20100616181956-jap-cam.jpg

JAPON 1  CAMERUN 0

 

Japón

1

0

Camerún

  21

Kawashima

  3

Komano

  4

M. Tanaka

  5

Nagatomo

  22

Nakazawa

  2

Abe

  7

Endo

  8

Matsui

  17

Hasebe

  18

Honda

  16

Okubo

  16

SOULEYMANOU

  2

Assou-Ekotto

  3

Nkoulou

  5

Bassong

  19

Mbia

  11

Makoun

  18

Enoh

  21

Matip

  9

Etoo

  13

Choupo Moting

  15

Webo

CAMBIOS

69’

Matsui por Okazaki

82’

Okubo por Yano

88’

Hasebe por Inamoto

63’

Matip por Emana

75’

Choupo Moting por Idrissou

75’

Makoun por Geremi

ENTRENADORES

Takeshi Okada

Paul Le Guen

GOLES

 39’ 

Gol Honda

 

TARJETAS

 

72’ 

Nkoulou Tarj. A

OTROS DATOS DE INTERÉS

Mundial

Estadio: Free State

14/06/2010 16:00

Arbitro: Olegario Benquerença

Cuarto Arbitro: Oscar Ruiz

Jueces de Línea:Bertino Miranda , Jose Cardinal

Posesión

38,02%

 

61,98%

Remates a puerta (12)

Remates entre los 3 palos (5)

40% | 2

 

3 | 60%

   

Intervenciones portero (9)

55,56% | 5

 

4 | 44,44%

Balones perdidos (164)

51,22% | 84

 

80 | 48,78%

Balones recuperados (91)

50,55% | 46

 

45 | 49,45%

Faltas cometidas (48)

39,58% | 19

 

29 | 60,42%

1-0: Japón acalla a los leones

Un gol del japonés Keisuke Honda acalló a los leones indomables de Camerún (1-0) en el primer encuentro de ambos en el Mundial de Sudáfrica y supuso la primera victoria de los nipones en esta competición lejos de su territorio, lograda en el césped del Free State de Bloemfontein. La victoria marcará un hito para la selección asiática, dirigida por el local Takeshi Okada, el primer técnico que logró llevar a los nipones a una fase final mundialista en 1998. Para la Camerún de Samuel Eto’o supone un severo contratiempo para lograr en su continente la clasificación para octavos de final en un grupo en el que Holanda aparece como el serio dominador tras haber derrotado con autoridad a Dinamarca (2-0). Los leones mostraron que están en franca decadencia y que el liderazgo del atacante del Inter de Milán no es suficiente para reactivar al equipo.

El tanto de Honda llegó gracias a un centro aéreo, precisamente la fase del juego en la que menos fuertes son los japoneses; pero el jugador del CSKA de Moscú se encontró con el centro de su compañero Matsui, el mejor del equipo, en los pies, con tiempo suficiente incluso para colocárselo y batir a Souleymanou. Fue en las postrimerías del primer tiempo y cuando Camerún había logrado revertir el dominio japonés, hasta ese momento muy presente en todas las fases del juego.

Gol a bocajarro

Los nipones, mejor asentados en el campo, lograron hacerse con el control del centro del campo y atajar con virtud táctica la superioridad técnica que se les suponía a sus rivales. Una apuesta que dio resultados puesto que los leones apenas pudieron desplegar el juego ofensivo que había previsto Paul Le Guen, muy centrado en penetrar por las bandas, un objetivo que se estrelló con la buena disposición nipona. Poco a poco los africanos fueron ocupando el terreno, pero el dominio territorial tuvo el efecto contrario al perseguido, porque en un ataque japonés llegó el tanto a los 39 minutos, cuando mejor estaba jugando Camerún.

Eto’o encabeza la reacción

Tras el descanso, los leones adelantaron líneas pero apenas lograron revertir el dominio táctico japonés. Sólo Eto’o en una brillante jugada en el minuto 50 hizo temblar a la zaga nipona, con una internada por la banda que dejó en la estacada a tres defensores para centrar a Choupo Moting, que envió el balón alto. La buena intención africana se estrelló, una y otra vez, contra el muro Nipón. El adelanto de líneas proporcionó a Japón una ocasión de agrandar el marcador en el minuto 82. Un disparo de Hasebe rechazado por el portero camerunés permitió a Okazaki recoger el rechace y estrellarlo en el exterior del palo africano.

Camerún lo intenta, pero no puede

El miedo no achicó a los leones, que siguieron buscando el empate. Lo tuvo en sus botas Webo en el tiempo de descuento, cuando remató un buen centro desde la derecha de Geremi; una buena estirada de Kawashima evitó el tanto a escasos centímetros de la raya de gol. Esa jugada mantuvo a buen recaudo la victoria nipona, festejada por todo lo alto por los africanos.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.