VALENCIA CLUB de FUTBOL

Publicado: 28/03/2010 19:58 por Miguel Anchel Sanz en FUTBOL NACIONAL
20100328195809-escudo-valencia.jpg

 

VALENCIA C.F.

Orígenes y antecedentes:

Se sabe que el fútbol entró en la capital valenciana a principios del s. XX procedente de los marineros e importadores de cítricos de origen británico que atracaban en el puerto, pero sin duda, los torneos de Copa celebrados en Madrid desde 1902 y la amplia relación que Valencia mantenía con Barcelona, ciudad donde se estableció este deporte con antelación, hicieron mella entre la juventud local surgiendo claramente dos núcleos principales de distinta índole social, uno aburguesado en el centro histórico y otro obrero en el puerto. El profundo arraigo que tenía la pelota valenciana en sus distintas modalidades y el incipiente ciclismo por el que se sentía devoción, impidieron un mayor despegue del balompié, apareciendo a mediados de 1904 los primeros practicantes en la ciudad. Tras un pequeño periodo de aprendizaje de sus reglas, pronto sintieron la necesidad de constituir un club, surgiendo este el 30 de enero de 1907 con el nombre de Foot-ball Club Valencia, bajo la presidencia de Alfonso Ferrer. Este vestía con camisa blanca y pantalón y medias azul marino, disputando sus encuentros en un solar situado en el Camino Hondo del Grao, propiedad de Hilario Miquel.

 

F.C. Valencia (1907)

Al poco tiempo, desde los poblados marítimos también cundió tal inquietud y los muchachos que formaban el autodenominado Foot-ball Club Cabañal con sede en el Campo de La Malvarrosa, conocido como La Platgeta, y que recientemente se habían enfrentado en varias ocasiones al F.C. Valencia, decidieron constituirse en sociedad, inscribiéndose el 10 de mayo de 1907 en el Gobierno Civil bajo el nombre del barrio que les amparaba. Esta sociedad (presidida por Enrique Ochando) y los valencianistas, fueron los que mantuvieron viva la llama del fútbol hasta que en junio de 1909, con motivo de la Exposición Regional, se establece un torneo que lanzará este deporte y en el que se invita a F.C. Barcelona, C.D. Español de Barcelona y Sociedad Gimnástica Española de Madrid. Dado el presunto bajo nivel de los locales, se dirime un torneo previo entre los dos únicos conjuntos valencianos y el hermano Alicante Recreation Club, saliendo vencedor el F.C. Valencia quien se enfrenta a los tres forasteros.

El terreno de la Gran Pista pasa en el verano de 1909 a ser sede tanto de F.C. Valencia como del Foot-ball Club Levante, nombre recientemente adquirido el 6 de septiembre por el F.C. Cabañal. La eclosión que supone este torneo determina que se forme la Federación Regional Valenciana de Clubs de Foot-ball en septiembre y nazcan nuevas sociedades como el Hispano F.C. y F.C. España en julio, F.C. Lo Rat-Penat en agosto y la Sociedad Gimnástico Patronato el 6 de septiembre, sociedad esta respaldada por los jesuitas del Patronato de la Juventud Obrera que emplea el campo de la entidad religiosa, y que con miras de convertirse en la sociedad multideportiva más importante, pasa en 1910 a jugar en el Campo del Camino Hondo, situado en Algirós, importante en el futuro valencianista.

En 1910 llega a la ciudad el salesiano Padre Guillermo Viñas, imponiendo el fútbol entre sus discípulos para fomentar el deporte y requerir su atención, surgiendo con ello la formación de futbolistas que luego serán claves en el panorama futbolístico valenciano. Pero no es el único movimiento, pues a finales de año aparece la Sociedad Gimnástica Valenciana, un club creado con miras de ser multideportivo y convertirse en el más importante de todos y que conlleva la desaparición del F.C. Valencia al integrar a gran parte de sus componentes, además de tener como base el Campo del Camino Hondo del Grao. En la última semana de 1910, Hispano F.C. y F.C. España se fusionan dando como resultado al Hispania F.C., quien juega en la Gran Pista.

En 1911 se producen grandes revueltas en la ciudad con motivo del rechazo a la Guerra de África, provocando numerosas víctimas que ocasionan el estado de sitio por parte del orden militar. Este hecho resulta fatal para la normal actividad cívica y con ello deportiva, sumiéndose Valencia en unos años de escasez futbolística a nivel oficial, que no particular, de la que saldrá a principios de 1915. En medio de estos sucesos, el año 1912 es un año agridulce; dulce, por cuanto que en este nace el C.D. Español, fundado por los dos hermanos Milego, los tres Bonora y Gonzalo Medina, con campo en la Gran Vía, el F.C. Sagunto, con el Padre Viñas al frente, el Eureka F.C. y el Regional F.C., con un campo situado a escasos metros del C.D. Español; triste, por la desaparición de la Gran Pista, ocasionando la retirada de F.C. Levante e Hispania F.C.. El fútbol entra en una profunda depresión y entre 1913 y 1917 tan solo subsisten algunos clubs como el Gimnástico F.C. (nueva denominación de la Sociedad Gimnástico Patronato), F.C. Sagunto, C.D. Español y Regional F.C., el más importante en esas fechas.

Habrá que esperar a 1917 con motivo de la inauguración de la Feria de Muestras de Valencia, a que el Ayuntamiento establezca una Copa con el ánimo de fomentar el fútbol. Este evento hace que se refunden viejos clubs como los ahora Levante F.C. y España F.C., mostrándose los gimnásticos como los más fuertes de todos los contendientes.

 

Historia del club:

En enero de 1919, Luís Bonora, jugador del C.D. Español se rompe una pierna durante un encuentro en Elche y a causa de una embolia fallece. Sus compañeros desolados y consternados por tan lamentable pérdida deciden deshacer el club, pero el gusanillo del fútbol ha prendido profundamente entre todos y Octavio Augusto Milego, pocos meses después junto al mecenas Gonzalo Medina (ex del F.C. Sagunto), Pascual Gascó, Julio Gascó, Fernando Marzal, Salvador Aliaga y Pepe Llorca, todos ellos ex futbolistas, deciden en el Bar Torino fundar un nuevo club que en el futuro compita con los grandes de entonces.

Así pues, el 18 de marzo de 1919 quedaba constituido el Valencia Foot-ball Club, teniendo como finalidad la práctica de todos los deportes. La indumentaria elegida en principio fue camisa blanca y pantalón blanco, adoptando en 1920 el negro para el pantalón. Presidente fue elegido Milego y en septiembre de 1919 alquilaron el Campo de Algirós (cuya inauguración oficial se celebró el 7 de diciembre frente al Sport Club Castalia), para poder efectuar sus encuentros.
Sus inicios fueron complicados y los clubs rivales en la ciudad pronto lo tomaron como el rival a batir, protagonizando duros enfrentamientos frente a Real Gimnástico F.C. y Levante F.C. preferentemente. En 1921 cambian de escudo abandonando el primitivo con balón y símbolos locales adoptando el actual.

La década de los veinte se caracteriza por la expansión social que sufre el club, la cual obliga a construir el Campo de Mestalla en 1923 y la consecución de diversos Campeonatos Regionales como el de Levante de la 22/23, y los de Valencia de las temporadas 25/26 y 26/27. Destacan dos jugadores, Montes y Cubells, quienes arrastran y dividen a partes iguales a la afición. Famosos son sus duelos con el Real Gimnástico F.C., dominador hasta mediada la década y posteriores con el Levante F.C.. Pese a todo, no alcanzaba notoriedad a nivel nacional y prueba de ello es que no consigue entrar en la Primera División de la temporada 28/29. Aún así disputa una serie final con Real Betis Balompié, Sevilla F.C. y Real Racing Club del que sale este último victorioso para adjudicarse la décima plaza en juego. La entrada de Luís Colina como secretario técnico le va a dar el empuje que necesita. Su debut en Segunda División finaliza con un quinto puesto, mientras es sexto en la 29/30. En la 30/31 es campeón con un gran equipo y asciende a Primera.

En los primeros años de los treinta, el club se instala en Primera y el objetivo es asentarse y progresar deportivamente. Se conquistan el Campeonato de Valencia, temporadas 30/31, 31/32, 32/33, 33/34, 37/38 y 39/40, y el de Levante en la 36/37. El club ha crecido enormemente y ya es sin discusión el primero de la ciudad, con una plantilla completamente profesional. La irrupción de la Guerra Civil en 1936 frena en seco la progresión de un club que sueña con cotas mayores. Pese a ello el Valencia F.C. sigue disputando encuentros y torneos para mantener su plantilla en forma hasta 1938, y prueba de ello es un cuarto puesto en la Liga Mediterránea, celebrada durante la temporada 36/37. Así mismo, el 18 de julio de 1937 disputa la Final de la Copa de la España Libre en Barcelona, perdiendo 1-0 frente al Levante F.C.. Durante el conflicto, su campo sufre cuantiosos daños al ser bombardeado y casi destruido.

Tras la contienda entran los militares en la dirección y se acomete la reforma de Mestalla. Luís Casanova accede a la presidencia y con su empeño y una base de jugadores en la que destaca la delantera eléctrica, Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza, se consiguen tres Campeonatos de Liga en las temporadas 41/42, 43/44 y 46/47. En 1941 cambia el nombre de la sociedad pasando a llamarse Valencia Club de Fútbol por decreto. En la Copa del Generalísimo se obtiene un triunfo en la edición de 1941 frente al Real C.D. Español tras vencer por 3-1, malográndose las de 1944, 1945 y 1946 frente a Atlético de Bilbao, 0-2 y 2-3, y Real Madrid C.F. por 3-1 en la última edición. En 1949 vuelve a perder en la final, en esta ocasión frente al Atlético de Bilbao por 0-1. Con esta derrota se cierra un ciclo de grandes éxitos deportivos.

El Valencia C.F. es ya un club grande y en la ciudad del Turia tienen lugar varios acontecimientos. En septiembre de 1939 se fusionan Levante F.C. y Gimnástico F.C. para dar origen al U.D. Levante Gimnástico, como Levante U.D. desde 1941, y en la sede del equipo ché se forma en 1943 el C.D. Mestalla aprovechando la estructura del C.D. Cuenca, un club de barrio. Este club ha de ser la base de la cantera valencianista en el futuro.

En los cincuenta entra en escena el suecano Antonio Puchades, el gran capitán valencianista que marcará historia en el club ché. En la Liga surge la novedad de la entrada de extranjeros, beneficiando en gran medida a Real Madrid C.F. y C.F. Barcelona, quienes con mayores presupuestos establecen desde este instante la supremacía. El Valencia C.F. cuenta con buenas plantillas pero la distancia con los dos grandes se incrementa sobremanera. Lo más destacable es la presencia en dos finales de Copa teniendo como rival al C.F. Barcelona. En la edición de 1952 se pierde por 2-4 con dos tantos de Badenes y en la de 1954 se toman venganza ganando por 3-0, con dos tantos de Fuertes y otro de Badenes. Si Puchades es la estrella, el defensa Quincoces es quien le acompaña como colofón en esta década. En octubre de 1957 la ciudad sufrió la embestida del río Túria, cuyas aguas se desbordaron y causaron una gran tragedia humana y social en la ciudad y alrededores. El presidente Casanova dimite en 1959 cerrando un brillante ciclo deportivo que se ve enardecido con la presencia del C.D. Mestalla en Segunda División durante varias temporadas y ensombrecido por la repentina muerte de Luís Colina.

La década de los sesenta se caracteriza por la consecución de varias Copas de innegable valor. La Liga se ha convertido en coto privado para el Real Madrid C.F., auténtico dominador en España y Europa, con alguna incursión del Club Atlético de Madrid. Así, abandonada la idea de conquistar alguna Liga, el Valencia C.F. se concentra en las competiciones coperas. Han llegado las de Europa y la de ciudades en Feria, denominación más tarde sustituida por Copa de la UEFA. El club valenciano se inscribe en esta última y gana la edición de 1962 teniendo como rival al C.F. Barcelona: 6-2 en casa y empate 1-1 en la vuelta, disputada en el Nou Camp. En 1963 repite triunfo, esta vez frente al N.K. Dinamo de Zagreb croata: victoria por 1-2 en la ida y 2-0 en Mestalla. En la edición de 1964 se llega a la final frente al Real Zaragoza C.D. de los cinco magníficos, perdiendo por 2-1 en Barcelona. La derrota escuece y no será hasta 1967 cuando se consiga un nuevo trofeo, en esta ocasión del Generalísimo, al vencer por 2-1 al Club Atlético de Bilbao, con goles de Jara y Paquito. Destacan en esta década el presidente Julio de Miguel y los jugadores Waldo y Guillot, en sus principios. En el segundo tramo aparecen Juan Cruz Sol, Pepe Claramunt y Roberto Gil. A final de década el club participa en la Recopa, pero sus intervenciones no pasan más allá de las primeras eliminatorias.

La década de los setenta tiene dos partes claramente diferenciadas; en la primera se llega a la final de Copa de 1970, perdiendo con el Real Madrid C.F. por 3-1 cuando todo lo tenían a favor. En abril de 1970 llega Alfredo di Stéfano al banquillo y se consigue milagrosamente la Liga 70/71 en una jornada final de infarto en la que Club Atlético de Madrid y C.F. Barcelona tienen opciones al triunfo y deben jugar entre sí. Estos empatan y pese a la derrota del Valencia C.F. en Sarriá frente al Real C.D. Español por 1-0, los valencianistas salen beneficiados por tener mejor gol average. En la final de Copa de 1971 se pierde tras un fenomenal partido frente al C.F. Barcelona por 3-4 tras prórroga. En la Liga 71/72 se es subcampeón tras perder un encuentro vital en casa frente al Real Madrid C.F. a pocas jornadas del final. Un desconcertante arbitraje de Ortiz de Mendivil le da el trofeo en bandeja al club merengue. En la Copa se pierde una nueva final, en esta ocasión frente al Club Atlético de Madrid por 1-2. Llegan tiempos de crisis y Francisco Ros Casares accede a la presidencia en 1973. El club tiene un bajo presupuesto y ni en Liga ni en Copa se consiguen buenos resultados. En Europa tampoco. Destaca en esta era la iniciación de las obras de la ciudad deportiva en Paterna y la presencia de grandes futbolistas como el portero Abelardo, Jara, Valdez y Johny Rep.

La segunda parte de la década viene marcada por la llegada en 1976 de José Ramos Costa a la presidencia y se ficha a Lobo Diarte y Kempes. Este jugador marca el tramo final de los setenta, pues personalmente consigue dos Pichichis y el Campeonato del Mundo con Argentina. Se gana la Copa del Rey de 1979 frente al Real Madrid C.F. por 2-0, pero económicamente se inicia un gran endeudamiento, que junto a las obras de ampliación de Mestalla en vistas al Mundial de 1982, suponen un trauma para el club.

La década de los ochenta empieza con el triunfo en la Recopa de 1980, final en la que se enfrentan al Arsenal F.C. de Londres y que concluye con empate a cero. Tras la prórroga llegan los penaltis y tras numerosos lanzamientos el portero Pereira detiene el último y definitivo y consigue el título. Es la época de Carrete, Botubot, Bonhof, Saura, Solsona y el gran Ricardo Arias. En 1981 se consigue la Supercopa de Europa al derrotar al campeón de Europa Nottingham Forest F.C.: derrota por 2-1 en el City Ground, y victoria por 1-0 en casa con gol de Felman. El valor doble de los goles conseguidos fuera de casa le proporciona el título.

En la Liga el club baja muchos enteros y se ve amenazado por perder la categoría. En la temporada 82/83 se salva milagrosamente en el último encuentro al derrotar al Real Madrid C.F. por 1-0 cuando este se jugaba el título y gracias a una serie de combinaciones que se dan entre otros clubs. En la temporada 85/86 la suerte no acompaña, se deben algunas nóminas y los fichajes no responden a las expectativas. Con una plantilla llena de promesas se desciende amargamente tras una nefasta temporada, y pese a ganar en la última jornada, el empate entre Cádiz C.F. y Real Betis Balompié salvó a los gaditanos, condenando al club a su primer descenso de la historia a la categoría de plata. La campaña 86/87 se vive en Segunda División, en una Liga que se disputa con el desastroso Play-off, y que al final se abandona al concluir primero, con 57 puntos y campeón de Liga. Después de tan grande frustración, el Valencia C.F. resurge de sus cenizas y bajo la mano de Arturo Tuzón se enmienda la deuda económica, y bajo el entrenador Víctor Espárrago la deportiva. En la temporada 88/89 finaliza tercero y en la 89/90 segundo. Es la época de Fernando, Voro, Giner y Penev, quienes empezarán la siguiente década.

En las primeras ediciones de los noventa, el club se asienta en Primera y participa en Europa, aunque con escaso éxito, y no es hasta la temporada 95/96 cuando vuelve a tener claras opciones de conseguir una Liga con Zubizarreta en la portería y Mijatovic en el centro del campo. En el año 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva, cambiando su denominación desde entonces y pasando a ser Valencia Club de Fútbol, SAD. En el verano de 1996 entra Francisco Roig en la presidencia y con él Romario, su gran adalid. El club no prospera y en medio de la crisis deportiva en diciembre de 1997 toma el testigo Pedro Cortés. En agosto de 1998, gana la Copa Intertoto al vencer en la Final al S.V. Wüstenrot Salzburg. Con Rainieri en el banquillo y el protagonismo de Piojo López y Mendieta, se alza la Copa del Rey de 1999 frente al Club Atlético de Madrid al vencer por 3-0.

El presente siglo se inicia con Héctor Cuper en el banquillo, con quien se llega a dos finales de la Champions League bajo el nuevo formato. En la edición de 2000, tras superar las dos fases de grupos y eliminar al S.S. Lazio en cuartos y al F.C. Barcelona en la semifinal, pierde la final con el Real Madrid C.F. por 3-0 en un partido marcado por el nerviosismo valenciano. En la de 2001, superadas las fases de grupo, vence en cuartos al Arsenal F.C. en cuartos y al Leeds United A.F.C. en semifinales, cayendo derrotado en la final frente al F.C. Bayern München en los decisivos penaltis, tras empate a uno final con prórroga incluida. Son dos grandes oportunidades perdidas para inscribir las letras del club en oro.

Llega Jaime Ortí a la presidencia y trae de entrenador a un desconocido pero prometedor Rafa Benitez. Con él se forma un equipo muy serio en defensa y oportunista en ataque que proporciona dos Ligas al club en las ediciones 01/02 y 03/04, más una Copa de UEFA en el año 2004 al derrotar al Olympique de Marseille por 2-0, con tantos de Mista y Vicente. Lamentablemente, la entrada de Juan Bautista Soler a la presidencia del club trae una falta de acuerdo con el entrenador y este abandona la entidad. Se ficha como entrenador a Ranieri y se consigue la Supercopa de Europa 2004 al derrotar al F.C. Porto por 2-1 con goles de Baraja y Di Vaio. A partir de este momento la plantilla esta en un periodo de remodelación, con constantes idas y venidas, cambios en presidencia y directiva, y con el objetivo de recuperar pasadas glorias deportivas que traigan gozo a la afición. En la temporada 07/08, se consigue un discreto décimo puesto en Liga, ganándose contra priori la Final de la Copa del Rey ante el Getafe C.F. por 3-1 con goles de Mata, Alexis y Morientes, bajo la batuta de Ronald Koeman.

Actualmente, se esta ejecutando la obra de un nuevo estadio que albergue futuros éxitos situado en la Avenida de las Cortes Valencianas, marcado por una situación económica de grandes deudas en la entidad del Turia que ha desembocado en el paso de Vicente Soriano, Javier Gómez y Manuel Llorente por la presidencia del club.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.