirse porque, en una falta, Barreiro tras un despeje de Willian José la tuvo en el descuento. La mandó fuera. Eso separó el oxígeno de la entrada en urgencias.

Con todo, el Zaragoza se hizo acreedor de la victoria. Lució más en ataque, con esa apuesta por juntar dos delanteros, que en defensa, salvo en un inspirado Whalley y con Cabrera, novedad en el lateral y que se hizo claro acreedor de esa plaza. En la primera parte, de hecho, el equipo fue un flan con el balón, nada nuevo, y no mostró hechuras de bloque, ni en la presión ni en el repliegue. Es decir, lo mismo que en los anteriores encuentros. Así, el dominio del juego de salida fue para el Alavés, que tiene muy poco, pero que controló el partido en el medio y que trató de afilarse en Sangalli, pronto reducido por Cabrera, en Toti y en el delantero Ion Vélez.

Una vaselina de Ion Vélez, un gol anulado al punta navarro y un disparo de Toti marcaron los primeros avisos vitorianos. El Zaragoza, al que no le duraba nada el balón, volvía a ser flojo por alto en la estrategia, pese a la inestimable de Willian José en esa faceta. Para desesperación de La Romareda el equipo no abandonó el tono gris, con Javi Álamo y Nieto sin encontrar vías por las bandas y Ruiz de Galarreta perdido sin el balón. Sin embargo, la presencia de Borja Bastón es una garantía rematadora y eso es un factor diferencial en este Zaragoza.

El ariete tuvo tres en la primera parte. Un tanto anulado, un remate que sacó Manu y el gol, tras un pase excepcional de Dorca que el punta controló y anotó con el exterior. No merecía en ese momento ganar el Zaragoza, pero se fue al intermedio con la renta a su favor gracias a que Whalley enmendó, rechazando el disparo de un egoísta Ion Vélez, que tenía a Juli solo, un terrible error de Vallejo, relevado al descanso por unas molestias en el cuádriceps. El portero, desde luego, parece no sentir ninguna amenaza con la presencia de Bono y confirma la confianza de Víctor Muñoz en él. Ayer mostró seguridad y reflejos en casi todas sus acciones.

 

CLARA MEJORÍA Con Eldin en la banda izquierda en lugar de un más que tímido Nieto arrancó la segunda mitad, en la que Rubén se colocó en el eje junto a Mario. Los dos cambios sentaron bien al equipo, sobre todo el de Eldin, ya que el Zaragoza se agitó por su carril y generó más fútbol para dar la mejor media hora de lo que va de temporada. Controló el partido, dio un paso adelante, ajustó la presión, metió más intensidad y empezó a jugar mejor, ya que Dorca y Galarreta aparecieron más y Willian José tomó el relevo de Borja para comandar el ataque. El ariete brasileño dejó una colección de detalles y movimientos interesantes y mereció marcar. Manu le hizo un paradón en un remate de cabeza tras un córner y, casi al final del acto, volvió a responder bien a un disparo de Willian al que solo le faltó el gol para completar una tarde estupenda.

Javi Álamo, que volvió a desesperar a la grada, se encontró con Raúl García en un disparo y Borja no pudo llegar a un gran pase de Eldin por la rapidez de Manu, pero el Zaragoza era, de forma clara, mejor que su rival. Optó entonces el Alavés, que apenas se sostenía gracias a su portero y con un eje dubitativo, en el regreso a casa de Laguardia, por buscar el fútbol lo más directo posible. Primero con Despotovic y después con Barreiro sumó centímetros en ataque el equipo vitoriano, que trató de ganar consistencia en el medio con Rafa para buscar los nervios zaragocistas. Víctor Muñoz, mientras, respondió con la entrada de Diogo por Galarreta en el medio, un cambio que un sector de La Romareda no entendió pero que tenía su lógica en un final donde el juego aéreo y directo iba a ser la apuesta del enemigo.

 

SUFRIMIENTO La grada y el equipo recordaron experiencias pasadas y en el último tramo del partido el balón, como en la primera parte, volvió a las botas del Alavés, aunque queda dicho que el cuadro vitoriano no es precisamente un dechado de virtudes, sino un equipo físico y que cree en lo poco que sabe hacer bien. Basó su acometida final en el peligro en la estrategia, donde el Zaragoza sigue flojo. Con el apoyo unánime de La Romareda, con el aliento contenido y con el suspiro de alivio después de que Barreiro, en una falta botada por Juli, mandara el balón al limbo con todo a favor acabó el Zaragoza un partido que marca su estreno en el casillero de las victorias gracias a que Borja Bastón tenía las llaves del botín del oxígeno de la tranquilidad. Ahora, desde esa mayor calma, queda seguir creciendo...

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.