20100228120616-get-zgz.jpg

 

27.2.2010 - LIGA 1ªDiv. 2009/10 - JORNADA Nº 24

Partido Nº 1858 del R.ZARAGOZA  en 1ª Div.

20100228115408-escudo-getafe.jpg 

 0-2  

20091101074228-escudo-zaragoza-2008.jpg

 

 

Getafe

0

2

Real Zaragoza

 

  13

Codina

  2

Cata Díaz

  15

Rafa

  21

Cortés

  24

Miguel Torres

  17

Parejo

  18

Boateng

  20

Pedro León

  22

Casquero

  9

Soldado

  14

Manu

 

 

  1

Roberto

  4

Contini

  12

Edmilson

  22

Pulido

  8

Ander

  14

Gabi

  21

Jarosik

  23

Ponzio

  18

Eliseu

  19

Arizmendi

  25

Suazo

 

 

CAMBIOS

 

46’

Cortés por Pedro Ríos

46’

Pedro León por Albín

63’

Parejo por Miku

 

 

57’

Eliseu por Lafita

69’

Ander por Jorge López

74’

Pulido por Diogo

 

 

ENTRENADORES

 

Míchel

 

 

José Aurelio Gay

 

 

GOLES

 

 

 3’ 

0-1 Gol Suazo

 19’ 

0-2 Gol Suazo

 

 

TARJETAS

 

32’ 

Casquero Tarj. A

52’ 

Cata Díaz Tarj. A

67’ 

Rafa Tarj. A

 

 

4’ 

Ponzio Tarj. A

8’ 

Contini Tarj. A

72’ 

Jorge López Tarj. A

74’ 

Pulido Tarj. A

 

 

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

1ª División

Estadio: Coliseum Alfonso Pérez

27/02/2010 18:00

Arbitro: Ayza Gámez

Cuarto Arbitro: Arias Madrid

Jueces de Línea:Martínez Munuera , Silva Limas

 

 

 

 

Tormenta perfecta

 

El Real Zaragoza superó en todo al Getafe de principio a fin y ganó con autoridad tres puntos vitales. El chileno Suazo anotó los dos goles zaragocistas que, emocionadamente, dedicó a las víctimas del terremoto de su país. El guardameta Roberto tuvo un magnífico debut con tres paradas decisivas para la suerte del choque.

El día de la tormenta perfecta, Xynthia para los amigos meteorólogos, lo que verdaderamente resultó perfecto fue el partido que ejecutó el Real Zaragoza en el campo del Getafe. El mejor en mucho tiempo fuera de La Romareda, justo en el momento en el que más lo necesitaba el equipo. Un triunfo incontestable.
Gay había pedido durante la semana implicación de todos sus jugadores en el campo, sin excepción alguna. Y lo había hecho para los 90 minutos del choque. Advirtió que no quería volver a ver una salida fría del vestuario, esas clásicas y letales pájaras que tantos disgustos y derrotas han provocado en los primeros minutos de los encuentros jugados este año. Y, por una vez (ya era hora), los jugadores le respondieron literalmente y con una aplicación impecable. A los dos minutos, el Zaragoza ya ganaba 0-1. Antes del minuto 20, ya tenía contabilizado el 0-2. El Getafe, un rival peligroso en casa como pocos (había ganado 7 de los 11 partidos disputados en su campo), quedó roto en mil añicos y a merced de los aragoneses hasta que el árbitro pitó el final del duelo. En definitiva, el Zaragoza restañó las heridas que había provocado el desastroso partido del domingo pasado ante el Sporting en La Romareda y logró dibujar una sonrisa de satisfacción entre su afición como hacía tiempo que no lograba: con solvencia, poderío y superioridad en todas las facetas del juego.
La primera parte fue para guardar en la retina. Ideal. Propia del mejor de los sueños. Arriba, dos goles anotados en cuatro disparos a puerta. Una rentabilidad extraordinaria gracias al goleador Suazo, esa máquina de anotar goles en Chile y México que, por ahora, aquí había brillado más por asistir al juego combinativo que por disparar a puerta. Y atrás, un señor portero, el debutante Roberto Jiménez, que con dos paradones impresionantes tras los remates de Parejo -de falta directa- y Soldado -a bocajarro- explicó a su compañero Carrizo lo que es sumar para un equipo desde el delicado puesto de guardameta.
En medio campo, Gay había dado forma a una alineación sorprendente que se guardó bajo la manga durante la semana. Edmilson sentó a Colunga (el asturiano ni siquiera salió ayer al campo en los cambios) y el entrenador adelantó a Ander Herrera a la media punta, por detrás de Suazo. Ahí, la fluidez del juego no fue quizá la que se desea, pero al menos esta rectificación táctica generó el dato más positivo de la tarde en el apartado ofensivo: Suazo bajó menos a la medular y se centró sobre todo en pisar el área y en ser el ariete de referencia. Es decir, a cubrir el rol para el que fue contratado. Y sus dos goles (pudieron ser tres si no llega a fallar uno sin portero en el último minuto) lo acreditaron ayer como el matador que ha sido en Sudamérica durante más de un lustro.
Ayer todo salió de cara, casi todo se hizo bien. Cuando el rival regaló un gol de manera infantil e inusual (qué mal estuvo toda la tarde Cortés, lo que le costó irse a la ducha en el descanso), el Zaragoza supo sacar provecho de la donación. Son detalles que ganan puntos, que muestran madurez. Si el adversario intentaba la reacción a balón parado o en animosos ataques con balones colgados al área (14 córners lanzaron los azulones), allí había un portero que con sus acciones brillantes sujetaba el marcador a favor e impedía el volteo de la tendencia del partido en los momentos decisivos.
Al descanso, el público getafense despidió con pitos a los suyos porque, como todos los que estábamos en el estadio, apreciaron un rendimiento muy deficiente del bloque de Míchel. El Getafe fue ayer, en efecto, un desastre colectivo. Mal atrás, regalando gol y medio (esta última porción la desaprovechó Ander Herrera en el minuto 45 al estrellar contra el poste un regalo de Rafa similar al que patrocinó Cortés a Suazo en el 0-1). Y peor en medio campo y en punta, donde los ’jugones’ Casquero, Pedro León y Soldado no aparecieron jamás en su mejor versión. Solo se vio algo a Manu del Moral y al tanque Boateng; muy poca cosa.
Ahí estaba la discusión mientras se esperaba el inicio del segundo periodo. En Getafe achacaban ese catastrófico rendimiento de los suyos a una tarde horrible de sus hombres más desequilibrantes. Pero, desde el prisma zaragocista, el desastre madrileño estuvo generado en su mayor parte por la magnífica primera mitad que redondeó el equipo de Gay a la que, después, se añadió una segunda fase mucho más conservadora (motivos había para que así lo fuera) en la que se actuó con mucho criterio e inteligencia.
Entre los dos grandes polos del equipo (ese decisivo portero y ese certero delantero goleador), ayer hubo una defensa sólida, que supo ayudarse cuando se produjeron fallos puntuales en alguna de sus piezas (que también los hubo). Contini, supremo, retornó a su papel de jefe y mandamás de la línea. Amedrentando rivales, jugando con su moral y su orgullo y capitaneando alguna algarada global para señalar a los getafenses quién mandaba allí. Con menos grados de jerarquía pero igualmente serios, ayer se vio una buena versión de los laterales Pulido y Ponzio (buen partido del argentino en un día de muchos riesgos con Pedro León y, después, Pedro Ríos) e, incluso, del checo Jarosik, lento hacia atrás, pero listo y veterano al corte y en la basculación. Quizá donde menos brilló el equipo fue en la medular. Edmilson, Gabi, Herrera, Eliseu y Arizmendi, cada uno en su zona, hicieron un desgaste importante, pero con un resultado mucho más mate que el resto de colegas. No obstante, la mezcla de todos los ingredientes generó la mejor puesta en escena del aún experimental Zaragoza de Gay.
Son tres puntos que, otra vez, abren la puerta de la esperanza y, sobre todo, evitan la depresión. Ayer, al sur de Madrid, el Zaragoza hizo de Xynthia, la tormenta perfecta. Fue un vendaval al inicio y un chaparrón de seriedad y cuajo en la recta final. Felicidades.

 

Buenos aires

 

El Zaragoza interpreta su mejor versión en su visita a Getafe. Suazo, con dos goles, y Roberto, con grandes paradas, protagonistas.


Nada hacía presagiar una jornada benigna para el Real Zaragoza. Ni los antecedentes, ni el estado de salud del equipo, ni la ventosa metereología. En ese escenario tan inquietante se levantó por fin el conjunto de José Aurelio Gay. El revés encajado frente al Sporting conminaba a una reacción drástica y urgente. Dicho y hecho. El Coliseum Alfonso Pérez asistió a la actuación blanquilla más solvente del ejercicio. Un trabajo coral y efectivo que insufló credibilidad y confianza a un colectivo severamente lastimado.

Los traviesos aires que azotaron el estadio getafense le sentaron de maravilla a los aragoneses. Ingresaron en el campo con el peso de la duda y lo abandonaron reafirmados en sus condiciones. Manteniendo esa línea de rendimiento se adivina inminente la huida de la zona pantanosa de la clasificación.

Simplificando el fútbol hasta su expresión más básica, un equipo debe erigirse sobre dos premisas innegociables: un portero aseado y un delantero centro hambriento y letal. El Zaragoza ha carecido de estos dos elementos durante gran parte de la temporada. Una rémora demasiado gravosa en la elite. El mercado invernal acudió al rescate para taponar estas vías de agua.

Si sabido era el salto de calidad que suponía Humberto Suazo en la vanguardia, ayer se comprobó el aporte de Roberto en la zona de retaguardia. El guardameta madrileño por fin ha destronado a Juan Pablo Carrizo. La indefendible colección de errores del argentino le han condenado, tal vez con tardanza, pero su titularidad se había tornado insostenible.

Se trata de un solo partido pero en esos 90 minutos Roberto se ha revelado como un bálsamo instantáneo. Realizó cuatro intervenciones de mérito a disparos de Parejo, Soldado (2) y Pedro Ríos. Más allá de estas felices acciones, no dibujó el menor atisbo de vacilación. Una seguridad de la que se empapan el resto de líneas. Si no rebaja el listón, la puerta es suya.

Roberto evita goles y el Chupete Suazo los captura a pares. Aterrizó con fama de matador y ha superado las expectativas generosamente. El chileno, que abrazó con ternura a las víctimas del terremoto en su país en cada celebración, trasciende al cometido del goleador. Solidario en el esfuerzo y asido a una fe inquebrantable, planea y persigue jugadas con una voracidad admirable. Conmueve imaginar el tormento al que somete a sus marcadores. Las dos dianas en Getafe conforman un libro abierto de sus virtudes: persistencia, potencia y definición.

Precisamente la única inquietud que arroja el triunfo se centra en la sobrecarga muscular en los isquiotibiales del muslo izquierdo que sufrió el ariete. Asusta imaginar un once sin él. Un resfriado de Suazo es una señora pulmonía en este Real Zaragoza.

Alrededor de esta pareja de protagonistas, emergió un ejército con menos brillo pero fundamental para acometer la hazaña de profanar por vez primera el Coliseum getafense. Matteo Contini sigue opositando al cargo de caudillo de la zaga. Mano de hierro sin guante de seda, desquició a Roberto Soldado. Una ilustre víctima más a una lista que engorda jornada tras jornada.

Al margen de las individualidades, lo que reconforta al zaragocismo es el perfume a bloque compenetrado y adulto que desprendió el equipo. A buen seguro, el Zaragoza que se vio en Getafe dista muy poco del ideal planeado por José Aurelio Gay. Una confirmación que se produce en la antesala de un temible tramo del calendario, con visitas consecutivas a La Romareda de transatlánticos con el poderío del Atlético de Madrid, Barcelona y Valencia.

Soplan buenos aires.

 

 

 

Suazo da aire al Zaragoza y arruina las aspiraciones europeas del Getafe


Dos goles del "Chupete" Suazo dieron al Zaragoza su segunda victoria a domicilio en lo que va de temporada y para dar un respiro al equipo maño, que gracias a su victoria en el Coliseum no dormirá esta jornada en la zona de descenso.

Ante el Zaragoza, el Getafe abandonó su gusto por el buen trato del balón. Si al conjunto madrileño le cuesta ganar cuando trata bien el balón, cuando lo hace mal necesita un milagro para sumar puntos.

Los futbolistas locales salieron al campo dormidos. Después de una semana hablando de competiciones internacionales, en el minuto dos del encuentro ante el Zaragoza ya perdía 0-1.

Fue el chileno Humberto Andrés "Chupete" Suazo el autor del tanto. Lo hizo gracias a un error garrafal del lateral David Cortés, que cedió sin sentido un balón al portero Jordi Codina. El viento y el mal pase del defensa del Getafe dejó el balón a medio camino entra ambos. Entonces, apareció el ariete sudamericano para inaugurar el marcador.

Suazo se encargó de marcar también el segundo con un cabezazo tras una falta sacada por Gabi. No hubo mucha más historia en una primera parte soporífera que acabó con los jugadores del Getafe abucheados por su afición cuando se marchaban hacia el vestuario.

En la reanudación, Míchel sacrificó a Pedro León y a David Cortés para dar juego a Juan Albín y a Pedro Ríos. Con tres defensas y multitud de atacantes sobre el campo, el Getafe continuaba sin encontrar el camino hacia la portería de Roberto.

El Zaragoza cerró a la perfección todas las puertas hacia el gol. El mejor muro de contención fue su portero, que sólo tuvo trabajo con un disparo de Pedro Ríos desde fuera del área. El ex del Atlético de Madrid volvió a sacar un guante milagroso que evitaba dar esperanzas al Getafe.

No hubo más historia en el partido. El Zaragoza aguantó sin problemas el resultado y cogió aire para la permanencia. El Getafe, que aspiraba a no descolgarse de los puestos europeos, deberá pensar en no descender antes de meterse en problemas innecesarios.

 

 

ESTADÍSTICAS

POS

NOMBRE

M

T

C

S

G

PP

GP

PF

GE

P

TA

DA

TR

P

Carrizo

1440

16

0

0

0

0

0

0

29

0

1

0

0

P

López Vallejo

630

7

0

0

0

0

0

0

18

0

0

0

0

P

Roberto

90

1

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

D

Ayala

1125

13

1

0

0

0

0

0

 

0

7

0

0

D

Babic

617

7

4

7

0

0

0

1

 

0

1

0

0

D

Contini

450

5

0

0

1

0

0

0

 

0

2

0

0

D

Diogo

668

7

2

2

1

0

0

0

 

0

5

0

0

D

Edmilson

203

2

1

2

0

0

0

0

 

0

0

0

0

D

Goni

479

5

0

1

0

0

0

0

 

0

1

0

0

D

Laguardia

270

3

0

0

0

0

0

0

 

0

1

0

0

D

Obradovic

110

1

1

2

0

0

0

0

 

0

1

0

0

D

Pablo Amo

344

3

0

2

0

0

0

0

 

0

0

0

0

D

Paredes

1277

16

6

1

0

0

0

0

 

0

7

1

0

D

Pavón

961

11

1

0

2

0

0

0

 

0

0

0

0

D

Pulido

1405

17

3

0

1

0

0

0

 

0

5

0

0

M

Abel Aguilar

1068

13

6

1

4

0

0

0

 

0

6

0

0

M

Ander

1210

11

3

6

1

0

0

0

 

0

6

0

1

M

Gabi

1355

16

5

3

0

0

0

0

 

0

4

0

0

M

Jarosik

630

7

0

0

0

0

0

0

 

0

3

0

0

M

Jorge López

1490

17

5

4

2

0

0

0

 

0

4

0

0

M

Kevin

39

0

0

3

0

0

0

0

 

0

0

0

0

M

Lafita

1424

15

3

4

3

0

0

0

 

0

5

0

0

M

Pennant

1086

13

9

6

0

0

0

0

 

0

2

0

0

M

Ponzio

1920

22

3

0

0

0

0

0

 

0

8

0

0

M

Songo´o

81

0

0

5

0

0

0

0

 

0

0

0

0

A

Adrián Colunga

210

2

1

1

1

0

0

0

 

0

2

1

0

A

Alex

49

0

0

2

0

0

0

0

 

0

1

0

0

A

Arizmendi

1393

17

10

4

5

0

0

0

 

0

3

0

0

A

Braulio

34

0

0

3

0

0

0

0

 

0

0

0

0

A

Eliseu

543

7

4

1

1

0

0

0

 

0

1

0

0

A

Ewerthon

393

1

0

9

2

0

2

0

 

0

1

0

0

A

Suazo

605

7

1

0

4

0

1

0

 

0

1

0

0

A

Uche

130

2

2

0

0

0

0

0

 

0

0

0

0

 

 

 Todos los REAL ZARAGOZA - GETAFE 

Victorias del GETAFE 2

 Empates 2

Victorias del REAL ZARAGOZA 1 
 Goles marcados 11

 encajados 6

 

En Primera División

2007-08

Jda. 32

GETAFE

0 - 0

REAL ZARAGOZA

2006-07

Jda. 28

GETAFE

2 - 2

REAL ZARAGOZA

2005-06

Jda. 8

GETAFE

5 - 2

REAL ZARAGOZA

2004-05

Jda. 20

GETAFE

3 - 0

REAL ZARAGOZA

En Segunda División

2002-03

Jda. 8

GETAFE

1 - 2

REAL ZARAGOZA

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.