20120212223852-la-tumba-perdida.jpg

 

LA TUMBA PERDIDA  

NACHO ARES

 

Datos del libro

  • 15.0x34.0x23.0cm.
  • Nº de páginas: 415 págs.
  • Editorial: GRIJALBO
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa dura
  • ISBN: 9788425347306
  • Año edicón: 2012
  • Plaza de edición: BARCELONA

Sinopsis

Un viaje a las intrigas y conspiraciones diabóicas que rodearon el reinado de Tuthankamón. Una tumba perdida que esconde las claves de su asesinato... pero que no desea ser abierta. Una novela que nos traslada a las excavaciones de principios del siglo XX para ofrecernos un mundo repleto de leyendas, maldiciones y ansias de riqueza.

Antiguo Egipto, 1327 a.C. El joven Tuthankamón utiliza su poder para encargar la construcción de una tumba digna para su padre, Akhenatón, el faraón que fue acusado de hereje, asesinado y enterrado fuera del Valle de los Reyes por rendir culto al dios solar Atón. Pero los sacerdotes que trataron de alejar a Tutankhamón de las ideas de su padre y la ambición de ciertos miembros de la Corte amenazaban la vida del joven faraón.

Luxor, 1922. El descubrimiento de la tumba de Tutankhamón encumbra a Howard Carter como el más importante y envidiado arqueólogo del momento. Pero la codicia del gobernador Jehir Bey y la leyenda de una maldición le obligan a luchar para proteger los tesoros hallados... hasta que los indicios grabados en un ostracon le muestran el camino hasta otra tumba misteriosa cuyo origen se pierde en la historia y que parece ser la causa del asesinato del propio Tutankhamón.

Una novela cuyos distintos niveles de narración permiten al lector adentrarse en dos épocas que siempre han suscitado gran interés. Dos protagonistas, Howard Carter y el propio Tutankhmón, que sabrán enganchar al lector por su lucha persistente contra los poderes establecidos.

 

 

Texto de la contraportada

Hay tumbas que no desean ser descubiertas 1922. El arqueólogo Howard Carter está en la cumbre de su carrera tras haber revelado al mundo el hallazgo más importante sobre el Antiguo Egipto: la tumba de Tutankhamón, el Faraón Niño. Sin embargo, su instinto, guiado por la inscripción de una lasca de piedra caliza, le dice que el Valle de los Reyes esconde otro sepulcro importante: un lugar que se selló con sangre y que, tal vez, no debería ser profanado.

Un apasionante recorrido por el Egipto de los faraones y el de los hombres que, con tenacidad y pasión, sacaron a la luz los secretos enterrados de una civilización tan enigmática como fascinante.

 

Texto de la solapa

Noviembre de 1922. Howard Carter, acompañado de su equipo, de su fiel mecenas lord Carnarvon y de la hija de éste, la perspicaz lady Evelyn, se dispone a derribar el muro que protege la tumba más importante jamás hallada en el Valle de los Reyes: el lugar donde reposan los restos de Tutankhamón, el Faraón Niño. Pero lo que debería ser el momento más dulce de la carrera de Carter se ve empañado por una nueva obsesión. La inscripción de un ostracon hallado en el valle lo empuja a iniciar una nueva búsqueda: otra tumba, tachada de «maldita», le aguarda en el Valle de los Reyes, y Carter no quiere renunciar a encontrarla.

Acosado por la ambición de un gobierno carente de escrúpulos y por la envidia profesional de algunos de sus colegas, Carter luchará con denuedo por satisfacer su instinto como arqueólogo y desenterrar una verdad que hunde sus raíces en la historia más desconocida del Antiguo Egipto.

Una historia que nos remonta a muchos siglos atrás y que nos habla de una maquiavélica conspiración contra el faraón que osó oponerse al poder de los sacerdotes y tuvo que pagar un alto precio por ello.

Con rigor e imaginación, Nacho Ares nos sumerge en los rincones más oscuros de una cultura milenaria que, todavía en la actualidad, no deja de seducirnos. Muerte, obsesión, maldiciones y enigmas se entrecruzan en una novela que nos transporta al Egipto de los faraones y al de los hombres que, como Carter, dedicaron la vida a desvelar sus más ocultos secretos.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.